19 noviembre 2010

Tiramisú de mandarina, la opción para los no cafeteros

Siempre he pensado que lo mío con el café tiene que ser algo freudiano. El café nunca me ha gustado, es más, hay ciertas costumbres de los cafeteros que me provocan asombro. Ya sé que todo el mundo no puede estar equivocado, quizás el café sea la bebida después del agua que más se beba en el mundo, un ejemplo lo tengo en casa, a Lola le encanta y en mi familia son auténticos devotos. Pero aún así hay ciertos comportamientos y modas que me sorprenden muchísimo, una de ellas es el éxito de las cafeteras expreso, no lo entiendo, no es que se vendan, no es que gusten, es que quizás sea el regalo que más se regale estas navidades. Y con respecto a las actitudes, madre mía, ¿cómo se puede uno beber un tanque de café sólo por la mañana?, o esos 5 cafés de máquina que se beben algunos todos los días, o tomado con una magdalenita , pasta o galleta después de meterse para el cuerpo una comida de vikingos, con cuarto de kilo de postre. Y bueno, y en cuanto a las formas de tomarlo, tomado con alcoholes, o con leche y luego enfriado con hielo, o en verano con helado de nata como hace mi familia. Y por último, esas frases que han calado entre la gente 'si no me tomo un café no soy persona', o 'si no me lo tomo voy dando tumbos', o 'a mi me da igual el tipo, café, ¡necesito café!'.


En fin, ¿soy raro verdad? jejeje. Pues es que todo esto viene porque Lola siempre me ha dicho que hace tiempo probé el tiramisú de toda la vida (con café) y que incluso me gustó. Yo no recuerdo esa circunstancia, pero si me insiste en esto es porque realmente me vio. De todas formas es cierto que me ha dado siempre mucha rabia que un postre tan rico lleve café, así que muchas veces lo han servido en casas y por no hacer 'el feo' he repasado la superficie del postre sin llegar a los savoiardi o soletillas inundadas del mismo. Sería eso.



El caso es que cuando vimos el Falso tiramisú de mandarina, moras y grosellas de Mikel, propietario del blog El Comidista y compañero nuestro de Open Kitchen (la aplicación de cocina para tu iPhone), pensé que esta versión estaba hecha para mí. Primero porque no lleva café, segundo porque el nivel de dificultad ciertamente es mínimo, ideal para reposteros sin experiencia entre los que por supuesto nos incluimos, y tercero y último porque la versión con zumo de mandarina nos enganchó. De todas formas no nos olvidamos de varios tiramisú que tenemos en la recámara, uno de ellos fue uno que nos impactó, el Tiramisú de Limón de Pepa Cooks con el que homenajearon el año pasado el lanzamiento del Vinagre y Rosas de Sabina (¡otra vez se me ha pegado la canción!). Pues las tenemos en nuestras preparaciones dulces pendientes porque además de encantarnos también el sabor del limón, tenemos ganas de hacer ese bizcocho genovés que le tuvo que ir que ni pintado. También vimos hace tiempo un original Tiramisú al té verde de Pepe Kitchen que me gustó mucho, porque el me encanta. En fin, que al final nos lanzamos a la piscina con esta preparación que nos encantó.


Brevemente, el origen del tiramisú ha sido desde siempre un galimatías, creo que la lucha por la potestad de la receta que mantienen entre la Toscana y el Veneto es algo parecido a lo que ocurre entre Mahón y Bayona por la mayonesa. Hemos leído 2 ó 3 teorías, pero la más realista y además curiosa es que de nuevo nos encontramos ante una preparación de gran calado social y de fama a nivel mundial que pudo surgir de las casas de tolerancia italianas, en este caso venecianas, y de mediados del siglo pasado (1950). Y es que ya en su momento os enseñamos la salsa puttanesca, otra preparación que surgió de los prostíbulos de Nápoles algún siglo atrás, y que también es conocida en medio mundo por esa curiosa mezcla de encurtidos, verduras y tomates. Además dicen que el nombre de tiramisú surge de la palabra italiana 'te tira sú' que viene a ser algo así como tentempié 'ponerse las pilas' en castellano. Parece ser que se hacía para endulzar los paladares de los clientes y darles energías para las noches de juerga.

La receta se dio a conocer en 1968 cuando un tal Alfredo Beltrame lo sirve en los restaurantes Toulá después de años atrás haberlo probarlo con amigos en estos lugares. Quién se lo iba a decir, pues aquellas juergas no le pasaron factura, le hicieron famoso en medio mundo. Por último, en los ochenta confiesa al mundo entero la verdadera receta del tiramisú que consiste en sencillamente huevos y azúcar batidos, bizcochos savoiardi mojados en el café y cacao en polvo. Los quesos, natas, y diversos complementos conocidos por todos son añadidos ricos pero surgidos recientemente en casa y restaurantes.

Nosotros os habréis dado cuenta que además de no utilizar café, tampoco espolvoreamos de cacao, podíamos haberlo hecho, pero la decoración de Mikel nos pareció diferente, muy frutal y con un toque ácido. Mikel uso otro topping que sin duda le quedó mejor.

Antes de comenzar con la receta, comentaros que como no teníamos licor de naranja ni similar, improvisamos un licor de mandarina a partir de grappa italiana, y el resultado quedó bastante aceptable. Si no tenéis grappa con un orujo blanco puede servir.


¿Cómo se hace?, pues como hacían las abuelas, pusimos a reducir medio vaso de licor con el zumo de una mandarina previamente colado y 2 cucharadas colmadas de azúcar. Cuando estuvo hirviendo a fuego muy fuerte 2 minutos, apagamos y echamos la ralladura de la misma para que infusionara. Lo dejamos hasta que enfrió y volvimos a colar. Este licor no tendrá alcohol.


Vamos ya con los ingredientes. Para 8 personas, 500gr de queso mascarpone, 5 huevos medianos, 1kg de mandarinas, 250gr de bizcochos tipo soletilla o savoiardi , 50gr de azúcar, 2 cucharadas de licor de naranja y 150gr de frambuesas para decorar (podéis usar la fruta que más os guste).


En primer lugar separamos las claras de las yemas, motamos las claras a punto de nieve y las reservamos. Es importante que estén muy bien montadas para que la crema sea consistente.


Por otra parte, batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen y queden cremosas.


Añadimos el mascarpone...


... y las dos cucharadas de licor. Volvemos a mezclar hasta que se integre el licor.


Incorporamos las claras montadas a la mezcla, con ayuda de una espátula y con cuidado para que no bajen.


Exprimimos las mandarinas.


Y empezamos con el montaje del tiramisú. Para lo cual iremos mojando los bizcochos en el zumo de mandarina...


... y colocándolos en el molde hasta cubrir el fondo. Es importante que los bizcochos no estén demasiado mojados para que no se deshaga al servirlo.


Cubrimos con una capa de crema de mascarpone.


Y repetimos la operación. Una capa más de bizcochos.


Y finalizamos con otra capa de crema de mascarpone.


Lo cubrimos con un papel film y a la nevera. Es importante servirlo bastante frío, lo ideal sería dejarlo de un día para otro. Decorar antes de servir y a disfrutar.


Salud y buen fin de semana.

Print Friendly and PDF

52 comentarios:

  1. Carlos, seguro que este postre está buenísimo, pero si no lleva café para mí no es tiramisú. Se nota que soy de los cafeteros, eh?.

    Y que coconsteeee que a mi no a mi no a mi no me afecta el caféffffé, en, if ains...

    Ahora en serio, es una estupenda alternativa.

    Un abrazo y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Yo sí soy muy cafetera, pero te entiendo muy bien. Y es que me gusta mucho el café, como que odio el malo. Además no lo tomo por la cafeína, que realmente no me afecta (salvo que tome un litro de golpe, claro), sino porque sencillamente adoro el olor del buen café recién hecho por la mañana, o la tacita de spresso con su crema para acompañar un dulce, o un capuccino (con espuma de leche, no con nata) casero para la merienda con el bizcocho. Los cafés aguados no me gustan, tampoco normalmente fríos con hielo. Y supongo que te refieres a la moda de las máquinas de cápsulas, no? Yo prefiero el café tradicional.

    Aún así me gustaría mucho tu versión descafeinada del tiramisú... lo malo es que lo que yo no tolero de este postre es el mascarpone! lo tengo claro, jajaja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Carlos raro no eres, pero prepárate porque detractores vas a tener unos cuantos!! Y yo no tomo café, creo que eso de "sin un café no soy persona" es mas bien un tópico, es mas del coco, bueno yo tomo descafeinado y pienso que es café para su bir el tono.
    Ahora bien, ya se me hace raro que no seas "cafetero" siempre relaciono el café a los buenos "gourmets".
    Tópicos y anécdotas aparte, a mi este tiramisú me gusta, precisamente por no llevar café,(bueno y por la presentación colorista) nunca lo tomo porque me sube la tensión.
    Así que este es el tiramisú perfecto para los hipertensos!!
    Un abrazo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Este tiramisu sin cafe....deberiamos ponerle otro nombre, eh....se ve delicioso, pero yo - el tradicional - lo preparo con genovesa, como apuntas al principio q debes todavia probar...creo q entonces saldrá más delicioso todavia (se nota q a mi las soletillas esas no me van. eh...)

    Me lo apunto para degustarlo un dia de estas fiestas....

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Qué rico! Te diré que yo soy otra rara... el café solo lo tolero con leche bien diluido, lo que se llama un manchado... El café solo me parece casi tan asqueroso como la cerveza, jaja. Y efectivamente, no me suelen gustar los postres con café, aunque el tiramisú, si no está muy cargado, sí que me mola. Hay que llevar la contraria de vez en cuando!

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos, jejeje, si estoy de acuerdo con vosotros, pero mirar, y siempre desde el cariño, si hubiéramos puesto café estamos seguros que no habría problema, este postre sería un tiramisú y sólo se hablaría de lo mal que decoramos los postres ;)

    Pero entonces por esa regla de tres, como el tiramisú auténtico tampoco lleva mascarpone, estamos seguros que este detalle hubiera pasado desapercibido ¿a qué sí?. Es más, hay cientos de recetas de tiramisú con este ingrediente y todos encantados.

    ¿Veis lo que os digo del clan del café?.

    ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Cómo me he reído con eso de "si no me tomo un café por la mañana no soy persona"! Jajaja, ojalá tuviera un euro por cada vez que lo he dicho. Pero te entiendo perfectamente. Tampoco me gustan las exageraciones de algunos, las pseudo-adicciones, las modas lanzadas por excelentes publicistas...

    ¡Y odio el mascarpone! Jajaja, en serio. Pero me encantan las fotos y la precisión de tu reportaje.

    Saludos,
    Dominique

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi el Tiramissu me da igual que tenga café o mandarina...Aunque este último todavía no he tenido el gusto de hincarle el diente!

    Aunque viendo los ingredientes y COMO TE HA QUEDADO ESTE POSTRE (QUE SE PUEDE DEGUSTAR SÓLO VIENDO LAS FOTOGRAFIAS), no creo que tarde mucho en "invitarle a nuestra casa"

    Y yo el café me gusta, uno para el desayuno y otro a la hora de la merienda...Eso si, en tazón.

    Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta el cafe... pero reconozco que el Tiramisú no es de mis postres preferidos!!! ... creo que esta versión es mucho mejor!! FELIZ FIN DE SEMANA!! un beso de la vaca!!

    ResponderEliminar
  10. A mi me viene fenomenal tu opción yo no tomo por el tema de caf´´e que no me va nada, asi que genial.
    Veo que le dais a la varilla cosa fina.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Después de casi un año sin tomar café, he reincidido,y recientemente le rindo honores al café a diario con una tacita, "no soy yo si no me lo tomo" jajaja, pero el tiramisú con ese café en polvo que le ponen a veces, es uno de los pocos postres que detesto jeje. Este tiramisu falsificado o como sea, luce absolutamente delicioso... sólo me preocupan los huevos crudos... pero estoy dispuesta a probarlo apenas tenga un tiempito.

    un fuerte abrazo,
    Feliz fin de semana para tí, Lola y la flia.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta el café pero no el clásico tiramisú, Tengo una receta en borradores también de un falso tiramisú, así que este tuyo seguro que me gusta.Un besote de OLI de ENTREBARRANCOS.

    ResponderEliminar
  13. Es como el sushi de fresa o de jamón, que no es sushi ni por el forro. Pero bueno, solo es un problema de nomenclatura. Seguro que está muy rica esta cosa de frutas y quesos, yo intentaré hacerla algún día :)

    Sobre el café, a mi me parece que es un tema de conversación más que nada. Creo que es una decisión personal, la postura respecto al café.

    La mayoría de la gente se contenta con lo de "yo no soy persona" etc. porque algo hay que decir mientras esperas frente a la máquina, y lo de esperar frente a la máquina es porque a esas horas de la mañana cualquier cosa es mejor que ponerse a trabajar :D

    Tú has elegido lo de "pues yo sin café estoy la mar de bien" por aquello de ser diferente, y es buen tema de conversación de todas formas. Me parece igual de bien :)

    ResponderEliminar
  14. Pues es una opción muy rica y diferente. Me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo soy como tu, no me gusta el café, bueno el aroma si, pero el sabor no mucho , excepcionalmente me tomo alguno pero acompañado de unas gotitas de licor (je, je,je, .. más que nada para matar el gusto que tiene el café, je,je,.. ) .
    esta versión con mandarina la encuentro muy refrescante, parece que después de una buena comida prefiría este que el tradicional.

    Buen fin de semana!!!
    T

    ResponderEliminar
  16. Tiene una pinta estupenda con ese toque cítrico, sea tiramisú o no el sabor tiene que ser delicioso.

    Bicos

    ResponderEliminar
  17. Pues a mi dame el que quieras, mientras lleve mascarpone lo demas para adentro tambien.
    Buen fin de semana
    Miquel

    ResponderEliminar
  18. A ver, Carlos, hablar sobre rarezas es un tema muy amplio y complicado. Es como discutir qué fue primero: si el huevo o la gallina. A mí el café me gusta, pero solo tomo una taza al día, no más. El café me gusta con media cucharadita de azúcar, con lo cual, me gusta amargo; a mi marido con dos cucharaditas, le gusta dulzón. En este sentido, el raro para mí es él, porque en mi opinión no tiene sentido tomar una bebida amarga, que te gusta en parte por eso, para luego no saborear ese amargor. Pero la rara para él puedo ser yo por gustarme pasar por el trance que degustar el amargor del café. Hay a quien le gusta en plan carajillo, ¡qué raro! Así que vamos a dejar aparcado el tema de las rarezas y vayamos al tiramisú.

    Si te animas a ver otro tiramisú, en mi blog tengo el tiramisú de frambuesas, aunque bastante más simple, pues no lleva soletillas, sino un coulis de frambuesas alternado con la suave y típica crema del tiramisú.

    Y sobre el tuyo, me ha gustado, así que tomo nota de tu alternativa, porque en breve celebramos cumpleaños, y éste tuyo es tan fácil de preparar que me parece una excelente sugerencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Ja,ja, todavía recuerdo un comentario tuyo en uno de mis postres.Decías algo así: "con el café no puedo, es mi criptonita".
    Bueno, pues para gustos se hicieron los colores ¿ no ?.
    Buen fin de semana,
    María José.

    ResponderEliminar
  20. Carlos, a mi el tema del café me parece muy interesante.
    Yo no lo tolero durante el desayuno y cuando estoy con mi marido él debe poner su taza de café con leche alejada de mi porque de lo contrario me hace vomitar. Mi desayuno es toda la vida con té.
    Sin embargo cuando el reloj marca las 12 el cuerpo me pide un café, pero este tiene que ser con mezcla de achicoria y la leche espumada, de lo contrario no me lo tomo. Si a esa hora no pude tomar un café por x motivo imponderablemente debo hacerlo a media tarde, eso si, siempre acompañado de un muffins, magdalena o una galleta, es parte ya de mi vida.
    Recuerdo en una oportunidad haber hecho caminata a la montaña y necesitaba urgente el café, paramos en una especie de refugio y yo muy campante pedí un café con leche espumada y en lo posible con salsa de vainilla. El mozo se dirigió a mi marido y le dijo " que cosa quiere??", no sólo tu eres raro :).

    Sobre tu receta siento que debo probarla. En Suiza es famoso un tiramisú de moras y nunca he querido publicarlo porque creo que a nadie le interesará.
    De tu receta me ha encantado todo, pero de sobre manera esos bizcochos tan gordos, pensé que eran caseros.

    Un fuerte abrazo y felíz finde.

    ResponderEliminar
  21. Me encantaría este tiramisú de mandarina, estoy segura. A mí me gusta el café, pero puedo pasar días sin tomarme uno. Los de cafetería a veces son tan malos que prefiero no tomarlos. Me lo hago en casa con mi cafetera italiana de toda la vida, eso sí, cargadito y muy dulce.
    Yo cuando hago tiramisú para mis hijos, como no les gusta el café les pongo zumo de naranja y unas gotitas de moscatel (son mayores de edad,ja,ja).
    un biquiño

    ResponderEliminar
  22. Ni te imaginas lo bien que me viene esta receta :D . Mi marido aborrece el café y casi nunca puedo preparar tiramisú por este motivo pero desde ya esto se va a acabar (parece de anuncio esto ¿no??. Buenísima la pinta y seguro que con un sabor delicioso.


    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Hola Carlos,
    Bueno yo soy de las que se toman entre 5 ó 7 cafes depende del dia, y el tiramisú lo hago de café obvio, y otro que hago que está buenisimo es de fresas, pero para mi el secreto está en los bizcochos, yo uso unos italianos que les dicen pavesini y es otro mundo como queda el tiramisu.
    Un abrazo

    P.D.
    Este lo hago es otra opción del tiramisú

    ResponderEliminar
  24. si te digo que me aplico al 100% todo lo que pones sobre los cafeteros en el primer párrafo, me vas a poner en una lista negra?? (como el café solo.. jejejej)

    Porque si... me considero una cafetera empedernida, y que me da igual como tomarlo, necesito mi café nada mas levantarme y durante el día unos cuantos cafés me meto para dentro, y me da igual como sean

    Pero a pesar de todo eso, y de que el Tiramisú me encanta, esta versión me parece super interesante y me la estoy imaginando con ese sabor a cítricos, y me parece genial y porque no.... me voy a animar a prepararla sin dudarlo

    Un beso

    ResponderEliminar
  25. I love your photos.Tiramisu is one of my favorite desserts to make but I sure love your step-by-step photos.

    ResponderEliminar
  26. Carlos, no eres el único al que no le gusta el café, tengo varios conocidos que dicen los mismo que tu.

    Yo si, soy cafetera pero solo 1 o 2 tacitas al día :)

    Me ha enamorado completamente esta versión de tiramisú, lo voy a guardar para grandes ocasiones.

    Un abrazo para ti y para Lola
    Gaby

    ResponderEliminar
  27. Bueno, creo que despues de todo lo dicho
    queda poco por decir pero
    nos guste o no el cafe
    este postre se ve delicioso
    llamemosle tiramisu
    o como quiera Carlos rebautizarlo
    y con todo el derecho del mundo, no?
    Una cosa que nos parece importante
    es que este postre lo pueden tomar
    los crios sin problemas,
    ya que con cafe y alcohol no corresponde
    darselo a nuestros pitufos
    Carlos te toca buscarle un nombre especial a tu postre, vale?
    besos desde madrid

    ResponderEliminar
  28. Carmen Rico: esto corrobora de nuevo que soy ningún gourmet :)

    Manjar: que le ponga nombre Mikel, que para eso la receta es suya ;). Gracias por escribir este comentario.

    Saludos a todos y gracias.

    ResponderEliminar
  29. Desde luego este postre tiene un aspecto exquisito, y muy, muy tentador, pero si me preparo un tiramisù no pierdo la ocasión de hacerlo con café.

    Yo soy del sector cafetero, pero de dedal y cremoso, no cualquier café. El cancarro americano creo que hasta me pone de mal humor, y por las mañanas no es aconsejable jajaaja. Y no diría que no soy persona hasta que lo tomo, pero casi. :-) En cambio mi costilla no lo ha probado en la vida, y ha tenido que buscarse un sustituto a base de calacao, con mucho colacao. Y eso que el pobre tiene unos horarios que debería tomar cafeína directamente en vena. :-)

    Y respecto a su origen, no es de extrañar que no sea una receta tradicional al uso. Todas nuestras madres nos han dado este básico preparado precisamente por el aporte calórico, nutritivo y estimulante, de ingredientes tan elementales, accesible y rápido ( a mí me iba muy bien en época de exámenes, en lugar del socorrido astenolit :-) ), pero, a diferencia de la crema zabaglione, que es idéntica pero cocida al baño maría, el hecho de que los huevos sean crudos, con el consiguiente riesgo, y que no pueda conservarse sin frío, hace pensar que sea evidente que no se haya popularizado hasta la llegada de los sistemas de refrigeración, y por lo tanto no sea un clásico de la cocina tradicional italiana.

    La expresión "ti tira sù" (o "mi tira sù"), en italiano, se utiliza para dar a entender que algo "te pone las pilas" "te sube", te levanta el ánimo de manera inmediata, más que ser un tentempié, que es otro concepto. De ahí que se ofrecieran, en lugar de un simple canapé o una copichuela, en los burdeles de Treviso a los que hace referecia Filippini, fundador de la cadena Toulá, según él como auténtica cuna del tiramisú.

    Al parecer, después de la segunda guerra mundial, era habitual que las casas de citas contaran con cocineros en su plantilla, y alguno de estos sería quien prepararía una mezcla de huevos, azúcar, café (estimulante) y licor (que desinhibe), tanto para los caballeros como para las propias señoritas. A los primeros para que, con el vigor del preparado, no se entretuvieran en exceso, aligerando la cuestión, y para las segundas, porque obviamente debían encarar la jornada con entusiasmo. :-) Lógicamente, las natas y quesos, y grasas en general, hubieran provocado un efecto contrario al deseado.

    No recuerdo ahora donde leí una entrevista al señor Filippini, donde él mismo explicaba esta historia de su juventud, y que decía que empezaron a ofrecer este postre en sus restaurants como "una suerte de consuelo a los clientes habituales", con el que recordar tiempos pasados. Ya sabes que en el 58, y por la ley Merlin, se cerraron todos estos locales en Italia quedando totalmente ilegalizados. A ver si soy capaz de encontrar donde la leí y te la paso, porque es muy interesante :-)

    Para que luego digan que si no hay mascarpone no es auténtico tiramisù... :-)

    ResponderEliminar
  30. Gracias Carlos por esta receta. Aunque me encanta el café, odio todo lo que sea café en postres...¿? Así que esta modalidad es todo un éxito. Hoy tenemos gente para cenar en casa, y vamos a lucir tu receta. Un beso. Vero-Coco-

    ResponderEliminar
  31. Me pasa exactamente lo mismo que a ti, no soporto el café. En cambio J. está casi casi a cafés todo el día. Me sabe mal, amargo, no le cojo el punto, pero en cambio en postres lo tolero perfectamente se podría decir.
    En casa tenemos una cafetera de melita de esas de hierro que había antes, pero un modelo más moderno digamos adecuado para las cocinas de hoy en día. Y cuando estamos en Galicia y viene mi padre se lo hago de "pota" como antiguamente. Para algunos ese es el mejor café. Creo que esas maquinuchitas de ahora si realmente eres cafetero no deberían gustarte para mí se contradice, ni siquiera las cafeteras eléctricas consiguen un buen buen café, y no digamos esos polvos de cápsulas, pero eso que es?
    Sobre la adicción te diré que una amiga mientras estudiaba medicina se bebía litros de café al día, y cuando te digo litros son litros eh. Los veranos se venía a mi casa para desengancharse y como mucho lo que conseguía es que se tomara sólo 2 al día, muy fuerte! Como la decía yo, menos mal que estás estudiando medicina y sabes que es malo tomar tanto café, pssss...
    Asi que del tiramisú te digo que cualquiera siendo o no cafetero se lo zamparía con el aspecto que tiene!
    Bss

    ResponderEliminar
  32. Tiene que estar delicioso!

    Pues yo si soy afecta al café, pero solo una tacita en la mañana. Creo que tu organismo rechaza el café por alguna razón. Tu no necesitas ese estimulante, qué bueno!.

    Saludos un abrazo!

    Me lo llevo en PDF QUE BUENO!

    ResponderEliminar
  33. Yo soy adicta al café, y me encanta el tiramisú bien cargadito, pero lo he preparado otras veces con salsa de frutos rojos (casera) y decorado con frutas, como vosotros, y he de decir que es un postre estupendo; me apunto lo de la mandarina, se ve muy rico.
    B*

    ResponderEliminar
  34. Está claro que el café despierta pasiones y así fue a lo largo de toda la historia. Pasó de estar prohibido por "revolucionario" a ser motivo de divorcio el que el marido prohibiera a su mujer tomarlo. Hoy, solo hay que verlo en los comentarios, sigue viva la polémica. A mi me ha parecido muy simpática tu introducción, me he identificado con unos y con otros ya que he pasado las dos fases, de muy cafetera me vine a nada cafetera, así que me he reído un rato.
    Este postre se ve delicioso, yo tampoco lo llamaríua tiramisú, pero eso es lo de menos, como postre, tomo nota para hacerlo porque creo que debe estar muy rico.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  35. Bravo!!! Yo soy de la idea de que a las recetas se les puede poner el nombre que quiera el cocinero... Además incluso las recetas más tradicionales se hacen diferentes dependiendo la casa, por lo tanto... ¿cual sería el Tiramisú real?

    Bueno, sea como sea. A mi el café no me gusta nada en los postres, asi que la receta me encanta. Pero si me permites una pega.. :P La proxima haz los soletillas también!! jejeje

    ResponderEliminar
  36. Currada de pelar mandarinas... Y todo porque no te gusta el café :-)

    Ya nos contarás si te animas con el de limón a ver como te sale.

    ResponderEliminar
  37. Cova: No te preocupes. Ya sabía yo desde hace tiempo que eras del clan y aún así te tengo mucho aprecio ;)

    Maduixa: Ya hemos modificado el post. Gracias por tu corrección y por compartir tus conocimientos, que no son pocos!! Me encantaría leer la entrevista.

    Vero, Coco: Gracias a vosotros por escribir. ¿Cómo quedó? ¿Se fueron los invitados contentos?

    Dani: Claro que te lo permitimos, además no te falta razón. El problema es que entonces ya no sería un postre para reposteros inútiles como nosotros ;). Pero lo tenemos que intentar. Y si no siempre podemos tirar de los bizcochos pavesini que nos comenta Merche, porque es cierto que estos no eran muy finos.

    Merche: Gracias por la info, no te habíamos dicho nada.

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Qué rico!!Está de moda el tiramisú últimamente....
    Me apunto esta receta. Y te paso el link de Gozoa eta Gazia, que ha empezado hace poquito a funcionar. Saludos!:
    http://gozoaetagazia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  39. que rico que tiene que estar , con tanta variedad de sabores
    mil besosssss

    ResponderEliminar
  40. Hola Carlos!!!
    Hoy de postre ha hecho tu receta,sin licor ni frutas (puse chocolate sin leche rallado)y ha sido todo un éxito.
    gGracias es perfecto para los niños.

    ResponderEliminar
  41. Hola Carlos, recibo tus recetas por correo, y yo como muchas personas, sólo tomo un café por la mañana, los dulces con café o chocolate no son mis preferidos, estos dos manjares me gustan solos o con leche.
    Este tiramisú tiene que estar muy rico, la naranja me encanta así como el queso.
    Saludos y gracias por tus recetas, hechas con tanta ilusión como se ve que les pones.

    ResponderEliminar
  42. Vaya, Carlos, así que hemos coincidido en el tema del café, aunque en sentidos distintos.
    Yo soy de las que necesitan el café por las mañanas, hasta el punto de que si no lo tomo me paso toda la mañana atontada, pero después solo me tomo uno después de comer algunos días.
    Respecto a las máquinas de cápsulas, mi Nespresso es uno de mis mayores tesoros, eso de poderte hacer en casa y sin ningún esfuerzo un magnífico café como el de las cafeterías es un verdadero lujo, lo malo es que cuando ahora cuando tengo que tomar un café casero de cafetera normal me parece malísimo.
    Y si a ti no te gusta no es que seas raro, cada uno tiene sus gustos y no pasa nada.
    Tu tiramisú, aunque no levante mucho el ánimo, tiene que estar bien rico, me encantan las mandarinas!
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  43. A mi me gusta el café, pero soy tan enemiga de las normas "por decreto" que este tiramisú con zumo de mandarinas me entusiasma, me parece de una delicadeza increíble.

    ¡Fantástico postre!

    ResponderEliminar
  44. a mi me viene genial, aunque me gusta el cafe, es curioso , no me gustan los postres con cafe. Me lo anoto, pq. se ve genial. Bss.

    ResponderEliminar
  45. Pues yo sin café no soy persona. Me tomo 3, a veces son 4, corto y sin azúcar. Y duermo como un tronco. Me encanta además el ritual de prepararlo, ya sea en cafetera exprés (de las de café molido, NO capsulas ) o en cafetera de las de toda la vida.... Me encanta el sabor intenso y el aroma que transporta ¡si es que es de las cosas más buenas del mundo! :o)

    El tiramisú tradicional me rechifla. Y tu versión con naranja y frutitas tiene que ser la hos... ¡menuda pinta! aunque yo lo habría rebautizado como ‘charlota’


    Besos.

    ResponderEliminar
  46. Yo reconozco que soy adicta al café y entro en casi todos los grupos de tópicos que numeras, por supuesto el tiramisú original me encanta, pero reconozco que esta versión descafeinada es ideal para aquellos a los que no les gusta o no pueden tomar café, en casa tengo alguien de este último grupo así que me viene de perlas tu receta que tiene una pinta estupenda con esas frutas por encima. Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Qué rica y bonita tu versión con naranja. Me encanta con las frutillas por arriba. A mí me gusta el café, pero no lo bebo con frecuencia, no tengo costumbre, pero su sabor y su olor me parece uno de los más ricos en cuanto a bebidas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  48. Buenísima versión, Carlos! Me encanta lo del licor y la presentación. Reconozco que yo también pensé en los gajos de mandarina peladitos, pero como soy un vagoneta, no lo hice :-S

    ResponderEliminar
  49. k bueno, yo lo he hecho de fresa y frambuesa, pero de mandarina, no, umm me va a encantar seguro!!, fuchiquitos

    ResponderEliminar
  50. Mikel: ya te imaginarás que nos alegra mucho que te guste.

    Karolina: es que seguro que con el de fresa y el de frambuesa te has puesto un listón muy alto ;)

    Un saludo a todos y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  51. Carlos, que rico. Cuando hice el mío, no me acordaba de este. Ya ves que yo le metí gelatina, para que mantuviera bien la forma de tarta. Gracias por recordarme este postre

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que solo podrán publicar comentarios personas registradas.

Si no estuvieras registrado en las plataformas sugeridas en el momento de publicar el comentario (openid, wordpress, blogger, livejournal, typepad, aim) puedes mandarnos un correo a por la sección de Contacto del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde facebook, google+ o twitter accediendo desde los banner de la columna de la derecha del blog.

Perdona las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger