4 feb. 2009

MANITAS DE CERDO A LA MADRILEÑA

Hola a todos. Hoy os enseñamos esta preparación porque nos parece sencillamente deliciosa. Supongo que a más de uno no le hará mucha gracia el tema de las manitas de cerdo, y lo puedo entender porque no se trata de carne magra, o carne gratinada o asada, si no que se trata de de cartílago, gelatina y huesos. El caso es que sé que por otro lado a muchos de vosotros os apasionan (me incluyo yo) y os parecerán un manjar exquisito, con una textura y untuosidad única y deliciosa, con el añadido extra de estar preparados de forma parecida a los famosos callos a la madrileña, es decir, ese típico plato que reune todos los puntos necesarios para triunfar con una barra de pan y un buen vaso de vino. Aunque ojo, pese a no ser la misma preparación que los callos, se parece bastante. ¿Queréis saber cómo se hacen?. Pues seguir leyendo.


Ya os adelantamos que al prepararlos de este modo es mucho más fácil que la tediosa preparación y limpieza de los callos, y las manitas quedan deliciosas tanto recién hechas como transcurridos los días, que como muchos dicen, estos platos mejoran con el tiempo. Nosotros no os vamos a recomendar comerlas muy a menudo, porque el plato es rico en calorías y grasas, pero de vez en cuando es un bocado delicioso del que os sentiréis atraídos todos las semanas, y claro, esto no puede ser.

En casa de mi madre se hacen a menudo (quizás una vez cada dos meses), y ella los guarda en la nevera en tupper a la espera de que vayamos por casa a recogerlos, los cuáles se conservan a a perfección y durante muchos días en su propia gelatina. Una vez tengáis el plato hecho y guardado, este sirve como ración socorrida, o como comida de trabajo, o como reserva para visitas improvisadas que sepas tú que les gustan claro. Además se calientan en el propio microondas y el resultado es espectacular.

El caso es que ya os digo que no le gustan a todo el mundo, a mi chica no le gustan por ejemplo pero ha descubierto que si en su salsa (sin las viandas) inundamos unos buenos y tiernos garbanzos recién cocidos, el plato le encanta. Hablaríamos pues de una gran opción para dar cabida a todos los gustos, y ¡además por el mismo precio!.


Pues la historia de esta sencilla preparación es confusa. El plato lo hace mi madre desde que tiene uso de razón, porque lo copió de mi abuela y esta preparación nos lo ha transmitido a nosotros, como casi siempre pasa. Y con este tipo de platos pasa algo curioso, aunque lo oficiemos siguiendo los mismos pasos, y utilizando los mismos ingredientes que ella, no nos salen ni saben igual. Esta última vez estuvieron menos buenos que otras veces, y mira que me dio rabia. Y ¿sabéis cuál fue la razón por la que sospecho que estuvieron peor?, pues probablemente en las calidad de las viandas o sacramentos. Es decir, esta última vez estoy casi seguro que lo que falló fue la morcilla y el chorizo, que estos son parte fundamental en el sabor final del mismo y que elegí erróneamente porque en otras ocasiones han salido muy bien. Así que atentos con esta elección porque en esta última vez, por ejemplo, eché un compango envasado que vi de oferta en el Carrefour y que finalmente estropeó más que apañó. La próxima vez retomaré el uso de mis dos comodines, por un lado los Jabugitos de SRC y por otro lado una buena morcilla de cebolla de guarnición y fresca comprada en carnicería. Así si que triunfo. Porque de haberlo sabido antes sólo hubiera echado la mitad de esta morcilla tan condimentada y deliciosa como es la asturiana, que por otro lado sé que le da un gusto a los callos fabuloso si ésta es de buena calidad.

En fin, que os cuento pues los ingredientes y vamos viendo la técnica. 1 Manita de cerdo cortada en dos para dos personas, 1 morcilla de cebolla pequeña (1/2 asturiana), 1 chorizo fresco pequeño, 1 taco de jamón muy fresco, 1 punta de jamón (más fresca aún), 1 cebolla grande, 1 puerro, 1 cabeza de ajos, 1 hoja de laurel, pimentón de la vera (mitad picante, mitad dulce), pimienta negra en grano, sal, harina (llegó tarde a la foto), AOVE y orégano.


Lo primero que habrá que hacer es lavar a conciencia las manitas, aunque ya las venden muy limpias. No debemos de deshuesarlas hasta que no cuezan, entre otras cosas porque es complicadísimo pero sobre todo porque el hueso le aporta al plato esa untuosidad que buscamos. Se pueden blanquear antes (se tira el primer cocimiento sin viandas), pero si son de bandejas de una gran superficie y se lavan muy bien, no lo consideramos necesario.

Las pondremos entonces en una olla junto con la punta, la verdura (bien limpia) y la pimienta. Echaremos agua hasta que cubra. Lo pondremos a cocer (primer cocido) en olla a presión durante 35 minutos.


El resultado al rato veréis que es éste...


Ahora sacaremos las manitas con una espumadera y las dejaremos enfriar en un colador y sobre un plato, en la ventana o terraza durante 10 minutos (si no en la encimera). Acto seguido le quitaremos el hueso principal sin eliminar el de las puntas (que son más pequeños) ya que esos son complejos de extraer y porque seguirán aportando la deseada gelatina al plato.

Mientras se enfrían podemos ir cortando el jamón, el chorizo y la morcilla. Tiraremos ya la punta de jamón.


Una vez deshuesadas las manitas y troceados los sacramentos, volveremos a echarlos a la olla.


Pondremos a cocer de nuevo todo el contenido durante otros treinta minutos. No echaremos aún sal por ver qué cantidad de sal le aporta el jamón al guiso. Al acabar de cocer, el aspecto será éste.


Una vez cocido todo, lo probaremos de sal y echaremos un refrito de cebolla (hecho en sartén aparte) con la mezcla de pimentones y media cucharada sopera de harina. Echar para esto una brizna de aceite (AOVE).


Se echa por encima el sofrito...


Echaremos orégano y coceremos ahora durante otros 5-10 minutos para que se mezclen bien los ingredientes. El exceso de caldo puede servir para tomar caldo con garbanzos, el resto lo tomaremos en el mismo plato. Conviene desgrasar con una cuchara una vez esté frío.

Serviremos así.


Salud.

Print Friendly and PDF

17 comentarios:

  1. Las manitas de cerdo no son lo mío, no, pero viendo ese plato, a lo mejor cambio de opinión, porque tiene una pinta estupenda.
    Voy a leermelo con más detenimiento para ver si le puedo sacar otro aprovechamiento a esta receta, porque realmente parece deliciosa.

    Un saludo, Begoña

    Carlos, el otro día hice los huevos rellenos de carne, pero llegué tarde a comer y no les pude hacer las fotos. Qué éxito, triunfo total!!!!!. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo nunca lashe probado, y me dan bastante curiosidad porque me gusta la textura gelatinosa en la carne, bueno, aquí dices que no hay mucha carne, pero donde sea!!, así que seguro que éste plato me encantaría, éste desde luego tiene una pinta imponente!un saludo

    ResponderEliminar
  3. Yo yo de esas que dices que nunca se comerían unas "manitas". Tampoco es que las haya probado nunca, peeeero... He de reconocer que tiene una pinta fabulosa.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Carlos he estado un par de dias sin el interné y tengo un buen ratillo en tu casa para disfrutar.
    Voy a ponerme al día.
    Un beso currante

    ResponderEliminar
  5. Con las manitas de cerdo pasa lo mismo que con los callos o gustan mucho o no gustan nada. A mi me encantan, pero es lo que tu dices, no hay que abusar, aunque de vez en cuando...¡menudo manjar! Yo las suelo hacer muy ligeritas, con una sanfaina de verduras y un poco de jamón, y las suelo comprar ya hervidas en la charcutería porque me da pereza hervirlas ya ves que tontería, pero esque viendo tu receta con ese proceso y con esas fotos....me he quedado prendada, ohh, madre mía, que manitas, por dios! Te felicito.

    Saludos,
    Anna

    ResponderEliminar
  6. En casa no tendrían exito, bueno, mi hijo quizás las comería, por eso no las hago, aunque a decir verdad las utilizo para el caldo y luego me las como junto con la carne y las verduras.
    La pinta es sobervia y el amor con el que estan hechas ni te cuento!!
    besos

    ResponderEliminar
  7. Begoña: me alegro muchísimo que te hayan gustado, se lo debemos a nuestro amigo Quique. Y sobre las manitas ya supongo que no te gustan, la casquería en general gusta poco a las mujeres (es verdad), y eso es algo curioso.

    Martuki, María: como todo en la vida, hay que probarlo. Os animo hacerlo aunque yo creo que si no os gustan los callos a la madrileña, no os os gustarán. La primera vez es recomendable comerlas por ahí, porque hacerlas en casa supone oler el 'cocimiento' que ya os digo que no es muy agradable. Espero no desanimaros.

    Su: espero que se te haya arreglado ya.

    Anna: es muy fácil de hacer, mucho más que lo callos. Me alegro que te gusten.

    Dolors: pues mira, es una opción.

    Un saludo a tod@s.

    ResponderEliminar
  8. No me molan las manitas de cerdo, pero en la foto me he quedado impactada con la imagen de la morcilla y el choricito!!
    Menuda pinta más rica!

    Besinos guapetón!

    ResponderEliminar
  9. Manitas...¡ Cuánto tiempo !. Me gustan mucho, mojar en la salsita y chupetear.....
    Gracias por traer al "hoy en día " estos paltos que son los de siempre.
    Un abrazo,
    María José

    ResponderEliminar
  10. Solo las he comido una vez y no me ... pero estas cosas hay que apuntarlas y guardarlas, porque son los típicos platos que con el tiempo se van a ir perdiendo, como los callos.

    El reportaje estupendo, me gusta mucho ver las fotos de los pasos, y siempre pones mogollón, que mencanta

    ResponderEliminar
  11. Hola Carlos,
    Ya tenia unos dias sin pasar por aqui y como siempre tienes cosas muy novedosas para mi. Una pregunta, con que se acompaña este platillo tipicamente?

    Saludos,

    Mely

    ResponderEliminar
  12. Vanesuky: la morcilla estropeó un poco el sabor del conjunto, y la verdad, es que me dio mucha rabia.

    Maria José: me alegro que te haya gustado.

    Eu: desde luego, no hay que perder estas tradiciones. Además las manitas siempre salen bien, cosas que en los callos no pasa.

    Mely: No se acompaña con nada, con pan y vino. Sólo se me ocurre con una buena escarola en ensalada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Buenas Carlos,
    Tengo que decir que nunca he probado las manitas de cerdo, nosé, me dan un poco de reparo...pero después de ver como te ha quedado en al foto..me lo pensaré la próxima vez..

    Un saludo
    Jorge
    http://pocohecho.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  14. Muy buenas Carlos.-

    Yo soy un foroso de la casqueria y los "despojos" y la manos de cerdo nos encantan. Me gusta tu manera sencilla de prepararlas y mas ahora con este invierno.

    un saludo artista.

    ResponderEliminar
  15. Hola Carlos, vaya un plato más rico y sencillo que nos has preparado.

    Da gusto pasarse por aquí y encontrar estas recetas tan ricas que nos elaboras.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. una pregunta sobre esta receta. Cuando dices que vuelves a cocer todo durante 30 minutos una vez has echado los sacramentos, te refiers a coce cerando la tapa de la olla expres o simp,emente cocer con la tapa quitada?
    Estoy haciendo las manitas y la verdad es que tiene una pinta de miedo. Yo si las he comido bastante hecha por mi mad y la verdad es q cada vez q las como me pongo las botas. No puedo parar!!!!

    ResponderEliminar
  17. Me gusta mucho tu receta, creo que se debe tener cuidado con la morcilla para que no tome demasiado protagonismo y nos arruine el plato. Yo la pondría entera en los últimas 5 minutos.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger