Recetas de Semana Santa

Nuestras recetas de Semana Santa favoritas, recetas dulces, saladas, platos tradicionales de aquí y de fuera. Y por supuesto un especial tributo al protagonista absoluto de estas fiestas, el bacalao ¡Pincha en la imagen!.

Cremas de verduras

Ricas cremas de verduras para elaborar en estos meses de frío, para que disfrutéis con los vuestros de unos primeros platos muy sencillos, vitaminizados, mineralizados y muy nutritivos que os saquen de más de un apuro. ¡Pincha en la imagen!.

Sopas

Echar un vistazo a las sopas que tenemos en el blog para que hoy mismo las hagáis en casa, reconstituyentes y con una inmediatez sorprendente ya que todas ellas son muy fáciles de hacer. Ideales para las cenas y para que os saquen del apuro en un primer plato. ¡No os las perdáis! ¡Pincha en la imagen!.. ¡Pincha en la imagen!.

Masas y panes

Hogazas, panes de molde, barras de pan, panecillos, masas de pizza, focaccias el mundo de las masas nos apasiona y aunque no tengamos las habilidades y técnicas de los panaderos de verdad, con el tiempo vamos perfeccionando esta maravillosa técnica de hacer pan en casa. ¡Pincha en la imagen!.

Restaurantes y bares

Restaurantes, bares, chiringuitos, nos encanta contaros cosas de los sitios a los que vamos, decidimos hace tiempo hablaros solamente de los sitios que más nos han gustado intentando siempre hacer una crítica constructiva de todos ellos. ¡Pincha en la imagen!.

Nuestra selección de productos comerciales

Analizamos los productos gastronómicos comerciales que más nos gustan, también productos que nos envían empresas y particulares aunque este tipo de colaboración os la indicamos a pie de artículo. ¡Pincha en la imagen!

Nuestros viajes

Crónicas de nuestros viajes nacionales e internacionales para todos los que queréis tomar nota de algún testimonio de nuestra experiencia particular. Intentamos siempre afrontar los artículos desde el punto de vista culinario, aunque nunca falta una breve descripción del lugar a donde vamos. ¡Pincha en la imagen!.

Aguas minerales

Las aguas minerales siempre nos han llamado la atención, nos gusta probar las aguas minerales de cualquier parte del mundo, independientemente de modas y tendencias, y sacamos nuestras conclusiones en una sección independiente en el blog. ¡Pincha en la imagen!.

Patatas fritas

Las patatas fritas de bolsa son desde siempre nuestra perdición, desde que tenemos el blog nos encanta probar marcas nuevas y aunque las que más nos gustan son las patatas fritas tradicionales, somos muy abiertos de mente y probamos de todo tipo de snack. ¡Pincha en la imagen!.

Aceites de oliva

Normalmente probamos aceites de oliva virgen extra de todas las procedencias y variedades, es otras de nuestras pasiones desde hace muchos años y siempre os mostramos las fichas de los aceites que más nos gustan. ¿Decidirnos por uno en concreto?. Imposible, menuda calidad hay ahí fuera. ¡Pincha en la imagen!.

Repostería

Las recetas dulces que os mostramos en el blog son una selección de las que mas nos han gustado en casa, los que nos conocéis sabéis que no somos muy dados a la repostería pero tenemos claro que existen dulces inolvidables que tenían que tener hueco en nuestro blog. ¡Pincha en la imagen!.

31 mayo 2007

LAS GRANDES PATATAS A LA IMPORTANCIA

Ahora que hemos estado por tierras castellano leonesas, curiosamente estos días me he acordado de este sencillo y económico plato que en mi casa siempre se ha puesto durante todo el año y que siempre nos ha gustado a todos hincarle el diente sin rechistar. La verdad es que es un plato que para el que lo cocina, y para el que lo come, es ideal por su sencillez en la elaboración y su sabor, y te digo una cosa sin más, si no sabes hacerlas, es el momento ideal de tomar nota y no olvidarlas nunca.


Recuerdo difusamente el éxito que tuvo esa primera degustación de este plato en casa, pero muy buena tuvo que ser para que trascendiera hasta nuestros días y se acuñara sin problemas dentro de nuestro recetario familiar. Curiosamente se ha empleado más como plato socorrido que como plato a petición, y esto es muy injusto porque este detalle no le exime para nada de ser un auténtico todo terreno allá dónde se sirve.

Leyendo en Internet todo sobre esta receta, mucha gente le llama patatas importantes o patatas rebozadas (hoy se llamarían rebozado de patatas al caldo corto) y me doy cuenta que las variaciones de todas ellas son infinitas. Bien es verdad que yo prefiero comerlo con las patatas como auténticas protagonistas, porque echarle otras viandas lo único que hacemos es complicar el guiso (que no empeorarlo) y por tanto colocar a las mismas en un segundo plano destacando algún otro ingrediente que probablemente las desbanque de su trono, aunque sea ideal para acompañarlas. No obstante estas preparaciones tan sofisticadas las considero exitosas y muy válidas para llevar como apellido “a la importancia”, eso sí, si las patatas están guisadas como tal. Y es que también me he dado cuenta que existe una inercia a la hora de utilizar este apodo, y es que en cuanto están rebozadas con harina y huevo y estofadas, muchos ya las etiquetan así.

Foto extraída de www.muybien.info

Por tanto veo combinaciones realmente interesantes que hacen que el plato sea quizás la gran apuesta de algunos sitios o locales de hostelería, creando una magia alrededor que os reconozco que desconocía. Ejemplos muchos, las patatas a la importancia que llevan pescado y marisco (bogavante, almejas etc); u hongos varios (setas, trufas); o aderezada con vinos zonales (Rueda, sidra), o con pimentón, o con arroz, o con verduras (guisantes o pimientos del piquillo), y así un largo etcétera, hasta incluso se sirven de guarnición. También restaurantes de Madrid que al parecer las bordan, he visto unos pocos. Por ejemplo el Laray (Hermanos Bécquer, 6), “rebozadas en harina y huevo, estofadas con salsa de cebolla y servidas con hígado de oca fresco caramelizado a la plancha y sal en escamas", o en el caro y lujoso Lágrimas Negras (Avenida de América, 41 - Hotel Puerta de América) “Rebozadas en harina y huevo, con berberechos y elaboradas en una salsa a base de caldo de patata, chalota picada con laurel y azafrán y un golpe de vino fino.”.

Foto extraída de www.euita.upv.es

Sin embargo la receta que más me ha llamado la atención es la que nos cuenta Abraham García en sus encuentros de elmundo.es “[..] deje cocer lentamente cabezas y espinas de pescado con las habituales verduras (se las repito por enésima vez: cebolla, tomate, puerro, ajos, perejil, laurel). Corte las patatas en rodajas de un grosor no superior a un centímetro. Y pasadas por harina y huevo, fríalas hasta dorarse en abundante aceite y déjelas escurrir. En un recipiente de acero inoxidable (nuestro amigo cordobés en cazuela de barro) rehogue sobre poquito aceite ajo, cebolla y puerro muy picadito. Añada a continuación un chorrito de vino blanco y acto seguido las patatas. Cúbralas con el perfumado caldo de pescado bien espumado y colado y deje que cuezan lentamente no menos de 45 minutos. Será el momento de añadir gambas peladitas, almejas abiertas por separado o, si prefiere, bacalao desalado y desmigado a la buena de Dios. Agregue, si le place, al conjunto unas hebras de azafrán tostaditas y machacadas y una lluvia de perejil recién picado. Es éste uno de esos platos donde aún más importante que los ingredientes (nada le impedirá elaborarlo con langostinos, gambas rojas, rape, merluza, congrio...) será el punto, la mano del cocinero, que consigue una salsa ligadita, untuosa, sin que las patatas se rompan. Manzanal cuyo virtuosismo envidio decía haberlo heredado de su madre. Me lo creo.”

Aunque en la carta de su restaurante Viridiana (Juan de Mena, 24) proponga unas “patatas laminadas y rebozadas rellenas de trufa. Se sirven guisadas en un caldo concentrado de setas de cardo o boletus”.

En fin que ya véis que algunas combinaciones resultan maravillosas, y es que este plato posee una de las bases más sabrosas y que más gustan del mundo, las buenas patatas y sobre esas patatas, ahora puedes encontrarlas nuevas en los mercados, patatas que son ideales para estos menesteres. Yo de ti ni me lo pensaba.

Por si lo queréis saber la receta original nos la proporcionó allá por principios de los noventa, una amiga de mi madre oriunda de Burgos llamada Pili.

Salud.

PATATAS A LA IMPORTANCIA

INGREDIENTES

2 patatas medianas por comensal

1/2 Cebolla
2 Huevos (o los suficientes para rebozar unas patatas)
1 diente de ajo
Leche Entera
Caldo tipo Aneto
Aceite de Oliva Virgen Extra
Azafrán

Perejil
Sal

PREPARACION

Se pelan las patatas y se cortan en rodajas gruesas (algo menos de un dedo). Se pasan por harina y huevo batido en este orden. Se fríen en aceite humeante hasta que doren. Se van colocando en una cazuela cubriéndolas de una salsa que haremos cuando acabemos de freir todas.

Para la salsa yo echo un poco de cebolla en brunoise y se pone al fuego con dos o tres cucharadas soperas de aceite para que se vayan rehogando. Se añade ahora a la olla con las patatas. Se añade el caldo y la leche junto con un majao de azafrán.

A continuación, y en el mismo mortero, majaremos por último el perejil y el ajo con algo de sal (probar antes). Se echa esto a las patatas. Se deja cocer todo (con la tapa abierta) entre veinte y treinta minutos, y se deja reposar otros diez.

Se sirven calientes.

Print Friendly and PDF

29 mayo 2007

VIAJE A PALENCIA II. CASA DEL ABAD

Hola a todos. Estuvimos hace poco en este restaurante el fin de semana que estuvimos por Palencia y en concreto por tierras cerratas. Nada más llegar, después de salir de Baltanás, población del queso cerrato, nos llevamos una desilusión tan grande que nos dejó un poco paralizados al escuchar del maître que el restaurante no servía ese día menú degustación por haber un congreso en uno (o varios) de sus salones y entonces nos ofrecía un menú cerrado que no teníamos mucho dónde elegir y que a mi novia no le gustaba especialmente.


No supimos reaccionar porque era para levantarse e irse, pero claro eran cerca de las tres y a ver dónde comíamos a más de 20 kms de Palencia sin recorrer la zona. ¡Qué putada! pensaréis, y no os falta razón, y es que el fallo no fue nuestro, fue del restaurante y del que nos apuntó la reserva el día de antes que tenía que haberlo advertido y no lo hizo. Por lo que siento deciros amigos del Arambol que cometisteis un fallo garrafal y que aunque nos portamos como buenos clientes, mi objetivo es advertir a todo el mundo de este tipo de despistes. Esto me ha hecho aprender que aunque parezca que las cosas son de una manera, siempre hay que preguntar y ser un coñazo. No es la primera vez que me ocurre ojo, porque se me vienen a la cabeza varias anécdotas.


Y no quiero poner a caldo el restaurante porque no soy así y siempre hay que dar oportunidades a las personas, pero estoy en mi derecho de ser crítico con estos detalles porque al igual que un restaurante exige una clientela formal, bien arreglada y aseadas, puntual y que reserven responsablemente, el restaurante como mínimo, que es el que además se lleva el dinero, debe ser respetuoso con los comensales e informar a sus clientes con antelación de ciertos detalles extraordinarios que pudieran afectar un cita en su casa (salones o terraza cerrada, horarios de cocina, bajas en el menú, salas de fumadores, parking etc).

Y para que lo entendamos bien, os pongo un claro ejemplo, si la especialidad de un sitio es el cabrito el restaurante debe obligatoriamente de advertir (aunque para muchos sea obvio) que si se quiere cabrito el día de la comida, el mismo se tiene que encargar. No creo que haya mayor problema para nadie y nunca sobra advertirlo, así evitamos sorpresas y desplazamientos en valde.

Una vez dicho esto, os comento cosillas del lugar. Esta posada se encuentra en Ampudia, ya os he comentado que a unos 22 kms de Palencia capital. La carretera es regular pero merece la pena acercarse a esta localidad que además posee una plaza interesante y un paseo con foto asegurada. Por lo demás es una población pequeña regentada por un hermoso castillo, ahora Fundación Eugenio Fontaneda. Preguntando os indicarán dónde está la posada, porque en el pueblo apenas hay señalizaciones. Llegaréis pues a una pequeña plaza dónde si podéis aparcar, será perfecto. Una vez hayáis llegado al recinto os recomiendo admirar el portón y el jardín interno un momento, es muy bonito. Gracias a que se celebraba este congreso, no hay mal que por bien no venga que pudimos ojear algunos salones los cuáles poseían una decoración vanguardista y minimalista que contrasta totalmente con los alrededores, y que nos encantó. Como la sala de los titarros.


Una vez que preguntamos que por dónde se accedía a El Arambol, nos acompañaron y nos sentaron junto a una simpática familia americana que según adivinamos se alojaba en la posada. Atrás sólo había otra pareja pero nadie más. El maître que nos atendió lo hizo bien, además era su primer día, pero no se notó en absoluto y no nos pudimos quejar en ningún momento. Las mesas y la decoración pasaron a ser más bien rústicas con piedra, forja, madera y muchos detalles cerámicos.


Desde 2002 Joachim Koerper, alemán de nacimiento y español de adopción, es asesor y/o dueño de varios restaurantes muy repartidos por España, el más conocido de los que posee (El Girasol de Moraria, 2 estrellas michelín) está desde el 2006 en Tarragona tras ser traslado desde Alicante. Este gran chef posee en total cinco estrellas michelín y su experiencia ya ha saltado la piel de toro para adentrarse en tierra portuguesas, con los proyectos Hotel Quinta das Lágrimas en Coimbra (Portugal), y su nuevo restaurante Eleven en Lisboa. Grandes apuestas que acompañana a El Arambol en su largo paseo por el estrellato michelín.

Este restaurante lo conocimos por Internet y no dudamos en visitarlo porque a nuestro juicio ofrecía lo más vanguardista de la zona, total, era desplazarse muy poco desde Palencia capital y creímos que merecía la pena.

Pues en qué momento lo decidimos, porque podíamos haber aprovechado para ir el Viernes noche y ese Sábado a la entrañable La Encina. En el olvido quedará la posibilidad de haber probado de Joachim el Solomillo de Ternera de Cervera con Salsa de Pimienta Negra de Sechouán, Pasas al Brandy y Risotto con Boletus o el Bogavante en Pil-pil de Borrajas y acompañadas de una suave Crema de Oricios.

El Menú fue el siguiente. Empezamos con unos aperitivos fríos (saladitos para la cerveza, risottos con reducción de PX, verduras confitadas sobre corteza y alguna compota de fruta), no estaban mal..


Seguimos con un tartar de carne el cuál nos dejó indiferentes.

Lo mejor sin duda para este menú tan particular, Crema de Guisantes con Puntillas y Jamón Ibérico. Realmente deliciosa y sin atragantarte a mantequilla o nata. Muy bien servida y de digestión perfecta. El mejor plato. Bravo.


Mi novia se pidió un simple plato de cortes ibéricos que entraba en este menú y que no destacaban en particular, sobre todo los fiambres preparados como el chorizo o el lomo, lo suyo era haber acompañado tal vianda con unas buenas y largas tostadas con pan tumaca, o con algún derivado del salmorejo. De todas maneras, y damos gracias a Dios, estamos muy acostumbrados al buen jamón y este plato no nos dejó seducir.


En los segundos platos yo pedí el Magret de Pato con Melón Cantaloup y Salsa de Regaliz, plato que a mí personalmente me gustó, con un lazo de arroz inflado bonito y una temperatura y corte excelentes. Ese sabor tan peculiar de esta variedad de melón y la salsa de regaliz puso la nota diferente al preparado, pero el pato no alcanzaba la calidad esperada. Para magrets de pato prefiero mil veces el de Kira en Madrid.


Sobre la parte que pidió mi novia la pobre, que del montón era. La merluza estaba fibrosa y de una textura horrible. No nos gustó nada, además tenía muchas espinas y sólo destacamos las guarniciones. Nos pareció un error monumental servir este pescado en su menú. Lo siento chicos.


Un aperitivo de postre que nos encantó. Mousse de Chocolates con polvo de oro que rebañamos porque estaba delicioso y era muy ligero.


El postre fue el segundo mejor plato Crema Quemada con Helado de Miel (¿o Ron y pasas?, no nos acordamos), excepcional. Nos encantó y nos entró perfectamente porque además de ser una confección maravillosa, nos quedamos con algo de hambre. Textura a la crema catalana y diferentes temperaturas en su interior. Destaco su untuosidad, parecida al tocino de cielo. Bravo de nuevo.


Por último la zona de pastas de té, que aún siendo un detalle de la casa destaco por su simpleza y buen gusto. Buenas y ricas trufas que entraron muy bien junto con un café y un té verde.


Pues nada más, espero que toméis nota y que si vais preguntéis antes.

Salud.

Print Friendly and PDF

LA FAMOSA FONDUE DE CARNE DE CARLOS HONRADO

Todavía recuerdo las fondues que hacía nuestro amigo Carlos Honrado. La verdad es que desde que nos avisaba que la iba a organizar conseguía tenernos a todos como vulgarmente se dice, comiendo de su mano. Y es que más que una fiesta era una de las mejores reuniones que hacíamos entre amigos, además Carlos se portaba fenomenal con todos, nos avisaba insistentemente días antes, nos sentaba a todos perfectamente en el salón de su casa, nos repartía la carne y comíamos calidad y variedad, siempre entorno a ese viejo recipiente de hierro fundido que tenía desde hace años que era su vieja fondue.

Foto extraída de www.cocinavino.com

En dicha fondue todos freíamos una carne roja que sólo su madre era capaz de comprar en el mercado de Ventas, era carne de vacuno añeja (que a veces era de lidia, de la carnicería Ganaderos de Lidia Unidos, Avda. Donostiarra, 11. Madrid) que una vez dorada a placer la hundímos en una de las cinco salsas que cada uno nos servíamos y que Carlos, de forma casera, preparaba con mimo ese mismo día (estas salsas os las voy a poner en el blog).

Era en serio un espectáculo que a mi amigo Javi y a mí nos encantaría volver a repetir y fotografiar, y que además sirviera para que tuviéramos todos una nueva oportunidad de vernos una vez más y si fuera posible que reavivara de nuevo la amistad, sería el mejor regalo que podriamos tener. Y es que a mí particularmente me unía una amistad muy especial con este chico y que se ha complicado por extrañas circunstancias (que todos desconocemos) y tanto yo como todos, la he perdido totalmente. Me pone muy triste pensar en el por qué, pero lo hemos hablado entre varios muchas veces y no lo podemos adivinar.

Ha sido toda una juventud juntos, toda una vida de anécdotas, vivencias, muchos sitios y muchos secretos. No sé que ha podido pasar. Carlos desde aquí y aunque no me leas nunca, te mando mis más sinceros saludos y desearte mucha suerte en la vida, que sé (de sobra) que no la vas a necesitar, y que sepas que aquí estoy para lo que necesites.

Bueno, con estos sentimentalismos a flor de piel, la fondue de Honrado, como la llamábamos todos, se nos ha quedado grabada en nuestra retina para los anales. La historia viene de hace mucho. Todo empezó hacia el año 1994 aproximadamente, con aquella famosa fondue con Nacho, Javi, Fontaneda y el pota ninja. A partir de esta fondue, por su casa desfilábamos al menos una vez al año en reuniones de hasta diez personas muy apretadas alrededor de una pequeña mesa llena de suculencias a degustar (matrimonios o trainerillas de anchoas y boquerones en vinagre dentro de pepinillos caseros, morcilla patatera, fiambres variados y quesos del pueblo de los padres de Carlos (Salorino, en Cáceres). De postre tartas caseras (como la famosa tarta de manzana que preparó Carlos la primera vez).

Recuerdo que además, el vino y los licores corrían por la mesa casi igual de rápido que los chascarrillos y las últimas anécdotas que nos ocurrían, y recuerdo también lo bien que nos los pasábamos todos en este encuentro que a veces, su hermano Jose, nos honraba con su presencia. Carlos además era muy organizado, y para qué deciros que era el alma de la fiesta. Si hay algo en este mundo que echaré de menos siempre y que me gustaría volver a vivir, era este grupo tan majo de amigos que estuvimos tan unidos en los noventa, y que creo que a la postre y me duele decirlo, Carlos no ha sido uno de ellos.

En fin. Me pongo muy triste, pero tenemos que seguir viendo el tema de la fondue. No os creáis que es tan fácil, para hacer una buena fondue hace falta un buen recipiente (caquelón) y supongo yo que habrá que dejarse algo los cuartos, porque a nosotros nos regalaron uno básico que no nos ha dado el resultado que daba la fondue de Carlos, y esto con los años, ha sido uno de los grandes misterios de su fiesta. ¿Cómo era posible que su fondue rindiera tanto sin apenas darle calor?. Hemos probado con todo, alcoholes, aceites de todo tipo, carnes de todo tipo y nada. Nuestra fondue pierde fuerza al poco de usarla y por mucho que la recalentemos en la vitro, nada de nada. No fríe la carne la acaba cociendo. Sólo sabemos que sus padres la compraron en El Corte Inglés hace más de quince años, y que era negra.

Bueno, luego el género. Este debe de ser de primera, desgrasado, sin nervios y en trozos pequeños (os recomiendo que le digais al carnicero que os dé carne para fondue, el sabrá cuál daros). Las salsas deben de ser deliciosas, y hacer abundantes para todos. Si además hacéis otras o ponéis salsas comerciales, estupendo.

Por último os cuento que la fondue es originaria de Suiza, siendo un símbolo de familiaridad y alegría. Para comprender el origen de este plato hay que remontarse a la época de los pastores alpinos y los duros inviernos del Jura y de la precordillera alpina cuando la fondue servía para fundir quesos de vaca. Algunos defienden la idea de que la fondue procede del cantón de Friburgo, más concretamente de la región de Gruyère. Nadie lo sabe. Lo que si se sabe es que la prueba escrita más antigua de la existencia de la fondue en la Ilíada de Homero. El poeta de la Grecia antigua describió un plato de queso de oveja troceado con un rallador de bronce que luego se fundía con vino y con harina blanca.

Según Internet “Los historiadores, en cambio, están de acuerdo en que la fondue actual se originó en todas las regiones productoras de queso del Jura y de los Alpes, lo que explica su origen helvético. Sin embargo, si la fondue realmente tiene origen suizo, su receta fue anotada por primera vez por el gastrónomo francés Brillat-Savarin ("Dime lo que comes y te diré lo que eres") alrededor de 1794. Se componía de queso de Gruyère, huevos y mantequilla. El vino sólo aparece alrededor de 1911 y el kirsch en 1923. Por lo tanto, es evidente que la preparación se desarrolló a través de los siglos y que hoy en día se sigue refinando gracias a la creatividad de innumerables cocineros de fondue.”

Ya sólo quedaba ya que el resto del mundo descubriera el caquelón, y esto ocurrió en la Exposición Universal del año 1939 en Nueva York. Años después las fuerzas armadas suizas fueron equipadas con estos cacharros y después del servicio militar, los soldados llevaron la receta del queso fundido a sus casas y contribuyeron así a la difusión de la fondue en todo el país. La primera fondue envasada fue lanzada al mercado en 1955, y la marca más conocida actualmente, la de Gerber, se puso a la venta alrededor de 1960 con el eslogan de venta: «Siempre sale bien, contrariamente a la hecha en casa»


Os dejo las salsas, espero que las disfrutéis.

Va por ti Carlos.

Salud.

SALSA ROSA

INGREDIENTES


1 Huevo pequeño
Aceite de Girasol
Sal
Ketchup
Tabasco

PREPARACION


Se hace la mahonesa y se echa el ketchup y unas gotas de tabasco. Muy fácil.

SALSA ALIOLI

INGREDIENTES


Ajo
Perejil Fresco
Huevo
Aceite de Girasol Alto Oleico
Sal


PREPARACION

Se hace un mahonesa con el aceite, el ajo, la sal y el huevo y le añadimos el perejil o muy picadito o entero y pasado de nuevo por batidora


SALSA TARTARA

INGREDIENTES


1 Huevo
Aceite de Girasol o de oliva refinado
Vinagre
Alcaparras (picadas finas)
Pepinillos (picados)
1 pizca de mostaza tipo antigua
perejil picado
Una piza de estragón


PREPARACION

Hacer una mahonesa con un poquitín vinagre y sal. En un bol, mezclar la salsa con un poquito de mostaza, el perejil, el estragón, las alcaparras y pepinillos todo ello muy bien picado.



PREPARACION

Hacer una mahonesa con un poquitín vinagre y sal, una vez ligada echad las aceitunas negras y un poco de pimienta.


SALSA DE ACEITUNAS

INGREDIENTES


1 Huevo
Aceite de Girasol o de oliva refinado
Vinagre
Aceitunas negras
Pimienta Negra

Print Friendly and PDF

VIAJE A PALENCIA I: FERIA DE LA TAPA PICATA MINUTA (1ª PARTE)

Hola a todos. Pues sí, estuvimos en Palencia hace un par de fines de semana y la verdad es que tengo muchas cosas que contaros de esta, para muchos, desconocida ciudad. Palencia que entre los destinos más importantes de esta zona norte tales como Valladolid, Burgos y Cantabria, siempre ha sido una ciudad de paso en la que poca gente se paraba a contemplar las maravillas que en realidad posee, sus parques, su río, su casco antiguo, su catedral, su campo cerrato y el valle norte que la rodea. Palencia además es una ciudad más moderna de lo que os imagináis, moderna en instalaciones, muchas franquicias de ropa de boutique y hostelería, además, existe una oferta en general con un estilo propio que ya quisieran otras capitales de provincia.


A esto habría que sumarle la simpatía de sus gentes y los bares, que en su mayoría fueron mejores de lo esperábamos, y eso es muy agradable. Además, caminando por su casco antiguo y aledaños, nos sentíamos como en casa, tranquilidad, cercanía y paz, algo que valoramos mucho y que nos encantó de una capital de provincia como ésta.


Además tuvimos la suerte de coincidir con dos ferias, la itinerante de artesanía y la feria de la tapa Picata Minuta (Bocados pequeños de Autor), organizado por la asociación de empresarios de hostelería de Palencia (cpoe@retemail.es), con la colaboración (en cuanto a los premios) de los tres establecimientos diría yo con más glamour de toda la provincia, el hotel/restaurante Estrella del bajo Carrión, el super hotelspa La Herrería, y la Posada Real de la Casa del Abad (El Arambol, una estrella michelín) en Ampudia.

Esta (casi) segunda edición de este certamen (oficialmente primera edición), engloba a 21 establecimientos los cuáles ofrecen una tapa seleccionada por el propio local por el increíble precio de 1,50€ (con bebida 2,50) durante todo el día a todo el que quiera acercarse a su barra. Hace tres años (2004) fueron 23 los establecimientos adscritos a un certamen similar organizado por la misma asociación con el nombre de "feria de la tapa", y que por ser un rotundo éxito en cuanto a participación y opinión, coincidiendo también con su feria chica (o de Pentecostés), se ha vuelto a repetir tres años después ya con carácter estable.


Además, tapa que gusta, tapa a la que puedes votar mandando un SMS a un número que publicitan, pudiéndose la persona que envía el mensaje (no el establecimiento) llevarse un agradable premio. Los premios son estancias, cenas en los locales anteriormente citados y alguna televisión plana etc.. Todo te venía explicado en un folleto explicativo con un mapa de situación de todos los establecimientos por cada bar participante.

Bueno, pues vamos al grano, estuvimos durante dos jornadas en más o menos la mitad de sitios, lo que nos dio tiempo en dos días, y genial porque a la postre sólo me arrepiento de no haber ido a dos sitios que por circunstancias varias no pudimos disfrutar: La Encina, famoso asador conocido por su lechazo churro y tortilla de patatas el cuál ofrecía un Volcán de Morcilla con verdura del Cerrato Hilos de Miel de Abia de las Torres, y el bar Aida, con su a priori apetitosa Torrada de Lascas de Foie con Mermelada de Mango. En fin, era muy ambiciosa la apuesta y tuvimos que sacrificarlos.

Voy a empezar a enumeraros los sitios que estuvimos y nuestra opinión, y finalmente os diré a quien votamos porque mi novia y yo coincidimos ambos en la misma tapa ganadora. Si eres de Palencia puedes opinar con nosotros.

El primer bar que estuvimos fue la taberna de la Plaza Mayor (Taberna Plaza Mayor, Pl. Mayor, 1) sitio bonito y acogedor dónde su amplia barra de madera reune sin problemas a la mayor parte de los visitantes que frecuentan esta bonita y amplia plaza que recomendamos visitar y pasear. Al ser el primer sitio que fuimos, vimos como los camareros, simpáticos como casi todos los que nos atendieron, pedían en cocina una picata si pedías la tapa de la feria. Así que tomamos nota y degustamos su picata que era el Costrón de Mar y Tierra, croquetón perfectamente rebozado aparentemente relleno de espinacas y gambas, que en su techo se anclaba una loncha de jamón ibérico.


La puntuación que le hemos dado a esta tapa es de un 6 sobre 10, porque dos croquetas podrían hacerse pesadas. Podría haber optado a un 7 o más si la hubieran servido sobre una salsa que rebajara la bechamel. De todas formas recomendamos picar algo en este sitio dónde más que platos elaborados poseen buenas materias primas en barra (pescados, mariscos y carnes). Nosotros probamos otro croquetón pero de marisco, y nos gustó también.


El segundo bar que visitamos fue el Bar Royal, bar el cuál no nos gustó su oferta Tapa Royal, pese a ser una de las tapas más contundentes de todas las que probamos y esta decisión, como no, os la vamos a argumentar. La tapa consistía en una rebanada grande tipo candeal (sin tostar), con queso tipo de Burgos, sucedáneo de caviar (mal sucedáneo a todo esto), un salmón ahumado excelente, gulas (frías), anchoa (calidad regular), aceituna, medio tomate cherry y un langostino clavado sobre el mismo, sin ningún tipo de salsa, así que así al menos se aseguran que consumes.


Porque todo ello en boca se hacía algo pesado (y era nuestra segunda tapa). No era un bocado apetecible porque el pan estaba muy tierno y le faltaba calor de tostadora para obtener ese contraste tan exquisito del pan tostado que tan bien le va al ahumado y marisco, además, la jugosidad del montado y la creatividad del mismo era mínima. Destaco sin embargo la amabilidad del personal, aunque vimos mucho camarero y poco género, no vimos por su barra en u ninguna tapa diferente, y eso nos pareció que su picata sólo un reclamo para ir a tomar cervezas a esta especie de cafetería. Nuestra puntuación es de un 4 sobre 10, aunque para muchos su contundencia le haga subir algo más su puntuación.


El tercer bar que visitamos fue el Bar Maño (La Cestilla, 5), gran local con una oferta variada dónde he leído en Internet que una de sus especialidades es el pulpo rebozado. Nos gustó mucho el sitio, moderno, vanguardista y amplio, pero no su atención, que se notaba que al ser tan grande todo era más impersonal para fugitivos como nosotros. Con una aparente variedad de vinos, y mesas altas, el sitio estaba muy lleno y rebosante de aromas a cocina y cerveza. El aperitivo picata que ponían nos gustó, era una Tosta de Solomillo con Verduras en Salsa Dulce de Oporto, que sin dejarnos impresionar por su aspecto, el bocado fue suculento, pequeño, variado, y apetecible, aunque a la carne quizás le faltaba algo más de ternura y al conjunto algo más de calor. Las verduras eran principalmente cebolla caramelizada al Oporto (suponemos), calabacín y pimiento, el queso (algo insípido) cubría todo. Pero la combinación dulce del Oporto y el bocado de carne se nos antojó acertado.


Y es aquí dónde empezamos a estar hartos de pedirnos cañas de cervezas Aguila Amstel, no he visto cosa más amarga desde la legendaria Skol al tomar varias. Mi novia empezó a pedir vinos blancos frescos, porque además aquí era importante no beber demasiado porque si no empezaríamos a estar llenos de líquido y gases y restar importancia a algunas tapas. A todo esto, yo estuve buscado con la vista un famoso Cigales que me recomendaron varias personas, caldo de las conocidas bodegas Matarromera en su versión Crianza 2001 o de su Pago de las Costanas, se trata del tinto Valdelosfrailes, pero no hubo manera. Nuestra puntuación en este moderno bar fue de un 6,5 sobre 10.


El cuarto bar que fuimos fue el Carpe Diem (C/Empedrada, 4), bar que estaba a reventar de gente pero que curiosamente y por suerte pudimos sentarnos en la barra. Aquí ya el hambre estaba dando sus últimos coletazos, y bromeábamos acordándonos de la tapa Royal como la culpable de estar tan llenos. Pedimos su Crêpe Carpe Diem y el éxtasis llegó. Impresionante, gran textura, sabor, relleno suave y untuoso, bien salseado y presentado, temperatura perfecta. Como os imagináis siento adelantaros que fue la mejor tapa de la feria, tapa que sin tener todo el hambre deseado entró como si fuera la primera. Baño de salsa de piquillo bajo un crujiente crêpe relleno de queso y carne, cubierto de mermelada de tomate, otra salsa que ahora no recordamos y frutos secos. Bravo chicos, habéis dado en el clavo con esta combinación. Lo único que a mí personalmente me hubiera gustado es que hubiera llevado algún producto típico de la comarca, que aunque no le hacía falta hubiera sido un punto a su favor a la hora de que le votara más gente.


Por lo demás destaco todo, la tapa, el bar que tenía genero, era y es muy bonito, y el ambiente que me pareció más selecto y más de nuestra edad. A todo esto, mi novia comió allí al mediodía con un compañero de trabajo, y me comentó que se come muy bien (no me extraña). Los camareros simpáticos (también es verdad que como en todos lados) pero muy rápidos. La cerveza en caña empezó a dar paso al corto clara que empezó a dar resultado, porque era sólamente un buchito de cerveza con casera. Muy a nuestro pesar y sin querer, el alcohol empezó agitar nuestras cabezas y decidimos acortar la ruta por esa noche, para disfrutar sólamente ya de un último bar después de éste. Nuestra puntuación final es de un 9 porque además la presentación nos gustó.


Pues sí, por último acampamos como quien dice en el último bar de tapas, el cuál tenía ya un handicap muy alto para batir la marca de este suculento crêpe, y además el del poco hambre que ya teníamos. Y... objetivamente no dio más de sí. El bar (pasaje) era el Cassiano (Don Sancho, 11), el cuál ofrecía Menestra Palentina con Sorpresa De Mar y Tropical, una gran tapa (en tamaño) que venía acompañada con un chupito de granadina mezclada o no con algún zumo, combinación que personalmente no nos gustó nada para acompañar a una comida por su sabor artificial a Rives. Además, nos pareció que el chupito estaba puesto a posta como para modernizar un plato que en definitiva no dejaba de ser una menestra ligera sobre un artificial pan de hamburguesa.


Por lo demás muy regular. La sorpresa de mar no nos dijeron que era, pero estaba totalmente congelada. No sabía a nada y empezamos a desconfiar en acabar el plato porque de verdad os digo que parecía de broma. Creo que existe toda una cultura gastronómica con los juegos de temperaturas y texturas pero en este caso nos pareció algo pretencioso y mal pensado (aunque para gustos los colores). Lo mejor sin duda la menestra con el aceite y el ápice de ventresca, dónde regabas el presunto guisante de temporada con el contenido de una cuchara de degustación con aceite de oliva virgen extra. Esto armonizó un poco el único bocado que le dimos al pan de hamburguesa, que en qué momento.


En fin un pequeño lío de ingredientes sin mucho sentido que además hacía la tapa más contundente. La presentación de la picata reconozco que no desmerecía (¡por favor quitar esa servilleta!), y el servicio fue bueno y amable, con una entrada al local muy apetecible, pero no vi género en las barras ni cultura de cocina, y dentro me pareció más bien un pub. Nuestra puntuación es de un 3. Lo siento chicos pero el año que viene replantearos la tapa.


Nos tuvimos que ir, como quien dice, a dormir la mona al hotel, porque uno ya no está tan acostumbrado a estas vueltecitas de tapas tan destroy, y ése día nos habíamos levantado a trabajar a las 5:00 de la mañana y se notaba (maravillosa la Diputación Provincial de Palencia por la noche).

(Continua aquí)

Print Friendly and PDF

25 mayo 2007

PIMIENTOS VERDES RELLENOS DE TORTILLA DE PATATAS

Si queréis sorprender a vuestros invitados, os posteo una receta que deconstruye la clásica tortilla de patata en unos deliciosos medallones que ya veréis como repetís. La receta la heredó mi madre de la televisión, probablemente del diario "Por la mañana" de la simpática Inés Ballester, dejando constancia la señora que lo hizo que esta preparación lleva ya muchos años entre algunas amas de casa.

Foto extraída de internet

Pues la verdad es que cuando lo hicimos además nos salió muy bien, y eso que algún error cometimos, cuestiones que quiero advertir porque a veces te pillan de improviso y siempre merman las ganas de repetir el plato. Pues os voy a contar algunos pequeños detalles a tener en cuenta, sobre todo si no queremos que este factor sorpresa fastidie nuestra preparación.


Foto extraída de internet

Los Pimientos

Estos deben de ser italianos, y aunque no haya probado con los normales o más gruesos, en estos se encontraría menos proporción de pimiento por cantidad de huevo y patata. Bueno, estos pimientos deben de ser grandes, frescos, muy verdes y resistentes, y algo para mí importante, con una caída homogénea, es decir, que el ancho de la parte que une el pimiento al tallo (superior) sea el mismo o casi el mismo que la parte más picuda del mismo. Esto se consigue yendo a una gran superficie y eligiendo tú mismo el género, pero si no pudieras díselo tranquilamente al frutero o verdulero, que él te los seleccionará. Si por el contrario no los tuviera, no pasa nada, quedarán algo menos vistosos, se freirán menos homogéneamente y nos costará más rellenarlo, pero la receta saldría.

Las Patatas

Las patatas deben de calcularse a razón de una por pimiento. Para ello deberéis de agrupar los pimientos y las patatas por tamaños, porque luego os puede pasar lo que a nosotros, que nos sobró mucho relleno y nos faltaron pimientos, pero bueno, no es algo grave porque hacemos una mini tortilla de estrangis para que se tomen un vino los que cocinan.

Foto extraída de news.bbc.co.uk

¿Fritos o al Horno?

Mejor fritos, pero cuidado, si los freís hacerlo a fuego suave y con bastante aceite, y además, si vaís hacer muchos, hacerlos en varias sartenes para que conserven a la vez el calor, si luego los recalentamos al micro pierden. Se ve por Internet gente que lo hace al horno, si te parece bien genial, pero el pimiento para mí está mucho más bueno en aceite de oliva virgen extra.


Pues nada, a ver que tal os salen y me contáis.

PIMIENTOS RELLENOS DE TORTILLA

INGREDIENTES

1 Pimiento Italiano por Comensal (grande)
1 huevo por comensal
1 patata por comensal
1/2 cebolla (por 2 comensales)
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra Ybarra

PREPARACION

Se fríen las patatas y la cebolla como para tortilla y se reservan en un bol bien escurridas. Se baten los huevos y se echan sobre el pataterío. Se remueve todo muy bien y se prueba de sal (es conveniente que quede sabroso y la masa algo espesa).


Se rellenan los pimientos con el preparado gracias a una cucharilla de café o similar, y se van poniendo algo inclinados en un plato para que no se desparramen.

Yo algunos los sellaba (la entrada) en una sartén sin aceite. Cuando los friamos, echad abundante aceite de oliva (algo menos de la mitad) y cuidado al girarlos, no uséis tenedor, hacerlo con dos cucharas de madera.

Se sacan, y cuando se enfríen un poco, se parten en rodajas, se sirve con salsa de tomate.

Buen provecho.

Print Friendly and PDF

24 mayo 2007

PLATOS PARA PRINCIPIANTES, HUEVOS RELLENOS DE ATUN

Bueno pues hoy vamos hablar de cómo hacer unos huevos rellenos, plato que seguro que os encantará y que pertenece a nuestra variada y amplia cocina española, cocina en la que muchos de sus platos se hacen de forma sencilla y sin mucha técnica. He aquí un plato muy sencillo que tú y yo vamos aprender hacerlo en su versión más sencilla.

HUEVOS RELLENOS-8

Para empezar os diré que este plato necesita frío, por lo que deberíais de hacerlo la noche de antes o por la mañana muy pronto, para que así podías disfrutarlo como realmente está bueno, fresco y bien relleno. Y para esto vamos a usar mayonesa de bote, la cuál es idónea para los descuidos y las demoras en su aprovechamiento, además, no entiende de estaciones del año, ni de calores, ni de pulcritud en su uso y conservación. En esto quiero hacer hincapié porque a lo mejor muchos de vosotros habéis comido toda la vida mayonesa caseras, y esta os va a desvirtuar mucho el sabor del plato.

Para elegir una buena mayonesa siempre digo lo mismo, hay muchas y cada uno prefiere una concreta. Nosotros eso sí, la compramos para sándwiches y alguna ensaladilla de esas que nos llevamos algún día al trabajo, pero el resto de las veces usamos mayonesa casera hecha con huevo, limón y aceite de oliva. Una marca que a nosotros personalmente nos encanta es Ybarra, normal, pero reconozco que es un éxito muchas otras, como Ybarra Light, Ligeresa o la archiconocida Hellmann’s.


Bueno, pues ya en faena, necesitaremos huevos. Insisto, sólo fijaros en compradlos frescos (fecha de caducidad más lejana que podáis), da igual que sean grandes o pequeños. Para saber la cantidad de huevos que necesitamos habrá que pensar los comensales que sois, si sois comilones o si quieres que te sobren. Yo creo que 2 huevos por persona es más que suficiente para una sola comida, pero vosotros veréis lo devora huevos rellenos que seréis. Una vez elegidos los huevos, tendremos que cocerlos, para esto hay muchas técnicas caseras, yo os voy a enseñar la mía.

HUEVOS RELLENOS-1
Coged una olla y meted los huevos (con algo de sal) que penséis utilizar. Una vez metidos, debemos de cubrirlos de agua, si empiezan a flotar es signo de que no son tan frescos y deberíamos de ir al super a por otros reclamando que no lo son (de ahí que haya metido sal en la cocción, porque no es necesario, a excepción de para comprobar esto). Una vez puestos en agua, se ponen al fuego fuerte hasta que hiervan. Y una vez hirviendo, bajaremos el fuego a menos de la mitad y contaremos de 15 á 20 minutos (sin son huevos grandes), y de 10 á 15 minutos si son pequeños, a mí me gustan que queden un poco crudos por dentro, así que uso siempre el menor de los tiempos, pero vosotros veréis. Lo que sí que es cierto es que nunca deben de dejar de hervir.

Una vez cocidos, se retiran del fuego y se elimina su agua cambiándola por agua fría del grifo, la cuál iremos sustituyendo por agua nueva fresca cada cinco minutos más o menos, para que se enfríen pronto. Así estaremos unos diez minutos en total, los cuáles aprovecharemos para empezar a elaborar el relleno.

HUEVOS RELLENOS-9

Y para el relleno necesitaremos algo menos de ½ cebolla o cebolleta cada 6 huevos (es opcional), un bote de tomate frito casero de 400 gramos (tipo Ybarra, Orlando Casero, o marca blanca, muy bueno el casero al aceite de oliva marca Dia) 1 lata de pimiento morrón tipo Martínez, Rombo D’oro o marca blanca (si queréis de pimientos del piquillo) cada 6 huevos, una lata grande de un buen atún en aceite de oliva (tipo Cuca, Ortiz, Consorcio, Albo etc) para unos 4 huevos, y maíz (1 latita) aceitunas negras y un par de hojas de lechuga para adornar (estos últimos si queréis), pero que sepáis que todas estas cantidades son aproximadas, mirad las proporciones a gusto. El precio aproximado de todos estos ingredientes junto con la mayonesa y los huevos (como para unos ocho huevos, 4 personas) es de unos 4€, así que ya me diréis que por un 1€ come una persona.

HUEVOS RELLENOS-4

Cogeremos un bol y echaremos el atún escurrido del aceite (lo abrís y tiráis el aceite, os recomiendo que lo tiréis a un bote de aceites usados para luego reciclarlo), el tomate frito, y el pimiento morrón (escurrido también) en cachitos, pero os recomiendo que los hagáis con unas tijeras en la misma la lata, es muy sencillo y no ensuciáis. Echaremos también algunos granos de maíz (es opcional) y la cebolla muy picada (opcional). Una vez hecho este preparado, nos falta echar la yema de cada huevo por lo que empezaremos a partirlos.

HUEVOS RELLENOS-2

Una vez fríos, los pelamos, para esto no hay ninguna técnica, no deberíais de encontrar problemas, pero si los tuvierais deberías de armaros de paciencia. Hay gente que los pela mejor bajo el agua. Una vez pelados y limpios con agua fría, se cortan por la mitad longitudinalmente, es decir, los ponemos de pie, y les pegamos un corte vertical con cuidado.

Echaremos ahora las yemas en el bol del preparado a excepción de una (que reservaréis), y las mezclaremos con el resto de ingredientes. Y ahora echaremos una cucharada de mayonesa para que claree la mezcla, esto es a ojo, si son muchos huevos que sea una sopera, y si son pocos media cucharada. La pasta debe de quedar muy espesa. Una vez hecha la pasta, rellenaremos el hueco de los huevos y más, es decir, haremos que encima de cada mitad haya una buena cantidad de farsa sin que se nos caiga.

Una vez rellenos todos, se empezará a echar mayonesa por encima de ellos al gusto, podéis echar sólo un poco o cubrirlos del todo (yo pongo todos los huevos muy juntos y echo mayonesa que cubra el relleno y algunos laterales). Una vez echada la mayonesa, lavaréis dos hojas de lechuga que tengáis por casa, las secaréis con papel absorbente y la picaréis con un cuchillo, la cuál echaréis por los huecos de los huevos. Ahora con los deditos espachurraremos la yema reservada y a modo de queso rallado la espolvorearemos.

HUEVOS RELLENOS-7

Ya los tenéis. Ahora a la nevera. ¿A qué es fácil?

Salud.

Print Friendly and PDF

23 mayo 2007

HUMMUS, GARBANZO vs TAHINI

El otro día preparamos este fantástico hummus como acompañante de la barbacoa a la que ya os he comentado que fuimos, y la verdad es que nos gustó mucho porque se comió estupendamente con nachos de maíz, desgrasando a las mil maravillas, platos mucho más pesados. Y es que, independientemente de esto, he tardado mucho en prepararla porque no encontraba por ningún lado la famosa pasta de sésamo o ajónjoli (tahini), hasta que de chiripa pasé a echar un vistazo por el Club del Gourmet de El Corte Inglés y la encontré refrigerada por sólo 3€ (500gr). La verdad es que me llevé una muy agradable sorpresa porque era muy deseada, y luego comprarla tan barata me gustó, todo sea dicho (estaba a punto de comprarla a través de la estupenda web alternativa de comercio justo).


Y para encontrar la receta hice lo que siempre hago cuando intento emular una receta muy popular, reuní varias preparaciones por todo internet. Consensué los gustos y técnicas más comunes, aunque al final uno hace lo que más cree oportuno o lo que más cree que va a gustar, pero desde luego seguí la línea general marcada en todas las recetas. Eso sí, lo hice más puré de lo que creo que debe de ser porque decidí que los íbamos a comer con Nachos, aunque creo que quedaría mucho mejor si la presencia fuera un poco más rústica (más textura a garbanzo).


Luego lo pensé, pero la verdad es que podía haber llamado a mi amiga de Granada (Susana) que es vegetariana y que lo ha hecho mil veces. Creo que la próxima vez que hablemos se lo preguntaré.


Dicen también que la tahina está mejor si la prepara uno mismo. Al parecer puedes comprar semillas de sésamo en tiendas de dietética y herbolarios y es tan sencillo como tostar ligeramente las mismas en una sartén sin aceite, o en una bandeja de horno durante 5-10 minutos a 180º, moviéndolas a menudo. Cuando tomen color y desprendan sus aromas, retírarlas y ponerlas en un recipiente hondo. Triturarlas a conciencia, poco a poco agregando agua en muy pequeñas cantidades, y así hasta que se consiga la textura correcta (pasta).

Según wikipedia el hummus (garbanzo) es "una ensalada o plato hecho a base de pure de garbanzos con zumo de limón, tahini (pasta de semillas de sésamo) y aceite de oliva, que según la variante local puede llevar además otros ingredientes como ajos, pimentón, aceite de oliva, etc". Al parecer es un plato muy popular a lo largo de todo Oriente Medio, es decir, Israel, Libano, Palestina, Turquía, Grecia, Siria, Armenia y Chipre, aunque difere el hummus que se consume en Grecia, que es bastante distinto del que se encuentra en oriente.

Pues bien, hacerlo que ya veréis que éxito, y lo que sobre, probamos hacer la famosa pasta árabe de berenjenas o babagannuj, que seguro que nos salimos de lo buena que tiene que estar.

Salud.


HUMMUS

INGREDIENTES (4 personas)

350 gr Garbanzos Pedrosillanos (más sabor)
2 cucharadas soperas de Tahini
Casi 1/2 vaso de Aceite de Oliva Virgen Extra
1 Limón (zumo)
1 diente de Ajo grande
Sal
Pimienta Negra
Pimentón
Agua de cocción
Cominos (nosotros no le echamos)
1/2 Cayena (opcional)

PREPARACION

Se cuecen los garbanzos previo remojo de doce horas con sal gorda, en una olla rápida con un puerro, diez bolas de pimienta negra y sal durante una hora. Se cuelan reservando un vaso de agua de cocción.

Se echa en un recipiente de batidora con algo del agua de cocción, algo menos de medio vaso de aceite, la sal, el ajo picado, el zumo de limón, la pimienta molida y el tahini.

Se pasa bien, y si queda espeso se echa algo más de agua de cocción. Se prueba de sal.

Se sirve en un recipiente llano, espolvoreando pimentón y echando algo más de aceite.

Delicioso en pan de pita.

Salud.

Print Friendly and PDF
Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger