10 may. 2010

TORTILLA DE PATATAS GUISADA (O CÓMO APROVECHAR SOBRAS)

¿No os ha pasado alguna vez que habéis hecho una tortilla de patatas y os ha sobrado?. Es cierto que a muchos eso no les ha pasado nunca ¿verdad?, y también a otros les da lo mismo comerla fría, pero a nosotros si os somos sinceros comer una tortilla fría, y no digamos si la hemos conservado de la nevera, no nos gusta en absoluto. Lo que solemos hacer en estos casos es, o bien le pegamos un golpe de grill suave que caliente superficialmente la misma, y es verdad que a veces tiene un pase, o bien la hacemos guisada como ahora os vamos a mostrar, que si os somos francos queda soberbia. Como no teníamos sobras de tortilla de patatas hicimos para el post una desde el principio para así enseñároslo, aunque después de leer el artículo a lo que mejor queréis probar otra forma de comer tortilla de patatas. Os invitamos pues a echar un vistazo porque así queda un plato muy rico, con un regusto a cocina tradicional que quizás a más de uno le llame la atención porque es la salsa que hacemos es clásica dónde las haya, y más fácil imposible.


Recuerdo que a mi padre esta tortilla le gustaba muchísmo, se la pedía a mi madre alguna vez que otra porque el sabor de salsa le encantaba, y no le faltaba razón. El plato viene de la cocina de mi abuela materna, que ya sabéis que estas mujeres con cuatro ingredientes se inventaban un montón de platos, y no sabemos si es que se los pasaban entre amigas y vecinas de sus familias, o si realmente era de la suya (o de la de mi abuelo), el caso es que en mi casa se ha puesto desde siempre, y su preparación es muy básica típica de aquella época, más que de la nuestra. La salsa veréis que es muy simple y se impregna del sabor de la tortilla, pieza fundamental para que esa salsa sepa a lo debe de saber, a rica tortilla de patatas y poco más.


Os vamos a animar a hacerla sobre todo cuando os sobre tortilla, y es que guisar una tortilla recién hecha... alguno se llevará las manos a la cabeza porque es cierto que sobre-cueces la misma, pero claro, una vez fría, todo lo que se le añada mejora lo presente, y creemos sinceramente que con esta preparación nos topamos con una solución en toda regla.


Ingredientes para una tortilla de 3 huevos y 4 patatas medianas, 1 cucharada rasa de pimentón dulce, agua, 1 diente de ajo, 2 ramitas de perejil, 1 cebolla dulce (o 1 puerro y media cebolla), 1 hoja de laurel, 1 cucharada de harina, AOVE y sal. ¿Fácil verdad?.


Os vamos a mostrar el transcurso de la tortilla. Pelaremos, y lavaremos las patatas eliminando cualquier mancha oscura. Luego las cortaremos en rodajas más o menos finas.


Inundaremos las mismas con aceite de oliva y algo de sal.


Nosotros siempre hemos hecho la cebolla aparte dejándola muy bien rehogada, con algo de AOVE y sal, pero ya os comentamos con el bacalao al estilo Alcántara, que si echáis el puerro en rodajas en la misma sartén que la tortilla, os quedará la tortilla aún mejor.


Así iremos confitando las patatas en el aceite, y rehogando la cebolla en la otra sartén, a fuego muy lento y removiendo de vez en cuando.


El cocinado de las patatas debe de ser reposado, sin quemarlas y realmente cociendo. Aquí la tenéis la prueba de ello.


Al final escurriremos las patatas en un recipiente que nos sirva para hacer la masa de la tortilla.


Aquí tenéis la foto con la patata bien escurrida y la cebolla.


Pues echaremos los huevos bien batidos, removeremos y lo dejaremos reposar unos minutos para que el huevo fluya correctamente por todo el preparado (Esto es importante).



En la sartén en la que hemos cocinado la cebolla echaremos una cucharada sopera de aceite de las patatas y sin encender aún el fuego...


Echaremos las papilla de patatas y huevo. Debemos de apretar bien para que salga con una forma homogénea. Encenderemos el fuego.


La dejamos hacer lentamente, no queremos que salga muy hecha porque el guiso posterior la va a cuajar en exceso. Tampoco nos debemos de pasar, la tortilla debe de hacerse muy bien por toda la superficie. Al cabo de unos minutos la menearemos con cuidado para que la parte que está en contacto con la base de la sartén, al darle la vuelta con la ayuda de un plato, despegue correctamente. Le daremos la vuelta con cuidado y seguiremos la misma pauta.


Mientras tanto podemos ir vaciando el aceite de las patatas en un recipiente de tipo aceitera (es un aceite que se puede aprovechar perfectamente para fritos y guisos), y con otra cucharada de ese mismo aceite vamos rehogando la otra mitad de la cebolla y el laurel. Si habéis usado puerro para la tortilla, ahora usar la media cebolla que os indicábamos en la lista de ingredientes.


La tortilla está hecha.


Ahora la depositaremos en una olla plana partida por la mitad.


Ya nos daban ganas de meterla mano.


Con la cebolla ya bien rehogada...


Echaremos el pimentón fuera del fuego.


Rehogaremos mínimamente y añadiremos el perejil y 3 vasos de agua para esta tortilla, la cuestión es que la cubra casi en su totalidad.


Echaremos este guiso sobre la tortilla.


En la sartén que hemos dejado dejaremos que pierda humedad con el fuego, y tostaremos una cucharada muy rasa de harina floja al fuego. Podíamos haberlo hecho con la cebolla.


Mientras cuece la tortilla, añadiremos un poco de caldo para refrescar.


Y lo echaremos en la tortilla. La tuvimos cociendo sin tapa hasta que el caldo bajó a la mitad.


Salud y ¡feliz semana a todos!.

Print Friendly and PDF

32 comentarios:

  1. Hoy si me ha dado tiempo de pasarme por aquí tempranico!
    Nunca he hecho una tortilla guisada, es que a mi hijo le encanta que sobre tortilla para hacerse un bocata enorme bien untado con mayonesa.
    Si alguna vez consigo que me sobre una buena cantidad la voy a probar porque siempre he tenido curiosidad por probarla y la verdad es que con la estupenda pinta que tiene la tuya me apetece mucho.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasa lo mismo que a Lola, en mi casa nos encanta la tortilla fría, a modo de tapita. Eso si, nunca se guarda en el frigorífico.
    Pero vaya, no veo ningún problema en preparar una tortilla ex-profeso para esta receta. Tiene tan buena pinta....
    Nunca la he comido, pero si había oído hablar de la tortilla guisada. Y la verdad es que creo que me estoy perdiendo algo grande. Siempre he pensado que la tortilla de patatas es uno de los más grandes logros de la cocina tradicional.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  3. Tiene muy buena pinta pero no creo que pudiese aguantarme. Si tengo ahí, tan a mano, una tortilla de patatas jugosita lo único que puedo hacer es partirme un buen trozo de pan y comérmela!

    ResponderEliminar
  4. Ja,ja,ja ...en esta casa NUNCA sobra tortilla.Yo creo que mi marido se podría comer dos de una sentada.A él le gusta como a ti y a mí, lo reconozco, me gusta más fría que recién hecha.
    Así todo, sé que tu versión de hoy nos encantaría, eso sí, con pan para mojar.
    Que tengáis una buena semana,
    María José.

    ResponderEliminar
  5. Habría que hacer un monumento a los autores de estos inventos. Aunque a mí me encantan las patatas "zapateras" (soy así de rarita) y no sé si me atrevería a guisar una tortilla que se ha quedado de un día para otro, que es como más me gusta. ;-) En cuqlquier caso, siempre viene bien tener opciones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A nosotros nos pasa como a Maria José, nunca sobra!! asi que si la queremos comer asi -que tiene que estar de muerte- habrá que hacerla con ese fin.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. En casa de mi madre, la tortilla guisada se hace especialmente guisada, muy rica, es de los platos que mas le gustan a mi fotógrafo.
    Tu propuesta me ha puesto los jugos revolucionados...que jugosidad!

    ResponderEliminar
  8. Buenoooo, pues otro al que no le sobra nunca tortilla, y si sobra un trocito cae fría de aperitivo. Para hacer esta sabrosa receta tendría que recurrir a elaborar una tortilla para ello.

    Por otra parte, nunca he probado la tortilla guisada. Ya va siendo hora.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Nunca he tomado una tortilla guisada y viendo las fotos la verdad es que apetece.

    Aunque cualquiera hace esperar al personal una vez que está hecha, diciéndoles que ahora tengo que hacerle otra cosa
    Y con las sobras... si sobra un cachín, ese casi me lo escondo para mi pues de un día para otro es como mas me gusta a media mañana

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¿Te puedes creer que nunca he comido la tortilla así? Pero me tienta y mucho.
    No descarto la opción de tomar prestada tu receta y hacerla esta semana ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo tampoco he comido tortilla guisada, la pinta es estupenda.
    besos

    ResponderEliminar
  12. Jo, es que a mí casi nunca me sobra... ejem. Y alguna vez que ha sobrado, como la suelo hacer para cenar, me la tomo yo de desayuno al día siguiente... no me importa que esté fría... qué vicio.

    ResponderEliminar
  13. si entro por la mañana, me entra hambre, si entro por la tarde, me entra hambruna, jejejeje, qué buena pinta tiene esta receta, que ni en un delirio de imaginación se me habría ocurrido, pues nada, habrá que probarla, de verdad, porque tiene una pintaza, además me anoto algunos trucos de cómo hacéis vosotros la tortilla de patata, porque qué pinta tiene.

    abrazosssss, chulísimo el nuevo foro, jejejejee, hay platos de todo tipo, ejejeje

    ResponderEliminar
  14. Hola!, soy nueva en esta weblog. Os he descubierto desde el blog de la Dolorss y he flipado por la calidad de las recetas y las explicaciones. Hoy, con esta pedazo de tortilla extrajugosa en salsa, he oído berrear a mis jugos gástricos. Habrá que hacerla expresamente porque en nuestra casa, si raramente sobra, al día siguiente al llegar a casa se convierte en el aperitivo del primero que la pilla. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  15. Tengo que decirte que esta receta está diseñada para aprovechar una tortilla de patatas que dormita por la cocina, tú ya lo dices. Al cabo de un par de días, se reseca y se torna un tanto rancia y o la tiras o te la comes tal cual. La mayoría de los mortales de nuestro país jamás dejan que esto pase, no por deber, sino por afición a una receta totalmente redonda. Lo que pasa es que cuando uno ve una tortilla como la que habeís preparado para guisarla, se le saltan las lágrimas. Y eso porque una como ésta no puede ser mejorada con ninguna salsa ni condimento, aunque entiendo el movil didáctico. Guisar una tortilla de patatas nunca será popular en nuestro país, porque una de dos, o deja mucho que desear y mejor enmascararla, o por razones ignotas, no se ha consumido en una sentada. De ahí lo comentarios de "yo no la he preparado nunca así". De todas maneras la receta existe, y vosotros la habeís oficiado espléndidamente. La próxima vez sin embargo, la dejais resecarse un par de días y entonces, de esta forma, se resucita en otra vida de buen ver.
    Saludos,


    Cuchillero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TE DIRE PARA TU BUEN ENTENDIMIENTO QUE LO QUE DICES ES CIERTO PERO NO OLVIDES QUE LA TORTILLA DE PAPAS CON CALDO A SIDO DE TODA LA VIDA UNA RECETA DE NUESTRAS ABUELAS Y EN MUCHOS CASOS SUPERA A LA TORTILLA DE PATATAS DE TODA LA VIDA SALUD Y BUEN PROVECHO....

      Eliminar
    2. LA TORTILLA CON CALDO NOMBRE DE RECETA DE TODA LA VIDA ESTA QUE TE CAGAS...

      Eliminar
  16. Yerbabuena: bienvenida, estamos encantados que te haya gustado nuestro blog.

    Carmen: ...pues es post ya ha servido para algo. Gracias a ti.

    Ya nos ha vuelto a quedar claro que la tortilla de patatas es nuestra gran perdición, y que para gustos ya se sabe...

    La devoción por ella es algo unánime, y digno de destacar.

    Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  17. En mi casa a la tortilla que sobra le damos buena cuenta en pinxos o bocadillos.
    La tortilla guisada la probamos una vez en León, en una cueva en Valdevimbre y no nos gusto demasiado, esa en concreto nos resultó aguada porque la salsa estaba muy líquida y poco o nada ligada.
    La vuestra, sin embargo, se ve una salsa rica y espesita, así que habrá que probarla para comparar.

    Bicos

    ResponderEliminar
  18. Veo que soy una de las pocas que si ha comido este plato en muchas ocasiones, mi madre hacía una tortilla de patata espléndida, y a mi me encanta recien hecha y fría, y muy pocas veces sobraba ... la receta, similar a la tuya, en lugar de pimentón, azafrán, y unos guisantes en la salsa... buenísima

    saludos

    ResponderEliminar
  19. Hola Carlos:

    A que mala hora me he puesto a leer tu receta!. Son las 12 y 10, estoy en una biblioteca pública y no tengo posibilidad alguna de tomarme un pinchito. Como comprenderás al ver tu foto en la pantalla, me ha faltado nada para comerme, bueno mejor dicho chupar la pantalla.

    ummmm!!! que pinta tiene. Me encanta como te ha salido y mira que a mi me salen bien pero tu es que me superas en todo.

    Aunque no te deje comentarios siempre, que sepas que te leo todos los días.

    Un abrazo y gracias por tu blog

    ResponderEliminar
  20. mira que vivo solita y muchas veces sobra tortilla. ahora ya se lo que haré...mil gracias

    ResponderEliminar
  21. Madre del amor hermoso! que pintaza tiene esta tortilla recién hecha. Ese punto poco hecho es para volverse loco. Todas mis felicitaciones porque os ha quedado soberbia.

    Lo de hacer la cebolla a parte es por algo en especial? es que entiendo que pueda no gustar la tortilla con cebolla, pero vosotros se la acabáis poniendo y el sabor que deja en el aceite es una pena no aprovecharlo, en mi opinión, claro. :-)

    Me pasa como a la mayoría, no nos suele sobrar :-) pero si sobrara suelo preparar una bechamel, un poquito de queso rallado y lo gratino unos minutos. Nunca he probado de guisarla pero desde luego es una solución muy atractiva. ;-)

    ResponderEliminar
  22. Por favor! estña de muerte, yo que he visto a mi suegra preparar su tortilla de patatas que es de aplauso, he aprendido más con este post que con la experiencia directa! creo que dais unas explicaciones importantes y básicas que a los expertos cocineros se les pasan con frecuencia... me encanta!

    ResponderEliminar
  23. Maduixa: lo hacemos aparte porque siempre deseamos azucararla con la caramelización, pero ya ves que al final no tenemos paciencia ;). Desde hace un tiempo tenemos el corazón dividido entre usar el puerro confitado con las patatas, o así, que es cómo la hemos hecho siempre.

    Normalmente sí que aprovechamos el sabor a cebolla porque la tortilla la solemos terminar donde freimos la misma. Esta vez es verdad que no, tenemos dos sartenes iguales para poder darle la forma que le queremos dar (pequeña), y lo que pasó esta vez es que estábamos haciendo otro plato y al terminar de pochar la cebolla usamos esta sartén para otro menester. Un gran apreciación.

    Un saludo a todos, y gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  24. Mi madre siempre hace tortilla de sobra para guisarla al día siguiente, a los niños les encanta. La receta es idéntica, aunque mi abuela ponía también unos cominos.
    Ella me contaba que antiguamente se hacía así para que cundiera más.

    ResponderEliminar
  25. Sarita: lo probaremos, los cominos nos chiflan y es un toque que le va mucho al pimentón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. La verdad es que nunca habia visto esta receta y me encanta¡ Lo que hago yo con la tortilla que me sobra son Buñuelos: esmago la tortilla, le añado un poco de leche, una cucharada de harina, un huevo y ligo todo muy bien. Nunca uso batidora, pero no estaría mal. Con dos cucharas doy forma y frío en acceite bien caliente. Escurrimos yh listo¡ Se pueden tomar frías y calientes.

    ResponderEliminar
  27. Que buena idea!! hacia mil que tenia en la cabeza preparar tortilla guisada , así que de hoy no pasa..!! hoy ceno tortilla guisada y la publicare en mi blog!! www.elblogdecuuking.blogspot.com

    ResponderEliminar
  28. Mi padre hacia unas tortillas buenísimas y algunas veces hacia un majado con un ajo, una pastilla de avecrem y una cucharadita de cominos todo bien majado y añadía unos dos vasos de agua en el majado le daba unas vueltas y lo añadía a la tortilla que previamente la había hecho en cuñas le daba un hervor sin dejar que se consumiera el caldo y estaba vuenisima

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger