Recetas de Navidad

Consulta nuestro recetario navideño del blog, tenéis todo tipo de platos, asados, entrantes salados, postres, cocina sencilla... Esperamos que os gusten porque es una de las secciones más visitadas de nuestra web. ¡Pincha en la imagen!.

Cremas de verduras

Ricas cremas de verduras para elaborar en estos meses de frío, para que disfrutéis con los vuestros de unos primeros platos muy sencillos, vitaminizados, mineralizados y muy nutritivos que os saquen de más de un apuro. ¡Pincha en la imagen!.

Sopas

Echar un vistazo a las sopas que tenemos en el blog para que hoy mismo las hagáis en casa, reconstituyentes y con una inmediatez sorprendente ya que todas ellas son muy fáciles de hacer. Ideales para las cenas y para que os saquen del apuro en un primer plato. ¡No os las perdáis! ¡Pincha en la imagen!.. ¡Pincha en la imagen!.

Masas y panes

Hogazas, panes de molde, barras de pan, panecillos, masas de pizza, focaccias el mundo de las masas nos apasiona y aunque no tengamos las habilidades y técnicas de los panaderos de verdad, con el tiempo vamos perfeccionando esta maravillosa técnica de hacer pan en casa. ¡Pincha en la imagen!.

Restaurantes y bares

Restaurantes, bares, chiringuitos, nos encanta contaros cosas de los sitios a los que vamos, decidimos hace tiempo hablaros solamente de los sitios que más nos han gustado intentando siempre hacer una crítica constructiva de todos ellos. ¡Pincha en la imagen!.

Nuestra selección de productos comerciales

Analizamos los productos gastronómicos comerciales que más nos gustan, también productos que nos envían empresas y particulares aunque este tipo de colaboración os la indicamos a pie de artículo. ¡Pincha en la imagen!

Nuestros viajes

Crónicas de nuestros viajes nacionales e internacionales para todos los que queréis tomar nota de algún testimonio de nuestra experiencia particular. Intentamos siempre afrontar los artículos desde el punto de vista culinario, aunque nunca falta una breve descripción del lugar a donde vamos. ¡Pincha en la imagen!.

Aguas minerales

Las aguas minerales siempre nos han llamado la atención, nos gusta probar las aguas minerales de cualquier parte del mundo, independientemente de modas y tendencias, y sacamos nuestras conclusiones en una sección independiente en el blog. ¡Pincha en la imagen!.

Patatas fritas

Las patatas fritas de bolsa son desde siempre nuestra perdición, desde que tenemos el blog nos encanta probar marcas nuevas y aunque las que más nos gustan son las patatas fritas tradicionales, somos muy abiertos de mente y probamos de todo tipo de snack. ¡Pincha en la imagen!.

Aceites de oliva

Normalmente probamos aceites de oliva virgen extra de todas las procedencias y variedades, es otras de nuestras pasiones desde hace muchos años y siempre os mostramos las fichas de los aceites que más nos gustan. ¿Decidirnos por uno en concreto?. Imposible, menuda calidad hay ahí fuera. ¡Pincha en la imagen!.

Repostería

Las recetas dulces que os mostramos en el blog son una selección de las que mas nos han gustado en casa, los que nos conocéis sabéis que no somos muy dados a la repostería pero tenemos claro que existen dulces inolvidables que tenían que tener hueco en nuestro blog. ¡Pincha en la imagen!.

31 octubre 2007

PLATOS PARA PRINCIPIANTES: MERLUZA EN SALSA VERDE

Bueno si existe un plato suculento a la par de sencillo dentro de la gastronomía de cuchara española, esa es la merluza en salsa verde. Hoy en día, que muchos productos te los venden ultracongelados con una calidad insuperable (aunque en su preparación, la textura final no sea la misma que la del fresco), ya no hay excusa para no comer sano y variado. Este plato desde luego es ideal para aprovecharnos de estos recursos, y preparar algo interesante desde todos los puntos de vista.


Y es que hace poco compramos unas ventrescas de merluza sin espinas y ultracongeladas, las cuáles usamos para hacer pescaito frito para las migas de sémola de trigo que hace poco os publiqué, y claro, nos sobraron. Estas que nos sobraron las teníamos en el congelador listas para volver a repetir el plato pero se me ocurrió utilizarlas para hacer este guiso que ya hacia tiempo que no lo hacía, y así de paso mostrároslo.

Print Friendly and PDF

30 octubre 2007

BAR ARCO. EL ESCONDITE DE HUERTAS

El Bar Arco (C/Huertas, 9) es un local que se encuentra en el mismo centro de la zona de Huertas en Madrid, además justo en la calle homónima y detrás de la famosa plaza Santa Ana. Por si alguno no sois de por aquí, la zona de Huertas es una zona muy conocida de la capital por su gran ambiente de restaurantes y bares de copas, y es de las pocas zonas de Madrid que es frecuentada los siete días de la semana albergando en sus entrañas bares muy conocidos y arraigados de toda la capital.



Pues este pequeño local, es uno de los escondites más interesantes de la zona. Nosotros nos dejamos caer por allí de casualidad, porque la mujer de un compañero es familia de Rubén Sanchez, el dueño del sitio. Lo malo es que como aparecimos tras una gran comilona en un restaurante no muy lejano, hambre lo que se dice hambre no teníamos, pero aun así y nada más entrar, Rubén nos convenció para que picáramos algo y de paso probáramos sus famosas y deliciosas butifarras blancas, embutidos que para que os hagáis una idea, servía con un exquisito alioli casero y una ración contundente de las payesas mongetes, es decir es el famoso plato catalán de butifarras amb mongetes.

Si os digo la verdad, las sensaciones por parte de todos al probarlas fueron indescriptibles. Daros cuenta que parte de la familia de Rubén vive en Cataluña, y claro, se las sirven directamente de allí, pero no os creáis que de una fábrica cuaquiera, para nada. Lo consigue de un negocio familiar que tiene su familia en el mismo Girona, concretamente una tienda de embutidos caseros con una gran variedad y aceptación local. Además, y muy amablemente me estuvo enseñando la gran miscelánea de estos embutidos que tenía en su refrigerador, y como no me contó algunas historias que iban unidas a tales suculencias. De verdad que al probarlas entendí que probablemente este plato sea el buque insignia del local.



Pues mientras engullíamos estas exquisitas butifarras, nos fue sacando alguna tapa de su cocina, como unas patatas revolconas caseras de su tierra (Ávila). Qué pena porque nos las tuvo que servir sin los torreznos (se les había acabado) pero aunque no os lo creáis, nos valió con la untuosidad y el sabor de las mismas. Eran de verdad que una auténtica delicia. También dejó caer unas tapillas de patatas con salsa que ayudaron a paliar ese hambre emergente que nos había vuelto a entrar en pocos minutos. Pero chicos, con esto que nos puso ya no podíamos más (ni debíamos), estábamos muy llenos.

De todas formas Rubén, nos estuvo explicando a modo de anticipo qué pedir otro día que fuéramos por su bar. Me enseñó su escasa pero completa carta (un gran punto a favor) y me gustó. Para ser un bar sin un gran mostrador de barra la variedad de las raciones y los precios eran más que aceptables.



Me destacó de la carta las tortillas de camarones caseras, el magret de pato con cebolla coinfitada, el pollo casero al cabrales, el foie de la casa, o también sus al parecer famosas ensaladas de la casa, que entre otras estaba una de tomate pata negra y otra de lechugas variadas con brie empanado. También tiene tostas y raciones de temporada.

Sobre su carta de vinos no puedo opinar, porque no la divisé, pero Rubén me comentó que aún la estaba confeccionando. Mirando al tendido divisé Protos, Córcovo y un clásico Viña Albali, no son caldos de una selección que apueste por la novedad, pero creo que cuando llegue el momento marcará un cierto estilo que seguramente será parte del éxito final de esta experiencia culinaria que es picotear aquí. Desde aquí le recomiendo que se tire de cabeza a por los vinos catalanes que el bar los ¡pide a gritos!.

Echando cuentas con la carta en la mano, os adelanto que por unos veinte eurillos por persona, podéis salir saciados de este bar, que además tiran muy bien la cerveza.




Pues recordando ahora la conversación nos contó que su familia lleva este negocio desde hace 31 años, y Rubén desde hace dos años, regenta este negocio que basado en la restauración de barra o lo que algunos entendidos llaman ahora restauración cercana, ofrece a la par de buenas raciones, copas y ocio, con una pantalla de televisión sitiada en el salón del recinto, para ofrecer acontecimientos deportivos cubriendo así toda la demanda que pudiera surgir en la zona.

Creo que es un bar con gran tradición en la hostelería, que trabaja bien el género y con un precio super razonable. Esto unido a la simpatía que impera en la barra, la calidad del género y su ubicación en pleno centro de Madrid y en una zona como es la de Huertas, es la excusa perfecta para ir a dejaros aconsejar por este chico que de esto sabe un rato. Seguro que os sorprende con algo fuera de carta, que probablamente os resulte exquisito.


Dentro de muy poco iremos a verle, de eso me encargaré yo, mientras tanto nos seguiremos relamiéndonos con esas excelentes butifarras, y como no, con el deseo de probar todas las variedades que tiene en su cocina, que sé que son unas pocas y que seguro que serán excelentes.

Ahí queda.

Salud.

Print Friendly and PDF

29 octubre 2007

COLIFLOR CON PIMENTON

Hoy os voy a enseñar a preparar un plato muy simple que se ha hecho en mi casa muchas veces, y que a nosotros personalmente nos gusta mucho, se trata de la coliflor con pimentón o coliflor al ajoarriero.


Estamos en plena época de coliflores (y coles en general), así que estaréis de acuerdo conmigo en que desde luego el momento es éste, así que por eso tenemos que aprovecharnos de estas maravillas de invierno llenas de vitaminas, sustancias beneficiosas y sales minerales. Y ya os hablé en otro post de sus beneficios para la salud, y aunque ya haya coliflores durante todo el año, las de ahora son más naturales, más tiernas y más baratas.

Sin ir más lejos adquirimos el otro día una coliflor gourmet por equivocación, y diréis ¿coliflor gourmet? bueno, la historia es un poco larga, pero en resumen os diré que así las llaman y que ahora las hay en muchos mercados y grandes superficies. La compramos pensando que era una normal y no, esta debía de ser especial por su procedencia (probablemente de Calahorra, con indicación geográfica protegida), o por su calidad innata, o porque procedía de cultivo ecológico, aunque después de probarla os diré que no hay apenas diferencia con las coliflores normales que se comen en estos meses, bueno si, su precio, que costaba la friolera de casi 4€ la unidad, cuando en esta época te cuesta una unidad (y estupenda) a menos de 2€.



Eso sí, dió gusto verla, y lo que más rabia me ha dado es que no me acordé de hacerla fotos entera y sin tocar. Era blanca como la nieve y con un aspecto en general formidable, además nos encontramos en casa con una coliflor de casi 2 kilos con la que tuvimos de sobra para comer tres veces y durante un par de semanas, porque por si no lo sabéis, las coles aguantan mucho tiempo crudas en la nevera (y se pueden congelar, aunque pierden algo de textura).

Pues se me ocurrió prepararla así para además mostraros una manera diferente de probarla, y salió de nuevo estupendamente, tierna, jugosa, sabrosa y delicada. Quizás, a nosotros que nos encanta el refrito famoso de ajo, vinagre y pimentón nos parezca una forma de prepararla original y por qué no ideal, pero si no os gusta este aliño medio extremeño, medio andaluz, mejor prepararla de otra manera que quizás os gustará más. La forma que de todas maneras más nos gusta comer coliflor es con bechamel, quizás por recordarnos a la niñez o no sé porqué, pero nos encanta. A mí particularmente con mayonesa casera y fría, o con aceite de oliva virgen extra y mucho limón, también me vuelve loco. Así que ya os iré mostrando todas las formas de prepararla, porque la coliflor es una de nuestras verduras favoritas, todo lo contrario a hace veinticinco años, eso os lo aseguro.

También os voy a enseñar a comeros el tallo de la misma. Este tallo es delicioso, posee la textura y el sabor del rábano, con un regusto pronunciado a brécol, es algo picante y con un alto contenido en fibras y jugos muy saludables, daros cuenta que por aquí se alimenta la coliflor. Bueno una vez dicho esto, os digo que es muy sencillo de preparar. Una vez separadas las pellas de coliflor para su ingesta (sus ramitas), quedará un tronco bien definido. Lo pelamos por fuera haciendo cortes (sin escatimar) de la piel del mismo, y quedando finalmente una especie de cilindro o cuadrado blanco y fibroso. Una vez listo, se parte en finas lonchas y las extendemos en un plato. Las regamos del mejor aceite que tengamos, y le echamos unas gotas de limón y sal. Impresionante.



Pues nada más, que espero que os guste. Solamente tendréis que tener cuidado con algunos detalles, y la tendréis lista en cuestión de una hora.

Allá va.


COLIFLOR CON PIMENTON (AL AJOARRIERO)

INGREDIENTES


Media coliflor
Vinagre blanco (si os gusta con mucho sabor 100ml o medio vaso, sino 50ml)
Pimentón de la Vera
3 dientes de Ajos
Aceite de Oliva Virgen Extra
Vino Blanco (Medio vaso de agua)
Agua
Sal

PREPARACION

Se lava la coliflor bajo el chorro del agua, y se reserva. Se pone una olla con agua y sal, y el sumo de medio limón (según Jose Andrés echad también la cáscara del medio limón previamente lavada. La coceremos en la olla rápida unos siete minutos (algo menos para que no esté muy desecha.



Mientras pelaremos los ajos y los filetearemos. Los pondremos e una olla plana junto con aceite de oliva (unas tres cucharadas soperas), y esperaremos.

Una vez cocida la coliflor viene una parte delicada, sacarla de la olla. Cómo no estará aún muy cocida, la podremos sacar con una paleta e ir colocándola en un plato llano. Una vez sacada toda, eliminaremos todo el agua sobrante varias veces desde el plato.


Pondremos la sartén a calentar y los ajos. Cuando doren minimamente, echaremos media cucharada sopera de pimentón colmada y rehogaremos rápido para que no se queme. En ese momento añadiremos el vinagre (si usáis Jerez echar menos cantidad) y el vino blanco mezclados en un vaso, removeremos bien y lo dejaremos reducir un os minutos. Acto seguido echaremos el agua y la sal que llegue hasta la mitad de la olla.


Iremos ahora colocando las pellas con cuidado, aunque muchas veces las dejo escurrir del plato con mucho cuidado sin ayuda de ninguna paleta. Debéis de tener en cuenta que el agua les llegue a la mitad y una vez bañadas, lo coceremos cinco minutos tapado a fuego suave.


Ahora viene la parte más delicada, darles la vuelta. Para ello utilizaremos una paleta de cocina y el tallo de cada pella. Y los giraremos bruscamente (de una vez) sin que les de tiempo a romperse del todo (algo si se romperán).


Taparemos, y lo dejaremos cocer ahora unos diez minutos. Probaremos de sal a la mitad. Servir caliente.

Salud

Print Friendly and PDF

26 octubre 2007

AGUA FONTECABRAS, AGUA PLENA

Hola amigos. ¿Queréis adquirir buenos productos nacionales?. Pues hoy vamos a hablar de un agua muy particular, el agua mineral de manantial Fontecabras. Esta botella que veis me la regaló mi hermano hace bien poco. Creo que él y su mujer la consiguen en el Hipercor, pero de esto no estoy muy seguro (no me acuerdo). Pero leo en Internet que se consigue en muchas tiendas de alimentación, aunque si os soy sinceros no me suena haberla visto. Me dijo que la probara para que me diera cuenta de lo ‘gorda’ y saciable que puede llegar a ser un agua embotellada, eso sí, un agua con la calidad que le otorga el ser, y segun su web, un producto con un gran radio de distribución.


El manantial de esta maravilla está situado en un entorno cien por cien natural cerca del desfiladero del Río Mesa, un enclave que no conozco pero que lo que he visto en internet y me ha gustado bastante. Está sitiado junto a dos balnearios my conocidos entre los aficionados a este tipo de escapadas, el balneario de la Virgen, y el famoso balneario de Sicilia (y Serón), ambos anclados en el pueblo de Jaraba (Zaragoza), a poco más de 100 kilómetros de esta gran capital. El agua se recoje en esta zona y de dos manantiales, uno el propio de la Jaraba, y otro de La Majuela, que discurre con toda su pureza cercano al pueblo de Cariñena, también de Zaragoza.

Según descubre su web, “[..] el agua mineral natural que desde su inicio hace más de cien años guarda su pureza natural de un agua termal, transparente, brota a 34º, manteniendo su calidad inalterable desde que 1888 fue declarada de utilidad pública por sus propiedades mineromedicinales. Procede de un manantial subterráneo y su estancia a más de 500 metros le protege de cualquier tipo de infiltraciones”. Además, la zona dónde se encuentra el manantial es conocida por poseer aguas declaradas mineromedicinales desde 1975, indicadas para muchas afecciones conocidas tales como las que tienen que ver con el riñón, o los reumatismos o incluso las vías respiratorias.


Cuando la probamos mi novia y yo, coincidimos en que era un agua gruesa, llena de sabor a bicarbonatos, y con un sodio muy bajo en su composición. Todo esto es bueno porque el rango de usuarios interesados en la misma se abriría como un abanico, con clientes o pacientes con muy diversas patologías. Al carecer por ejemplo de sodio se convierte en un producto inócuo para ciertas afecciones crónicas, tales como las cardiovasculares o la hipertensión. Creo además que su residuo seco es muy importante para el organismo (no para los bebés) y por tanto puede ser muy útil para eliminar de forma sutil las impurezas que pudiera haber en el riñón, e incluso pequeñas piedrecitas o cálculos residentes en este órgano que podrían ser arrastradas hacia la uretra. En fin, no voy a enumerar ahora las propiedades que poseen las aguas minerales, porque redundaría demasiado.


En fin, por otro lado está la calidad de la misma. El Dr. Oliver Rodés vuelve a la carga ahora con sus exámenes quinquenales exhaustivos y con este agua, y certifica implícitamente que la misma reúne unas condiciones óptimas para su consumo, desde el punto de vista científico y médico. Así la empresa 'pregona' desde su propia etiqueta, su pureza y calidad "Agua Mineral de Manantial declarada mineral natural desde 1991".


Por si lo queréis saber, la empresa que lo explota, apuesta por la calidad e inició en 1999 una gran reestructuración en la planta embotelladora cambiando maquinarias de envasado y adquiriendo nuevas certificaciones de calidad. Pero no viene más en Internet. Creo entonces que merecía la pena dedicarle unas líneas porque aparte de ser un producto natural y saludable, las sensaciones generales son muy buenas.


Por último comentaros que su precio es irrisorio, unos 0,60€ la botella, y creo que si la veis deberíais de comprarla y probarla. Recordarme que le comente a mi hermano que efectivamente el agua es deliciosa.

"La salud es vida, y el agua es fundamental para vivir en salud".

Hasta mañana.

Print Friendly and PDF

25 octubre 2007

ENSALADA DE TAGLIATELLE AL NERO DI SEPPIA CON LANGOSTINOS

Gracias a Javier Fernández, hermano de nuestra amiga Belén, descubrimos este exquisito y llamativo plato de pasta el cuál nos lo preparó en una calurosa noche de verano en la terraza de la casa de nuestra amiga. La verdad es que en un primer vistazo nos pareció una ensalada templada sin más, pero al darle el primer bocado cambiamos en seguida de opinión. Nos encantó la originalidad del plato, marisco fresco, pasta italiana de tinta de sepia, gula del norte rehogada, queso fresco, frutos secos y un aliño distinto que ahora os contaré. Nos quedamos sorprendidos por la simpleza y a la vez presencia de este aunque conceptualmente parezca informal. La idea no recordamos de dónde la tomó, pero notamos que hubo un cierto estilo propio en la confección del mismo. Javi, si desde luego fuiste tú el inventor, de verdad que chapó, sabes que a todos nos encantó sin excepción.


Pues dedicimos reproducirlo en casa a las pocas semanas y por supuesto mostrároslo. Así que sobre esto os tengo que contar varias cosas. Lo más anecdótico de toda la puesta en escena ha sido lo que nos ha costado adquirir los tagliatelle nero di seppia (tallarines con tinta de sepia). Porque los espaguetis elaborados de la misma manera se venden en muchos sitios, y son efectivamente fáciles de encontrar. Además nuestra amiga, la hermana de Javi, tuvo el detalle de regalárnoslo muy gustosamente el día de jornada del cocido madrileño (se le agradecemos un montón). La verdad es que queríamos hacerlo exactamente igual y nos ayudó a buscar este producto que es por ahora difícil de encontrar. Quizás en un futuro sea sencillo, pero por ahora no.

Print Friendly and PDF

24 octubre 2007

LECHE LA COLMENAREÑA, LA TRANSPARENCIA DE UN NEGOCIO

Hoy os voy a mostrar uno de esos productos que son raros de encontrar en tiendas y grandes superficies de la Comunidad de Madrid y que nuestra región produce pero muy discretamente entre varias localidades del norte de la capital. Hablo de la leche fresca La Colmenareña autóctona de Colmenar Viejo. Y sólo meto en el saco de posibles consumidores a la gente de Madrid porque sé que fuera de nuestra comunidad no se distribuye, o por lo menos eso creo.


Y es que es un poco tontería. Existen muchas leches locales a nivel nacional que se venden también frescas, y creo que si La Colmenareña expandiera fronteras, además de tener competencias duras y arraigadas en estas zonas, la empresa no tendría suficiente logística (la distribución es propia) ni producción (8.500 litros al año) para tanto suministro. Y más ahora que el sector de los lácteos están pasando por un riguroso aumento de precios. Pero creo en serio que por calidad la demanda de esta leche sería importante, y si no que les pregunten a los lugareños que saben que poseen una leche que perfectamente podría competir con las leches más afamadas de las regiones más norteñas y ganaderas.


La conseguimos porque mi hermano la compró directamente del recién inaugurado Alcampo de Colmenar, asistiendo personalmente a un stand propio en el que se encontraba esta leche que veis en las fotos, y como no la de ese formato ancestral en bolsa que tan buenos recuerdos nos trae y que yo pensaba que ya había desaparecido (foto abajo).


Pues al grano, leo en su web cosas muy interesantes. La Colmenareña comercializa sus productos desde 1984, siendo la cooperativa asociada (Nuestra Señora de los Remedios) que ampara a los 22 socios ganaderos de la zona. Se comenta, en su tremendamente explicativa web, que la leche está marcada por un control total del proceso de producción, que las vacas que producen son Holstein-Friesian, y que la depuración genética es extraordinaria, utilizando para la fertilización de las hembras vacuno de descendencia Valiant y Chief-Mark Tradition y también se dice textualmente “[..] También se está realizando transplante embrionario con semen de Blackstar y Prelude, con lo que se espera alcanzar una producción de 10.000 litros por vaca y año”.


También comentan la procedencia de las máquinas ordeñadoras, tetrabicks, bolsas, higienización, mecanismo de enfriamiento, certificaciones de calidad, puntos de venta, recetas y muchas cosas más. Me gustaría remitiros a ella.


Añade la web que sólo transcurren 6 días desde que la leche es ordeñada hasta que se consume, y que también su sabor y textura pueden cambiar según la época del año en la que nos encontremos, y por supuesto de la alimentación. Por tanto, se deduce, que la leche es cien por cien natural sin apenas procesado o tratamiento.


La empresa tiene entre sus productos lácteos variados y postres, tales como yogures, natillas y mantequillas. Estas últimas me llaman poderosamente la atención y acabo de apuntarla en mi libreta de ‘compras pendientes’ para adquirirla en cuanto la vea (al igual que la carne, que al comprarla bajo la denominación de carne de sierra de guadarrama de Colmenar, no sé si es autóctona de allí).


Pues poca cosa más, comentaros que curiosamente en Colmenar existe una raza ovina churra única en el mundo, la oveja colmenareña. Esta raza de unos 10.000 ejemplares sigue manteniendo su pureza genética rodeada de polución, construcciones y autopistas, y la verdad es que es sorprendente que haya perdurado con los siglos, aunque en Internet explican que todo ha sido debido a que antaño, y por motivos económicos no había sustitutos que rentabilizaran la producción, pese a que la oveja es bastante productora.


Pues nada más, bueno sí, una cosa, si alguien puede mandarnos la receta del pisto vaquero o la carne al desarreglo que es lo mismo, que por favor ¡lo haga ya!, tiene que estar muy bueno.

Salud.

Print Friendly and PDF

23 octubre 2007

PLATOS PARA PRINCIPIANTES: PASTEL DE LORENA, QUICHE LORRAINE

Queridos aprendices, amantes de la cocina y foodies en general, me da a mí que hoy vamos a dar en la diana. Hoy vamos a aprender a preparar una de las recetas más fáciles y ricas de todas las que seguramente publicaremos para todo el que ve difícil esto de cocinar. ¿Qué aún os estáis peleando duro con los rehogados, los sabores y las proporciones?. No pasa nada, creo en serio que esta receta es muy fácil, y si encima no habéis probado nunca una quiche lorraine, va a ser uno de esos momentos mágicos que os brinde la cocina. Seguramente cuando probéis esta versión de hojaldre sencillísima, os preguntaréis, ¿cómo es posible que de unos ingredientes tan sencillos se pueda elaborar algo tan bueno?.


Pues bien, aunque no os mostremos una quiche lorraine genuina, es parecida y está buenísima, este pastel salado del noreste de Francia, concretamente de Lorena y ya es famoso universalmente. Dicen que la idea surgió por el excedente de mantequilla y nata existente en esta zona rica en recursos y ganadería. Por lo que al compaginarlo con masa hecha con harina, se creaba un pastel salado muy suave con un alto contenido en proteínas y muy energético.

El relleno más popular es el de queso y panceta (o bacon), pero estos fueron posteriores a su creación. Leo que la fórmula original data de la Edad Media y aparece ya referenciado en libros de cocina de hace unos 400 años. En aquél entonces sólo llevaba la masa de pan recubierta de huevos, nata y algo de sal.

Yo recuerdo que la primera vez que la probé fue hace aproximadamente 15 años, en un bar ya desaparecido cerca de la calle Hortaleza. Se llama Santander, y estaba en en número dos de Augusto Figueroa dónde se podía degustar una porción de quiche lorraine casera que ya en su momento sorprendía (y que además me encantó). Me acuerdo que me lo descubrió mi viejo amigo Carlos Honrado. Ya no podrá ser. A partir de aquí, y desde hace unos seis años, las hacemos mi chica y yo muy a menudo, y la verdad es que de vez en cuando, es un bocado que nos encanta.


Pues bien, nosotros lo que vamos hacer es una quiché aún más sencilla. A todo esto, para esta ayudé a mi suegra a hacerla y así fotografiarlo, porque la verdad es que le salen muy buenas. Bien, nos vamos a beneficiar de las masas de hojaldre que venden en los super, le vamos a añadir cebolla (una especie de quiche alsacienne) y así vamos a intentar enriquecer la fórmula pero simplificar el proceso en tiempo y recursos.

Para empezar tendremos que rebuscar en la cocina un molde metálico o de silicona de tartas o bizcochos. En caso de no tenerlo os recomiendo encarecidamente que lo compréis porque lo váis a usar en muchas ocasiones, seguro. En una tienda de artículos de cocina, o en un hiper lo encontraréis seguro, y creo que también en un todo a cien. Es recomendable que compréis uno de unos 30-50 cm de diámetro (cuanto más grande dentro de este margen mejor), y que si es posible tenga la parte de abajo desplegable, es decir, que el molde sea de dos piezas, el contorno y la base. Así la sacaréis mejor.

En la tienda sabrán aconsejaros correctamente y el precio de la misma rondará entre los 3€ y 12€ si optamos por el de silicona que de verdad que están pegando fuerte en los comercios. Ojo, yo utilizo el molde metálico de una pieza y sirve.



Ahora tendremos que darnos una vuelta por el super a comprar varias cosas. Para empezar necesitaremos la base comestible de la quiche, es decir, la masa de hojaldre que la envuelva. Hacerla casera es bastante complejo, aunque algún día la haremos para que lo veáis porque además yo nunca la he hecho. El mercado nos facilitará hojaldres de varias calidades, y la misma suele ir relacionada casi siempre en el precio. Pero vamos, a veces las podemos conseguir por alguna oferta a un precio de unos 1,80€.

Existen también dos masas comerciales destacables, la masa fresca (refrigerada) y la congelada. Quizás la fresca sea mejor para el resultado final, pero la congelada vale perfectamente. Luego existen dos subtipos, las masas de hojaldre en bruto o en bloque (que hay que amasar) y las que vienen amasadas y/o estiradas (en un rulo). ¿Cómo saber cuáles son? Os lo dice el envoltorio sin problemas. ¿Cuál es mejor? Indudablemente la segunda opción, que además suele ser la más cara y de más calidad.

Una vez adquirida la masa (no paguéis más de 3€ por una) iremos a comprar el bacon. Yo os recomiendo el de las fotos, un bacon en trocitos para que así su preparación sea más fácil. Luego adquiriremos media docena de huevos muy frescos (ver fecha de caducidad siempre), y un brick de nata líquida pequeño de la marca que gustéis (no paguéis más de 1€ por ella). Por último adquiriremos una bandeja de champiñones frescos laminados (fácil de distinguir) y por supuesto un buen queso fundible. Sobre este último ingrediente, y si no queréis más líos, yo os recomiendo que compréis tranchetes, pero si queréis que salga aún más bueno, ir a la charcutería y pedirle 6-8 lonchas de un queso rico, fundible y sin curar, de vaca o mezcla, que le dará aún más sabor al preparado. ¡Nunca quesos curados!.

Una vez con los ingredientes principales, y suponiendo en casa tenemos cebolla, mantequilla o aceite de oliva, harina, pimienta y sal, nos vamos para casa a esperar a que se descongele la masa si es que hemos optado por comprarla congelada.

Una vez en casa lo que haremos es freír el bacon y la cebolla.




Pondremos también el horno a 180º a calentar sólo por abajo (lo veréis en las funciones del horno), para eso os recuerdo sacar todo lo que haya dentro menos la bandeja dónde lo vayamos a poner. Ahora pocharemos la cebolla, cuando se haga echar el bacon. Echaremos también una pizca de sal y pimienta negra (si nos gusta) y mientras el bacon se hace (que quede un poco dorado), batiremos los huevos con la nata mediante una batidora y algo más de sal, y lo haremos dentro de un bol limpio y amplio a ser posible de plástico. Cuando todo bien mezclado, echaremos el bacon y la cebolla bien escurridos de aceite, y removeremos bien con una cuchara.




Ahora rehogaremos el champiñón. Podéis usar de bote o lata, pero está pero eso os lo garantizo. Lo lavaremos rápidamente (por la tierra) y lo rehogaremos en una sartén a fuego medio, primero sin aceite de oliva. Tranquilos que menguan. Cuando se hayan medio hecho (eliminado el agua de los mismos) y además le hayamos dado unas cuantas vueltas para que se haga bien, echaremos algo de aceite y sal y lo rehogaremos hasta que doren. Una vez listos los echaremos, escurridos correctamente de aceite, en el bol.




Es en este momento cuando tendremos el relleno de la quiche listo.

Ahora untaremos el molde de mantequilla sin pasarnos, y en su defecto de aceite de oliva. Una vez brillante echaremos harina (con la mano) hasta que pringuemos todo bien. Cuando lo hayamos echo sacudiremos el bol (poca abajo) en la pila para eliminar el exceso de harina. Ahora, dispondremos de la masa por todo el bol sin romperla, remangando el exceso de masa por los bordes pero siempre sin amontonar los trozos. Daros cuenta que la masa cuando alcance el calor, saldría enorme por algunos sitios y normal por otros. Lo que sobre del remangado lo tiráis.





Una vez vestido el molde de hojaldre, echaremos en el fondo el queso fundible bien repartido y sin poner dos capas. Nosotros hemos echado queso tranchete, pero ya os digo que siempre estará mejor con fundibles de charcutería.



Probaremos de nuevo de sal toda la mezcla líquida (que quede sabroso) y lo echaremos encima del preparado. Cuando el horno esté caliente lo meteremos con cuidado y la dejaremos hacer durante casi una hora, teniendo en cuenta que le echaremos un ojo cada 10 minutos y que en los últimos 10, pondremos el grill o el ventilador para que se dore lo de arriba, esto dependerá siempre del horno.


Una vez terminada la sacaremos fuera y la dejaremos reposar lo que queramos. Esta buena fría y caliente, aunque yo la prefiero caliente.

Un truco para recalentarla al día siguiente es meterla en el grill fuerte unos minutos para que se vuelva a dorar, nunca en el microondas. Esto lógicamente lo tendremos que hacer con lo que justo nos vayamos a comer, porque no admitirá otro nuevo dorado.

Pues aquí tenéis hecha la famosa quiche Lorraine, ya sabéis que los rellenos pueden ser variados. A veces hemos usado puerros, espinacas, varios quesos, morcilla, chorizo, zanahorias etc… Eso ya lo dejo a vuestro criterio, seguro que inventáis una que estará de muerte.

Salud.

Print Friendly and PDF
Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger