21 oct. 2010

Garrotxa, la comarca de los volcanes (Girona)

Seguimos adelante con la bitácora que hicimos de nuestro viaje por Girona del que podéis ver el comienzo aquí. La noche en el hotel de Lloret del Mar fue muy agradable, sentimos durante toda la noche la lluvia y efectivamente a la mañana siguiente amaneció con el cielo muy plomizo, ambiente muy fresco y muchos charcos por la calle. Nos arreglamos y bajamos hambrientos al desayuno. En este hotel sirven algo sencillo pero bastante decente, sobre todo por la bebida ya que el café era de máquina de cafetería y también podías tomar chocolate, de muchas variedades etc. Para comer unos bollos variados recién hechos, embutido básico (york, queso de sandwich, salchichón etc), aceite de oliva, mantequilla y panecillos calientes. Lo dicho, básico. Terminamos, pagamos y nos fuimos con el coche hacia una de las comarcas de interior que más nos sedujo junto con la comarca de Ripolles, La Garrotxa.


Curiosamente y conforme íbamos avanzando hacia el interior el cielo se iba abriendo rápidamente fue sólo recorrer unos 30 kms y de repente hacer un sol resplandeciente. Qué suerte, la verdad. También, al ser domingo y ser cerca de las 9:30am, la carretera estaba tan solitaria como los primeros pueblos que vimos, pero este detalle tenía su encanto. A todo esto, el paisaje iba haciéndose cada vez más verde y frondoso, y la verdad es que empezaba a merecer la pena en recorrer esto.


En los puntos de información de los primeros pueblos, nos proponían rutas a pie o bicicleta bellísimas pero muy ambiciosas y decidimos no hacerlas porque en ellas íbamos a invertir toda la mañana y había muchas cosas que ver. Así que paseamos por varias localidades y acabamos planificando la subida a un mirador precioso que justo abrían al paso los domingos, el mirador de Cingle de les Aulines dónde se divisaba toda la ruta de La Cubeta Olotina.


Arriba (tardamos en llegar 20 minutos en coche) divisábamos todo el valle, algunos volcanes y Olot, lugar dónde íbamos a dormir. Nos dimos una vuelta por allí y nos tomamos un refrigerio en un entrañable bar de montaña mientras seguíamos pensando cómo afrontar el resto de la mañana.


Una vez hidratados, bajamos de nuevo este pequeño puerto (la carretera preciosa) para dirigirnos a la hermosa villa medieval de Santa Pau, famosa por su castillo, su agricultura y en concreto por sus fesols de Santa Pau (alubias), alubia riquísima que compramos nueva en plena temporada.


Si los compráis en bolsa fijaos que indique "Fesols de l'Associació de Cultivadors de Fesols de Santa Pau").


Algunos miradores ofrecían vistas preciosas.


Dimos una vuelta y siendo ya las 13:00 nos quisimos dirigir ya hacia el corazón del Parque Natural de la Zona Volcánica de esta comarca, para intentar hacer alguna ruta y ver algún volcán más de cerca.


En previsión a esto, decidimos comer pronto y rápido en un bar fruto de la improvisación. Elegimos comer un plato combinado de botifarra con los famosos fesols.


Cogimos el coche y fuimos al Área de Santa Margarida, desde donde uno se puede dirigir a dos de los volcanes más famosos de la zona, el volcán de Santa Margarida y el de Croscat. Después de ver las imágenes de ambos, elegimos el primero porque nos gustó más y allá que fuimos. Nos adentramos en un precioso camino cuesta arriba lleno de espesa arboleda y matorral a los lados, con unos 35 minutos de subida en total si no se hacían paradas.


Este camino te llevaba montaña arriba hasta copar y adentrarte en el cráter, un camino por el avanzábamos a duras penas porque cada vez estaba más cuesta arriba. Al final llegamos, pero nos costó subir muchísimo no sabemos si porque nuestro cuerpo seguía aún digiriendo las fesols o porque efectivamente no estamos nada acostumbrados a estos esfuerzos, va a ser esto último. El caso es que al final alcanzamos la cumbre y bajamos al cráter. No sé, en el ambiente se respiraba algo de decepción, no porque el enclave fuera feo, para nada, si no porque quizás nos dejamos guiar por una foto aérea que hay en las guías bastante típica (podéis verla aquí) y lo que encontramos fue un descampado amplio, soleado y poblado de vegetación.


Una pequeña ermita de origen románico (ver aquí) y un perímetro bastante grande dónde había algunos excursionistas y padres estaban jugando con los niños. La imagen era bonita pero el esfuerzo no nos mereció la pena. La vuelta fue mucho menos dura pero llegamos al coche echando el aliento y con ganas ya de pocos trotes porque además hacía bastante calor y no llevábamos un calzado adecuado. No lo sabemos con certeza, pero intuimos que el Croscat quizás nos hubiera gustado más, pero nos quedamos sin saberlo.

Al finalizar pensamos en algo tranquilo y nos fuimos a ver el bonito pueblo de Riudaura, aprovechando que estaba cerca de Olot. En el pueblo se respiraba paz, era cerca de las 16:30 de la tarde, y se oían reuniones de gente pasando la sobremesa en las casas, era una estampa preciosa porque además empezaba a nublarse, aunque sin llover. El paseo nos enseñaba la arquitectura de las casas y los paseos de piedra.


Al acabar fuimos al hostal de Olot para dejar las cosas a la habitación. El hostal es totalmente recomendable, nos encantó. Wi-fi en la habitación, baño nuevo, cama cómoda, habitaciones íntimas y estupenda relación calidad-precio.


Descansamos un poco hasta las 18:30 y fuimos a dar un paseo por esta localidad que nos pareció muy atractiva. El destino final de la vuelta era ir un restaurante que habíamos leído que estaba fenonemal, La Veranda, pero para nuestra sorpresa estaba cerrado, bueno, quedaba un día de estancia en Olot, así que probaríamos al día siguiente.


Lo malo fue que al ser domingo todo estaba cerrado y apenas veíamos movimiento en los pocos bares que había. Queríamos probar las patatas rellenas de la localidad (Patates d'Olot) pero nada, y había que irse a la cama con algo en el estómago, así que finalmente descubrimos en la preciosa plaza Clarà, un local grande, rústico y de gran barra llamado Viena que nos pareció fantástico.


Se trataba de una franquicia muy conocida en Cataluña que se inauguró en 1969 y que tiene varios locales repartidos por toda la comunidad autónoma. Pedimos una flauta de llonganissa, coca de pollastre y coca de lacón y queso roquefort, una cerveza y unas patatas fritas. Nos encantó la calidad de los bocadillos y los rellenos, por supuesto.


El pan lo hacen ellos y está estupendo, y como algo curioso, leímos que en el 2006 la flauta de jamón ibérico (flauta ibéric) había sido nombrada el mejor bocadillo del mundo por el New York Times. No la pedimos porque jamón no nos apetecía, pero el de Llonganissa estaba ¡de muerte!


Muy cansados nos fuimos a la habitación a las 22:30 y empezamos a preparar la ambiciosa ruta del día siguiente, la comarca del Ripollès y parte de la Cerdanya.

Salud.

(Continua aquí)

Print Friendly and PDF

15 comentarios:

  1. Yo quiero iiirrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!!!!!

    Qué envidia me está dando este viaje, me está haciendo una faltaaa!!!
    Por ahora me conformo con lo bien que lo habeis pasado vosotros.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  2. Begoña: Ya irás, ya irás.... jejeje

    ResponderEliminar
  3. Fíjate tanto y tanto que he ido a Cataluña y no conozco La Garrotxa, he estado cerca, pero no hasta el corazón. Pero vosotros me estáis transportando con vuestros posts, cuando os vais de viaje es como si nos fuerámos todos...
    Vamos que estoy saboreando esa flauta....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que bonita que es esta zona...pues nada a disfrutarla.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Que envidia me estais dando Carliños...

    Oye y los bocatas una pintaza eh?

    Biquiños.
    Lau.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, la Garrotxa es un sitio alucinante...

    ResponderEliminar
  7. Una zona estupenda, hace muchos años que no voy por allí. Pero siempre recuerdo lo fesols, qué cosa tan tierna.

    Un abrazo. Qué cosas lo del bocata!!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta ver nuestra tierra por tus ojos! es como si estuvieramos allí por primera vez! Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Nunca he estado por esos lugares pero la verdad que merece la pena viendo esas fotos me han entrado ganas de visitarlo... seguro que lo pasasteis genial...
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Tenemos poco-nada explorada esa zona. Nos la has contado de una manera que apetece largarse ahora mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Una zona preciosa que me encantó. Yo estuve en un alojamiento rural, que estaba en un lugar precioso. Por si os sirve, se llamaba "El Solá de Baix" y puede verse aquí http://www.cansola.net/index.html las fotos lo dicen todo.
    La verdad es que es una zona preciosa y la cocina que llaman volcánica es bastante rica.
    Esa casa Viena no tiene que ver conmigo, pero ya me gustaría jejeje.
    Un buen reportaje. Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Siento mucho que Santa Margarida os decepcionara. La última vez que la visité fue en invierno, casi sin vegetación, y con todo nevado. El cráter se veía espectacular. ¡Os tocará volver! ;-)

    ResponderEliminar
  13. Veo que nos has perdido el tiempo. Ya ha empezado la cuestación para hacerte embajador honorario de Catalunya. La gente que nace allí ama esa tierra y por muy buenas razones, entre otras porque se come bastante bien.
    Un abrazo,
    Cuchillero

    ResponderEliminar
  14. Que envidia tan grande! no conozco Cataluña y despues de ver esas fotos me están entrando muchas, pero muchas ganas.

    Bicos

    ResponderEliminar
  15. Que bonito todo y que bien explicado. Nunca he estado en esa zona pero se me esta antojando. Ya estoy impaciente por leer la siguiente parte del viaje. Gracias.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger