30 jun. 2008

MEJILLONES CON PIPIRRANA, AROMA A VERANO.

Hoy os voy a explicar cómo preparar una sencilla y sana pipirrana en base a unos pocos ingredientes, como unos mejillones frescos, unas aceitunas de Jaén, aceite de oliva virgen extra, vinagre (o limón) y sal. Aunque os advierto un cosa, por un lado no hice la genuina y jiennense pipirrana de toda la vida, porque este topping de hortalizas fue un poco improvisado. Por ejemplo, la que hicimos no llevaba el clásico pepino ("def. pipirrana: ensalada hecha con pepino y tomate principalmente, y preparada de una manera especial") o algún que otro encurtido. Pero bueno, la verdad es que sin ser demasiado puristas, todos sabemos que a esta presentación se le ha llamado desde siempre pipirrana y por ahí fuera pico de gallo, aunque sin cilantro.


Si os soy sinceros, este plato lo comemos muy a menudo. Nosotros le solemos añadir ingredientes al azar pero muy típicos de ensalada y que a nosotros nos encantan, como los pimientos (y de varios colores), o ya os digo que esa aceituna picada, o gambas picadas, cebolleta fresca, que no es que sintamos debilidad por ella, es que se nos antoja imprescindible (como en el fondo cualquiera de estos tres ingredientes). También solemos aliñar a esta especie de gazpacho deconstruido sobre unos mejillones frescos, una mezcla de vinagre y limón, aunque esto último es un toque personal sobre todo si lleva algo de marisco extra, sino vinagre.

No obstante, y ya se me olvidaba, os diré que aunque popularmente se le llame pipirrana, sobre todo por Jaen, Granada etc en otros sitios del sur se le llama de diferentes formas, como en Cádiz que se le llama piriñaca, o en Sevilla algo parecido a picadillo o en Huelva almorraque etc, y sin ubicarnos en el sur, es también muy parecida al trampó mallorquín.


Os tengo que decir por último que algunos de los preparados que os he citado, pueden variar, podemos cambiar las proteínas por otras diferentes huevo duro o varios pescados (rape), o conservas etc. O algunas especias y aderezos (cominos, ajos, hierbabuena etc)


En definitiva esta pipirrana es una abanderada del verano, super refrescante la sirvas como la sirvas, y ligera, que es de lo que se trata. Y antes de contaros como hacerlo, os comentaré que con este plato, degustamos uno de los tomates (de venta comercial) más dulces que hemos probado jamás. Los vendían en el mercado de Ventas de Madrid, y no eran de tipo raf (tampoco los vendían como tal), los anunciaban como 'tomates muy dulces', y la verdad es que no era para menos. No sabemos de dónde procedían pero eran auténticos terrones de azúcar. Compactos, muy pequeños, algo maduros y con muy pocas semillas. De verdad, que fue una experiencia irrepetible, tanto es así, que mi madre ha ido las semanas siguiente y ya no los tenían (qué sepáis que a 3€ dos kilos, era para ponerse a llorar).


Bueno, pues una vez en faena y para empezar, debemos de seleccionar los mejores mejillones frescos que podamos encontrar. ¿Qué no podemos permitirnos mucho gasto? Pues podemos ponerlos congelados, qué remedio. Pero ya os advierto que el resultado (al paladar) no sería lo mismo, aunque sí es el mismo aporte desde el punto de vista nutritivo. De todas formas, un término medio si no queréis gastaros mucho dinero y sin renunciar nunca a la calidad, es comprar algunas bandejas comerciales de mejillones vivos y limpios procedentes de acuicultura, como las extraordinarias bandejas de mejillones de Auchan, que venden en el Alcampo a 3,45€.


En fin, una vez hechos con ellos, habrá que cocerlos. Para ello deberemos de poner opcionalmente un culín de agua en una olla amplia (cuanto más ancha mejor) y ponerlos a hervir sin nada de sal. Una vez hierva echaremos los mejillones y sin bajar el fuego los taparemos. Aguantaremos exactamente 5-7 minutos, meneando la olla o cazuela de vez en cuando. Al poco, abrir y comprobar si aún 'enseñan el buche'. Si esto es así, dejarlos un par de minutos más.

Bueno, pues una vez cocidos los dejaremos enfriar un poco y les desprovisionaremos de la concha superior. Si resultan ser vivalbos pequeños, los reuniremos de dos en dos en una misma concha para que así ocupen menos en el bandeja. Pero eso irá en gustos.

Una vez servidos, veréis que curiosamente hay dos coloraciones dentro de los mejillones, los más bonitos que son los rojizos, y los menos agraciados pero sí preciados, que son los naranjas o crema. Pues esto es algo curioso para quién lo sepa, los rojizos son las hembras, y los claruchos los machos. No poseen ninguna otra diferencia desde ningún punto de vista, por lo que organolépticamente son iguales. Leo eso sí, que el mejillón gallego posee una gama de colores más rojos que el resto de mejillones, como el del mediterráneo, o el foráneo en general (sobre todo el chino). Lo que le hace más atractivo, si a su vez le sumamos que poseen una calidad excepcional.


Una vez repartidos, picaremos la verdura (una vez limpia) y lo haremos en cubitos menudos. Después mezclarla en un bol, y luego removerla con una pizca de sal. Con respecto a los tomates, y antes de que se me olvide, os voy a dar un sencilla técnica para cortarlos en cubos de forma fácil y limpia, que seguro que no olvidaréis.

Con el cuchillo muy afilado cortaremos en láminas hasta casi el final.


Ahora transversalmente...


Lo giraremos con cuidado, y lo partiremos longitudinalmente de forma que los cubitos caigan.


Bueno, pues ya tenemos toda la verdura cortada en mirepoix. Si vais a tomar este rico plato inmediatamente (no os lo recomiendo) deberéis de aliñar la verdura fuera en un bol, y esparcir todo el picadillo sobre los mejillones. Si no, echar un chorritín breve de aceite de oliva virgen extra a modo de protección y guardar en la nevera unas horas bien tapados con papel film.



Y una vez los sirváis en mesa aliñarlos en condiciones. Os recomiendo hacer el aliño en un botecito con tapa por separado, agitar fuerte y rociarlo por toda la superficie. O bien aliñar la verdura aparte y luego echar sobre los mismos.


Fríos están mejor, aunque insisto, para gustos los colores.

Salud.

Print Friendly and PDF

8 comentarios:

  1. Me encantan los mejillones así preparados.

    Así que, de este fin de semana no pasa, sin que pruebe a hacerlos.

    Una pregunta, si los queremos comer fríos, el aliño (aceite, vinagre y sal), ¿se ha de hacer justo antes de comerlos una vez fríos ya, o los aliñamos, los metemos a la nevera y despues los comemos?

    ResponderEliminar
  2. Yo sólo les echo un poco de aceite de oliva con un spray que tengo a modo de protección y antes de refrigerar. Nunca con el aliño.

    ¿Lo mejor? Mételos en la nevera sin rellenar pero limpios y repartidos, y tapados muy bien con un papel film o de aluminio. La verdura y el aliño lo hacéis después.

    Desde luego como mejor queda este preparado es en el momento, y hecho aparte en un bol. Es decir, remueves la vinagreta con la verdura sin los mejillones, y una vez aliñado extiendes el preparado sobre los mismos una vez ya fríos.

    Lo que es un error es aliñarlo y meterlo en la nevera sobre todo si los vais a comer de un día para otro. La verdura cruje menos, el tomate se estropea con el vinagre y todo adquiere un regusto a 'pasado' que no es recomendable.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carlos, utilizas unos ingredientes que se salen de la pantalla, que frescura!!! da gusto.
    Y el desarrollo de la receta, secillamente, genial!!!!
    Y en cuanto al fútbol, que te voy a decir, un partidazo, me gustaría volverlo a ver, sin sufrir, conociendo el resultado y disfrutar de las jugadas de éste equipazo. Cobran, si, pero ésta vez se han dejado la piel.
    Saludos
    Carmen

    ResponderEliminar
  4. Partidazo, y es verdad, volverlo a ver no me importaría en absoluto. A ver si es el comienzo de un largo camino!

    ResponderEliminar
  5. Que aspecto, que fotos, ufffffff.

    Me encantan los mejillones!!!

    ResponderEliminar
  6. jejeje Me alegro que te hayan gustado

    ResponderEliminar
  7. La foto de corte de tomate muestra poca cultura culinaria.
    Se supone que si no se quita la piel, por lo menos se quita el resto de la raíz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Raíz? querrás decir pedúnculo, ainss que poca cultura botánica....

      Eliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger