26 nov. 2009

SOPA DE PIMIENTOS MORRONES AL AZAFRAN

Existe un libro muy interesante sobre recetas granadinas que la diputación de Granada editó hará un par de años de una pequeña tirada muy breve y sólo distribuida en la provincia y que descubrimos gracias a la genial María Pimientos de Directoalpaladar. En este pequeño libro curiosamente sin ilustraciones, vienen cientos de recetas sencillas y tradicionales que aunque muchas no hayan nacido en la provincia de Granada, han arragaido fuerte entre algunas familias y restaurantes de muchas de las pequeñas localidades repartidas por toda la orografía alpujarreña, del centro y de la costa. Una de las recetas que más nos gustó de todas las que venían en el apartado de hortalizas fue ésta, la sopa de pimientos. Estaba redactada por un tal Jose Antonio Mazuecos Molina el cuál nos encandiló con su propuesta de hacernos imaginar por un momento lo buena que tendría que estar una sopa hecha con la esencia del caldo de asar los pimientos, algo sin duda extraordinario para el paladar. Un caldillo vegetal exhuberante que siempre lo aprovechamos para arroces, bases o incluso para aliñar otras ensaladas. Por tanto esta receta no podía salir mal por definición. ¿Queréis acompañarnos para ver cómo se hace?.


Bueno, os tenemos que confesar que retocamos la receta un poco (es que a veces no lo podemos evitar), pero más o menos es esta la sopa. Nos encantó y poco más que añadir. De verdad que si tenéis por casa un par de pimientos morrones muertos de risa dentro de la nevera o en la fresquera, y queréis hacer una sopa escandalosamente sabrosa sin utilizar ninguna base para 'engordar' el sabor, animaros a realizar esta sopilla guarnecida con la que vais a disfrutar muchísimo, y lo mejor de todo, por muy poco dinero. En parte nos recordó a la famosa sopa Verata o también llamada sopa de tomate de la Vera, y en serio, ya no sabemos con cuál quedarnos. Ambas son extraordinarias.

Ingredientes para 2-3 personas, 2 pimientos morrones hermosos, 2 tomates grandes, 1/2 cebolla, 2 huevos, 10 almendras, 2 rebanadas de pan blanco (usamos de molde sin corteza), un poco cayena (nosotros usamos el exquisito Merquén que me hizo llegar recientemente nuestro amigo Polo), 30gr de pasta menuda pero no sémola, tipo fideos, piñones, maravilla, lluvia, sopa de letras, AOVE, sal, 3 dientes de ajo, azafrán, agua y sal.


Lo primero lógicamente será asar los pimientos morrones en el horno a 190º embadurnados de aceite de oliva y sal. Los asamos entre 45 minutos y una hora. Si se os queman mucho envolver el recipiente de horno en papel de aluminio.


Mientras tanto, pelamos los tomates y los ajos (los partimos en dos). Picamos también la cebolla.


Rehogamos la cebolla, la cayena, las almendras y el ajo en AOVE hasta que todo dore.


Echamos a continuación el tomate troceado junto con algo de sal, y el azafrán molido. Lo dejamos reducir hasta que que lo veáis como en la segunda foto (unos 20 minutos). El azafrán le da un toque único al plato que no podremos JAMAS sustituir por el colorante artificial o el pimentón.


Batimos el refrito a conciencia y reservamos.


Cocemos 2 huevos unos 12 minutos en agua con sal, los 12 minutos se cuentan desde que el agua comienza a hervir.


Tatachán, ¡los pimientos ya han acabado!. Los dejaremos enfriar enteros (importante para que se pelen bien) y luego los pelaremos y los trocearemos o con la mano o con unas tijeras. Cuando los peléis, os daréis cuenta que el caldo que queda en la bandeja quedará infestado de las semillitas del propio vegetal, no os preocupéis, se cuela y a disfrutar.


Y al acabar tostaremos el pan en un poco de aceite de oliva para finalmente cortarlos en cubitos o en crutons.


Pondremos los pimientos en una olla, echando el caldo colado sobre los mismos, y completando con agua hasta cubrirlos.


A continuación, añadiremos el refrito que hemos batido. Rebañamos el recipiente de agua para no dejar mijita de ese refrito caído del cielo.


Daremos vueltas a los pimientos, y dejaremos cocer tapados unos 15 minutos. Aquí el pimiento cogerá mejor textura para tomar en sopa, nada crujiente y muy tierno. Una vez haya cocido, añadiremos la pasta, nosotros nos pasamos un poco en cantidad. Echar como medio vaso de chato de vino.


Daremos vueltas hasta que se haga la pasta (que no se nos pase por Dios) y mientras picaremos el huevo duro.


Cuando esté hecha la pasta, añadiremos el huevo, apagaremos y removeremos. Cuestión de 1 minuto.


Rica, socorrida, exquisita... y bonita ¿verdad?.


¡Ufff! cada vez que vemos las fotos de la sopa ¡meteríamos la cuchara hasta no parar!.


Salud.

Print Friendly and PDF

17 comentarios:

  1. Qué maravilla de sopa, pero si casi es un primer plato completo!! El paso a paso me tiene loca, esos pimientosssssssssssss, deliciosa.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pero como no os vamos a acompañar? y para comerla también si hace falta!!! Debe de ser de esos platos que tocas el cielo!!
    Super, super...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Carlos buenísima, como nos dices lleva poco, pero muy bien elaborado y eso se tiene que notar en el resultado final, los pimientos asados tienen una presencia ... vamos con un poquito de pan y ellos así solo sín más me gustarían, jajaja.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Hoy aquí hace un día gris y no para de llover. Esta sopa creo que sería el plato ideal para comer hoy.
    Siempre con cosas ricas en la mesa. Qué gusto por Dios!
    Besitos sin gluten.

    ResponderEliminar
  5. Qué rica sopa, apetece un montón en este tiempo, y hoy en particular con el día que hace me encantaría tener un plato así delante. Miraré la foto mientras me como un poco de arroz con pollo frío delante del ordenador...
    Que tengáis buen día, un abra

    ResponderEliminar
  6. No me cabe ninguna duda que esa sopa es una exquisitez, es muy parecida a una sopa que se hace por mi tierra, pero a la vez totalmente diferente, tengo que probarla sin falta ya...yo tengo unos 4.000 kg. de pimientos y no me caben en el frigo, jejej

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  7. Me preguntaba cuando le pones las almendras y la guindilla, en el guiso que yo hago le pongo también al caldo la almendra, pan y ajo frito triturados para espesarla, y como he visto que no aparece luego la almendra, pues tengo esa duda....muchas gracias por éstos maravillosos platos que nos pones...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  8. He conocido su blog a través de Mi cuina de nuestra común amiga Dolorss; ante todo felicitarle por las magnificas recetas, lo bien explicadas y documentadas. Lo he visitado porque me ha llamado la atención el nombre de la receta. Soy malagueña, de familia de pescadores (la jábega de mi abuelo está en el Museo Maritimo de Barcelona) y en mi familia hay un plato muy antiguo, cuya base es el pimiento asado y se le añade al final chanquetes (si le apetece puede verlo en mi blog). Este plato me lo ha recordado.
    Enhorabuena por su blog y de ahora en adelante tiene en mi una fiel seguidora.
    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  9. Hola a todos. Antes de nada gracias por vuestros comentarios, la verdad es que es una sopa muy pero que muy buena.

    Ana: gracias por indicarnos esta omisión!!. Ya lo hemos corregido.

    Carmen Rosa: bienvenida. Ahora veo tu blog y tu receta. Y por favor, no me llames de usted!!! jejeje ;)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Me encanta los pimientos, creo que no voy a poder resistirme a hacerla.
    Tambien quería felicitarte por tu gran trabajo, tienes un blog muy interesante.

    ResponderEliminar
  11. Hola Carlos,
    Adrià en uno de sus libros mas teóricos sobre cocina, "Los secretos del Bulli" publicado en 1997 habla del paladar mental que define como "una capacidad relacionada con el análisis gustativo y que consiste en imaginar el sabor y la armonía de un plato tan sólo viéndolo o escuchando su nombre" y lo transcribo así literalmente. Todo esto viene al caso para preguntarte como describirías el sabor de esta receta y así tener una referencia directa para compararla con mi supuesto paladar mental. Me parece un ejercicio divertido ¿no crees? Yo escribo lo que pienso ahora y lo compararé con tu respuesta si tí te parece bien.

    Saludos,

    Cuchillero

    ResponderEliminar
  12. Desde luego que apetece meterle la cuchara, qué plato tan curioso yt an apetecible. Con lo que le gustan a mi Pedro las sopas, esta le va a sorprender y seguro que le encanta.
    Un beso y que lo paseis muy bien en las vacaciones.

    ResponderEliminar
  13. Claro Cuchillero, es estupenda tu propuesta, a ver si coincide y espero te sirva.

    Su sabor es ácido, sabroso, con notas a grill y un final dulce. Sabe dulce por la cebolla y el pimiento, y ácido por el tomate.

    Posee matices que lo hacen mas complejo pero a su vez mas familiar, el huevo duro y el regusto a azafrán.

    Para que te lo imagines en pocas palabras, es como una pepitoria mas ligera, más dulzona que salada y a la que se le ha añadido un toque del asado de los pimientos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Me hago muy buena idea de lo que expresas, que se corresponde con lo que había imaginado. Lo único que se me ha escapado es el toque de azafrán, pero como dice el mismo Adrià en ese libro, "una pizca de azafrán tiene tanta personalidad como 500 gramos de dorada".
    Muchas gracias y buenas vacaciones.

    Cuchillero

    ResponderEliminar
  15. Carlos que exquisita sopa que casi pareciese que fuese el plato principal de una deliciosa comida especial para el tiempo de otoño e invierno. Veo que no habeis perdido tiempo en utilizar el merquén, espero que les haya gustado y les sea util para recetas futuras. Te comento que el otro día preparé unos camarones al ajillo e igualmente sustituí la guindilla por el merquén y quedaron deliciosos con un pequeño toque de ahumado.
    Saludos
    Polo

    ResponderEliminar
  16. El otro día me topé por casualidad con estas fotografías. No sé qué andaba buscando, supongo sopas. Fue a la carrera y no me dio tiempo a "archivar".

    Hoy he vuelto a poner en el buscador, esta vez "sopa de pimientos", y lo he vuelto a encontrar. Entonces no dije nada, pero esta vez no me puedo ir sin felicitarte.
    Presentas esa sopa de tal manera que nos conviertes (seguro que no queda en mí únicamente)en antojadizos sin complejo ni cargo de conciencia. Corro a anotar pimientos en la lista de la compra, no sé si la intentaré igual ni si se parecerá mínimamente, pero lo que sí estoy segura esta vez es de dónde me vino la inquietud (y éso procuro recordarlo siempre).

    Muchas gracias por la idea, el esmero y compartir cosas así.

    Saluditos y feliz día.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger