23 dic. 2008

MERCADO DE LAS VENTAS EN MADRID

Si existe un sitio que haya sido clave en la vida de mi familia ese sin duda ha sido el mercado de Las Ventas en Madrid. Desde que en 1933 mi abuelo materno Elías, montara una tienda de artículos/productos variados (o lo que antes se llamaba 'colmao') con su hermano José, en los aledaños de la actual ubicación del mercado de Las Ventas, mi familia materna ha estado ligada a este lugar física y emocionalmente, pese a dejar de vivir desde el año 1960 en la casa que estaba encima de la propia tienda y disgregarse a los alrededores del barrio. Aún perduran muy vivos esos recuerdos imborrables de una infancia, por otro lado ya muy lejana, llenos de historias, amigos, familias y negocios tras un paseo que nos dimos mi madre y yo la semana pasada por el propio mercado y aledaños. Mi madre no me paraba de repetir las historias de su niñez junto con algún dato nuevo muy interesante. Este post no pretende contaros la vida y obra de la familia de mi madre (nos lo quedamos para nosotros), si no de la propia historia de mi familia, con los sitios que todavía perduran (en los aledaños del mercado), y algunos puestos de venta existentes aún.


Pues es que el otro día, y aprovechando que tenía un día libre en el trabajo, nos acercamos mi madre y yo por la ruta de compras que ella hace el día que va al mercado, es decir, todos los Miércoles del año. Y os preguntaréis, ¿Por qué los Miércoles?, pues porque es un día que está a la mitad de la semana, ya se ha vendido lo que ha sobrado de la semana anterior (hay buen pescado), y algún detalle más que ahora os contaré. Fue un día muy especial, con una buena charla, la sorpresa de algunas tiendas que no conocía etc. Qué gran día ha sido en mi casa el Miércoles en todos los sentidos. Siempre me acordaré de la reuniones en el salón de casa de mis padres con mi hermano y/o mi hermana organizando junto a mi madre nuestro famoso plan de comidas semanal, y adaptando el menú a nuestros compromisos, o si os digo la verdad, casi siempre era al revés, adaptando nuestros compromisos al menú. Eran unos tiempos que sabemos que nunca más se repetirán, pero los recuerdo muy cerca, demasiado. Reviven siempre que vengo por aquí o por casa de mis padres, pero sobre todo cuando como lo que muchas veces nos prepara ella.

Bueno, vamos a grano. La excursión empezó siendo visual, y tomó su inicio cuando pasé por una de las tiendas más emblemáticas del barrio de mis abuelos, la que vende carne de lidia desde tiempos inmemorables. Es más, sabemos que está dónde está desde que se hizo el nuevo barrio de la Concepción y en concreto la Avenida Donostiarra, todo ello justo después de la guerra civil. Hablo de la carnicería Victor Aguirre, en el número 11 de esta famosa calle.

Antiguamente el ganadero y fundador homónimo, empezó a vender esa carne sofocada procedente de los adentros de los toros lidiados en la propia plaza de toros monumental de la Ventas (entre otras plazas) a los clientes que quisieran prepararla en casa. Era una carnicería modesta pero muy conocida y concurrida, y estaba escasamente a 200 metros de la plaza. Yo probé esa carne hace muchos años (hace más de 18 años) y en filetes, e incluso en una ocasión en tacos para fondué en casa de mi viejo amigo Carlos Honrado. Si no la habéis probado nunca os diré que es carne oscura, de mucho sabor pero más dura que la carne de ternera fruto de la raza, de la edad del animal, del sexo y (dicen) del sofoco que el toro se lleva antes de su muerte dentro de dicha plaza. Ahora, esa práctica de traer directamente carne de los toros sacrificados de las plaza de toros no está permitido ya que antes todo esto no estaba regulada. Así que el negocio y hace relativamente poco se reconvirtió (además el ganadero falleció) y ahora lo lleva otra gente (probablemente algún hijo) y sigue siendo una carnicería pero que vende carne de lidia certificada, carnes ecológicas, y un variado de ternera de gran calidad. Hace mucho que no compramos allí, pero la tienda es todo un éxito porque siempre que pasamos está llena.


Después de dejar a un lado la emblemática carnicería, pasamos por el famoso despacho de pollos Cotolino (Avenida Donostiarra, 12). Siempre hemos pensado que los pollos Cotolino son de los mejores pollos asados de toda a zona, pero claro, estaréis de acuerdo conmigo en que esta apreciación puede pecar de algo de subjetividad porque los llevamos comiendo toda la vida y nos hemos 'enganchao' a ellos. Pero imaginaros una tienda ancestral que sigue vendiendo pollos a destajo con 3 españoles dentro despachando o trabajando. Lo primero que pensaréis es que eso tiene que dar dinero. Pues efectivamente lo tiene que dar, porque además tienen alguna tienda más (de pollo fresco) en el propio mercado de Ventas, y venden como churros. Os puedo asegurar que algunos fines de semana, la tienda de la Avda. Donostiarra se llena de tal manera que la cola da la vuelta a la esquina. Además, siempre que huelo a pollo asado, huelo al portal de mis abuelos (vivían al lado).


Pues los pollos son los típicos pollos asados en armarios (como en muchos sitios) pero los hacen muy bien. Además son pequeños, y los preparan con una salsa muy especial con un regusto a brandys o vino de moscatel único en el mundo. La última vez que los comí (no hará ni dos meses), me seguían pareciendo fabulosos, pero vamos, a las pruebas me remito. Se venden por si sólos. Bravo chicos.

En fin. Pues bajando de la Avenida Donostiarra y con mi madre al brazo y en sentido Las Ventas, nos adentramos por la calle Virgen de la Roca ya muy cerca del propio mercado. Allí curiosamente todos los Miércoles abre otro despacho de venta pero esta vez de huevos frescos de granja que también os adelanto que es todo un éxito en la zona. La tienda se llama Granja Alcarria (Virgen de la Roca no me acuerdo del número).

En esta tienda de dueños guadalajerenses y parca en decoraciones y esnobismos, se venden huevos frescos a destajo, y de todos los tamaños y colores, a la par de alguna vianda típica de la Alcarria y de Guadalajara que pueden ser desde salchichones caseros hasta jabones con aceite de oliva. Nada más entrar te llama la atención un cartel que te avisa que aunque son huevos procedentes de gallinas enjauladas, no provienen de cámaras y sólo llevan puestos 24 horas. Por tanto ya hay una gran diferenciación con el resto de huevos comerciales, no hay más que cascarlos y ver que están fresquísimos y recogiditos.

Esta gente vende huevos todos los días de la semana, pero lo hacen en varios puntos de Madrid. Aunque os digo que esta tienda no lleva en el barrio de Ventas toda la vida (ni mucho menos), deberá de llevar 15 años o algo más, pero aquí me pilláis. Lo que si que es seguro es que se han hecho con una clientela importante y muy asidua porque además los precios son muy ajustados (de 0,95€ la docena de huevos pequeños hasta 1,95€ la docena de grandes). También suelen tener de dos yemas.


Sobra deciros que desde que la tienda abrió, mi madre compra aquí los huevos no para ella si no para toda la familia. Siempre le pedimos una docena y da gusto comerlos el mismo día porque insisto se nota que son super frescos, que es lo más importante a la hora de comer huevos de gallina.


Una vez con los huevos en el carro (que luego se acaban), nos perdemos por la calle Virgen del Coro hasta que divisamos el fastuoso mercado de Las Ventas. Qué bonito, aunque antes lo fue más. Siempre que lo veo imagino que va a ser una mañana de compras portentosa. Y siempre lo es.


Pero antes de entrar, de nuevo otro alto en el camino, la pastelería Mifer (Virgen del Coro,15). Nosotros la llamamos de broma 'Mâifer', en alusión a un inventado anglicismo, pero la pastelería es más castiza que el cucurucho. La pastelería está regentada desde no hace mucho por un prestigioso pastelero madrileño llamado José Sierra, ganador de varios concursos nacionales e internacionales de pastelería, con una dilatada carrera que si buscáis por Internet encontraréis cosas. Nosotros (mi chica y yo) no hemos comprado nunca, pero mi madre y mis hermanos son grandes clientes, comprando excelentes Roscones de Reyes y una especialidad que no os podéis perder, la mil hojas con nata. Tienen dulces muy variados, pasteles, turrones, polvorones, en fin, la tienda es pequeña pero no veas tú lo que abarca. Excepcional.


Una vez compramos unos bollos, nos dirigimos por fin al famoso mercado. Las Ventas lleva en esta zona desde hace casi 70 años (como Mercado de Canilllas), siendo en sus primeros comienzos lugar de ventas e intercambios entre familias y comerciantes a pie de calle. Desde que se instauró como tal, ha sufrido varias reformas y algún movimiento importante como el que aconteció en el año 1995, en ésta gran remodelación el mercado quedó en lo que ahora mismo es, con miles de metros cuadrados de tiendas, puestos de trabajo para cientos de personas y hasta una tercera planta de productos ecológicos (2006) que la verdad es que nosotros no frecuentamos. El mercado toma el nombre de Las Ventas con los años, por el influjo de la estación de metro 'Las Ventas' (que no es la más cercana), zona que a todo esto se llamó antiguamente Las Ventas del Espíritu Santo.

El mercado además de posee una variedad de puestos de gran calidad, posee una gestión de aprovisionamiento, de formas de pago y una logística de carga y descarga que es famosa en toda la comunidad de Madrid, con una accesibilidad total, rampas, ascensores y parking privado. Luego cafetería, modo de pago con tarjeta, cajeros etc. Nada que ver con lo que era antes.

Nosotros la verdad, es que tenemos nuestros puestos favoritos, aunque alguno de ellos han ido desapareciendo con los años (Salva y su yerno, ¡qué tomates Raf tenían!). Bueno, mi madre compra ahora en muchos puestos variados, aunque de entre sus predilectos están algunos que ahora os muestro, aunque ya os aviso que no salen todos porque no me dio tiempo a sacar muchas fotos.


En esta última visita nos quedamos con el precio de los cardos frescos, de los carabineros, de la gamba de Huelva y del besugo de pincho, y los pescaderos nos decían que este año la gamba y el carabinero estaban más baratos que el año anterior que ya por estas fechas el carabinero costaban la friolera de 70€ (en Las Ventas, que por ahí lo veía a 90€) y a 36€ la gamba. Este año no subía de 50€ el carabinero y 26€ la rica gamba del sur. No se lo explicaban, pero que esto era así, la oferta y la demanda está claro. El besugo en cambio, que se me olvidaba, ¡qué piezas!madre mía, a 34€ el kilo, es decir, si te llevabas un besugo de 3 kilos (que lo vimos como se lo llevaban) te sale el animalito a 100 euritos nada más y nada menos. Hay que estar locos si se compra ahora por sólo ser tradicional, otra cosa es que el pescado te pirre y no puedas estar sin comerlo 2 semanas seguidas. O te sobre el dinero claro.


Del puesto de la Milagros (lo llevan ahora su hijo y mujer) nos llevamos una pescadilla de pincho excepcional por 13€ el kilo. Pues cardos vimos muchos, pero de Valencia o de Madrid (excepcionales los de la zona sur) pocos. Los vimos a 4€ el kilo los cardos medianos de Navarra, aunque vimos uno de Toledo (cubierto a mano según el tendero) a 20€ la pieza. Los que compra mi hermano estarán este año a 40€ la pieza, eso sí, super cardos de 8 kilos. Los podéis ver aquí.

Setas vimos ya pocas, oreja de vaca, seta de chopo, portobello, shiitake algún boletus en baja forma y los ultimísimos níscalos (creo que traídos de la sierra de Grazalema), a unos 8€ el kilo. No me llevé estos níscalos porque tengo congelados aún en casa, pero eran medianos y estaban muy bien conservados.


De algunos años aquí nos llama poderosamente la atención la cantidad de productos orientados a la inmigración que se pueden ver, ahora eso sí, a excepción de alguno que otro en general no eran nada baratos (las limas más baratas a 3€ el kilo). Es curioso, pero muchas veces hemos pensado que este tipo de mercados realmente lo mantienen este colectivo y el de señores mayores o jubilados, porque siempre hay muchos clientes de estos segmentos y eso es muy agradable de ver, porque notas que mantienen o traen la verdadera cultura de mercado, y al final son una pieza clave para que el mercado no desaparezca.


Por lo demás sobra deciros que el paseo resultó ser super emotivo y agradable. A las dos horas y media nos fuimos para casa (a la de mi madre) a preparar un aperitivo y la comida. Con un cuarto de gambitas de Huelva debajo del brazo y una cerveza muy fría, recordamos los mejores momentos de la vuelta mientras veía a mi madre cómo preparaba una de las mejores y más fáciles sopas del mundo.

En breve os la publicaré, que ¡cómo la comida de una madre no hay ninguna!.

¡Qué paséis una feliz nochebuena y día de Navidad!.

Nos vemos el Viernes por aquí.

Salud.

Print Friendly and PDF

22 comentarios:

  1. que post...Carlos...que post...

    Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el reportaje, divino.
    Feliz Navidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. soy david y he puesto hace casi 3 meses "el bar de ferre".antes de ponerlo mire en otros centros comerciales,mercados,etc....pero yo soy del barrio y aunque el mercado no esta como antaño,lo que hace falta es un empujon y sabia nueva.yo he intentado poner un toque de modernidad y usando productos 100% del mercado estamos dando un servicio muy completo y muy economico.........espero que no dejeis de venir a este mercado mitico pues su mercancia es la mejor de todo madrid y entre compra y compra no os olvideis de el bar de ferre en la 1ª planta,al lado de la salida a la c/las ventas...........muy buen reportaje por cierto

      Eliminar
  3. Precioso, Carlos! Me he quedado pasmada.
    ¿Son tus abuelos los que salen en la primera foto?

    Es bonito tener esos recuerdos. Interesante también es la comparación del antes y el después... Vaya trabajo has hecho!

    Feliz Navidad, Bon Nadal
    Anna

    ResponderEliminar
  4. Mi madre es de Jueves y del Maravillas ¡¡¡ jajaja

    Todos los jueves bajaba al Mercado Maravillas, el de Cuatro Caminos y recuerdo que si teníamos vacaciones me encantaba bajar con ella.

    Una cosa, una tonteria claro, ¿sabes cómo ver si un huevo es de dos yemas? hay que fijarse en la forma, si son alargados, así como apepinados y generalmente en primavera, dos yemas (huevos frescos, claro)

    ¡¡¡FELIZ NAVIDAD ¡¡¡

    Me enrollo como las persianas, pero lo que dices de los inmigrantes, si vas al maravillas, muchos puestos se centran en productos de su cocina, yo pensaba que era por la zona, pero ya veo que es por el gusto de comprar en Mercado.

    Un besote,

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por escribir y FELICES FIESTAS.

    Anna, sale mi abuela en el centro y mi madre a su vera. El resto son vecinos y amigos. Un saludo.

    Eu, no te enrollas, lo que dices me interesa mucho, pues mira no sabía como diferenciar lo de los huevos de dos yemas. Gracias. Mi hermano ha ido hoy al mercado Maravillas. Es de los pocos mercados de Madrid que vendan el auténtico cardo de Navidad artesanal.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Carlos esta mañana he visto tu entrada y al ver que necesitaba una lectura detallada lo he dejado para después. Cuando he querido volver a sentarme son las 22:00 : NO PUEDO MAS ...... He estado todo el día cocinando, pero no me importa, mañana puedo hacerlo todo con más relajación y no he dejado nada para el último momento, ó eso creo ???? Por eso mañana, con deleite me centraré en el Mercado de las Ventas, porque me parece muy interesante.
    Hasta mañana !!!
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  7. Carlos, ahora si, ahora lo he disfrutado. Que mercado!!! Me da mucha envidia, me encantan los mercados. Por esta zona no tengo y el más cercano es el de Almuñecar, que aunque pequeño, tiene mucho provecho. El ambiente de un mercado es único, la calidad suele ser superior a los supermercados normales y los recuerdos que provocan.... Me alegro de que hayas disfrutado con tu madre, porque madre, es verdad, solo hay una y a ti te encontré en la calle....
    Maravillosa entrada y creo que en mi próxima visita a Madrid, en vez de ir al mercado de Diego de León, que es pequeño pero muy bueno, ´daré una vuelta por este.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  8. Que entrañable, que entrañable...
    Mi relación con los mercados y su entorno es especial. Cuando voy a alguna ciudad ó país nuevo para mí, no lo creeras, pero mi primera visita es al mercado.
    Creo que es allí donde se aprecia como es la gente de ese sitio, su amabilidad ó su malhumor refleja como es la gente de esa ciudad.
    Y luego está el trato entre ellos, son como familia, el trato a los clientes nuevos, parece que los conocieran de toda la vida, les recetas, consejos, hasta les dan recorridos turísticos, como me ha pasado a mi!!
    Bueno Carlos ¿que te podría yo decir de los mercados? has tocado un tema por el tengo especial carino y luego con este relato tan cercano tuyo me has "rematado". Ahora entiendo muchas mas cosas de tí y de tu amor por todo lo relacionado con los productos (aquí no se puede llamar gastronomía, suena muy cursi en un ambiente tan entrañable como el que tu has descrito)
    y una vez mas FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
  9. No imaginaba yo que este post iba a tocar algunas sensibilidades, pues mirar lo que os digo, me ha encantado. Desde luego lo que para unos es una obligación, para nosotros es toda una experiencia ¿verdad?. Y la pena es que no compre a diario en este mercado, porque comprar lo que se dice comprar la hago todos los días y esto ya me pilla lejos. Me encanta y no puedo ocultarlo.

    Begoña, ¿lo que más cerca te pilla es el mercado de Almuñecar?, no me lo imaginaba, te pilla muy lejos. Y sobre Madrid, conozco el de Diego de León, de casa de mis padres nos pillaba a igual de distancia, y recuerdo haber ido hace años, pero te invito a que vayas a éste que a mi juicio es más diverso y más 'popular'. Aunque seguro que en el de D. de Leon, ya te conocen.

    Carmen, lo que cuentas es verdad. Por un lado me gusta pasar desapercibido en las compras, pero por otro lado me gusta esto, el consejo, la receta y la oferta, pero a la hora de la verdad 'me corto'.

    De mí no hay mucho más que entender, ya os digo que me encanta pasear por las tiendas, grandes superficies, mercados y que no puedo pasar dos días sin ir. Comprar, ver, comparar... desde hace casi 5 años lo hago casi a diario, es adictivo.

    Un saludo a las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te olvido frutas Antonio enfrente de cotolino, la mejor fruta del barrio desde 1984
      Salu2 carlo

      Eliminar
  10. Estoy tan agusto por aquí Carlos...

    Resulta que yo he trabajado durante unos años en la calle Alcalá esquina con Virgen de la Alegría y desde que pude siempre he recorrido el mercado y sus aledaños.

    He comprado la tarta de Mifer (Una milhoja con trocitos de piña que venden por centímetros) he comprado y sigo comprando huevos los miércoels, he probado los pollos asados de la esquina (me han faltado los churros del bar Par-dos y sus famosos mejillones tigres en la misma Avda Donostiarra) y visito los mismos puestos del mercado. Mi carnicero de cabecera, Juan Carlos Sancayo, sale incluso en la penúltima foto de tu blog, aunque conozco todos todos los puestos. Las setas donde Ricardín, los pescados en Milagros o en Dutifresco cogiendo número de tanta gente que tienen, practicamente he disfrutado con mucho gusto todo lo que nos cuentas. Lo único que no he disfrutado del mercado de Ventas, es la tercera planta, la ecologica que no termina de despegar... lástima.

    Ya ves que sigo cuando tengo un rato, disfrutando de la lectura, pero en esta ocasión y siendo mi mercado de confianza el de Ventas, (además que tiene unos precios geniales) no he podido resistirme a comentar.

    Hace un año que no trabajo allí y sigo yendo a comprar cuando tengo ocasión.
    Seguro que alguna vez habremos coincidio.

    ResponderEliminar
  11. ¿¿Qué nos estás comentando??, pues seguro, lo que pasa es que ya no vamos apenas, va mi madre que le encargamos cosas. Ahora nos pilla lejos. Qué grata sorpresa que seamos parte de un mismo barrio, ya lo habrás leído, es una parte importante en la historia de nuestra familia. ¡Qué grata sorpresa nos has dado!. Un saludo (sorprendido).

    ResponderEliminar
  12. Madre mía Carlos, estoy buscando info de los horarios del Mercado de Ventas y me encuentro con este repaso al barrio!!! Cuántos recuerdos!! Mis tíos viven ahí de toda la vida y todos estos rincones que cuentas los he mamado desde pequeño!!! Qué tartas las de hojaldre de MIFER (ahora han cambiado de dueños y... han bajado un pelín)!!! No sé si lo conocerás, pero un poco más arriba, en Alcalá 303, hay una panadería llamada A. Suárez, donde venden pan de León y Zamora, chacinas asturianas, leonesas y gallegas y unas empanadas de morirse!! Te lo recomiendo!!!

    Vaya post!!!

    ResponderEliminar
  13. Jesús: mira:

    http://www.mercadocalabajio.com/2011/03/pote-gallego-nuestra-version-en-cazuela.html

    ;)

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja, qué gran tienda!!! Me encanta!!! ¿Has probado sus panes "de importación" y sus empanadas? La de chorizo y lacón es, literalmente, ORGÁSMICA!!!

    ResponderEliminar
  15. Que grata sorpresa Carlos encontrarme esta entrada con tanto detalle de la zona,al igual que tu comentas mis compras de pequeña era ir al mercado con mi madre,el de mi zona era y es el mercado de maravillas en la famosa calle de Bravo murillo y asi me enganche a los mercados y aunque no siempre he tenido un mercado cerca intentaba ir al mas cercano.
    Pues casualidad o no ahora vivo cerca de la calle Alcala y por supuesto que ire hoy mismo a conocer esta fantastica zona de la que hablas y conocer sus productos.
    Gracias por los datos y un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias a ti, cuando vayas no te olvides de contarnos :)

      Eliminar
  16. Muy bonito en post. You soy Javier el nieto de Salvador el de la fruteria. Seguro que si te veo me acuerdo de ti, ya que yo trabajé en el puesto por lo menos 15 años :)

    ResponderEliminar
  17. Gracias Carlos, no habia leido este post. El barrio de la Concepción lo he vivido mucho pero de muy pequeña, mi tia vivia en Virgen del Coro, pero hace años que no voy. De todas formas esa carniceria no es a la que yo me refiero, ya investigaré, la que yo digo estaba en la Avda de los Toreros, creo recordar, pero igual me estoy liando. Gracias otra vez. Esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperanza, te refieres a la carnicería donde servían carne de lidia?. Yo he vivido por allí toda mi vida y no recuerdo una carnicería en la propia avenida de los Toreros, ahora bien, la avenida acaba en el puente Calero que enlaza con la avenida Donostiarra, es ahí donde está esta carnicería que te digo. A ver si ahora te suena más :)

      Eliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger