20 ene. 2011

¿Elegimos bien dónde comemos?

A lo mejor parece una pregunta un poco absurda porque a veces hay personas que no tienen más remedio que comer todos los días fuera y no tienen tiempo ni de cocinar ni de aprender cocina y deben de improvisar. Pero creo que si no os ocurre esto (como os pasará a muchos de vosotros) seguro que alguna vez os lo habréis parado a pensar. Porque es que es cierto, sumas y sigues y te das cuenta que al año has tirado literalmente a la basura un dinero que podías haber dedicado a una cocina más interesante sólo y exclusivamente siendo más selectivo a la hora de salir a comer o cenar. Creemos que viendo la mediocridad que impera y que crece en muchos sitios, merece la pena replantearse en serio y por un momento la idea de ahorrarse algunos malos tragos siendo un poco previsores y usando un poco el sentido común. Ya está bien de pifiarla tantas veces.


Es por eso que al trabajo llevamos tupper, no podíamos más, aunque la verdad, esto del blog también ayuda. Y es que a muchos os habrá pasado que en el cómputo total de bares, mesones o restaurantes que uno visita al año, os habéis encontrado sorpresitas de muy mal gusto, platos muy mal oficiados (por decirlo sutilmente), despropósitos absolutos y clavadas. Hace unos meses nos tocó pagar por dos raciones horribles, un par de cañas y dos cafés unos 20€ por persona. No me digáis que es mucho porque ya es muy habitual gastarse esta cantidad pidiendo dos tonterías. Es más, muchos de los restaurantes a los que vamos no los publicamos para ni mencionarlos en la red, que creo que a la larga, es como más daño se les hace.

Los que nos conocéis ya sabéis que es un planteamiento que nos hacemos hace tiempo, pero hoy os lo hemos querido plantear a vosotros a raíz de que hace unos días tocamos fondo con un menú del día. Cuando empezaron a desfilar los platos se me quitó el hambre... y encima no eran la alegría de la huerta. Os cuento esta perlita de menú (os cuento el que pedí yo). Un plato de callos con garbanzos (de juzgado de guardia), callos de bote y garbanzos también de bote (duros como perdigones), mejor no entrar en detalles. De segundo un entrecôte con un 40% de grasa, sin exagerar, y además duro como el solo, eso sí, al menos se sirvió guarnecido con patatas fritas caseras, lo mejor de la comida. A esto le debéis de sumar el postre, un corte de helado servido en cuenco con sirope de chocolate y con un par de barquillos presentados a los lados. Sin café, 12€ el menú. Lo dicho, tocamos fondo.


¿Por qué fuimos a este sitio y pedimos este menú? pues sinceramente porque porque aún sabiendo que ese día comíamos fuera, ni nos molestamos en buscar, improvisamos sin más. Además, la oferta que había alrededor era parecida y sólo la mala suerte nos empujó a entrar en quizás uno de los peores sitios que he estado en años. Pero de estos casos bastantes, ahí quedan esos bocadillos desastrosos que todos nos habremos comido porque sí, esas raciones malas y recalentadas, frituras con aceites muy usados, comida basura o arroces pasadísimos y abominables. Si ese día hubiéramos rebuscado un poco en casa, nos hubiéramos ahorrado el mal trago y también hubiéramos ganado en salud. Entendemos que en muchas ocasiones exista el factor sorpresa, pero muchas veces nos adaptamos sin más.

Pues a lo que vamos, ese dinero tirado a la basura y 2 o 3 sitios más al mes, nos da para irnos a cenar a un buen sitio de esos que sabemos que se emplean a fondo en la comida, hablo de saber escoger un buen local con un buen menú degustación, un plato en concreto que no solemos hacer en casa o una carta exótica, diferente. Sitios de dónde realmente uno sale satisfecho por la calidad, la presentación y muy probablemente por su originalidad, que es realmente lo que buscamos fuera de casa. Ojo, podemos estar hablando nada más que de un buen thailandés, un mexicano o caray, un Tex-Mex, no necesariamente de los grandes locales buques insignia de nuestro país. Cuánto me acordé ese día de un restaurante chino que, aunque vete tú a saber que nos dan, tiene platos sencillos y riquísimos.

Total, que muchas veces nos hemos hecho esta pregunta, creemos sinceramente que pensando siempre en la salud, sabiendo algo de cocina y teniendo algo de tiempo ¿no os parece buena idea el emplear el dinero destinado a comer fuera de casa en sitios más rebuscados?. Viva la hostelería, por supuesto, pero cuidado, hay mucho holgazán en las cocinas y/o los dueños siguen cobrando lo mismo (o más) y tienen otras pretensiones que no son dar de comer a la gente con una cocina de calidad.


Yo abogo por que esta práctica sea siempre justificada y que siempre salir a comer fuera sea un referente. Oye, que hablamos sencillamente de unos espetos de sardinas , unos conejos al ajillo, o de un buen asado en horno de leña que sería imposible de oficiar en nuestras cocinas, o de unos buenos nachos o una buena cocina india. Creemos que es un buen planteamiento aunque somos conscientes que es difícil llevarlo a cabo. Pero si fuéramos capaces de realizarlo, además se salir ganando en todos los sentidos, algunos sitios verían las orejas al lobo, porque a veces parece que todo en la vida es ganar pasta y que encima tenemos que ponerles buena cara, con la cara que tienen ellos.

¿Qué opináis?

Salud.

Print Friendly and PDF

38 comentarios:

  1. Pues ya que me preguntas, opino exactamente lo mismo. Coincido al 100% con tus reflexiones. Nosotros también hace mucho que nos cansamos de pagar una pasta por nada. La mediocridad es lo que impera desgraciadamente en este sector. Cada vez salimos menos a comer fuera, y cuando lo hacemos, vamos a tiro hecho a no más de cuatro sitios, donde sabemos que no fallan. Algunos se pagan bién, pero oiga, tan agusto porque uno sale satisfecho. Viendo lo que hay por los blogs por los que nos movemos, mucha veces pienso si no se les cae la cara de vergüenza a estos restauradores de medio pelo. Ojo, que a veces son locales super bien montados, con una decoración realizada por el decorador de moda, pero que a la hora de dar de comer, ná de ná. Humo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Carlos, yo diferencio entre tener que comer fuera, por obligación y salir a cenar una noche un sábado.
    He comido los viernes fuera de casa durante 20 años.De hecho lo sigo haciendo.Los menús del día suelen ser muy mediocres pero parte de la culpa creo que la tenemos nosotros por no querer decir las cosas.Muchas veces mis compañeras opninan como yo, que si el filete es a la plancha no puede ser servido con un mar de aceite pero por no tener lio, por no protestar, por no llamar la atención...retiramos el aceite como podemos , nos lo comemos y se acabó .Creo que la idea de menú del día va a asociada a barato-comida mediocre.Total,la opinión de mucha gente es: ¿Qué vas a pedir por 10 euros....?
    En cambio, cuando salimos a cenar fuera y nuestro presupuesto aumenta , creo que ahí si exigimos más.Al menos nostros que no salimos mucho, somos más exigentes con el sitio.Eso sí, yo tengo una mimi lista de sitios que me gustan.Está claro que un Santander no es Madrid.Eso es ividente pero no me suele gustar innovar.Cada vez me fio menos de las opniones de los demás.Creo que el blog ha influido mucho pues yo misma reconozco que me he vuelto muchísimo más exigente de lo que era antes.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  3. Carlos, me parece que todos a los que nos gusta comer y nos gusta la cocina, estaremos de acuerdo contigo. No hay cosa más triste que tirar el dinero al salir a comer fuera de casa.
    Yo, ahora, no salgo demasiado, pero he tenido épocas en que por mi trabajo he tenido que comer mucho fuera de casa y la verdad, llega un momento que acabas yendo a comer siempre a los mismos sitios, para no llevarte más sorpresas.... pero eso también cansa. A mi me gusta conocer sitios diferentes y cocinas distintas, pero si no tienes referencias, a veces es todo un riesgo innovar...
    Por eso me encantan tus crónicas de los restaurantes, porque det ti me fío al 100%!!!
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo, para poco que puedo salir a comer/cenar en plan ocio elijo muy bien el sitio, pero a veces no hay elección, si por trabajo hay que comer fuera y toca el cutrerestaurante con un menú del dia casi incomestible, pues piensas de todo lo que te ofertan lo menos malo y mientras planeas que cenita más rica te vas a tomar en casa por la noche, a veces es inevitable

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Partiendo de la base que todo esto es una simple reflexión jejeje:

    Jose: yo que me leo tus reflexiones, sabia que ibas a opinar lo mismo. Todavía no logro salir de mi asombro con la actitud de algunos dueños de bares/restaurantes que te hemos oído contar.

    Maria José: Te entiendo, evidentemente cuando se come fuera por obligación, no hay más remedio :(., no vas a comer a la carta todos los días, ¡sería la ruina!. Nosotros nos referimos a los momentos de ocio y las improvisaciones, y siempre y cuando no te desmarques por esto. Como quien dice "Planificar más o bocata de jamón". Y no es que me haya vuelto exigente comiendo fuera, es que sencillamente antes no salía apenas a comer por ahí con los amigos que no fuera de tapillas.

    Begoña: Pues sí, y yo prefiero meterme un menú en mi trabajo por 20€ (caro) en un sitio que ya os publiqué hace semanas, que ir de 12€ en 12€ comiendo auténticos despropósitos, otra cosa es que la reunión social o laboral lo exija.

    Carmen: Sí, es cierto, pero aunque tenga que ser asi, da que pensar ¿verdad?. Yo a veces me he desesperado, pero lo guardo para mí ;).

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo cotidianamente como en casa, pero ha habido alguna época en que tenía que comer fuera y la verdad es que me cansaba muchísimo y eso que ya tenía localizado algún sitio donde la comida no era mala, pero eso si, muy repetitiva.
    Ahora la verdad es que soy cada vez más exigente, así en Cartagena donde la hostelería deja mucho que desear casi me limito a los tres o cuatro sitios conocidos.
    Lo de los precios también merece un capítulo aparte...
    Un besico.

    ResponderEliminar
  7. Yo me considero una persona muy afortunada, como casi todos los días en casa. Ahora me he propuesto ir dos días de la semana al mediodía a la piscina y me traigo la comida al despacho. Algo rápido, pero nada de comer fuera. En el polígono en el que yo trabajo se come MUY mal.

    De todas formas las veces que me ha tocado comer fuera, por visitar algunos clientes que están en distintos puntos de Galicia tengo que reconocer que, aunque por supuesto hay de todo y también tenemos muchos restaurantes que dan fritanga y guarradas aquí todavía quedan muchos restaurantes que como menú del día te sirven dos cosas, casi siempre las mismas, pero suelen ser tradicionales (cocido, lacón con grelos, tortilla, merluza a la gallega, empanada, ...) y suelen estar muy buenas. Lo hay que hacer para localizarlos es ver donde están los camiones de los transportistas o a donde van a comer los empleados de las fábricas.... ;)

    Yo los mayores chascos me los llevo cuando salgo a comer/cenar con amigos o familia y me decepciona el sitio, me cabrea un montón pagar un dineral por comer mal..... pero claro a veces queremos probar sitios nuevos, o los restaurantes cambian de dueños.....

    Un biquiño.
    Lau.

    ResponderEliminar
  8. Pues mira a mi el tema menú del día me llega al alma, trabajo en jornada partida, en la Universidad, aquí el menú es una basura aunque económico, pero tenemos la suerte de contar con microondas y salas para comer en casi todos los edificios.

    Muchos compañeros traen tupper y otros salen a comer en los sitios de menú cercanos, aunque cada vez menos, yo antes comía "menú cercano" hasta que terminamos hartos de gastar una media de 10€ por la misma basura que nos dan en el comedor de la Universidad a 5,50€

    Ahora que la mayoría nos hemos pasado al tupper (crisis hasta en la sopa) me hace gracia que los considerados "cocinillas" somos los más lamentables en cuanto a tupper, personalmente he llegado a abrir una lata de guisantes, echarla en un tupper, aliñarla con algo de aceite y limón, y acompañarlo con tres lonchas de fiambre de pavo.

    Mi especialidad comiendo en el trabajo es el sandwich o el pack bocadillo, me monto unos sandwich de auténtico escándalo con mostazas diferentes, pan especial, lechuga cebolla, huevo duro, la envidia del comedor.

    Y el pack bocadillo, cuando no me da tiempo a preparar nada, cojo una lata de atún y una de pimientos, a media mañana me acerco a una panaderia a por media barra, y a la hora de la comida monto el asunto.

    En definitiva, evito comer fuera, prefiero ir una vez al mes a un sitio que merezca la pena que tirar la pasta en comer basura diariamente.

    No entiendo que la gente se empeñe en hacer la comida fuerte a medio día, si te traes una fruta para media mañana y te tomas un sandwich con un zumo, o un yogur, aguantas perfectamente hasta media tarde, es simplemente cenar un poco antes, llevo haciendolo unos cuantos años y ni he engordado terriblemente ni tengo problemas para dormir, y la verdad prefiero tener algo de hambre y esperar a llegar a casa que comer cualquier cosa y encima pagarla cara.

    ... dios, que largo me ha quedado, sorry

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que si, pese a que algunos sitios nos engañen. Yo también soy de tupper en el trabajo. Me niego a ir a la cafetería del mismo, me da repelus...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Absolutamente de acuerdo con cada palabrita que has escrito Carlos, no os imagináis en Alicante lo mal que se come, para ser un sitio rico es pescados, frutas y verduras y en cocina, vaya, pero saliendo de los cuatro sitios caros que merecen la pena, el resto son franquicias o bares de lo más cutre, en donde no solo comes fatal sino que te tratan fatal, un servicio a desgana, que ya de entrada te quita el apetito.
    Hace una semana pensé en publicar en el blog, y lo haré, desde luego, una serie de comidas que se hacen en 10 minutos, pero en 10 o en menos, preparaciones que con nada quedan buenísimas y sanísimas y hacer justo un post con este tema, que la comida basura está ahí porque nos la comemos y que la cocina rápida no tiene nada que ver con la basura y que mil veces mejor un bocata en la casa que un plato que lleva una carga nefasta desde que empezó a elaborarse con un cocinero desmotivado y pasota de lo que hace, un empresario que está hasta las narices de dedicarse a esto, un camarero que te trata mal, y un comensal que ya desde el inicio ve venir la cosa y en fin, ¿qué os voy a contar que no sepáis? Yo alucino incluso cuando voy a Madrid, creo que ahí tenéis más suerte, pero sobre todo cuando voy a otros países, creo que esto de la España turística ha quemado y achicharrado a la hostelería de diario, porque cada vez hay que buscar más para encontrar algo decente.
    Así que en conclusión: mucho mejor dejar esos euros para una buena comida en un buen sitio. Totalmente de acuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Yo también soy de tupper en el trabajo, y nada me gustaría más que encontrar varios buenos sitios para comer de menú de cuando en cuando, manteniendo la calidad.

    Por eso ha sido un gran descubrimiento un rest. en Pozuelo, donde trabajo, y al que vamos los viernes normalmente, por salir, un menú más que correcto, de gran calidad y excelente presentación y variedad, por 14 euros. Es más de lo habitual por un menú del día, pero te aseguro que si cobrase 24 euros, no saldría cabreado por el precio, porque es como un restaurante "de autor" por calificarlo de alguna manera.

    Ya publicaré una nota sobre él, porque es realmente un placer asistir.

    En cuanto a tu reflexión, yo también prefiero ahorrarme a diario esos disgustos y darme luego un homenaje o dos al mes en sitios que me hagan disfrutar de verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La vida en Madrid o en Barcelona a veces obliga a acudir a este tipo de locales donde la fritanga está a la orden del día. En realidad, queremos saciar el hambre y no alimentarnos. Siempre he sido partidaria, sin embargo, del tupperware por varias cuestiones que tú mismo apuntas: calidad, llevar una buena dieta y ahorrar dinero. Mientras mi marido ha trabajado en Madrid, yo siempre le he preparado la comida para que se la llevase el tupper, a costa de no sentarme un rato por la noche en el sofá para poder hacer la comida. Un esfuerzo que yo hago sin pensarmelo por las cuestiones que ya hemos hablado pero que supone un scrificio que muchos no quieren hacer. Peor para ellos. Yo tengo dinero para poder irme el fin de semana a comer dónde yo quiera. (eso sí, muchas veces, lo reconozco con sonrojo, abro una lata de fritada Hacendado y me frío un huevo, jiji)

    ResponderEliminar
  13. Yo como en casa con mi hija siempre, mi hijo y Pau comen algunos días fuera y hay opciones para ambos, mi hijo prefiere llevarse bocata dice que en la facultad se come bien pero que ya compensamos en casa por la noche y Pau las veces que come fuera no es en un sitio fijo auqnue ultimamente hay un restaurant que por poco que puede va y hacen menú ejecutivo (un plato y postre) de gran calidad a un precio justo 8€.
    El salir fuera ya es otra cosa, si vamos nostros oslos preferimos pagar un poco más y disfrutar de la velada, la mesa y comida.
    Algunas comidas que hemos hecho con amigos (a veces nos juntamos 20) llego a la conclusión de que nos han tomado el pelo, carísima la relación calidad-precio y es que yo lo digo, en mi casa por menos de la mitad comemos igual o mejor .
    Hay veces en que me siento estafada y hemos optado en mi casa por salir cada vez menos pero disfrutar.

    ResponderEliminar
  14. Hola a todos
    por necesidades del trabajo (y la falta de un comedir decente en el trabajo) he pasado un año comiendo de lunes a jueves en la calle.

    Al principio íbamos a un bar de barrio donde se comía bastante bien pero solamente durante el verano porque tenía terraza. En invierno no se podía comer allí porque no tenía sitio y cambiábamos a otro "resturante" de comida muy abundante y muy mala.

    Al final he optado por la solución americana para el problema. Desayuno fuerte, almuerzo temprano y suave (normalmente una ensalada y un yogurt), algo para merendar cuando llego del trabajo y una cena temprana y algo más fuerte. Cuando em voy a dormir tengo la digestión hecha y perdí un par de kilos que habían llegado cuando comía de menú.

    El dinero de los famosos tickets es para ir con mi mujer a cenar a la calle a los 4 sitios que sabemos que comemos bien y que conste que uno de ellos es de comida Tex-mex...

    Eso si, hemos reinventado el concepto de ensalada y hacemos muchos tipos difenrentes con cosas que antes ni imaginábamos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Nosotros apenas salimos a comer fuera. Cuando lo hacemos en grupo comemos de pena y pagamos un dineral. pero he de confesar, quizás lo heredé de mi padre, que soy sumamente exigente cuando como fuera. Me adapto a los extremos a comer en un chiringuito o en un restaurante de lujo, pero a ambos en su especialidad creo que hay que exigirles el máximo.
    Hay otro tema del que se habla poco que es el de la limpieza. Tengo un amigo técnico en frigoríficos que siempre comenta que si viéramos la "trastienda" de los mejores restaurantes y concretamente de los de hoteles quedaríamos horrorizados.Me agrada que hayas sacado a colación este tema. Un besote de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  16. Que opino?... que si! que en más de una ocasión metemos la pata al elegir donde comer!! muchas veces!! que la sensación es incómoda, indignante!! al final has de pagar quedes como quedes!! siempre es mejor llevar el tuper ... comida casera y siempre más económica... a mi me encanta ir a algunos sitios si es que me los recomendaron!! y después me encanta recomendarlos a mi!! mucha gente me pregunta donde ir a comer ... saben que les puedo asegurar ir a un buen sitio ... pero bueno... para encontrar estos sitios siempre hay que darse de morros con los lugares donde jamás vamos a volver, no? ... perfecto post... hace pensar y valorar, que vale la pena informarse bien antes de tirar nuestro dinero comiendo... besotes de la Vaca!!

    ResponderEliminar
  17. Si es que no nos tenemos que ir tan lejos, unos ricos espetos de sardinas y una ensalada, 10€ tiene la culpa, ayss lo que los echo de menos en invierno....
    Mezquita: y tan afortunada... un apaño es el tupper, pero no es lo mismo ni por asomo.

    Lolah: la exigencia es debida a que con los años uno ya entiende un poco de que va esto de cocinar.

    Eu: totalmente de acuerdo contigo. Otro post aparte sería hablar precisamente de los sandwiches de máquina, madre mía...

    Silvia y Viena: pues mira, al final no vamos a estar locos opinando así... ;)

    Futuro Bloguero: esperaremos pues como agua de Mayo ese reportaje!!

    Begoña: admirable, ¡gracias por tu comentario!.

    Angel (el granaino): a colación de tu comentario, si vieras lo adictos que somos a los Combo-Nachos del Tex-Mex Friday's... otro bocado añorado que sólo probamos ya una vez al año.

    Dolors: realmente hay que reconocer que hay locales que estafan a los clientes, mal servicio y mala comida a precios abusivos, pocos sitios realmente se replantean por qué los clientes no hablan de ellos.

    Oli: calla, calla, que muchas veces lo hemos pensado nosotros ;).

    Vacapaca: "informarse antes" y seleccionar, efectivamente éste es el mensaje.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  18. ay veces que es mejor no pensar donde comemos por que creo que si vieramos las cocina del 99% de restaurantes.. no entrariamos

    ResponderEliminar
  19. Carlos yo he tenido la suerte de que nunca he tenido la obligación de comer fuera por motivos laborales, así que de este tipo de restaurantes de menú no puedo hablar con propiedad, aunque si que he escuchado cosas no muy gratas tal cual tú nos relatas.

    Por otra parte, sí que soy de salir a cenar y a comer todos los fines de semana e intento variar e ir conociendo sitios y aquí si que puedo decir que hay muchos sitios en los que el menú que ofrecen no se corresponde ni de lejos con lo que cobran, y mira que nosotros somos de los que intentamos seleccionar e informarnos un poco del sitio, pero en ocasiones sueles llevarte sorpresas, especialmente en aquellos lugares que se la dan de cocina de autor, y buenoo ... en esto es algo que admito que me incendio un poco, porque es penoso ver como te ponen cualquier cosa en un plato "bien presentado" y luego el resultado tan decepcionante ...

    En fin que no puedo esta más de acuerdo con todo lo que nos cuenta, que por otra parte me ha encantado disfrutar de un post así.

    Un besote fuerte

    ResponderEliminar
  20. A ver, yo parto de la premisa que encabeza mi blog "Mi restaurante favorito es mi cocina", y eso lo cumplo a rajatabla. Por tanto puedo contar con los dedos de mi mano las veces que comí o cené fuera el año pasado... que son exactamente los días que estuve de vacaciones el Holanda.

    No me gusta nada, bajo ningún concepto comer fuera de casa. Es más, cuando viene alguna visita y tengo que hacerlo me crea un problema, porque no me gusta que me timen, que me engañen o que me den gato por liebre....porque yo sé que siempre lo podría hacer mejor.

    Todo esto lo digo porque me he pasado años, y te puedo decir, casi 10 cenando fuera de casa cada día de la semana......Algo que como he dicho ahora, ya no sucede.

    En cuanto al mediodía, no me queda otro remedio que comer en el trabajo, pero en esto me considero muy afotunada ya que como a diario en el hotel. Pero como en todas las cosas, uno se cansa de que algunos días la comida sea muy apetecible, y otros días no haya ni por donde coger la ensalada o siquiera la fruta, y te tengas que conformar con un poco de helado....

    Y por mucho que se horrorize alguno, si me da hambre mientras estoy en la calle algún día que voy de compras, prefiero entrar en un MacDonald y tomarme una ensalada porque sé exactamente lo que voy a obtener, la cantidad, la calidad y la rapidez que voy a recibir... Hambuerguesas no suelo comer porque me sientan fatal, pero a Antonio le chiflan..... Por cierto los helados de Mac Donald son lo más rico que he probado en mi vida........

    Un beso fuerte

    Bea

    ResponderEliminar
  21. Nosotros personalemente seleccionamos restaurante antes de salir de casa, para eso tenemos internet y tenemos que amortizarla lo máximo jaja
    Rara vez nos hemos equivocado, pero también hay que pagarlo, como todo.
    Igual me comen los leones, pero dudo mucho que se pueda comer bien, y cuando digo bien es bien, por 10 €.
    Otra cosa sería hacerlo a diario por temas laborales, definitivamente nos llevaríamos el tupper.

    ResponderEliminar
  22. Pues al final, te vuelves un cagueta como nosotros y solo vas a lo que conoces y sabes que no te va a fallar.
    Y mira que me da rabia porque sé que nos estamos perdiendo un montón de buenas experiencias, pero es que según está la cosa, irte a comer a un sitio y que te estafen (en todos los sentidos)es como para...

    Mi familia ha trabajado toda la vida en la hostelería y mi padre ha sido (está retirado)un gran chef (creo que es la primera vez que digo esto en la red) y siempre me ha inculcado que las cosas o se hacen bien o no se hacen.
    Así que ma da mucha rabia ver la poca profesionalidad que hay por ahí.
    A más de uno me dan ganas de decirle eso de "Manolete sino sabes torear..." y encima abusando con los precios.

    Y lo mismo con el servicio.
    Cuando voy a un sitio y me atienden bien, me dan ganas de hacerle la ola.
    No hay cosa que peor me siente que me tiren el plato de comida en la mesa.

    Todas estas cosas teniendo en cuenta que la mayor culpa la tiene el propietario del negocio, por no contrartar a personal cualificado y en cantidad suficiente para trabajar como dios manda.

    Y ahora toca pedir perdón por el mega-ladrillazo de comentario. Sorry!

    ResponderEliminar
  23. Muy de acuerdo con tu entrada Carlos.
    Por cierto, primera vez que comento por aquí, creo, encantada de saludarte! :)

    Mi pareja y yo por trabajo y por placer, solemos salir a comer/cenar fuera con bastante asiduidad y hemos llegado a esa conclusión: no le regalamos más dinero a los incompetentes.

    Estamos hartos!
    Menús ratas, comidas recalentadas, malas caras, personal rata que en cuentas elevadas no tiene el detalle de invitar a la última ronda de chupitos...
    Tenemos muy bien seleccionados los locales a los que volver, en los que se puede tapear, en los que se puede llevar invitados con lo que quedar bien, en los que "llenarse" muy decentemente por poco dinero... y pocos experimentos hacemos ya.

    Aquí tenemos por ejemplo, uno de los mejores restaurantes de menú (y de carta mucho mejor, es muy muy bueno) que es Casa Celia, que por 8 euros pone unos platos de caldo gallego, ensaladilla, empanada gallega... que quitan el sentido.
    De segundos buenos pescados y carnes, y postres CASEROS. Café de pota o de máquina. Buena atención... buen local... Como para no volver, no?

    Ahora mismo venimos de tomar unas raciones de embutidos y pulpo de una pulpería coruñesa, frente a la torre de hercules. 20 euros 2 personas, osea 10 por cabeza, sin postre, pero muy muy bien comidos, pulpo, jamón, queso de arzúa...
    No corro más riesgos, cuando sales a menudo, hay que clasificar y no dar el dinero a gente que no lo merece.

    Mención aparte un restaurante al que ibamos con frecuencia y un día tardaron 40 minutos de reloj en tomarnos nota!! sin tener apenas gente. El cordero lo trajeron casi 50 minutos después de tomar nota. Cuando preguntamos por él al jefe nos dijo algo así como "y a mí que me preguntas?" Impecable atención, además, ya ves...
    Impresionante. Mejor no volver.

    Gracias por el artículo, lo comparto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Bea: anda que no... muchas veces te fías más de lo envasado y corrientucho que de investigar. Por eso comentaba lo del chino, en último caso un arrocito 3 delicias y unos tallarines con gambas y a correr... O unos sandwiches, ensaladas o baguettes del Delina's.

    Alcantarisa: encantados de tenerte por aquí

    Alguno pensará que exageramos mucho haciendo estos comentarios, no, esto es una realidad social. O apuntamos alto, o en general hay poco que hacer. Estamos todos más sensibles, más exigentes y más irascibles con el tema porque por menos se paga mucho más, evidentemente por 8€ no podemos esperar mucho, pero caray, por otros 10€ más como cambia la cosa. ¿Será cuestión de que se empiecen a plantear poner menús de 1 plato con bebida y postre?.

    Gracias a Trota, Pami, Paxarina, Señorita Mandarina por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  25. Has planteado un tema que no tiene nada de absurdo, la alimentaciòn es de las cosas mas importantes de nuestra vida, hay que desconfiar de los menús baratos, a saber que aceites usan y de que materias primas están compuestos.
    ¿Donde están las famosas "Casas de comidas" que se comía realmente bien? desde luego en los parques industriales, no.
    En España se abusa mucho bajo la oferta del menú. No hay calidad, no me extraña que los que tenéis que comer fuera os indigne ver como debajo de una lechuga iceberg sin sabor y muchas veces con algo de agua, se esconde un filete de cerdo empanado y además muy negro...
    Sobre los restaurantes ya he dejado alguna vez en algún blog comentario sobre el tema: prefiero guardar el dinerito e ir a unos bueno, buenísimo, que ir a varios mediocres, que como dice Trota, bajo la expresión "cocina de autor" se esconde un plato enorme con unos hilos de caramelo decorando, cebollino y poca comida y mal elaborada. No quiero tirar por tierra muchos y buenos restaurantes, que los hay, simplemente me remito al título de tu post "Elegimos bien donde comemos? eso es lo que hay que hacer, elegir y dejarse aconsejar por los que han estado en determinado sitio.
    Si tengo que comer fuera de casa en plan rápido ésta es mi opción: pepito de ternera con el pan tostadito, no falla!!
    Creo que tendrás que hacer una segunda parte, aqui hay mucho debate...
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Carlos, yo por suerte puedo comer en casa cada día y elegir lo que como, pero cuando he ido a uno de esos sitios de menú, rara vez no he salido decepcionada, de los más caros y de los más baratos; y ya ni qué decir de los sitios de turismo....no por vafor...qué clavadas!!! qué mala calidad, y así te da la sensación de que te toman el pelo....mi marido siempre dice que en la hostelería hay mucho intrusismo, y algunos sitios carecen totalmente de ningún tipo de profesionalidad; así que yo prefiero al menos en mi tierra ir de tapas (aunque también hay fritangas insufribles, jejej)y cuando tengo ocasión ir a un sitio bueno aunque tenga que pagar más....aunque desde que me he vuelto tan cocinicas también a veces me decepcionan.

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  27. Lo que pasa es que vuestras opiniones, las de todos vosotros están muy sesgadas. El hecho de participar en este blog, sólo por ello, significa que os interesa la gastronomía, que os gusta y sabeís comer y además, encima, cocinaís de perlas. De ahí que todos esteís de acuerdo en que la calidad media del chiriguito de comidas de mediodía es con gloriosas excepciones de bodrio recalentado aceitoso y por si fuera poco, generamente poco saludable.
    Pero en mi opinión, no sois una muestra representativa de la población y por consiguiente vuestra percepción no puede extrapolarse. De ahí que estos negocios se ganen bien la vida a pesar de vuestros tupers; pocos cierran, mas bien al contrario. Mas competencia, menos márgenes, mas bazofia es la regla. Lo triste es que en casa la mayoría de la gente come aún peor que en el bar de enfrente porque no tiene idea de cocina, ni les importa. Una pena, porque a largo plazo esta pereza y falta de cultura en la alimentación se paga con la salud.

    Cuchillero

    ResponderEliminar
  28. Pues yo soy hija de un "chigrero", mi padrees dueño de una sidrería en Gijón con 25 años de rodaje que se tiene por una de las mejores de la ciudad.
    Un "chigre astur", con sidra y pescados al horno hechos de verdad, sin convecciones.
    Mi padre es un hombre a la antigua usanza que se ha reinevntado a sí mismo montones de veces, pero que conserva una clientela fiel gracias a su buen hacer y a la calidad del producto.
    A mí sí me gusta salir a comer, probar sitios nuevos, consumir, dar vida a os negocios de mi ciudad o de cualquier otra en la que pueda estar.
    Cuando eres un adolescente te tomas cualquier cosa y ya sabemos en qué se gasta el resto del dinero, pero cuando se llega a cierta edad se pide calidad, y muchos lugares sí merecen la pena. Haya que pagar lo que haya que pagar, porque ese dinero, si uno sale satisfecho, lo da por bien empleado.
    No es algo que se haga todos los días, y yo creo que sí merecen la pena muchos buenos sitios.
    Y te lo dice una asturiana, donde la calidad del servicio, digo el servicio, no el producto, en hostelería deja bastante que desear. Estamos a años luz del levante o el sur.
    Un saludo y encantada de saludarte. Tienes un blog magnífico.
    Isabel
    www.aliterdulcia.com

    ResponderEliminar
  29. Estupenda entrada. Yo voy a exponer un caso a la inversa. Tengo la fortuna de que mi horario de trabajo me permite comer en casa todos los días. Sin embargo, la semana pasada, por motivos laborales, me vi en la obligación de comer fuera, nada menos que en el centro de Madrid y resulta que entramos a comer en un local en la calle Huertas, "Il Piccolino della Farfalla" y disfruté como un enano de un menú por 9,5€, de una calidad muy superior no sólo a la media, sino a la de muchos otros sitios "pintones" y a la carta. Por poner un pero, el vino del menú era... dejémoslo ahí. Y ahí está la cuestión, ¿por qué me sorprendí?, ¿por qué tengo tan grato recuerdo?, porque estoy de acuerdo contigo y la mayoría de las veces la comida de menú del día constituye una indigesta decepción.

    Felicidades por el blog, soy un asiduo.

    ResponderEliminar
  30. Yo tengo la suerte de no tener que comer fuera de casa por motivos de trabajo, pero si que me gusta salir todos los fines se semana a comer o cenar en algún sitio, y sí, te doy la razón, a veces nos llevamos unas sorpresas muy desagradables, a mi no me duele gastar mi dinero en una comida que merece la pena, pero no soporto gastar dinero en algo incomible, mal cocinado o mal servido, al final termino yendo a los mismos sitios por miedo a las sorpresas...
    La mayoría de las veces pienso que como en mi casa no como en ningún sitio, y eso la verdad, es una ventaja, no?. Besos!

    ResponderEliminar
  31. Acertadisimo el Post!!!

    Porqué se suele pensar que al entrar en algunos (no todos) de los establecimientos que te dan de comer y son de precio ajustado tenemos que comer mal, por no decir pésimo?
    A veces pienso que no se esmeran más dado que la clientela (no toda) no exige más o se levanta cuando ocurren cosas como las que cuentas y hemos vivido todos en algún momento o en muchos momentos. Es un bucle cerrado. También la excusa vacilona es la de "si solo cobro X euros, que voy a poder dar". Falta de imaginación.
    Hace tiempo que decidí dejarme de probaturas y solo voy a lugares que tengo reverenciados (que también fallan).
    Entiendo que debería haber un cambio de mentalidad por las dos partes.
    Hace tiempo que llevaba en la cabeza escribir un post con este tema, me parece muy acertado
    Gracias
    Josep More

    ResponderEliminar
  32. Cuchillero me parece muy bien tu aportación, pero creo que no tiene exactamente qué ver que tengamos un blog y/o sepamos cocinar o nos interese las gastronomía para dar una opinión 100% fiable y certera.
    Un ejemplo cercano: mi hermano pequeño no tiene ni idea de blogs, ni de cocinar, ni de ingredientes ni de nada que se le parezca. Y sabe perfectamente discernir cuando le dfan una bazofia a cuando no. Cuando viene a casa a comer, que es todos los días cuando estamos en Galicia, me hace mucha gracia cuando moja pan en la ensalada(por poner un ejemplo). Un día le dije: jolines dejas seca la lechuga. Y me respondió: Es que este es aceite del bueno no como el del bar....
    Pues eso!
    Creo que hay gente que come piedras sinceramente.
    Ojo! Con mucho respeto hacia las personas que por circunstancias económicas no tengan otra opción.
    Simplemente digo que cualquier persona de a pie saber discernir una buena comida de otra que no lo es(y no tiene porque ser un foie, con unos simples huevos con patats fritas ya sabes si está bien hecho o no...).
    Besos!

    ResponderEliminar
  33. Ah y otro punto que se me pasó comentar el otro día!
    Muchos de estos sitios que ofrecen "mala" comida se excusan en que como "ofrecen" cantidad, que la calidad no puede ser igual!!
    Anda déjate de chorradas varias y pon un plato en condiciones. Prefiero comer un huevo frito en aceite de oliva que no tres pasados y en fritanga de girasol...

    ResponderEliminar
  34. Meto cuchara Carlos, después d leer los comentarios de todos y tu reflexión , veo que no es lo mismo vivir en una "gran cuidad " que en una pequeñita como Almeria.
    Tengo la suerte de comer en casa a diario y ahora con la empresa de mi hija la que cocina soy yo, por lo tanto elegimos menú, que ya es suerte. Pero he vivido en Madrid y se que las distancias son muy grandes tienes que salir por la mañana con el bolso repleto, también las opciones son mayores, que no quite que todo sea bueno, y comer a la carta te dejas una pasta , el Pico da un buen cocido, Divino Pastor y los menús os parecen caros ???, pero mas caros son en Almeria que es malo, caro y poca oferta, el rest. de al lado de casa tiene el menú a 15 euros¡¡¡15¡¡ dos platos mas postre, y esta lleno¿ porque?? porque s el único cercano y presentable y el que lo tiene a 10 es incomible de grasa y encima sucio ¡¡¡¡
    La oferta y la demanda en ciudades pequeñas es poca y triunfa el mediocre.
    Otra cosa diferente es buscar algo de calidad para ir a cenar con los amigos...la pasta gansa, a pesar que en Almeria tenemos la suerte de las tapas muchas buenas y gratis, que puedes elegir, con la cerveza o el tinto y por 30 euros, 4 personas quedan satisfechas de bebida y tapas.
    En Almeria la restauración es cara y no es buena o yo tengo un paladar demasiado exquisito....je je
    bueno ya esta dicho todo.
    Saludos desde Almeria.

    ResponderEliminar
  35. Ahh¡¡ y estoy con Pami, hay gente que come, piedras y M y encima le parece bien, con tal de gastar poco o decir que ha comido fuera ¡¡una aberración ¡¡¡
    El paladar se puede educar... como todo. Con el buen gusto/elegancia nacemos, jajajaa

    ResponderEliminar
  36. Ayyss que yo he estado de tapas por Almería, y qué maravilla... con sus tapas buenas y no tan buenas, pero te vale lo mismo comerla o no comerla, entra con la bebida, de abuso no hay nada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Estoy totalmente de acuerdo contigo, en hostelería la mediocridad impera, por desgracia.
    Aunque yo tengo suerte de trabajar cerca de un bar pequeñito y familiar con muy buen servicio, limpísimo todo y de comida casera muy rica con precios muy razonables, pero reconozco que no es lo que abunda en Barcelona. Me parece estupendo que saques el tema en tu blog, a ver si el sector de la hostelería se pone las pilas porque wl tema de los bares de menús de cada día, salvo pocas excepciones, es deprimente.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger