11 nov. 2010

Cadaqués, anxoves de L'Escala, rutas medievales y hasta pronto

Seguimos donde lo dejamos (mirar aquí). Amanecimos a las 9:00 en Cau de Palau era muy agradable el despertar entrando el sol por una ranurita del ventanal, hacía un día fantástico.


Bajamos al esperado desayuno, en pocas palabras, espectacular. De los mejores desayunos que hemos tomado fuera de casa a lo largo de nuestra vida, embutidos variados del Empordà, queso curado, un jamón para cortar lo que quisieras, tomates para hacer tu propio pa amb tomàquet, bizcochos caseros, mermeladas caseras, bollería, pan recién hecho, yogures naturales, bebidas, tés, cafés de diversos tipos en Nespresso y mucho más. Por ponerle una pega, el zumo, que era de grifo, pero vamos, con un desayuno así casi no importa.


Lo primero que quisimos hacer fue visitar la cala Montjoi, la cala del restaurante El Bulli. Reconozco que tenía muchas ganas de conocer este lugar. La verdad es que tiene razón la gente al decir que el camino desde Roses está lleno de curvas y es en algunos puntos algo angosto, aunque la carretera está en buen estado y las vistas son maravillosas. Está claro que el tener una carretera así hace que sea un enclave muy especial.


Al llegar allí y siendo las fechas que eran no había nadie, sólo un coche aparcado cerca de un Bulli lógicamente cerrado hasta la tarde. Sólo vimos a una familia con sus niños dirigiéndose a la playa, allí sólo se respiraba paz, sólo sonaba el ruido del mar y el de alguna gaviota.


Pero la gran sorpresa de la jornada fue que después de dar un paseo por los alrededores, subimos de nuevo a la carretera y alzamos la mirada hacia una casa que hay encima de la colina. De repente Lola me dijo "¿aquél no es Ferrán Adrià?". "Imposible", le dije, un hombre cultivando su huerto no podía ser Ferrán, es que este cocinero podría estar perfectamente en Japón hablando de sus proyectos, o en EEUU dando clases en alguna escuela de cocina, o durmiendo, que eran las 10:00am y caray, ayer cerrarían a las pum. Estábamos lejos y no queríamos gritar y llamarle, además no nos gusta molestar a nadie. Pero después de curiosear un rato, estamos casi seguros de que era él. Y en cualquier caso, como no había nadie por allí para decir lo contrario y no creemos que el propio Adrià esté leyéndonos para desmentirlo, pues nosotros nos llevaremos ese mágico recuerdo para siempre.


Con la cabeza puesta en que llegara de una vez las 3 de la tarde y llamar a El Bulli, por si caía la breva (gracias Carmen por aconsejarnos y compartir esta experiencia de forma virtual con nosotros), hicimos el camino de vuelta a Roses para dirigirnos montaña arriba al maravilloso monasterio de Sant Pere de Rodes. Antes de llegar al monasterio, hicimos una parada en el mirador de Sant Onofre, desde donde pudimos disfrutar de una preciosa panorámica del Alt Empordà.

Bajamos hacia Port de la Selva y dimos una vuelta por esta bonita localidad de pescadores.


Decidimos ir a la Casa Museo Dalí en la pequeña localidad de Portlligat, perteneciente al término municipal de Cadaqués. No habíamos reservado entradas y las que nos ofrecieron eran para las 14:00, de manera que tuvimos que esperar cerca de 1 hora. Tiempo que pasó volando sentados frente a la pequeña bahía donde está sita la casa, disfrutando de la estampa mientras matabamos el hambre con unas patatillas fritas. Qué a gusto! ¿Sería aquella la famosa 'Magíca luz de Cadaqués', de la que hablaba nuestra amiga Mari Carmen?. Cuando entramos a la casa, madre mía, nos encantó, totalmente recomendable. Creo que no conocíamos bien la tremenda y excéntrica personalidad de este hombre.


A continuación fuimos a Cadaqués a comer y como coincidió con el 29S, en el sitio dónde improvisamos comer no tenían algunas cosas de su carta, así que pedimos escalivada, sardinas a la plancha y sepia, nos quedamos sin los mejillones (musclos de roca) tan famosos por aquí.

Intentamos llamar al Bulli y no nos lo cogían. Al rato nos lo cogieron y nos dijeron que nada, que estaba todo cubierto. Lo esperado :(.

Dimos un largo paseo por esta localidad tan preciosa, el día que nos hizo fue fantástico.


Qué rincones, qué vistas, qué tranquilidad se respiraba.


Al atardecer fuimos hacia Vilajuïga a ver las instalaciones de la envasadora de esta conocida agua mineral y a probar su agua. Dimos una vuelta por este pueblo y por Palau-Saverdera y a descansar al hotel. Bajamos de nuevo a cenar en esta ocasión una rica sopa de fideos reconstituyente.


...y un riquísimo suquet de bacalao creemos que parecido al suquet de quaresma.


Por último tarta de chocolate, impresionante, aunque en esta ocasión estaba hecha en una pastelería del pueblo.


Le dimos de nuevo al vinillo rico, charlamos de todo lo acontecido, hablamos un buen rato con Mercé y a la cama pronto.

A la mañana siguiente dejamos con mucha pena la casa rural después del desayuno, yo me tuve que resfriar porque por la noche tosí mucho aunque luego se me pasó. Nos vamos de visita a Peralada, Castelló d’Empúries y a la venecia geronesa Empuriabrava, ese día el calor era considerable y empezamos a acusar el cansancio físico y psicológico. Es verdad que se pierde emoción cuando llevas muchos días seguidos llevando un ritmo fuerte de visitas. Quizás fuera el momento más de bajón de las vacaciones.


De aquí vamos a Sant Martí d'Empúries, pequeñísima localidad (no llega a ser ni pueblo) pero muy bonita, de cuento, muy cerca de L'Escala.


Pensamos hacer el camino de ronda que une estas dos localidades, pero primero comimos un menú del día aceptable en un restaurante llamado L'escull. Aquí probamos las anchoas de L'Escala. Fabulosas, el bajón comenzaba a pasarse. Una lástima que nos perdiéramos la fiesta que esta localidad dedica a la anchoa anualmente, el primer fin de semana de octubre.


Nos cuenta además la chica que nos atendía que el agua Vichy Catalán no gusta a los extranjeros porque es muy salada y que no la tenían porque no le daban salida, en su lugar sirven Aguas de Malavella.

Al terminar de comer nos fuimos hacia el camino de ronda y nos lo hicimos entero (ida + vuelta).


Era precioso ver el contraste de la playa y las Ruinas de Empùries detrás. Recomendamos este agradable paseo.

Se empieza a nublar y a barruntar tormenta.


Nos vamos hacia Girona capital, donde para alojarnos elegimos el hotel AC. Llegamos perfectamente gracias al GPS y descansamos un rato en la habitación.


Por motivos laborales ya conocíamos algunos hoteles de esta cadena, por lo que el hotel no nos sorprendió. Tanto el hotel como la habitación eran correctos, eso sí, olvidaros del encanto. Fuimos a conocer el Barri Vell de Girona. Nos dimos un largo paseo recorriendo sus calles, sus puentes y la zona de la Catedral.


La Plaza de Independencia preciosa, aprovechamos a buscar algo de cena y nos subimos a la habitación. Al estar el hotel en lo alto de Girona, la subida nos dejó extasiados. Realmente estábamos cansadísimos.

A la mañana siguiente nos levantamos con el día muy encapotado y fuimos a desayunar. El desayuno estuvo muy bien, en la línea de los que ofrece esta cadena hotelera. Impersonal, sin duda si lo comprábamos con el del Cau de Palau, pero muy completo con detalles como zumo de naranja natural, jamón ibérico, leche de varios tipos, gama de tés gourmet, cajitas de cereales de marcas conocidas, agua con gas y realmente un poco de todo ¿lo malo? esperar la leche caliente era un poco suplicio, y te la traían además templada.

Nos pusimos en marcha. Era nuestra última excursión y acabamos en la misma comarca en la que empezamos, el Baix Empordà. Para este día habíamos planificado una ruta por los pueblecitos medievales de esta comarca. La ruta nos gustó mucho y os la recomendamos.

Comenzamos por la localidad de Sant Martí Vell. Si buscáis información sobre las rutas medievales del Baix Empordà no os va a aparecer este municipio, ya que pertenece a la comarca del Gironés. Pero saliendo desde Girona pillaba de paso y merece la pena un paseo. Es muy pequeño pero con mucho encanto, quizás también influyó que estuvimos solos.

Todo lo contrario que ocurrió con Púbol, famosa por el castillo homónimo sede de la Casa-museo Gala-Dalí. Aquí nos encontramos con una marabunta de turistas esperando para entrar en el museo. Nos echó para atrás esperar tremenda cola y decidimos seguir adelante.

La siguiente parada fue Monells un precioso pueblo repleto de pórticos y arcos, a nuestro juicio, uno de los más bonitos de toda la ruta.


Después nos dirigimos a La Bisbal d'Empordà, esta población también estaba llena de andamios y era poco transitable, pero disfrutamos dándonos una vuelta por los puestos de frutas y verduras de su mercadillo semanal.

De La Bisbal fuimos a Peratallada, a perdernos por sus calles empedradas y bien conservadas, anunciaban una fiesta medieval ese mismo fin de semana, otra feria más que nos perdimos por los pelos.


Continuamos con la conocida localidad de Pals, nos pareció que tenía menos encanto que Monells o Peratallada, pero bonita sin duda (y con muchos turistas).

Para comer fuimos a Palamós, a otro restaurante recomendado por Anna de Las Buenas Migas, hablamos de María de Cadaqués. Pronto os contaremos cosillas de este sitio que nos encantó.


Después de dar un breve paseo por la Palamós, comprobamos que se abría el día. Como teníamos tiempo, decidimos ir hacia Caldes de Malavella a ver de balneario de Vichy Catalán. En la recepción del hotel fueron muy simpáticos y nos dejaron entrar dentro a curiosear, así que pudimos ver las instalaciones y tocar su chorro de agua caliente. Nos pareció todo un poco parco en lujos y no tan bien situado como pensábamos, está en un polígono industrial. Aún así, fue una pena no haber ido preparados para darnos un homenaje, con lo que me gusta a mí el agua Vichy Catalán.


Vimos las envasadoras y decidimos irnos definitivamente al hotel. Teníamos antojo urgente de fruta y de comer verde, así que al pasar por un Carrefour express se nos ocurrió entrar y comprar algo de fruta y una ensalada con aliño ya preparado de Borges. Nos fuimos para la habitación y allí nos lo comimos con la mente puesta en Madrid y en el caldito de cocido recomponedor que nos esperaba ¡Madre mía que hartura de comer fuera!. El día había acabado y el viaje también. Por delante más de 10 horas de sueño, otro gran desayuno y un viaje de vuelta.


La verdad es que Girona es una provincia llena de contrastes, desde la costa hasta el interior, ofrece diversidad de opciones para disfrutarla. Muchos rincones de la Costa Brava nos recordaban en parte a aquella costa tropical de Almuñecar, Nerja y hacia Málaga de hace más de 25 años, con esas calas de aguas límpias y transparentes, con la montaña detrás. Y es que resulta maravilloso comprobar lo cuidado que está, se nota que se ha invertido en turismo y que existen todos los servicios a poco que te muevas. Y lo más importante, posee una gastronomía extraordinaria y variada, y eso es algo que de Girona convence cuando alguien duda sobre dónde pasar sus vacaciones estivales. Somos conscientes de que nos hemos dejado mucho por ver, así que volveremos. Mientras tanto, nos quedamos con grandes recuerdos, y en particular el de aquel día en la cala Montjoi, no se nos olvidará jamás aquella tranquilidad, aquel lugar, aquella brisa, aquel silencio. Creo que por un momento comprendimos porque Ferrán Adrià empezó todo aquello allí y de allí no quiso irse.

Gracias por seguirnos.

Print Friendly and PDF

25 comentarios:

  1. Cuantas cosas ricas nos has puesto y cuantos recuerdos para los q estamos tan lejos...gracias!

    Yo he pasado muchos años en Palamos, de alli conozco les butifarras dulces, lástima q no las probarais...bueno, para vuestra proxima visita...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Qué viaje tan bien aprovechado!!!!
    No conozco Gerona, pero desde luego, ahora ya lo tengo en mi lista de preferencias.... !por qué me gustará todo tanto!!!!
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  3. Pisha, ma asuhtao con el titulá de "hasta pronto". Pensé que dejabas de publicar por un tiempo.

    Precioso reportaje. Impresionante. No conozco aquella zona y nos la has mostrado de una manera tan detallada que nos la apuntamos para futuras visitas.

    Enhorabuena por tan bonito reportaje. ¡Cómo os lo currais!.

    Un abrazo y gracias por mostrarnos esa maravillosa región.

    ResponderEliminar
  4. Madre mia! Me encanta, es una zona increible!

    ResponderEliminar
  5. Carlos, nosotros somos unos enamorados de tu país, lo visitamos cada verano y nos instalamos en Costa brava, ahí tenemos un refugio y una playa que es nuestra predilecta, desde ese sitio recorremos todo y es fenomenal. Hemos visitado todos los rincones que nos has mostrado, pero la casa de F. Adriá no, que simpática tu anécdota.
    Ha sido un viaje estupendo, además cómo se come de bien!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Realmente es una zona maravillosa. Qué divertido lo de Ferrán Adriá y qué bien contado todo.

    Me han seguido dando ganas de volver, hace mucho que no recorro la costa de Girona y desde luego el itinerario se ve magnífico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Girona, es una maravilla, una privilegiada, desde su costa hasta los Pirineos....
    cada pueblo es un encanto....Besalú...Camprodón...Roses...Cadaqués...Girona ciudad...sus gente...su gastronomía...y tu con tus post ultimos las has sabido reflejar muy bien...
    Felicidades por tus post!!!!
    un saludo

    ResponderEliminar
  8. Me has hecho pegar un recorrido que vale oro para mí que estoy taann lejos de allí. Qué hermoso todo! y qué delicia de delicias! :)
    un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Un viaje estupendo!! lástima que os dejaráis l'Estartit y las Islas Medes!
    Seguid disfrutando!!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tendremos que hablar con los de la Generalitat para que os den la medalla en pro del turismo en Catalunya, gracias!

    ResponderEliminar
  11. Un sitio MAGNIFICO!!! Está claro que para mí muy especial, qué recuerdos y cuánto hecho de menos el mar, ya que aquí en Madrid no hay playa :( me ha encantado el post, que fotos!!!!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado el post... las fotos... el relato, todo. Desde luego queda anotado para una de mis "excursiones".
    Oye pero la mejor parte la de "como nadie nos dijo que no era Ferrán Adriá y tampoco creemos que él nos lea para desmentirlo..." jajajajajaja!! que ataque de risa me ha dado. Quien sabe pareja.... quien sabe....

    Biquiños.
    Lau.

    ResponderEliminar
  13. En un viaje a Suiza, en la vuelta, hicimos escala en Figueras, y visitamos Cadaqués al día siguiente. Es una zona muy bonita y se come de maravilla. Y el Museo Casa Dalí totalmente imprescindible, no se puede explicar bien con palabras, hay que verlo. Y al año siguiente, pasamos por Girona, aunque con poco tiempo, por desgracia.

    Me ha encantado el reportaje de vuestro viaje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Vayaaa por dios!! y hasta Sant Feliu de Guixols no llegaisteis?? yo soy de ahi.
    La verdad que la zona que habeis recorrido es preciosa...yo que voy a decir mi tierra!
    saludos!!

    ResponderEliminar
  15. Qué ganas de comer esas anchoas!!, y ese arroz, y el bacalao...... toda la cocina de esa zona es tan exquisita. Me ha recordado cuando estuve en el Bulli y al volver entre el vino y las curvas, acabamos mareados. Pues no te lo vas a creer, pero hace 5 días estuve con Ferrán en Madrid que vino a presentar el libro que ha escrito con Valentín Fuster (cardiólogo). hablando de trufas, me dió algunos truquillos para percibir mejor el aroma de esta exquisitez. Enhorabuena por el post, ha sido muy interesante. un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Esa zona es de las pocas que no conozco de España y la verdad es que le tengo muchas ganas y ahora que tengo esta fantástica guía que habéis hecho no creo que tarde mucho. Nada más que por comer unas anchoas como las de la foto ya merece la pena!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  17. Sonia: Creo que esta noche voy a soñar con una butifarra dulce. Anotado queda!

    Jose: Sentimos el susto. La verdad es que ni habíamos pensado en la posible confusión, pero ahora que lo dices, menos mal que pusimos un hasta pronto y no un hasta siempre.

    Ingrid: Lo sabemos y no te falta razón en que fue una lástima. Pero había que ver tanto y en tan pocos días. Le pondremos remedio.

    Mezquita: gracias por tener esa fé, nos alegra haberte hecho pasar un buen rato.

    LIRCI: qué ilusión nos hace decirte que sí!! Estuvimos el primer día, puedes verlo aquí, y nos comimos un riquísimo suquet en Cau del Pescador.

    Anna: me lo creo, me lo creo y, por supuesto, también me da mucha envidia. La verdad es que tiene fama de ser un tío super campechano, y así nos pareció cuando le vimos con sus labores de jardinería. Gracias por compartir tu experiencia.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  18. Hola Carlos. Me ha gustado mucho como lo has contado todo. Desde luego que el paisaje y la gastronomía de l’ Empodà son una maravilla. Y esa escalivada y esas anchoas con el pan con tomate, mmm... me han dejado abducida.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Carlos, me has traído recuerdos muy bonitos. Un viaje similar lo hemos hecho en dos ocasiones, en moto y en jeep (desde Canarias). Una zona hermosa,aunque para nosotros demasiado turística. Somos más salvajes.Gracias por tu reportaje.Un abrazote de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  20. Ui!!!!!!!! me habíais asustado con ese hasta pronto! :-)

    Sois encantadores :-), se me ha dibujado una sonrisa cuando he leído vuestra anécdota con Ferran Adrià y no se me ha ido todavía. También pienso que era él, y si no... que os quiten lo bailao! :-))

    Ya sé que se me va a ver el plumero :-)), pero no me digáis que esas anxoves no son de las más buenas que habéis comido nunca. Por Dios! con escalivada y olivas, como las echo de menos! :-) Llegasteis a probar las gambas de Palamós?

    Respecto al Vichy tengo que darle la razón a esta señora, te acuerdas que Sunia me dijo lo mismo cuando me explicó la receta del mojito cubano? Cualquiera menos la de vichy, que es salada! me quedé a cuadros, pero veo que es un sentimiento general en los turistas. Precisamente es de las aguas que más me gusta, pero debe resultar extraña para quien no está acostumbrado.

    Habéis hecho un pedazo de viaje para tan pocos días y me alegro que os haya gustado hasta el punto de querer volver, es una zona que me trae muchos recuerdos de adolescencia y me ha encantado leeros y ver vuestras fotos. Por cierto, quitaron las antenas de radio Liberty de la playa de Pals, verdad? seguro que está cambiadísima, aunque en cuanto a los turistas veo que sigue igual :-). Qué ganas me han entrado de volver.

    Ah! secundo la iniciativa dels vermells :-))

    Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado el viaje que habeis realizado, os he ido siguiendo y me apetece mucho recorrer los sitios por los que habeis pasado, una buena guia de viaje para unas vacaciones, espero poder ir y maravillarme de esos rincones y calas que habeis mostado en las fotos e igual de su gastronomia. Gracias por el reportaje.

    ResponderEliminar
  22. Maduixa: estuvimos sólo en el pueblo de Pals, desconocemos si las han quitado, lo sentimos. Las gambas de Palamós pudimos probarlas en el restaurante Cau del Pescador que ya publicamos hace unas semanas, pero lo quisimos dejar para más adelante, y como tantas cosas, al final nada.

    Las anxoves de L'Escala maravillosas, sin duda, además por este producto tú y yo Maduixa nos conocimos ;) ¿te acuerdas?

    Creo que el próximo viaje a Girona debería de ser una semana a descansar en alguna playa o casa rural en el interior, y visitar un par de sitios que no pudimos esta vez, a la par de probar muchos más platos.

    Chame: totalmente recomendable.

    ¡Un saludo a todos!

    ResponderEliminar
  23. Me habeis hecho volver a mi infancia, cuando pasabamos el verano en Llafranc y sobre todo el darme cuenta cuanto hecho de menos a mi padre.Son muchos recuerdos.

    ResponderEliminar
  24. Se acabó el ciclo de entradas del Ampurdán!! con lo que yo he disfrutado recorriendo con vosotros esos lugares tan cercanos y conocidos para mi.
    ¿Para cuando y dónde el próximo viaje?
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  25. Yo también me he leído dos veces el "hasta pronto"...ja ja!!
    Pedazo de viaje, su entorno y gastronomía eh!!. Me alegro que os haya gustado todo, es un paraje precioso, y todo lo que habéis comido está riquísimo, que me ha entrado un hambre!!! besotes

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger