3 feb. 2009

RESTAURANTE VIUDA DE VACAS

Existen a grandes rasgos tres tipos de restaurantes, uno el que te echa de comer, con sus más y sus menos, otro el que comes como en casa, con buena cocina y buen hacer, y por último el restaurante al que vas a experimentar y degustar una cocina elaborada y rebuscada que no encuentras en casa. Ojo, los exóticos o foráneos no me he olvidado de ellos, entrarían dentro del primer y tercer grupo. Pues del primer grupo normalmente no solemos publicar nada en el blog, y la verdad es que son la gran mayoría de sitios a los que vamos con sorpresas agradables y desagradables, aunque por lo general ganan estas últimas. No solemos repetir, y quedan en el olvido en seguida.


¿El segundo grupo? es que menos vamos buscando, pero claro, siempre es muy agradable encontrarte sitios que no decepcionen en absoluto y que hagan una cocina previsible pero muy bien elaborada. En algunos casos hay sitios que ofician perfectamente una cocina tradicional hecha en casa pero incluso mejoran algunos platos. Este es el caso del restaurante Viuda de Vacas que de verdad que marca una diferencia notable con la media. La taberna nos encantó, y ahora me vais a escuchar decir auténticos piropos a su mesa, y con razón. Todos los que fuimos coincidimos, y salimos de allí más que encantados porque nos encantó y nos supo a cocina de madre.

El sitio está en el conocido barrio de La Latina en Madrid, y aunque el mesón esté ahora (provisionalmente) en el número 2 de la calle Aguilas por reformas, su ubicación original sigue estando en el emblemático edificio del siglo XVIIII de la Cava Alta, 23, sitio que conocimos hace unos años cuando nos llevó nuestra amiga Almudena (dueña del bar El Perla) y que nos pareció super entrañable y castizo cien por cien. No sabemos si cuando abran el mesón original, no cerrarán éste y tengan dos Viuda de Vacas, pero estaréis de acuerdo conmigo en que no, porque si no fijaros en el cartel de la fachada (es algo provisional).


Pues nuestros amigos de El Perla nos llevaron por segunda vez a esta nueva ubicación con el pretexto de comer sus exquisitos callos a la madrileña. ¡Vaya callos madre!, algo único y desde luego un referente en toda la ciudad. Prodigiosos, de verdad que mejor que los caseros si cabe. En su justa medida de caldo, de carne, de sal, de picante, de espesor, de color, de ingredientes, de todo. Un diez sobre diez, y no soy el único que opina lo mismo, es ya mucha gente la que se acerca por esta barra a pedirlos y a disfrutarlos, son ya muchos años elaborándonos y eso se nota. Además, lo que más me gustó que en esta segunda vez lo corroborábamos, que podía haber sido otro espejismo culinario.


Pero ahí no acaba todo. Todo lo que pedimos ese día, las 7 personas que fuimos, fue sobresaliente. Nada estuvo mal, todo muy correcto y con sabores caseros al cien por cien, que es lo que más destaco porque en la presentación de los platos ya que el restaurante no se emplea a fondo según los tiempos que corren. En fin, que no sé por dónde empezar...

A ver, los espárragos trigueros a la plancha, no eran gran cosa, pero entre los comensales que éramos hay grandes devoradores de esta exquisita verdura que aquí ofician a la plancha y que presentan con escamas de sal. Ricos, pero esto fue lo menos significativo.


Empezaremos entonces por la chistorra, tremenda. Rica, jugosa, sin la grasa habitual de algunas marcas comerciales, y con un pan, que claro, te lo sirven al principio, ¡qué es os voy a contar!.


Los callos que os comentábamos, esplendorosos, fragantes, riquísimos, lo mejor de lo mejor. La ración cuesta algo menos de 12€. No es barato para el plato que es y lo barato que son, pero de verdad que merece la pena. Mojar pan aquí es tocar el cielo.


Luego pedimos calamares en su tinta, que resultaron estar también increíbles. Con una salsa perfectamente oficiada y con ese sabor a cebolla pochada que siempre nos apetece. Además el arroz blanco estaba en su punto, y claro, con la salsa no sobró nada. No os creáis que es fácil hacer todo esto bien y con el bar hasta arriba. Una nota altísima. Ración generosa.


Luego el jamón al horno con puré. Diréis, qué tontería de plato, bueno, pues estaba formidable. La salsa melosa y sabrosa, plato con solera y de regusto muy suave. El cerdo tierno y el puré de patatas cien por cien casero. A mí desde luego todo esto me sorprendió mucho, porque no es lo habitual ni en los menús del día de 12€, parecía que estábamos en casa.


Por último dos platos, el primero que fue el segundo mejor plato de la jornada que fue el bacalao dorado a la portuguesa. Increíble, excelente, fascinante... bueno bueno de verdad. Nada de excesos de sal o de grasa. Las patatillas finísimas, y el bacalao jugoso, perfectamente desalado. Un placer. Triunfó casi como el que más, pero claro, para mí los callos le hicieron sombra. Era la segunda vez que lo probábamos, y nos volvió a encantar.


Por último unas berenjenas a la crema. Totales. La bechamel también de calidad, y perfectamente horneado. No saqué foto porque trajeron todo de golpe, pero el sabor formidable y el olor que desprendía pues eso, como en casa. De verdad chicos que me quedo corto con la calidad de las viandas de este mesón. Me dieron ganas de conocer a la gente de la cocina.


Y ya por último los postres, que tampoco se quedaron cortos. Primero unas frambuesas con yogurt, una combinación sin grandes pretensiones y que estaba normal. Y lo mejor, la tarta de queso con brandy de la casa. Muy sustanciosa, de textura única, sin errores, sin agujeritos y con un dulce justo. Una obra maestra del postre casero, hacía tiempo que no probábamos una tarta de queso igual.


Salimos a 35€ cada uno con varias botellas de vino (no recuerdo cuál eligieron) y algún café. Pero nos atendieron muy bien y no faltó en ningún momento el servicio, con pan abundante y sonrisas por parte de la camarera que nos atendió. No salimos a rebosar pero bastante bien a base de pringar y de rebañar todo.

La última vez que estuvimos cuando estuvimos en su ubicación original pedimos algún otro plato que no recuerdo muy bien, pero nos falta probar su rabo de toro y la gallina en pepitoria, que dicen que también son extraordinarios. Estos seguro que no los pedimos aquel día.

En fin. Que el sitio es recomendable de verdad si lo que buscáis es comida tradicional elevada al cuadrado.

Comer en casa fuera de ella, es posible.

Salud.

Print Friendly and PDF

10 comentarios:

  1. !Qué bien te cuidas!!! Este me lo apunto. Me encantan este tipo de sitios, pero no es fácil acertar. Cuantas veces te arrepientes de haber entrado en un restaurante y encontrarte con una mediocridad total, que siempre acabo diciendo : mejor un bocadillo. Yo en Madrid siempre voy a lo conocido y seguro, pero este sitio lo añado a la lista.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  2. Coincido plenamente contigo en que comer BIEN fuera de casa es muy difícil y sobre todo si vas a ciegas!!, aún así, las recomendaciones suelen ser ejem... sin comentarios!!no sé, a veces me veo un poco bichito raro porque te dicen, "si, si vete ahí que estupendo, se come de maravilla... "puro elogio y luego llegas y la desilusión es tremenda, me ha pasado en mas de una ocasión!. Me da mucha rabia pagar por unas croquetas que figuran en la carta como caseras (por poner un ejemplo)y que saben a bechamel industrial y a potenciadores del sabor y aroma a jamón y no al sabor auténtico de una buena croqueta.Como dice mi primo ,croquetas de esas que saben a lo que no tienen !.O que te pongan un plato con una vestidura imponente, una salsa untuosa ,con un aspecto perfecto y que cuando vas a mojar el pan te llevas tremendo chasco...porque la salsa es de esas que saben a salsa precocinada!. En fín que me ha parecido un lugar excelente éste que nos muestras!, a mí la pinta de los calamares me parece soberbia,con esa salsa espesa, concentrada...y los callos también , muy buen aspecto!!las tartas es de las cosas que no me fio nada de una foto (hay tartas espectaculares que luego dejan mucho que desear), ésta tuya tiene una pinta muy casera!!en fín, que me ha encantado el sitio y tu forma de describirnoslo!. Si algún día voy por Madrid ya lo tengo apuntado en mi agenda de lugares por visitar!un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Carlos por la recomendación, el sitio se ve estupendo. La de veces que habré yo pasado por la latina y no me he dado ni cuenta... lo tendré en cuenta para cuando vaya a Madrid.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. no puedo decir nada, estoy con una envidia enoooooorme ¡¡¡

    ...esos callos ....

    mi madre los hace divinos, le tengo que pedir la receta, fijate tú por donde

    ResponderEliminar
  5. Madre, como te cuidas, no???
    Increíbles todos los platos, aunque lo mejor esos esparraguitos, me encantan!!

    Si un dia me invitas a comer algo así ya me gusta!!je,je!!
    Un besino.

    ResponderEliminar
  6. Begoña: apúntalo si lo que buscas es cocina casera y tradicional, de forma informal.

    Martuki: lo de las croquetas nos ha pasado en muchos sitios. Te las comes porque vas con hambre, pero vamos, a 8€ la ración es para eso, para no volver. Aquí te aseguro que todo está excelente, y seguro que nos dejamos platos en el tintero.

    Silvia: desde luego, tenlo en cuenta porque es total.

    Eu: ... y luego nos la pasas!!

    ResponderEliminar
  7. Prendada de esos callos me he quedado.... tomo buena nota por si un día me paso por Madrid, estos sitios vale la pena tenerlos bien anotados.
    Saludos,
    Anna

    ResponderEliminar
  8. Mientras leía tu exposición tan bien lograda pensaba: ¡¡que bien os cuidais!! y luego veo que Begoña piensa lo mismo.
    Hay pocos sitios, por desgracia, que se coma muy bien, algunos que lo hacían han cambiado supongo que animados por el negocio económico, o por que la cocinera se jubilo, o por otros motivos.
    Es bueno tener esos lugares anotados en un lugar preferente de la lista, verdad?
    besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Javi y equipo tienen una atencion fenomenal, vivo en Costa Rica y viajo 2 veces por ano y un destino obligatorio Vacas. La calidad es admirable.

    ResponderEliminar
  10. Buscando restaurante-bar para comer comida casera Madrileña nos recomendaron este acogedor restaurante, probamos casi de todo lo que pudimos, croquetas calamares, berenjenas, salmorejo, boletus, lomo de buey, alcachofas, codornices con foie (exquisitas), etc.....un vino recomendado por los dueños excelente y para rematar tarta de queso y carne de membrillo frita, de escándalo. El trato........excelente, muy atento y cercano. Fuimos recomendados y no fallaron. Para la próxima vez que volvamos a Madrid, el Arroz Murciano "Arroz del Señorito" pero necesita encargo.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger