29 enero 2009

NUESTRAS GACHAS MANCHEGAS (EDICION 2009)

Para volverse uno loco. Qué lujazo de comida, de reunión y de día. Maravilloso, y en vista del efecto colateral que han tenido las gachas en a valoración que os escribí sobre el vino Hesvera que degustamos en dicha reunión, os vamos a publicar un breve resumen de la edición de este año para que cotilleéis un poco como fue, y que estuvimos haciendo el Sábado pasado en un cálido piso de Madrid.


Veréis, cada vez nos damos más cuenta de la importancia tan grande que tienen las gachas en mi familia. Os lo podréis imaginar si celebráis todos los años alguna comida especial entre vuestros seres queridos, pues bien, por fin tuvimos esta gachada anual en casa de mi madre con menos bombo que otros años, porque la verdad, es que las cosas han cambiado en parte. Os podréis imaginar ahora a mi madre con un nieto, no dedica como antes y como es lógico, todos sus esfuerzos y tiempo a la celebración de la misma (porque entre otras cosas no lo tiene), y se agobia mucho más que antes aunque sin razón, porque a mi sobrino (y a todos) no nos falte de nada. Las abuelas son así.

De todas formas mi hermano le ayuda mucho a elaborarlas, y es él el que estos últimos años las prepara (la gacha) mientras mi madre le va guiando y suministrando todos los ingredientes (que no son pocos). El caso es que la gachada sigue siendo una fiesta gastronómica en toda regla y qué os vamos a contar que no sepáis de estas reuniones, buenas viandas, buena compañía y en nuestro caso a plato puesto. Qué más se puede pedir. Algo que al menos sabemos valorar.


Ya sabéis que este acontecimiento coquinario lo celebramos al menos una vez al año, y creo que ha sido así todos los años. Madre e hijos intentamos cuadrar las agendas para poder asistir a este evento gastronómico único y genuino que ya en otros posts os contaba como lo elaborábamos y los pasos que seguimos. Quizás hoy por hoy sea la reunión gastronómica más importante en mi familia, junto con la callada (callos a la madrileña) y la improvisada reunión para degustar el pote gallego (pendiente está postearlos). Y esto lo sabemos porque este año por ejemplo, hemos fijado la fecha de las gachas desde mediados de Diciembre.


Quizás este año ha sido una reunión más especial porque mi sobrino está precioso (18 meses), y daba gusto verle chupetear un corrusco de pan al lado nuestra, mientras se reía, y ponía cara de asombro, y al poco se iba quedando dormido, mientras veía atento como nos pegábamos el festín. Está para comérselo. También, y en otra sintonía, tuvo que ver un poco el excepcional vino que degustamos y como no, el gran soufflé que compramos en la famosa pastelería Gómez, dónde este postre es una de las tantas especialidades de la casa (¡este ejemplar era de más de 2 kilos!).


Las viandas cárnicas como siempre excelentes, lomo de cerdo ibérico, salchichas frescas, hígado de cerdo, tocino adobado y un exquisito chorizo fresco de Zamora. La morcilla (que estaba demasiado fresca) era excepcional y de indudable calidad. Ya la habíamos probado en un cocido madrileño, y la verdad es que es de lo mejorcito.


Esta morcilla de Burgos la trae mi hermana por una compañera de camino de Santander. Se trata de una morcilla de la localidad de Sotopalacios, famosa precisamente por este embutido. La marca es 'Agueda González Martínez y Otro' (no veo nada en Internet) y quizás sea una de las mejores morcillas de Burgos que hayamos probado en años junto con las genuinas morcillas de Palencia, y aquellas burgalesas que comprábamos en la calle Santander, en un aledaño de la plaza del ayuntamiento. Estas se deshicieron un poco por estar demasiado recientes (fritas sin iel).


Por lo demás, nada que destacar. La harina de almortas es tradición en mi casa comprarla de Tarancón. Y las guindillas genuinas piparras junto con los encurtidos de la tienda de Carlos (Charlie), de la galería de alimentación del Parque de las Avenidas. Todo extraordinario.


Esto es repollo picado aliñado con ajo, comino y vinagreta para rebajar calorías.


Para los que no sepáis a qué saben las gachas, éstas saben a torrezno y a ajos, con un leve matiz a hígado fresco a la plancha y con un regusto final al pimentón y (en nuestro caso) a alcaravea. Aunque estos matrices varían según el tipo de gachas que se tomen. Pican y poseen una textura de una papilla de maizena salada que acompañada con pan es uno de los manjares por excelencia de nuestra gastronomía más pobre y popular. La morcilla se fríe aparte.

En fin que un día lleno de grandes momentos, y de gran tradición. Qué se repita mucho tiempo.

Salud.

Print Friendly and PDF

21 comentarios:

  1. Se me estan cayendo las lágrimas.
    Sin comentarios
    Muac

    ResponderEliminar
  2. No las he comido pero de verdad que me imagino el ambiente....
    Envidiable.
    Un lujazo, la comida y la compañía.
    Un abrazo,
    María José.

    ResponderEliminar
  3. Que lujazo de comida y de ambiente. No se cual de las dos cosas me gustan mas: si la comida (espectacular) ó la reunión familiar con niño incluido, con las ganas que yo tengo por tener nietos y no hay forma!!
    Me figuro que esta semana estaréis en plan comida ligera...para compensar!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Su: no me extraña...

    Maria José: parece un plato totalmente ajeno a los tiempos que corren ¿verdad?

    Carmen: jejejeje vaya vaya con los nietos, hijos, sobrinos etc. Nuevos vínculos que hacer revivir sensaciones e instintos aletargados. A las abuelas os abducen (que no veas), a los tíos nos hacen mirar por primera vez al cielo a ver si viene la cigueña, ya no se habla de nada que no sea el niño/a, todo es el niño/a. Pero la verdad es que con razón. Son tan guapos, monos y adorables. A ti que eres madre, qué te vamos a contar.

    Un saludo a las tres

    ResponderEliminar
  5. Menuda comilona!!!
    Las gachas se ven deliciosas.
    Ese soufflé se ve de lo más rico!
    Un besino!!

    ResponderEliminar
  6. Que bien describes las sensaciones familiares, yo estoy deseando ir a Madrid para estar con mis sobrinos-nietos, que tengo ya unos cuantos, porque creo que ninguno de mis tres tres hijos está todavía mirando al cielo por si viene esa deseada cigüeña...pero llegará estoy segura y además os vais a enterar!!!

    ResponderEliminar
  7. Las gachas!!!
    Pero si la comida no es tan importante , lareunión els principal y motivo de fiesta.
    Suelo hacer un par de reuniones al año, una es en agosto, por el cumpleaños de Pau, y se hace la pierna de cerdo al horno.
    Tendré que pensar seriamente en montar otras comilonas monotemáticas.
    Felicidades por esos esncuentros, y si ya hay uno más mejor :))

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, qué hambre. Me lo comía tó.

    ResponderEliminar
  9. ¡Gachas!, uno de mis platos favoritos. En su versión "jumillana" las comía más espesitas y metiendo mano directamente en el puchero con generosos trozos de pan...mmmm. De solo pensarlo me pongo malo. :-)
    ¿para cuando uans migas?

    ResponderEliminar
  10. ¡Cómo me alegro de haber conocido este blog! De verdad que esas gachas son igualitas a las que hacía mi abuela. ¡Qué maravilla! Encantada de conocerte. Un abrazo. Sonia

    ResponderEliminar
  11. Carlos esta mañana he visto tu entrada pero no he podido detenerme. No he comido nunca gachas ,ni siquiera las había visto. Había oído hablar de ellas pero nada más. Lo que me he perdido!!!!!
    Una comida espectacular!!!!!

    Con lo que me gustan a mi estos platos tradicionales....y todo ese acompañamiento.....no se que más decir, que me muero por probarlas y que no lo dejaré pasar. Seguro.

    A tu familia le vamos a hacer un monumento, lo que dais de si entre todos....Enhorabuena!!!!

    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  12. Lo importante no es la comida en sí, sino la reunión de toda la gente querida alrededor de una mesa. Nosotros nos juntamos una vez al año ante un cocido gallego que mi suegra sirve en una fuente de 1 metro de largo!! No veas lo bien que nos lo pasamos, sobretodo en la sobremesa!! Entrañable tu relato como todo lo que muestras.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Vanesuky y Lunarillos: nos alegramos que os hayan gustado

    Carmen: revindicando tus derechos

    Dolors: es interesante 'imponer' varias reuniones, que luego los hijos las heredan y se crean nuevas tradiciones.

    Rms: hace años también las comíamos del propio puchero, se enfrían menos.

    Sonia: seguro que más me alegro yo de que entres a vernos. He estado ojeando tu blog y aparte de las recetas me encantan tus fotos.

    Begoña: Bueno, pues ya sabes algo más.Vayas piropos que nos dices. Muchas gracias.

    Pilar: desde luego, la reunión es lo mejor. Por Dios, espero ver pronto una foto de esa fuente de 1 metro.

    Un saludo a tod@s

    ResponderEliminar
  14. ¡Me encantan! hace años que no las como, desde que mi vecina Lolita, de Villarejo de Salvanés se mudo de casa, cuando las hacía siempre me invitaba a formar parte de la comilona.
    Yo no las he hecho nunca, no me he atrevido y no se si me atreveré, y menos después de ver esta maravilla.
    Besos :)
    PD: ¿Vives en el Parque de las Avenidas? Yo muy cerquita.

    ResponderEliminar
  15. Hola Margarida, mándame un correo que yo no he encontrado el tuyo a recetascaseras@mercadocalabajio.com y hablamos de estas cosas (si quieres). Un saludo y gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  16. Lo principal son las reuniones familiares para disfrutar con uno de los mayores placeres de la vida, disfrutar de la buena mesa, sea lo que sea, pero que haga disfrutar a todos. Nosotros hacemos muchas reuniones familiares y de eso nos aprovechamos muchas veces, para que hagan de 'conejillos catadores', les encanta ;)

    Felicidades a tu familia Carlos, y eso, que se celebren muchas más!!

    ResponderEliminar
  17. Desde luego que estos momentos son genuinos, la verdad es que hay que intentar continuar con estas tradiciones porque así nuestros hijos harán lo mismo. Nosotros lo hacemos a veces con 'migas' y pronto tocará hacer calçotada, que ya es la época.

    A todo esto, Carlos... ¡que gachas, por dios!

    Saludos,
    Anna

    ResponderEliminar
  18. Velsid: gracias chicos, esperamos celebrar muchas más!!

    Anna: Qué bien, calçotada!!! El año pasado la hicimos nosotros con calçots nuestros mira, y nos encantó. Nos pirró. Espero que la disfrutes mucho.

    http://www.mercadocalabajio.com/2008/04/la-gran-calotada-2008.html

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  19. Carlos, vaya calçotada mas auténtica os organizasteis, con sus sarmientos de viña y todo!!
    Están buenos, eh! y mira que no es más que una cebolla calzada o tapada, pero con ese romesco... ohh!

    No hay que olvidarse del babero para comerlos! (ja, ja....)

    ResponderEliminar
  20. Hola Anna, ¡¡¡no los encontramos!!!, pero anda que no hubiera estado bien. Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Dios mio!
    Que ganas tengo de probar unas gachas de verdad, aquí en Mallorca no se comen estas viandas, más bien cosas menos consistentes debido a la temperatura ambiente que tenemos casi todo el año a excepción de ayer y hoy que estamos a 6ºC.
    Se me hace la boca agua solo de ver las fotografias.
    Un saludito. Carmen

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que solo podrán publicar comentarios personas registradas. Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

Si no estuvieras registrado en las plataformas sugeridas en el momento de publicar el comentario (openid, wordpress, blogger, livejournal, typepad, aim) puedes mandarnos un correo a por la sección de Contacto del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde facebook, google+ o twitter accediendo desde los banner de la columna de la derecha del blog.

Perdona las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger