Ensaladas y gazpachos

Tenemos muchas recetas de ensaladas de pasta, de lechugas, de legumbres también sopas frías como salmorejos y gazpachos de varios tipos. No os podéis perder nuestras propuestas para este verano. ¡Pincha en la imagen!.

Helados

Consulta nuestro modesto repertorio de helados que año tras año vamos aumentando, y que cada vez estamos más convencidos que los helados hechos en casa son los mejores que uno se puede llevar a la boca, y no sólo por la selección personal de ingredientes, sino por su sabor ¡no os los perdáis! ¡Pincha en la imagen!.

Cremas de verduras

Ricas cremas de verduras para elaborar en estos meses de frío, para que disfrutéis con los vuestros de unos primeros platos muy sencillos, vitaminizados, mineralizados y muy nutritivos que os saquen de más de un apuro. ¡Pincha en la imagen!.

Sopas

Echar un vistazo a las sopas que tenemos en el blog para que hoy mismo las hagáis en casa, reconstituyentes y con una inmediatez sorprendente ya que todas ellas son muy fáciles de hacer. Ideales para las cenas y para que os saquen del apuro en un primer plato. ¡No os las perdáis! ¡Pincha en la imagen!.. ¡Pincha en la imagen!.

Masas y panes

Hogazas, panes de molde, barras de pan, panecillos, masas de pizza, focaccias el mundo de las masas nos apasiona y aunque no tengamos las habilidades y técnicas de los panaderos de verdad, con el tiempo vamos perfeccionando esta maravillosa técnica de hacer pan en casa. ¡Pincha en la imagen!.

Restaurantes y bares

Restaurantes, bares, chiringuitos, nos encanta contaros cosas de los sitios a los que vamos, decidimos hace tiempo hablaros solamente de los sitios que más nos han gustado intentando siempre hacer una crítica constructiva de todos ellos. ¡Pincha en la imagen!.

Nuestra selección de productos comerciales

Analizamos los productos gastronómicos comerciales que más nos gustan, también productos que nos envían empresas y particulares aunque este tipo de colaboración os la indicamos a pie de artículo. ¡Pincha en la imagen!

Nuestros viajes

Crónicas de nuestros viajes nacionales e internacionales para todos los que queréis tomar nota de algún testimonio de nuestra experiencia particular. Intentamos siempre afrontar los artículos desde el punto de vista culinario, aunque nunca falta una breve descripción del lugar a donde vamos. ¡Pincha en la imagen!.

Aguas minerales

Las aguas minerales siempre nos han llamado la atención, nos gusta probar las aguas minerales de cualquier parte del mundo, independientemente de modas y tendencias, y sacamos nuestras conclusiones en una sección independiente en el blog. ¡Pincha en la imagen!.

Patatas fritas

Las patatas fritas de bolsa son desde siempre nuestra perdición, desde que tenemos el blog nos encanta probar marcas nuevas y aunque las que más nos gustan son las patatas fritas tradicionales, somos muy abiertos de mente y probamos de todo tipo de snack. ¡Pincha en la imagen!.

Aceites de oliva

Normalmente probamos aceites de oliva virgen extra de todas las procedencias y variedades, es otras de nuestras pasiones desde hace muchos años y siempre os mostramos las fichas de los aceites que más nos gustan. ¿Decidirnos por uno en concreto?. Imposible, menuda calidad hay ahí fuera. ¡Pincha en la imagen!.

Repostería

Las recetas dulces que os mostramos en el blog son una selección de las que mas nos han gustado en casa, los que nos conocéis sabéis que no somos muy dados a la repostería pero tenemos claro que existen dulces inolvidables que tenían que tener hueco en nuestro blog. ¡Pincha en la imagen!.

28 septiembre 2006

¿ENSALADA OLIVIER? NO, MAS BIEN ENSALADILLA

Hola a tod@s, hoy os voy a comentar una de mis grandes pasiones sentado a una mesa, la ensaladilla rusa. Es cierto que a muchos os gusta, y que poco voy aportar a vuestro conocimiento, pero cuando en mi casa se come este plato, hay algo especial en el ambiente. No sé, a lo mejor es de los platos preferidos que conservamos de cuando éramos chicos y a la vez recordamos tiempos felices, aunque ahora que me acuerdo recuerdo que me empachaba mucho más antes que ahora, pero bueno, ahora es un placebo para mí y lo seguirá siendo.


Ayer precisamente hice una ensaladilla rusa express para comer hoy, es decir, tardé quince minutos más o menos en cocer las cosas (patata, zanahoria, guisantes, huevos, gambas y judías verdes bobby o cilíndricas), cinco minutos en escurrir todo muy bien todo y otros cinco minutos más en terminarla, además, como hice mucha cantidad la hice con mayonesa de bote por si sobraba mucho comerla mañana Sábado para desayunar que es algo que me encanta, aunque reconozco que con mayonesa casera a mí me gusta mucho más.

Print Friendly and PDF

27 septiembre 2006

FABADA, PARA EMPEZAR A ENTENDER EL BABLE...

Me pongo nervioso con estos clásicos de la cocina española, os lo juro. Y es que son platos tan entrañables, tan ricos, tan suculentos, tan especiales y tan personales, que siento auténtico temor a la hora de hablar de ellos.

Foto extraída de www.pistoynopisto.com

Pues bien, hoy le toca el turno a la fabada, y para vuestra sorpresa os voy a poner la receta exacta, la original, la genuina, y no la que se ha hecho siempre en mi casa porque entre otras cosas no la tengo ni me acuerdo, ni menos aún os voy a poner la que hago yo, porque sólo la he hecho una vez y encima me salieron mal las fabes, es la receta de una agrupación asturiana muy famosa, paciencia que ahora os cuento.

Primero quiero empezar hablando de las fabes, en serio, antes de nada tomad conciencia de que la fabada es un plato muy delicado y que la suavidad del género, la armonía de las cocciones y la dulzura con que trabajen nuestras manos harán que al menos la elaboración de la misma apunte muy alto, pero aún así, no se promete nada.

Las fabes tenéis que comprarlas en un sitio con ciertas garantías y si vienen embolsadas mirad bien su caducidad, ésta debe se ser muy larga (mínimo un año), y como no mirar la pinta, y su procedencia, que aunque parezca una tontería, puede ser determinante. La variedad más popular de las fabes es la roxa o colorá (para estofar); luego están las verdinas (marisco, gulas, caza), los fabones, las habas de mayo (fabois), las de riñón, la amarillitas, la pinta, la del güeyín, la granjilla, pero tened cuidado, cada una es la reina en su reino.

Foto extraída de www.picoseuropa.info

Porque debéis de ser conscientes que hacer una buena fabada os costará algo más de dinero que la media, y digo que os costará más porque saldréis más o menos a unos 8€ ó 9€ por comensal, por lo que errar puede ser algo más frustrante que si se tratara de una paella, o un flan, aunque siempre quedaría el desgrasarlo bien y pasarlo por el pasapuré, pero bueno, no os recomiendo pensar ahora en esto.

Bueno, y antes de nada y como historia de la fabada tal y como la entendemos hoy en día, ésta se remonta a no hace mucho tiempo. La primera referencia que existe sobre ella está en el libro de Julio Camba 'La Casa de Lúculo' (1937), el escritor de la habitación 383 del Palace, donde cita en sus hojas que tras probarla en la casa de un tal Don Melquíades Álvarez en el pueblo de Somió en Asturias, casi ingresa en el partido reformista (ya podía estar buena)...

Sobre la palabra fabada, el maestro Camba no se atreve a afirmar ningún origen concreto, pero sí comenta que podría surgir del cassoulet de Toulouse, aunque le falte el ingrediente principal, el pato. Es decir, hace referencia al origen en base guiso francés en casi todo menos en lo más importante. Ya en un librito de cocina de finales del XIX no se menciona a la fabada por ningún lado, lo que se desmiente que ésta derivara del pote de mucha más tradición sino que casi es más cierto que sea una adaptación del dicho cassoulet, cogido por los indianos (emigrantes asturianos a América), y que las abuelas locales lo adoptaron su viaje de bodas cambiando el pato por el tradicional compango (compangu) asturiano de chorizo, morcilla, tocino y lacón.

Foto extraída de lino.blogzine.jp

Una última cosa, si alguien ha probado la fabada de verdinas de Llanes, que sepa que además de ser una verdadera delicia que hasta hace una década apenas se conocía si no era por encargo en un par de chigres (casas particulares que daban comidas), que sepa que es muy probable que sea un plato de igual antigüedad que la misma fabada, aunque la legumbre se cultiva desde el siglo XVII.


Pues bien, he optado por publicaros en el blog la forma como la cocinan las guisanderas de Asturias, o mejor dicho, las mejores cocineras de fabada de todo el mundo… ¿Dónde he conseguido esta receta? Pues en la madre Internet, si os ponéis, la encontraréis igual.

De todas formas, creo recordar que en mi casa más o menos se hace así, lo que es de cajón, es que se debe de hacer con productos asturianos.

Recuerdos a una de las cabañas restaurantes subiendo a Covadonga este Mayo, dónde me comí una fabada exquisita.

FABADA

INGREDIENTES

Fabes (medio kilo para 4 personas)
2 chorizos asturianos de cerdo poco curados
1 morcilla asturiana
2 trozos de panceta de 100 gramos cada uno
3 litros de agua mineral (si queremos que se parezca a la asturiana, sin mucho sodio, menos de 20mg/l).
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra

PREPARACION

Se dejan las fabes en remojo con agua fría la noche anterior (poned suficiente agua, no os cortéis). Si la panceta es salada ponedla también en agua templada (aparte) desde la noche anterior.

Tres horas antes de comer se ponen a fuego suave en una olla o cacerola de barro y con la propia agua de hidratado (si es necesario añadir algo más, se echa, pero el líquido debe de cubrir ligeramente la fabe hasta que hierva), junto con el compango (la carne en trozos) y la morcilla, que se echará entera pinchada con un palillo para no reventar.

Desespumar mientras llega a la ebullición y a lo largo de la cocción, menear y asustar un par o tres veces con un chorro de agua fría mientras cuece para retrasar la cocción un poco más (hay gente que cambia la primera agua cocción por agua nueva cuando hierve por primera vez).

Depende de la fabe, tardará entre una hora y dos horas (dependerá de lo joven que sea la fabe, a más joven, menos tiempo).

Print Friendly and PDF

26 septiembre 2006

CON PUNTILLITA Y DE OTRAS MANERAS

Igual la gente me toma por aburrido. Siento si alguien se medio duerme con mis modestos posts pero la verdad es que hay mucha pana que cortar, y creo que lo mejor es hablar de todo un poco y así no ceñirnos a un cliché. Y es que es verdad que me gusta mucho hablar de cocina, desde la cocina más compleja y elaborada (en la medida que sé lógicamente), como de la cocina oriunda, tradicional y sobre todo de la cocina práctica.

En este planteamiento me vienen a la cabeza siempre cosas triviales que preparar un día cualquiera, y ahora entre ellas me ha venido a la cabeza el huevo. La versatilidad del huevo me fascina, y no es a mí sólo, hay mucha gente que se rinde ante este manjar suculento. Siempre me acuerdo de Paco Martínez Soria y su secuencia con los huevos fritos en El Alegre Divorciado con Florinda Chico en 1975.


Antes de nada varias advertencias de carrerilla a los tabúes más comunes. Los huevos morenos y los blancos son exactamente lo mismo, proceden de distintas razas de gallina pero son los mismos desde todos los puntos de vista. Algunos comentan que los blancos son usados en repostería por poseer una clara más densa, pero no sé yo si esto es verdad. También cuando cascamos un huevo y vemos la yema más anaranjada que otra no significa más calidad, esto es sólo debido al tipo de alimentación recibido, es decir, si es naranja puede ser por haber ingerido maíz ‘plata’ de pienso y sin embargo las gallinas en libertad que comen cereales, flores o insectos producen yemas más claras y de más calidad que las de yema naranja. Pero no siempre es así. También los huevos de "doble yema" no son huevos especiales suelen ser desviaciones de los ciclos productivos de las gallinas jóvenes aunque no en todos los casos, pero esto no significa más calidad, significa que se trata de cuna circunstancia especial que es inocua para el que lo ingiere. Por último cuando el huevo se sobre cuece puede aparecer una coloración verdosa por la superficie de la yema, esto es debido no a que esté en malas condiciones, si no al resultado de reacciones químicas frente al calor del azufre y del hierro contenidos naturalmente, esto no incide sobre su valor nutritivo ni sobre su sabor.

De acuerdo, ya hemos entendido el mensaje, ahora a la cocina; como hay infinitas maneras de cocinar los huevos, partimos de la base y para que quede claro que la forma estrella de prepararlos es fritos con puntillita, todo lo demás (para mí) son platos diferentes y ricos sí, pero no es ni por lo más remoto tocar el cielo, porque para mí el huevo frito en aceite muy caliente con un poco de sal se lleva el Globo de Oro de los fogones, la Palma de Oro de las sartenes y el Oscar de Hollywood a la sencillez.

El plato de huevos fritos bien acompañados es de los mejores regalos que nos puede dar nuestra gastronomía. Yo siempre he pensado que si me fuera al extranjero una larga temporada no podría estar más de unas semanas sin postrarme ante unos buenos huevos fritos con patatas en un buen e importado aceite de oliva. Y más ahora que dicen que los huevos definitivamente son saludables, según la American Heart Association (AHA o Asociación Cardíaca Americana) no producen ese colesterol que se creía y además, añaden que es recomendable la ingesta de cinco o más huevos por semana si uno tiene los niveles normales en grasas y colesterol malo (desde luego, lo que cambian los tiempos cuando la sociedad se informa).

La yema posee grasas si, pero el contenido es de 4 - 4,5 g por unidad, de las cuales 1,5 g son grasa saturada y el resto insaturada (predominando las monoinsaturadas, que son beneficiosas para el organismo). Como vitaminas y minerales: D, A, E, Ácido Fólico, B12, B2, B1, B6, Hierro, Zinc y Fósforo. De hecho, en la yema está toda la vitamina A, E, y D (natural). Tiene sólo 59 calorías y contiene dos carotenoides (Luteína y Zeaxantina) que intervienen en la salud de los ojos (reducción del riesgo de cataratas, entre otros).

Pues en mi casa como la de todos se han hecho mucho, pero recuerdo que de cena se preparaban de formas curiosas, y que la verdad, por mucho que nos estrujamos el cerebro no logramos recordad de quién se heredaron estas recetillas porque son formas de prepararlas tan fáciles, tan breves y a la vez tan buenas, que por lo sentimental, no sé si realmente soy objetivo, pero vamos ya sabéis que en las cosas simples está la magia, y si no que se lo digan a Lucio.

En este punto, destacaré como importante la calidad de los mismos huevos, y ¿cómo saber que unos huevos son frescos con total garantía? Pues la verdad es que es complicado a primera vista, daros cuenta que esto ocurre porque el huevo va perdiendo parte de la película protectora y por tanto va empeorando su estado. Yo desde luego tengo una pequeña teoría, no importa la marca o el desembolso, después de mirar la fecha de puesta y de caducidad (obligatorio, pero no relevante) yo miraría si están sanos, si su aspecto es firme y poco brillante, adelante, buena señal, pero si te tienes que llevarte los más baratos porque son los que reunen estas características, llévatelos, más vale un huevo fresco normal que uno viejo de denominación de origen.

Luego ya en casa haz las pruebas que veas necesario, sumérgelo en agua fría con sal (por si no lo sabéis tenéis que mirar a ver si se va al fondo, si es asís es muy fresco, si se queda por la mitad, es medio freso, si flota, tirarlo) etc.

En fin, que esta es la primera parte importante, luego tenemos que ver cómo lo cocinamos, y aquí es dónde voy. Hay varias formas muy fáciles y muy arraigadas de prepararlos y que todos podéis hacer en casa, la primera forma de prepararlos que os propongo es con tomate, y la vamos a llamar ‘mareá’.

La preparación es tan simple como hacer un buen tomate frito casero, y una vez hecho se vuelve a poner a hervir y se echa el huevo, la clara la mareamos con un tenedor y sin tocar la yema. A los poco segundos se saca el preparado y se sirve en un plato hondo con la yema ya meneada, y si se quiere añadir queso rallado mejor (cuidado con el pan, porque es adictivo). Creo que esta forma de prepararlo fue de mi abuela quién empezó a hacerlo.

Otra forma de comer huevos muy rica es una que hacía mi hermano, y lo hacía mucho. Creemos que es un plato manchego, pero él mismo no sabe a quién se lo copió. Se fríen los ajos y los huevos en el mismo aceite de oliva. Una vez fritos se coloca el huevo y encima de él los ajos, echad un chorrito de limón o vinagre y pimentón en crudo. Riquísimo.

Otra forma simple es con espárragos y escalfado, para esto, cocer los espárragos hasta que veáis que os gustan, una vez cocidos se echará un poco de vinagre en el agua, una vez hecho esto se echará el huevo en agua a escalfar, éste se agarrará a lo vea y cuando eso ocurra y cuaje la clara se servirá con amor en el plato, en este momento se aliñará al gusto de cada uno y para adentro.

Por ultimo, un truco y un enlace; si queréis que el huevo no se abra cuando se cuece pincharlo con una aguja en la punta, y si ya estaba roto, echar un chorro de vinagre en el agua, se abrirá muy poco. El enlace es cómo hacer bien un huevo frito, disfrutad.

Ciao!!

Print Friendly and PDF

25 septiembre 2006

EL GRAN PAQUITO DIAZ (VISITA A JAEN I PARTE)

Inmejorable la situación de este gran restaurante de cocina de autor al que hemos tenido el privilegio de ir este mismo fin de semana junto con unos amigos. Desde las familiares aguas del balneario de San Andrés en Canena partimos hacia este moderno e increíble escondite, previa búsqueda por Internet y dentro de la gran desconocida Baeza, ciudad contraste de territorios y maravilla arquitectónica que a su vez es patrimonio de la UNESCO (junto con su vecina Úbeda).


Pues después de un rápido pero meritorio paseo nocturno, caminamos en busca de este palacio culinario, aunque sorpresa la nuestra que de camino nos tropezamos con una tasca a rebosar de gente de esas de toda la vida llamada Pedrito, y señor@s, totalmente recomendable para abrir boca.

Una vez engañado el estómago nos adentramos ya en serio en este pequeña luz en tunel de la restauración local, dónde por otro lado trabajan el aceite de oliva como seguramente nadie ha empezado a hacerlo por toda la comarca y dónde el resultado os aseguro que al menos es digno de conocerlo, degustarlo y recordarlo.


Desde que nos sentaron y empezamos a cenar hasta que acabamos, ignoramos muchas de los pequeños detalles del propio local pese a que previa a la misma, nos enseñaron todo el restaurante como si de una inmobiliaria se tratara, y sinceramente, no sabemos si elegimos bien la sala en base a la estancia, o al tabaco, pero bueno, la sala dónde almorzamos era el patio del recinto, lugar dónde podría apreciarse una continuidad y armonía completa con los salones principales debido a su techo cerrado.

La decoración era principalmente renacentista y barroca en algunas estancias, y en otras moderna y sobria. La atención fue muy cuidada y la degustación muy bien explicada por una de las responsables de nuestra mesa asignada al sitio, ahora recuerdo con gracias, que en algunos momentos la emoción nos conducía a tirar algo de la mesa con los trajines del "yo te sirvo, dame de esto", y la verdad es que ella supo estar a la altura en todo lo ocurrido.


No hubo tregua, se comió de principio a fin con buen gusto y buena presentación, la comida se vasó sin duda en los minimalismos pero respetando la gastronomía tradicional en varios de sus apuestas. Todos coincidimos en que el salmorejo y la merluza de pincho estuvieron a la altura de los grandes en esto de la cocina, y en particular, fueron de los mejores platos que he probado en muchos años con una calidad tal, que la presentación no merecía mayor historia que algo simple, un exquisito arroz negro de cama de la merluza, y en el salmorejo un langostino envuelto en huevo deshidratado, todo ello en el menú BELUGA. Punto.

La merluza se deshacía en la boca como si de queso fundido se tratara. El salmorejo era tan sabroso, que dudo yo que se pueda hacer algo mejor por esta tierra, diferente sí, pero mejor lo dudo. El resto dio sobradamente la talla, aunque en algunas cosas sólo nos dejó satisfechos. Un pequeño y cariñoso tirón de orejºas por el Secreto Ibérico que sirven, plato flojo en creatividad, y con sabores fuertes a huevo, además lo pedimos muy hecho, y de esto se olvidaron, pero este no fue el problema porque estoy seguro que se podría haber arreglado, pero que por otro lado no tenía que haber ocurrido.


Por último, deciros que los postres estaban muy aceptables, los chocolates de calidad, las cremas finas, aunque destaco el denominado tocino de cielo al carbón, un auténtico regalo divino, un reto a la combinación perfecta de sabores, a los juegos de texturas y temperaturas, en un postre único y muy contundente, el cuál venía recostado en el menú TIERRA ADENTRO.

Por último, los menús precedían a una carta no muy extensa pero exquisita de materias primas fantásticas, los cuáles alcanzaban precios más que razonables y además eran contundentes, en definitiva, calidad extraordinaria en la mesa.


En su web podréis ver más cosas de este maravilloso lugar, os advierto, los menús degustación son sólo dos, y en mi opción, si vais a ir una vez, deberíais de probarlos los dos por parejas. Cada uno tiene su pequeño tesoro por sólo 38,95€ + IVA sin bebida, aunque tenéis la oportunidad de homenajearlo con muchos caldos muy bien servidos por la maître, yo os recomiendo un gran Pago de los Capellanes Crianza 2003, o si sois atrevidos unos vinos chilenos o sudafricanos, para que todo sea una gran experiencia.

Print Friendly and PDF

ÑOQUIS CASEROS EN TU MANO

Hoy os voy a contar como elaborar así sin más, unos buenos ñoquis (gnocchis) caseros.

La verdad es que este preparado si no lo has probado sencillamente te encantará, pero si en cambio lo has probado en algún restaurante italiano, argentino o de cocina creativa, seguro que te habrá sorprendido esa textura suave y untuosa que tienen, y también, supongo el juego que en algunos sitios le dan (hechos de calabaza, verduras, etc).

Foto extraída de www.animauzine.net

Pues que sepáis que sí, parece que proceden de Italia como os podrías imaginar, aunque yo creo que existe mucha más tradición en Argentina, y como no, existe una historia detrás porque algunos cuentan que es verdad lo de la leyenda de los días 29, día en el que muchos comen los ñoquis. Dicen que la tradición se remonta al siglo VIII. Vivía entonces en Nicosia (Asia Mayor) un joven médico que se llamaba Pantaleón quien peregrinó por el norte de Italia. Allí al parecer practicó milagrosas curaciones por las que finalmente fue canonizado. Cuentan que en cierta ocasión pidió pan a unos campesinos venecianos y lo invitaron a compartir su humilde mesa. Agradecido Pantaleón les auguró un año de pesca y de cosechas excelente. Pues se cumplió. San Pantaleón fue consagrado -a la par de San Marcos- patrono de Venecia. Aquello ocurrió un 29, por tal razón se recuerda ese día con los ñoquis, por ser una comida sencilla. Luego existe un ritual que es poner dinero bajo el plato, así se simboliza el deseo de nuevas dádivas.

¿Pero a quién se les atribuye su creación? Pues parece ser que es como intentar saber quién inventó la pasta, o si procede de Italia, o de China, o si lo trajo Marco Polo, o si no lo trajo, es muy difícil concretar fechas y autores, pero lo que es seguro es que procedía del pueblo y era para el pueblo.

Foto extraída de www.urbanpress.blogs.com

Pues bien, este preparado aunque su consumo es mundial, su origen es muy atribuible a los italianos, pero bueno, vamos al grano, aunque sabemos que existen preparados de los mismos en los supermercados os voy a recomendar esta vez que los hagáis vosotros mismos sobre todo porque os va a sorprender el cambio que pegan y lo buenos que están simplemente con un buen tomate frito y un poco de especias.

No digamos para los niños, o simplemente para divertiros en la cocina un rato.

Pues nada, al grano, hacerlos es muy sencillo, aunque claro, posiblemente sientas que el tiempo dedicado luego no compensa si os los vais a devorar en cinco minutos.

En fin, la cuestión es hacerlos, o por lo menos saber como se hacen.

GNOCCHIS PARA 4 PERSONAS
Para cuatro personas

1 kilo de patatas
2 huevos
300 gramos de harina
Aceite de Oliva Virgen Extra o Mantequilla
Queso parmesano
Pimienta
Nuez Moscada
sal


PREPARACION

En una olla con agua hirviendo echar las patatas sin sal sin pelar. A la media hora aproximadamente o cuando el tubérculo esté tierno, sacar, pelar y pasar por un chino o pasapurés. Echar esta pasta de patata en una encimera limpia o en una gran bol para poderla trabajar.

Si se hace en encimera, se hace como si de repostería se tratara; se formará un volcán con la pasta y se echarán los huevos cascados, se echa sal, el aceite de oliva, una pizca de las hierbas, el queso y la mitad de la harina. Se amasará todo y se dispondrá de más harina para hacer la masa hasta que admita la cantidad necesaria.

Cuando la masa se despegue de las manos estará en su punto.

Ahora se harán cilindros de no más de 2 cm. de diámetro (o largo) y de poco en poco, haciéndolo previamente rodar hacia delante y hacia atrás (con la encimera enharinada) y partiéndolos con un cuchillo enharinado. Se pueden hacer formas con los instrumentos de cocina que tengamos por casa, ralladores, tenedores, cucharas, etc….

Cuando los hayamos hecho los sumergiremos de pocos en poco en una gran ola con agua hirviendo. Cuando los ñoquis empiecen a flotar (a los 10 minutos más o menos) sobre la superficie del agua, añadir rápidamente agua fría para romper el hervor y con la ayuda de una rasera o paleta sacarlos y escurrirlos.

Listos para cocinarlos, espero que tengáis suerte.


Ciao.

Print Friendly and PDF

22 septiembre 2006

AGUA CORTES, AGUA DE CALIDAD

Bueno, yo creo que ya tocaba hablar un poco de aguas envasadas, os voy hablar de o una en concreto que no sé si por dónde tú vives la venderán, pero suponiendo que no es así, si vais alguna vez por la costa alicantina o valenciana es muy posible que te la encuentres en muchos supermercados de forma masiva.

Se trata del Agua Mineral de manantial Cortes.


¿Por qué esta agua es más buena que otra? ¿Por qué Evian vende más que otras similares?, pues en verdad es cierto que todo es muy subjetivo, y que muchas parámetros tienen que ver para que un agua guste y se consuma, empezando desde su procedencia y acabando por su publicidad, porque con solo ser mineral, natural y de manantial, sería suficiente, pero no, la verdad es que diferencias entre unas y otras a todos los niveles.

En esta en particular hay algo diferenciador claramente para el gusto, no tiene publicidad, ni mucho mercado, ni siquiera el señor Rodés se ha hecho cargo de su análisis, es sólo su contendio, digamos que es una agua con un sabor final a esa gordura característica producida por los bicarbonatos y minerales de roca que la hacen especial, y es que no es para menos, se recoge directamente del filtro natural de las rocas.

En fin, me alegro mucho de haberla cnocido porque la descubrimos hace dos veranos en un supermercado de pueblo en La Mata en Torrevieja, y se la llevé a mi hermano como parte de una colección de productos de la zona, y oye, el agua nos encantó sobre todo porque por esta zona no sabía que se producía este agua tan excelente.


Porque os entiendo, si vivís en un sitio dónde el agua corriente es un poco precaria sabéis que la cloración aporta ese olor que, sobre todo en verano, tira para atrás. Aunque os digo otra cosa, incluso en los sitios dónde el agua está calificada como muy buena, pasa igual.

Sólo tenéis que hacer la prueba, meted en la nevera una botella de agua del grifo por a mitad y otra botella de agua mineral, dejadla más o menos una semana, abrirla y olerla. La botella del agua del grifo huele como a piscina, sin embargo, la otra no. Esto es una prueba muy fácil de hacer, el agua de las ciudades está tratada, que por ello no significa que sea agua mala, pero a algunos como a mí nos gusta ya mucho menos que la natural que su único sabor es a agua.

Foto extraída de www.wikimedia.org

Bueno, en definitiva, este tipo de agua mineral (Cortés) es del manantial de Penyagolosa, hermoso paraje sin duda; posee una mineralización débil y además es baja en sodio, cosa que a mucha gente le gustará.

Además leo por aquí que en algún momento de su existencia ha estado entre las diez mejores aguas minerales del mercado, pero eso no lo he investigado y no puedo contrastarlo. Lo que sí que os puedo decir es que es una empresa embotelladora que está entre las 20 primeras de España, eso sí que os lo aseguro.


Su web comienza con “el macizo de Penyagolosa es una de las más impresionantes formaciones montañosas de toda la Comunidad Valenciana, aquí se recoge el agua que la propia montaña filtra y enriquece y que con el tiempo renace en el manantial de Penyagolosa”, nada menos.

Pero es que además, la provincia de Castellón al parecer a pegado un salto en cuanto a producción de agua en estos años de aquí te espero, ocho plantas embotelladoras de agua mineral (en Benassal, Catí, Bejís, Artana, Azuébar, Chóvar, Almedíjar y Cortes), todas envasan cerca de 180 millones de litros al año, lo que al parecer supone una media diaria de medio millón de litros de agua. Eso sí, todas las empresas, la mayoría dependientes de los ayuntamientos, coinciden en decir que las dificultades que se encuentran para sobrevivir y competir con las grandes compañías de ámbito nacional, son muchas.

Foto extraída de www.komandokroketa.org

Por último, que sepáis que Cortés embotella en el término municipal de Cortes de Arenoso y lo hace en formatos de 33cl, 50cl,1’5 litro, 3 litros, 5 litros, 8 litros y Hemos llegado a comprarla a 0,80€ los 5 litros… ¿alguien da más??

Foto extraída de www.todopueblos.com

MINERALIZACIÓN DEL AGUA CORTES
Res. Seco = 256,0
Bicarbonatos = 268.4
Ca = 81,9
Sulfatos = 17,6
Mg = 7,2
Na = 6,4
Cloruros = 8,7
Sílice = 8,2
Fluoruros = <1 k =" 0,7">

Print Friendly and PDF

21 septiembre 2006

FOIE, GRASAS CELESTIALES

Hola Amig@s, os voy hablar de algo bastante interesante. Me imagino que si os gusta la cocina y soléis leer, ver o escuchar programas dedicados a ello, seguramente habréis escuchado desde hace unos años que en la cocina contemporánea se trabaja mucho con el foie, e incluso os habréis quedado u os sonarán vocablos gabachos como micuit o parfait.

Foto extraída de www.wikipedia.com

Pues sí, el universo del foie, no habría blog para contar la décima parte de todo lo que concierne a este maravilloso mundo del sabor. Quinientas y pico calorías cada 100 gramos y un cincuenta por ciento de grasa tienen la culpa en la mayor parte de los casos, pero y qué. Si se toma de vez en cuando es totalmente inócuo para nuestra salud.

Bueno, ¿cómo empezó todo esto de los patés? pues como bien os podréis imaginar por los franceses, aunque le deben mucho a los egipcios ojo, y hace dos mil años antes de Cristo cuando los hígados de oca y pato eran ya un manjar increíble. Hasta cebaban a las aves para que produjeran más grasa en el hígado y de más calidad. También los hebreos esclavos lo exportaron al mundo greco-latino y un tal Apaicius recoge diversas recetas de este producto procedente de las ocas alimentadas con productos de la época, como higos dulces deshidratados.

Por último comentaros que los árabes sobrealimentaron también a patos y ocas con sésamos y varias plantas para conseguir manjares nunca antes probados. Sin embargo, esto se vino abajo, y durante la Edad Media apenas se tiene constancia de una práctica en este sentido, el cebado no se empleó, hasta que ya en el siglo XVI los judíos comenzaron a emplear esta práctica y criar aves en la búsqueda de alternativas a la manteca, producto que por otro lado su religión les prohibía.

En fin, esto ha sido un poco de historia para empezar que nunca viene mal.

Ahora, para que nos situemos, os voy a enumerar los tipos de conservas existentes que existen, cuestión por la que muchos os habréis preguntado.

Foie gras fresco

Limpio, sazonado y cocinado de varias maneras (al baño maría, en horno al vapor, en terrina). Se encuentra casi siempre envasado al vacío.

Foie gras micuit

Es de lo que estábamos hablando y tradicionalmente se ha empleado la palabra foie gras de pato u oca entero semicocido. Se trata de una semiconserva, envasada casi siempre al vacío, y que debe estar muy bien conservado, concretamente entre 1ºC y 5ºC, y tiene que consumirse como mucho antes de 3 meses.

El hígado de ave (pato sobre todo) recién extraído del cuerpo del animal tiene un tratamiento térmico que no es muy agresivo, y con una pasteurización mucho menor a otras conservas, y además mantiene prácticamente todas sus características organolépticas, sabor y textura.

Foto extraída de www.llantarbien.com

Foie gras entero en conserva

Es el más conocido y mundialmente famoso, presentado en lata o cristal. No es más que foie más cocido que el micuit y envasado. Caduca mucho más tarde (hasta tres años) y se encuentran auténticas delicias.

Bloc

Es el foie gras fresco de oca o pato hecho una pasta, con una gran suavidad y mucho aroma. Se presenta también en lata y vidrio.

Parfait

Pieza de foe gras que garantiza que al menos las tres cuartas partes del producto son hígado preparado, emulsionado y reconstituido mecánicamente. Se encuentra fresco o en conserva. Se consume casi exclusivamente en Francia.

Pate

Es el hígado al menos una quinta parte y con relleno de foie gras. El trufado es un preparado delicioso con trufa negra al 3%.

Foie gras esterilizado

Se aplica mucha temperatura y resiste mucho, posee un gran período de caducidad.

Mousse de foie gras

La mitad o un poco más es foie gras, pero éste se prsenta emulsionado.

Pues ya está chic@s, aunque existen más productos en el mercado que encima no contienen hígado de pato ni de oca, y que además los llaman erróneamente foie, cuando son paté o mousse de hígado de otros animales como el cerdo o pollo los cuáles no tiene nada que ver con la historia y repercusión del foie, estos se llevan la palma del auténtico placer de degustar hígado de ave.

En definitiva cuando compréis latas de foie leeros bien la etiqueta, y sabed lo que compráis porque un buen micuit no os baja de 22€ el kilo, o un buen foie gras en conserva no te baja de 60€, aunque esto es muy subjetivo y existen excepciones.

Eso sí, para estos preparados suelen emplearse en casas y restaurantes ‘añadidos’ dulces como mermeladas o compotas, en esto insisto que experimentéis, porque los contrastes se pueden encontrar de muchas maneras y formas. Por que por ejemplo, el micuit puede degustarse tal cual, sin necesidad de cocinarlo acompañado de pan o de lo que queráis, pero si lo pegáis a una plancha vuelta y vuelta os gustará mucho más, si esto lo sabíais ¿por qué no probáis a preparar un mousse de foie en croquetas o macarrones?.

Bueno, voy acabando, normalmente estos preparados en conserva los tenéis en casi todos lados, aunque el micuit lo venden en carnicerías, 'fiambrerías', tiendas de caza o en pollerías, y lo podréis divisar al ser unas barras grandes y envueltas en papel o transparente o amarillo.

Para consumir por ejemplo este micuit lo mejor es cortarlo con un cuchillo muy afilado y caliente, y dejarlo orear unos minutos en un plato si lo habéis tenido como es lógico en la nevera. Es en este momento cuando podremos trabajarlo.

De este manjar, se han cocinado platos increíbles en restaurantes de fama nacional e internacional, y se ha sorprendido mucha gente al verlo encima de solomillos desde hace 10 años, o en guiso con lentejas, o con habas, o hasta en respostería.

Print Friendly and PDF

20 septiembre 2006

SALSA HOLANDESA, INFORMAL PERO GLAMUROSA

Señor@s, la salsa holandesa nos toca a la puerta. Bueno, creo que muchos no la habréis probado, y siento deciros que es así realmente os perdéis algo único, por lo que mil ojos a lo que os cuento porque la deberíais de intentar hacer. ¿Qué me deje de tonterías que es cómo una mayonesa? Sí, pero no, es muy diferente, tiene otra textura, otro color, es mucho más sabrosa, es más calórica y quizás más fuerte, y claro, es más algo más complicada de hacer, pero de verdad que está genial. Ahora os cuento como hacerla.


Os preguntaréis ¿la hago yo habitualmente? Pues no, no la he hecho nunca, pero la probé muy casera en un restaurante de Madrid, concretamente por la zona de Cuzco hace casi 10 años, y recuerdo que me impactó mucho, aunque reconozco que no me acordaba de ella hasta que me la encontré por sorpresa en Internet.

Creo recordar que cuando la probé. la salsa acompañaba a una sepia con verduras, y me la sirvieron un poco gratinada, la verdad es que le acompañó de maravilla. Me acuerdo que felicitamos al maître y todo, aunque también le vamos a echar la culpa al vino que fue realmente el que nos hizo soltarnos un poco con el personal, pero ahí quedó, para los anales de la historia, de mi historia claro.

Leo por las webs de recetas y de cocina que la salsa efectivamente es complicadilla, se debe elaborar en un juego de temperaturas suave, algo delicado, exactamente entre 40º y 70º grados, es decir, sin hervir, puesto que a más baja temperatura se solidificaría la mantequilla y a más alta se cuajaría el huevo.

La verdad es que estas cosas me ponen un poco nervioso, pero seguro que con la práctica pues como todo, no se me cortará. Yo no poseo excentricidades como termómetros de cocina, pero me imagino que la mayor parte de vosotros tampoco, así que creo que estaréis de acuerdo conmigo que si se hace con algo de cuidado podremos triunfar de verdad.

Porque en la textura estará el punto.

¿Cómo controlar entonces más o menos la temperatura? Pues daros cuenta que se tendría que cocinar a una temperatura parecida a una ‘fiebre alta’, es decir, pasaremos los 40º; debe de estar muy caliente pero tendremos cuidado, no debe de humear ni de hervir, y además jugar con el termostato de la placa o fogón, y añadiendo los ingredientes a temperatura ‘del tiempo’ como mínimo.

Desde luego si lo hacéis en placa, recomiendo inducción (más control y más rápido).

Bueno, pues allá vamos, echamos unas yemas de calidad en un bol, las acercamos al calor (al baño maría) y las vamos batiendo con un poco de zumo de limón colado (varias gotas) y una pizca de sal.

Cuando las yemas hayan cogido temperatura y cuerpo, vamos a ir añadiendo la mantequilla la cual se añade ‘clarificada’, es decir líquida y medio caliente (derretida en un cazo, sin proteínas foltantes y reposada).

La forma de conseguirla es que coja mucho calor y seguidamente que repose, así se disgregan los los elementos que la componen, entonces será el momento de ir añadiendo la mantequilla a las yemas, moviendo con la varilla y siempre al calor sin rebasar los 60º.

Al ir mezclando la mantequilla, se va produciendo la emulsión a modo de mayonesa. A la vez vamos controlando el espesor a ojo claro, nos vamos a emocionar como nos salga bien. Probad de sal y si se gusta de pimienta o cayena.

Pues esto es todo chic@s ¿haréis la prueba?. Yo desde luego que sí.

Este plato le va mucho al pescado y al marisco, pero también a espárragos, tortillas, huevos preparados, e incluso patatas y carnes, si se quiere.

Por último mi pregunta es la siguiente, ¿cómo es posible que no se comercialice de forma masiva envasada? ¿Por qué no se consigue la misma textura y sabor? Pues como la mayonesa normal, la porque la mayonesa envasada y la casera en el fondo son dos salsas distintas. A veces algunas cosas son increíbles.

Bueno pues aquí os adjunto una receta fácil y rica con la misma.


HUEVOS FRITOS CON SALSA HOLANDESA Y PALETA IBÉRICA

Tostamos las rebanadas de pan de molde.

Asamos las lonchas de paleta ibérica en una sartén sin aceite hasta que se cristalice a una temperatura no demasiado fuerte y reservamos.

Por otra parte en una sartén con aceite caliente cascamos los huevos de uno en uno y los freímos de la manera tradicional, es decir con el aceite muy caliente y que se dore el borde de la clara de huevo y la yema quede líquida. Retiramos con una espumadera de la sartén.

Encima de cada tostada colocamos el huevo frito escurrido, medio tapamos con la salsa holandesa y decoramos con la paleta cristalizada.

Servimos caliente.

Print Friendly and PDF

19 septiembre 2006

COLIFLOR LA VERDURA MEDICINAL

Estoy por aquí leyendo a Mario Sandoval dueño de Coque y de varios restaurantes más, y veo que ha preparado un plato de coliflor para un diario que tiene una pinta bárbara. Ole la cantidad de formas de prepararla que tiene esta sensacional verdura.


Pues bien, antes de ponerme a contaros una receta dedicada especialmente a los que no les gusta demasiado trastear por la cocina os tengo explicar alguna cosilla de interés general sobre esta verdura tan odiada por mucha gente pero que cada vez gana más adeptos.

Para que sepáis lo que os coméis, la coliflor pertenece a la familia de las crucíferas, ya, que qué demonios es esto, pues bien, en definitiva son las coles, pero claro, las coles son una gran familia así que os voy a contar brevemente. Entre sus miembros más conocidos está el brócoli, el repollo, la lombarda, coles de bruselas, el nabo o el rábano. Y de la coliflor, existen numerosas variedades según la época, zona y región.

Coliflor blanca (común): Su color blanco se debe a algo que a lo mejor no sabéis, pues es debido a que los agricultores cubren por encima de la mata y con las hojas verdes que la rodean toda la verdura. Impiden así que el sol desarrolle su clorofila, pigmento que le confiere un color verde.

Coliflor verde: Es curioso, pero es mucho más cara aunque te evitas cubrirla. Es más aromática y contiene más vitaminas. El "Romanesco" es la más conocida.


Coliflor morada: Presenta en su composición antocianinas, su color violáceo es debido a pigmentos que a su vez tienen una notable acción antioxidante. Es curioso, pero su color desaparece al cocerlo, y queda un tono amarillo verdoso.

Foto extraída de www.mariquita.com

Coliflores tropicales: buenos ejemplares a temperaturas que rondan los 20º. Se encuentran los tipos White Baron y la White Corona.

Coliflores vernalizantes: Tipicas del norte de europa, requieren temperaturas más bajas para producir pellas de buena calidad (Walcheren Winter o la Gigante de Nápoles).

Coliflores no vernalizantes: Coliflores tardías, entre 14º y 20º. Coliflor Erfurt, Snowball, Suprimax y la variedad Matra.

Pues bien, la época mejor de comerlas dicen que es desde Septiembre a Enero, y aunque las de Enero son las que más fama tienen por ser las coliflores de invierno por antonomasia, en verdad y hoy en día se pueden degustar todo el año gracias a la semilla híbrida. Bueno, pues visto esto, y sobre todo si estamos fuera de la temporada, para saber si una pieza fresca es lo suficientemente fresca conviene ver varias cosas, primero, que las pellas estén limpias, blancas y firmes con las hojas inferiores verdes y tiernas, que no esté blanda y que no tenga agujero alguno.

Para conservarla lo mejor es envolverla en una bolsa un tanto agujereada y meterla dentro de la nevera, aunque fuera si no hace calor aguanta muy bien una semana y media. No digamos que otra opción es congelarla, por aquí leo que te dura hasta 8 meses, yo nunca la he probado congelada.

En cuanto a los valores nutricionales, aquí damos de lleno en la diana, este alimento posee muy pocas calorías, porque entre otras cosas el principal componente es el agua, lo que acompañado del bajo contenido de proteínas e hidratos de carbono nos viene a decir que de grasas nos tenemos que olvidar. De todos modos., para los agonías con este tema, no recuerdo ahora que calorías tienen 100 gramos, pero vamos, si ya te quitas de coliflor porque crees que tanta ‘carne vegetal’ debe de engordar, como quién dice, apaga y vámonos.

Que sepáis también que tiene mucha fibra, así como vitaminas y sales minerales. Una de sus vitaminas, la vitamina C, es escasa pero ideal, sus folatos y su vitamina B6 hacen que sea antibiótico para la sangre y el hígado y reconstituyente para los riñones. También es rico en potasio natural y fósforo, y aunque se vean trazas de hierro, magnesio y calcio, en este último nos encontramos peores calidades que por ejemplo en los lácteos.

Por lo último me dejaba uno de las propiedades más importantes de esta col, este vegetal se recomienda por su acción antioxidante gracias a los milagrosos glucosilonatos, isotiocianatos e indoles, los cuales contribuyen al sistema inmunológico.


Ya, es como si os viera, os preguntaréis una y mil veces ¿y por qué huele tanto esta vedura al cocerla? Pues bien, es curioso, huele porque entre otras cosas es un ser vivo, y por tanto al cocerlo existe un aroma característico de su sangre y su músculo (savia y proteína), pero la razón principal es que posee pequeñas cantidades de compuestos de azufre como el dimetilsulfuro o el trimetilsulfuro entre otros.

¿Qué solución le ponemos a esto? Pues poca, si no puedes airear bien la casa, un truco fácil y que me gusta para que huela menos lo propuso Jose Andrés hace meses en su programa de cocina. Se trataba de limpiar muy bien medio limón y exprimirlo el agua de cocción, y después echar también la cáscara estrujada. Eso sí, dejar abierta la olla si tienes tiempo, pero ni pan, ni leche, ni patata, ni vinagre ni nada, a mí no me han dado resultado. Con el limón el olor se reduce sólo un poco, pero es útil ya que es debido a que el limón neutraliza estos componentes por su base ácida.

Para conservar el color, dicen que usando un poco de harina diluida en el agua mientras cuece, esto crea una película protectora que evita el ennegrecimiento, lo tendré que probar.

En fin, que ya os he puesto un poco al tanto de cosillas sobre esta maravillosa verdura. A mí personalmente reconozco que me vuelve loco, aunque siempre que compro una buena pieza la comemos en casa con un buen aceite de oliva virgen extra y limón. Otras veces con bechamel, y algunas pocas con mayonesa, pero sé que me pierdo mil maneras de prepararla que deben de estar buenísimas. Aquí os pongo una de ellas, con el permiso de M. Carmen Cogollado Moreno, del foro virutal de Carlos Arguiñano receta que nada más verla me gustó.

¡Ah! Se me olvidaba, el tallo de la coliflor, el que nos viene cuando la compramos entre la parte verde, si se pela bien, se lava, se corta en rodajitas y se aliña con aceite de oliva, vinagre y sal, veréis que es una maravilla escondida que siempre hemos tirado por desconocimiento.

COLIFLOR AL HORNO

INGREDIENTES


1 Coliflor mediana

2 patatas
Mantequilla
2 Huevos
Jamón picadito

Leche
1 cucharada de harina
25gr de queso rallado
Sal
Agua


ELABORACIÓN

Limpiar y trocear la coliflor y cocerla en la olla rápida hasta que suba la pesa (como coloquialmente se dice) y dejar apagar hasta que no salga más vapor. Se cuecen las patatas troceadas aparte en un poco de agua con sal. Una vez cocidas las patatas se pasan por el pasapurés al que habrá que añadir una yema de huevo, sal y una nuez de mantequilla.Aparte, se hace una especie de bechamel, en una cacerola se derriten 4 cucharadas de café con mantequilla, se adiciona la harina y al ratito se le pone la leche para que no se hagan grumos, se echa el jamón, se prueba de sal y se deja que cueza unos minutos. Se le añade otra yema de huevo.

En una fuente de horno coloca la coliflor alrededor el puré de patatas y encima la bechamel. Espolvoreamos con queso rallado casero y le ponemos la mantequilla restante derretida por encima y horneamos hasta que dore.


Salud

Print Friendly and PDF

18 septiembre 2006

¿QUE HAY DE VERDAD EN LOS TOMATES VERDES FRITOS?

Hola a tod@s de nuevo. No me digáis que en estos últimos quince años no os ha llamado la atención este plato tan cajún y tan célebre por el homónimo libro o película. Pues yo creo que sí, a mí la verdad es que me ha pasado, pero reconozco que nunca los he probado y mira que tengo ganas.

Foto extraída de www.amazon.com

Antes de nada deciros que al principio yo pensaba que se lo había sacado de la manga Fannie Flagg, autora de este famoso libro por gracia de Jon Avnet, director de la película, pero no, me equivoqué, pues se han preparado mucho en el sur de los Estados Unidos, y desde antes incluso de la depresión de los años 30.

¿Cómo los preparaban? Pues hay unas cuantas recetas, eso sí, advertiros que es más bien un acompañamiento que un plato único, y que estos originariamente se preparaban fritos en mantequilla, cosa que vamos a evitar realizar por que por cultura gastronómica estamos más acostumbrados a las frituras con aceites vegetales.

La receta que os indicaré más abajo está elaborada de forma algo distinta a la que viene en el libro Fannie Flag y de ese restaurante llamado Whistley Stop Café, testigo indiscutible de tan malos y buenos momentos de una ciudad floreciente como Nueva Orleans.

Pues para poneros un poco en antecedentes os contaré que este plato se inventó principalmente para darle salida a las siembras abundantes de tomates que abundaban en los campos sureños de esta Nueva Orleans, y de algunas de estas cosechas se empezaban aprovechar el tomate ya verde para así aprovechar al cien por cien la producción.

Además cuentan que por causas obvias los tomates se plantaban todo el año, y muchos cultivos no terminaban de madurar por los fríos, lo que había que consumirlos verdes con toda la acidez que ello conllevaba, así que el pueblo decidió ingeniárselas para cocinarlos y así poder comerlos de una forma mucho más gustosa para el paladar. Y así empezó todo.

Foto extraída de www.edining.ca

Y es que nos tenemos que remontar a los orígenes del tomate y a las experiencias de propias de cada país para entender el porqué de algunas cosas. Para que veáis. Entre la gama de colores roja y el amarilla hay tomates de muchos y únicos colores. Los matices pueden ser variados, que a veces ya sólo son exquisitos verlos. Es curioso que los primeros tomates que según parece conocieron los italianos (por cosas del comercio) fueran amarillos. Sí, sí, lo que oís, de ahí parece proceder el nombre con el que los bautizaron en su lengua natal pomo d’oro (manzana dorada).

Aquí en España, nos tenemos que sentir orgullosos porque trajimos el tomate del nuevo mundo al viejo mundo, el tomate surge de Colón, el cuál lo introdujo en el siglo XVI desde México, y en concreto desde los Andes, eso sí, de ahí saltó a Italia la cuál explotó el concepto de tomate como parte importante de la alimentación de todo un pueblo.

Pues en EEUU, y en concreto en la zona sur, los tomates verdes, ya os he comentado, no eran exactamente una variedad del tomate, era una solución. Con el frío las plantas de tomate detenían su crecimiento hasta reducir a tope las probabilidades de que los frutos llegaran a ponerse rojos antes de ser destruidos por las heladas.

Hoy por hoy ya sabéis que se recurre a los plásticos para protegerlos, o se recogen verdes y se dejan madurar en sitios preparados o incluso en casa.

Bueno, pues esto es un poco la historia, ya en lo referente al plato se suele hacer como ahora os voy a explicar, pero al parecer, tras la ingesta de varias rodajas rebozadas, el paladar suele pedir una salsa o algo con lo que acompañar que refresque o hidrate este especial bocado.

La salsa empleada suele ser una remoulade. La receta la he tomado prestada de la web de pistoynopisto, la cuál hace mención a los fogones de Matthew Scott (del restaurante Gumbo) y dicen que de verdad crea adicción!!.

TOMATES VERDES FRITOS

INGREDIENTES (para 4 personas)

4 Tomates verdes Medianos (los más verdes que podáis)
12 Langostinos Crudos y Pelados
1 Cucharada de Mostaza (Antigua)
2 Cucharadas de Ketchup
Harina y Huevo para Rebozar
1 Taza de mayonesa casera (aceite de girasol, huevo y sal)
Cebolleta
Apio Verde
Perejil
Zumo de medio limón
Pimentón picante
Sal
Pimienta negra
Gotas de Tabasco

ELABORACION

Para la salsa Remoulade:

Echar en el recipiente de la batidora la mayonesa (casera), la salsa ketchup, la mostaza, el ajo, el apio, la cebolleta y el perejil picados, unas gotas de Tabasco y el zumo de medio limón. Mezclar todo y batir. A continuación lo calentamos en un cazo a fuego muy lento. Pelar los langostinos hasta la cola. saltear los langostinos en una sartén con una gota de aceite y espolvorear con sal.

Para preparar los tomates, poner parte de la harina en un plato y echar un punto de sal, pimienta negra y pimentón picante. Batir los huevos y mezclar con un poco de agua. Cortar los tomates en rodajas de ½ cm, procurando sacar tres de cada tomate.

Espolvorear cada rodaja con harina meter en el huevo y volver a pasar por harina, freír a continuación en abundante aceite bien caliente. Sacar y dejar escurrir en papel de cocina.

Montaje del plato:

Poner 3 rodajas de tomate junto a los 3 langostinos salteados y la salsa Remoulade.

Print Friendly and PDF

15 septiembre 2006

NO ESTA MAL SER UN VEGETAL

Diréis que qué chorrada este post, bueno, pero no me diréis que no está buenísima esta simpleza culinaria de origen totalmente español. Bueno, eso el contenido, por que lo del pan, y en especial eso de sándwich (palabra totalmente acuñada en nuestro diccionario, incluso se acentúa) nos tenemos que remontar a hace mucho tiempo.

Foto extraída de http://culinotests.fr/

Según leo en un gran artículo de Internet, cuentan que la filosofía del emparedado la inventó un tal Hillel en el Siglo I A.C . El tal Hillel, al que denominaban el “Anciano”, era uno de los líderes religiosos más importantes entre los judíos. Fijaros que el tío, sin comerlo ni beberlo se saca de la manga en la fiesta de Passover (fiesta religiosa judía) intercalar entre dos matzohs o galletas duras horneadas, de todo un poco, nueces molidas, trozos de fruta (manzana), especias machadas etc. Quien se lo iba a decir ahora.

Bueno, pues a partir de aquí, ya todo va sobre ruedas, ya en la Edad media se sabe que se utilizaban grandes rebanadas de pan planas para pringar comida, cuyas sobras además servían para alimentar a los indigentes que pulularan por los banquetes.

Cómo anécdota se sabe que en los siglos XVI - XVII hay obras de teatro inglesas de Shakespeare etc que recogen la existencia del mismo formato de sándwich como heredado de Europa (bread and cheese, bread and meat (pan con queso y pan con carne) pero todo lo que envolvía a este concepto no dejaba de ser infravalorado y bajo.

Pues ya en el año 1762 todo pega un giro, ¿por qué? Pues no se sabe, pero la cultura popular es inescrutable, aparece el primer registro muy parecido a la palabra sándwich utilizada hoy en día, y es que en los escritos del historiador inglés Edward Gibbon comenta que mucha de la clase social inglesa, como la del Cocoa Tree en St. James's Street, comía “breads and (..)” mientras hablaban de política.

Qué cosas. Pues bien, según la tradición, el invento del sándwich efectivamente fue inglés, y por obra de los cocineros del London’s Beef Steak Club, un prestigioso club de apuestas de Shakespeare Tavern lo explotaron en la restauración. Además clientes de alta alcurnia se sumaron al éxito de esta primera comida rápida e informal que tanta gracia hacía por aquel entonces, como el príncipe de Gales de entonces.

Pero llegó lo esperado, la denominación del emparedado de forma formal y oficial, y al parecer nunca se ha desmentido, un tal John Montagu, cuyo título nobiliario era el cuarto Conde de Sándwich, agotaba sus horas de vida jugando a las cartas en el club, y al no tener tiempo para comer, el conde ordenaba a los cocineros que le prepararan un filete con sal y lo metieran entre dos piezas de pan tostado para poder comerlo mientras apostaba. La gente pedía lo mismo que el conde, “oiga, póngame lo mismo que el conde Sándwich” y así se acuñó y se popularizó esta palabra universal.

Foto extraída de www.wikipedia.es

Ya en 1840 lo previsible, el sandwich llega a América (os podéis ya imaginar) de la mano de Elizabeth Leslie (no confundir con la actriz), la cuál explotó el inventó en un famoso libro de cocina el cuál habla de sándwiches y de modos de prepararlo.

Ya son fechas y fechas, en el año 1900 las panaderías en EEUU comienzan a vender pan de molde y se pone muy de moda entre los niños y trabajadores.

En 1912 el americano (alemán de nacimiento) Otto Frederick Rohwedder inventa la primera máquina de cortar pan de sandwich de forma automática, y la primera instalación industrial se instaló en Chillicothe Baking Company en Missouri (1928), usando dicha máquina pero mejorada. Se sabe que el primer pan de molde sandwich se vendió el 7 de Julio de ese mismo año.

Ya en el marco de la industria, en 1930 Wonder Bread, se convierte en la primera compañía en EEUU que vende pan de molde en rebanadas. Como dato curioso el pan de molde en rebanadas, como hoy lo conocemos, no tuvo demasiada aceptación en los primeros años de venta ya que las familias no confiaban en la materia prima empleada.

Bueno ¿os ha gustado la historia?, yo la veo muy interesante, y os preguntaréis ahora, ¿y cómo llegó a España? Pues bien, en 1873 se establece en Madrid el primer Viena Capellanes dedicado a la producción del Pan de Viena ¿qué tiene que ver el pan de Viena con los sandwiches?, pues en casi todo, el pan era gomoso y grande, mucha miga, poca corteza, sus rebanadas eran tiernas y ligeras.

Foto extraída de www.viena-capellanes.com

Por último en 1939 el más que famoso Antonio Rodilla, se establece en Madrid e inicia su actividad con un pequeño establecimiento de repostería y charcutería en Plaza de Callao. Como dato curioso es que el embutido que vendía, lo vendía al peso, pero llegaba la parte trasera del mismo y no la quería nadie. Antonio pensó entonces en utilizar los ’culos’ de embutido para crear un nuevo producto, la pasta de sandwich. Para ello, y debido a la escasez de pan de la época, decide elaborar también su propio pan, llamado entonces Pan Inglés, heredero auténtico del sandwich.

Bueno, pues informados al respecto, que nunca viene mal, nos metemos en faena. Para los sándwiches son importantes muchas cosas, el contenido, fundamental, la calidad de los ingredientes, la ternura, su presentación, en fin, muchos detalles. Pero a veces son importantes algunos detalles, como por ejemplo, los juegos de temperaturas y el control del contenido, es decir, lo que os voy a contar ahora. Pero es que además, es difícil cuidar bien las cantidades de su contenido, porque hay ingredientes que si no se eligen bien abultarán mucho, y no serían correctos para un sándwich, es decir, no por llevar espárragos muy gordos estará mejor, o mucho de algo, como el tomate.

Bueno, pues vamos allá… os lo cuento en la preparación de esta exquisitez de la primera ola Light de los 80.

INGREDIENTES


Pan de molde grande (apostaría fuerte por el American Brook’s)
Tomate (del tiempo)
Lechuga (del tiempo)
Espárragos (fríos)
Mahonesa (de bote si si se quiere, pero FRIA)
Huevo duro (del tiempo)
OPCIONAL: Huevo plancha
Mantequilla
Sal


PREPARACION


Cortaremos el tomate de ensalada (de tono rojizo) y pondremos a secar sobre papel absorbente e incluso eliminar parte de las semillas, lo mismo haremos con los espárragos, que elegiremos unos medianos y de calidad, que cortaremos por la mitad y dejaremos escurrir.

Lavaremos bien la lechuga y la dejaremos también entre papel absorbente. Colocamos las tostadas de pan de molde en una sartén con un poco de mantequilla a fuego suave hasta que doren bien.

Una vez doradas pondremos mahonesa en ambos lados y encima de la rebanada de abajo, y por este orden, el tomate con un poco de sal si la mahonesa la usamos sosa, el huevo duro, tres capas de lechuga y con un poquitín de mahonesa en medio de cada una, los espárragos en trocitos, encima la rebanada y apretamos bien.

Lo cortaremos por la mitad.

No añadir más capas, pero si se optas por acompañar esta exquisitez con un huevo a la plancha, añadir el huevo sin más y cortar la capa de arriba del pan con un vaso de tubo o en su defecto un vaso normal.

Print Friendly and PDF

14 septiembre 2006

DEL JENABE AL DRUVAN DEL IKEA...

Os voy a contar una de esas historias que seguro me mandas por ahí, otra cosa es que para mí ciertamente son interesantes, pero que reconozco que para una gran parte de racionales no lo es. Bueno al grano, el otro día íbamos tan campantes por Ikea, y yo no sé que tiene este sitio que cuando sales de comprar, tienes un hambre que da calambre.


Bueno, pues en el stand de comida rápida que hay justo a la salida, hay un pequeño supermercado del que algún día hablaremos de su salmón, pero que entre otras cosas venden por separado todo lo necesario para hacer esos perritos calientes tan pequeñitos, tan baratos con bebida gratis y que te saben tan buenos después de rallar la VISA.

Pues bien, echando un ojo a este pequeño apartado del supermercado mientras mi novia pagaba, encontré una mostaza con una pinta que no veas, es sueca y de formato super ‘guiri’ que finalmente no dudamos en comprar, primero porque recordábamos que estaba muy buena por llevarlo esos famosos perritos, y por otro lado, porque oiga, medio kilo a 1,50€, no hay duda que ¡está tirado!.


Hala, pues ayer la abrimos, y bualá, bestial… Son de estos productos de fondo de armario que comprados por motivaciones muy distintas a una compra de calidad, la motivación se la encuentras en la tosca relación cantidad / precio, y en este caso, se juntaban ambas cosas.

Os cuento como es, de textura le podría dar un 10, pero no, le voy a dar un 9,75 porque es casi perfecta, ideal para comida basura (hamburguesas, pollo, perritos, nachos, sándwiches…); de sabor le vamos a dar un 8, con ese toque picante final que difiere de sus primas las americanas que son para mí las perfectas (o a las que estoy acostumbrado) pero es que además se acerca a las variedades adijonadas (¡acabo de inventar un vocablo!) y algunas personas les gustará menos, a mí me encanta. Bueno, y por fin de color, es dónde para mí destaca más, no es un colorantazo acurcumado de esos abominable, si no que es un amarillo suave y tenue… es sencillamente perfecto.


En fin, os animo a que la probéis y os arriesguéis, no os puedo decir mucho sobre esta mostaza porque Internet con este producto me ha dado de lado. Por mucho que intento buscar información no me sale nada de nada, sí, me dice que la marca Druvan existe, pero no aparece exactamente este producto.


Bueno, hala, os dejo, que disfrutar pensando en la economía tiene su aquel, pero lo mejor es que cada uno se deje guiar por sus motivaciones. Ah!, se me olvidaba, posee sólo un conservante (E-211), a diferencia de las mostazas yankees que alardean y con razón de ser naturales. Se trata del benzoato sódico, pero es inocuo, aunque se extrae del tolueno que es algo químico, leo que se emplea para conservar mejor el sabor ácido de los alimentos, pero oye, nada más.

Saludos.

Print Friendly and PDF

13 septiembre 2006

MIAJADAS, AQUI SI HAY TOMATE

Bueno, aprovechando que leo un artículo sobre el pueblo en cuyo poder se encuentra el único tomate de España que da sombra (ya sabréis de que os hablo), os voy hablar de esta localidad tan peculiar de Cáceres a muy pocos kilómetros de Madrid, y que estando tan olvidada por todos nosotros, ahora mismo tienen un problema muy serio que muy poca gente sabe.


Se trata de un pueblo pequeño, los que son de la zona, o los que marchan desde Madrid o Castilla León hacia Badajoz, lo conocen, y eso para empezar no es justo porque aunque aparentemente el pueblo no tenga ningún atractivo turístico, que sepáis que aquí se trabaja, y se trabaja muy duro para no abandonar todo un pasado, os deberíais de dar una vuelta y os daríais cuenta que muchas grandes fábricas han apostado por esta comarca, para empezar, es uno de los mayores productores de tomate de Europa, y además, hacen intercambios agrarios muy inteligentes de tomates por frutas (por ejemplo) a Valencia.

Hoy por hoy la comarca está muy castigada por la sequía, pertenece a la depresión del Guadiana y nos encontramos con una zona muy afectada pero también, nos encontramos la segunda cosa sorprendente de la región, el clima.


El clima es mediterráneo subtropical, con una temperatura media anual de 17º C. Los inviernos suelen ser muy suaves con una temperatura media de 8º C y el verano es seco y extremadamente caluroso, pero con una temperatura media de 26C. Todos los parámetros correctos para grandes explotaciones agrarias.

Aquí cerca se encuentra entre otras la fábrica de tomate Fruco y Apis, o una sucursal de Nestlé en la propia Miajadas, o fábricas de verduras envasadas, o aceitunas, o incluso aceite, todas ella marcas asentadas y directamente herederas de pequeñas industrias antaño emergentes (y desaparecidas) como la gaseosa Carrasco (hace 50 años).

Bueno, y como rey absoluto de la región está el tomate, no sólo como alimento, si no como estandarte de la cultura local, desde asociaciones dedicadas a defender su producción y consumo hasta festivales de música recordando este producto como el Tomate Rojo Rock. De ahí que también exista en las afueras del pueblo un tomate gigante artificial subido a un pedestal dominando toda la vista de la comarca.

Pues bien, la historia es que los productores de tomate, procedentes en su inmensa mayoría de esta localidad, exigieron que el gobierno evitara de alguna manera la desaparición del tomate transformado en España, porque entre otras cosas la UE se niega a aumentar el cupo de producción, y las multas por excesos de la misma merma las ayudas que actualmente están en 35€ por tonelada.

Pues ya el próximo año se habla que las ayudas pueden bajar un 70% por lo que los agricultores se verían obligados a sembrar 10.000 hectáreas menos que en el 2006 en todo Extremadura, y reducirse la ayuda a menos de 14€ por tonelada.

Por tanto chic@s, todo lo que les podamos ayudar, mucho mejor porque la subsistencia de muchas familias en esta localidad está en peligro y no quieren irse.

¿Cómo ayudar? Pues mirad, hay un tomate natural triturado en Alcampo en lata que no tiene nombre en sí, que os aseguro que es tan bueno como lo puede estar el Cidacos, u otras marcas de mucha calidad (aprovecho para recordaros que el Cidacos se encuentra en Mercadona en marca blanca).


Se encuentra en el departamento en la sección Self Discount de los ya reformados Alcampos (y si no la véis buscadlo en la sección de tomates envasados por si acaso). El bote de 800gramos cuesta la inmejorable cantidad de 0,39 euros. Lo que oís, no hay excusa, es un gran tomate y una gran conserva que no desmerece caer en el olvido, y encima a precio sin competencia.

No encuentro ningún pero a ayudar a estas personas porque las envasadoras de tomate, se están viendo obligadas a dejar de aceptarles todo lo que producen. Una pena teniendo en cuenta que luego vas a comprar tomates frescos y no te bajan de 2€ el kilo. Esto es algo increíble e indignante.

Muchas familias y con razón tiran de tomate de lata todo el año, y lo entiendo, la fluctuación de dicho producto es a veces para caerte de espaldas. Yo he presenciado en grandes superficies que de un día a otro, sin cambiar de género, y sin pasar 24 horas, poner el tomate rebajado 1€ el kilo. Y no sólo con los tomates, si no con otros productos frescos. Juegan con los precios, sin la eterna excusa de editar un catálogo ‘gancho’, y de forma abusiva, sin aportar o sustituir su calidad.

Ha pasado siempre desde luego, pero en esto de las frutas y las verduras, es algo que ya está tomando unos derroteros de aquí te espero, sobre todo en casi todas las grandes superficies dónde el precio de los productos frescos está un 40% más caro que en los mercados.

Nos quieren hacer creer que por la sequía, por las lluvias torrenciales, por las heladas etc los productos cuestan más, y los agricultores, regalando los productos en sus camiones y diciendo que no ven un duro.

Esto es inconcebible, y por eso mi novia y yo nos negamos a comprar en ciertos establecimientos muy conocidos por todos, en los que ciertos productos a veces toman precios de infarto (3 cebolletas comunes a 1,90€, 1 kilo de ajos blancos chinos a 3,40€, 3 kilos de patatas a 3,95€, 1 kilo de calabacines a 5€, judías verdes marroquíes a 6,50€ y un largo etc)

En fin, lo que os digo, no dejéis de comprar nunca productos frescos, pero cuidado, y si decidís comprar tomate en lata o sois partidarios de disfrutar de la comodidad de tenerlo ya preparado o triturado para muchas utilidades en las que el fresco es perfectamente sustituido, elegid esta marca de plena confianza.

Os lo dice una persona que ha probado muchos muchos tomates.

¿Os cuento para acabar un secreto?. El tomate lo fabrica INPRALSA.

INPRALSA S.A.
Fabricantes y Mayoristas de Conservas Vegetales
CTRA. NACIONAL V, KM.29710100
MIAJADAS (CACERES)

Suerte.

Print Friendly and PDF

12 septiembre 2006

MERLUZA ROSADA, OS LO ESTAIS PERDIENDO....

Bueno, viendo el ritmo de vida que llevamos y el poco tiempo que tenemos, la opción de comprar productos congelados, aún a sabiendas que ciertas texturas y regustos se pierden por completo, se ha convertido en la única solución viable a esta vida loca como diría la canción.


La rosada pertenece a la familia de los Ophidiidae y esta relacionada con la familia del Bacalao Europeo (Gadidae), se llamada rosada por su piel.

Pues bien, bajo esta premisa mi novia y yo llevamos un tiempo comprando pescados lejos de las pescaderías y de forma ultracongelada, y a ser posible, de la marca pescanova, ¿por qué? pues porque para mí es de lo mejor que hay aquí en este país en congelación. Esto seguirá así mientras nuestras madres nos sigan preparando pescados frescos en nuestras antiguas casas claro...

Bueno, pues voy hablar como ejemplo de la rosada (pink ling, genypterus blacodes), pescado al que líneas adelante le voy a poner un sombrerito, porque el chico lo vale jeje, y es que desde hace un par de años lo hemos comprado fresco en las pescaderías y ahora hemos decidido comprarlo de esta forma ¿por qué? Ahora os explico.

Este excelente pescado blanco lo comimos por primera vez en Andalucía, hará unos dos años también. Me acuerdo que fue con alioli y a la plancha, y a mi novia y a mí nos gustó bastante. La carne de este pescado es de las que englobo como de textura laminada, parecida a la del bacalao, es decir, ‘bastilla’ pero sabrosa, blanca, gelatinosa y algo acuosa. Nada de grasa y con muchas proteínas.

Bueno, para que lo sepáis la rosada es un pescado de los llamados de nuevo mercado, pescados que han venido a ayudar a los pescados nacionales que siempre se han vendido en nuestros mercados y que en unos años han sufrido una progresiva extinción en nuestros caladeros (pescadillas nacionales, merluza nacional, meros, besugos, congrios, gallos etc). Ahora para a acompañar a estos extintos ejemplares nacionales, han venido pescados un tanto extraños como la panga, el pargo, la perca, etc…

Pescados venidos de ríos, ciénagas , del extranjero, o criados en piscifactoria para la venta masiva (doradas, lubinas e incluso ¡besugos!), o capturados en aguas lejanas (como algunas de las merluzas, hasta cuatro tipos de merluza extranjera hay en nuestros mercados, la merluza chilena o austral, la merluza negra, la merluza del atlántico norte llamada (Gran Sol), ésta es la misma especie que la gallega pero se captura en aguas lejanas, toma nota, se congela, y por último, a lo que vamos, la merluza rosada).


Destaco varios orígenes de la merluza Rosada, Nueva Zelanda, Namibia, Argentina o Chile. Por lo que parece es un pescado que flanquea los fondos del mar, más o menos a unos 300m-700m de profundidad. Las capturas al parecer se realizan durante todo el año. Puede pesar entre 5 y 20Kg. El aspecto de este pescado según algunos recuerda al del congrio, dependiendo de si es macho o hembra pesará más o menos, y de longitud, un metro aproximadamente.

¿Por qué lo compramos ahora congelado? Pues veréis, primero por comodidad, segundo porque de Pescanova es para fiarse, pero no es sólo por eso, si no porque estoy casi seguro que la rosada de pescadería también es congelada, pero descongelada claro; y es que el problema es volverlo a congelar, seguro que nos cargamos todas las cualidades y valores nutritivos, porque a la pescadería no voy todos los días y no tengo más remedio que comprar mucho y congelar aparte. Dicen además que un producto ultracongelado se congela inmediatamente y en el mismo barco a temperaturas muy bajas y conservando todas las propiedades del momento de su recogida. Además en pescadería cuesta sólo un poco más barato, a unos 8€ el kilo, pero por otro lado te lo venden en filetes largos, asunto complejo ya que para raciones individuales queda mucho peor ya que el comienzo de la cola es muy fino y los lomos son muy largos, pero vamos este es el menor de los problemas, a ver cómo lo troceas en partes coherentes.


Bueno, pues Pescanova lo vende en dos formatos, como Medallones de Rosada y como Filetes de Rosada. Os recomiendo los medallones por lo que os he contado. A veces los hemos visto en el 3x2 en Hipercor o Carrefour, a unos 3€ la caja de 400gr.

Yo de ti me lo pensaba, porque te pierdes una delicia. Os pongo una receta que hice hace tiempo, la verdad es que es sencilla, práctica y moderna. Ahí va.

ROSADA AL ACEITE DE AJO

INGREDIENTES

Medallones de Rosada limpios
Aceite de Oliva Virgen Extra
1 Ajo crudo
Pimienta Negra
Albahaca Fresca
Vinagre
Nueces
Sal

Guarnición:
1 Calabacín
1 Patata
1 Tomate de Ensalada

PREPARACION
Se asan los medallones en una sartén o placa de asar con una pizca de sal y unas gotas de aceite. A su vera se coloca la patata rallada con la mandolina o cortada en una juliana muy fina (paja), con un poco de sal y un poco de aceite a modo de nido.

Al lado el calabacín en trozos rectangulares y gruesos con unas gotas de aceite y pimienta, y el tomate con un poco de sal y orégano fresco muy picado (si se tiene) a fuego suave.

Mientras en un bote de cristal pequeño que tengamos por la cocina echaremos un poco de aceite, ajo muy picado, albahaca picada, sal y unas gotas de vinagre o limón. Lo agitaremos y lo reservaremos para el toque final.

Una vez hecho todo se sirve la rosada encima del nido de patatas paja y de la guarnición de calabacín a modo de ladrillos. A su lado el tomate a la plancha.


Se echa un poco de la salsa de ajo y unas nueces picadas en crudo.

Qué os aproveche.

Saludos.

Print Friendly and PDF
Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger