Patatas cocidas con especias, una guarnición ligera y exquisita

Siento pasión por el mundo de la patata, lo considero una de mis perdiciones. Podría comerme todos los días un plato entero de patatas fritas o cocidas como acompañamiento de todo, como si fuera el mismo pan. Por supuesto, la patata frita es para nosotros lo mejor de lo mejor, ya quisiéramos comer patatas fritas a todas horas, pero ciertamente es un bocado muy calórico que no se debe de comer a diario. Y claro, la sociedad para variar ha hecho una mala asociación de ideas, la patata se la ha relacionado con la fritura, la fritura con el fast food o con los snacks de bolsa y al final el tubérculo se ha demonizado hasta tal punto que la gente prescinde de él en casi todo, sobre todo entre la gente que se apunta a decenas de dietas que no tienen éxito ni a corto plazo.


Y es que de unos años aquí la proteína se ha convertido en la reina de las dietas, impulsada sobre todo desde la industria y los medios de comunicación. Es para muchos la panacea de una dieta 'efectiva' ya que comprende alimentos de bajo índice glucémico y que aportan abundante energía. Para quién no sepa qué es el índice glucémico es un concepto muy de moda para indicar el impacto del alimento en el aumento de la glucosa de la sangre, es decir, a mayor índice de glucosa en sangre, mayor generación de grasa y riesgo cardiovascular. Pues bien, si las grasas fueron el enemigo a batir en los años 80 y 90, los carbohidratos, o los hidratos de carbono como se ha dicho toda la vida, lo es en estas dos últimas décadas. En términos de popularidad, los hidratos han pasado de estar en un plano casi inexistente, es casi como una especie de veneno para el organismo.

Pues bien, uno de los alimentos más ricos en carbohidratos y más demonizados por la sociedad occidental son las patatas y queríamos hablar de ello. Mucha gente no sabe es que la patata es un ingrediente ideal para completar una dieta hipocalórica. El pan parece que ha empezado a ser aceptado por el nuevo consumidor, parece que ya es considerado como algo saludable siempre que sea tomado en su justa medida. En los 90 y 2000 el pan se omitía prácticamente de todas las dietas, y en eso es posible que hayamos avanzado algo. Pero lo que ocurre ahora con la patata no sabemos cuando va tocar a su fin porque hay demasiado convencido.



La patata en proporciones moderadas y comida hervida o asada, es una opción a tener muy en cuenta desde todos los puntos de vista. Frita es cierto que son más de 300 calorías los 100 g, y no es nada aconsejable tomarlas a diario. No digamos las patatas en aperitivo o snack, que son casi 500 calorías los 100 g, un bocado delicioso sin duda. Pero la patata cocida es muy diferente, es más de un 80% de agua, posee vitaminas y sales minerales, no contiene grasa y es muy saciante, algo clave a nuestro entender en cualquier dieta. Para que os hagáis una idea 100 g de patata cocida posee 70 calorías, es decir, menos calorías que muchos alimentos que hoy en día están relacionados con la salud como es el caso del arroz integral, las legumbres en conserva, cualquier proteína animal o todas esas semillas y cereales tan sospechosamente de moda que, a todo esto, tienen un índice glucémico no mucho menor que la patata.

Además, si la patata es de una buena variedad para cocerla, es todo un manjar, es algo irresistible. Sólo con algo de sal y pimienta, o con una pasta de ajíes, o con un poco de mostaza de Dijon, o con chipotle, en fin que de verdad que es para volverse loco. Y de vez en cuando, con un poco mantequilla fresca o aceite de oliva, ambas grasas naturales, son algo impresionante. Asada parece que son algunas calorías más, pero no porque la patata absorba grasas sino porque pierde agua y se come más cantidad. Es otra opción a tener en cuenta, aunque es menos inmediata de hacer.

Y eso de que este tipo de alimentos no se deberían de tomar por la noche ¿es cierto? Mentira, podéis verlo aquí. Que un alimento tenga un índice glucémico alto no entiende de horarios, es más, esa creencia de que hacer un desayuno fuerte es muy importante parece ser que tampoco tiene fundamento. Lo importante es cómo tomar estos alimentos y cuanta cantidad, solo eso determinará si lo estamos haciendo bien o mal. Recordar que esto es clave dentro de los múltiples factores que afectan a la obesidad actual, tales como los malos hábitos de alimentación y la vida sedentaria.

Por tanto, desde Mercado Calabajío apostamos por la patata como guarnición universal. Hoy os traemos una preparación improvisada de acompañamiento o guarnición muy sencilla al más puro estilo cajún, especias a tutiplén y un salteado en sartén. Esto lo empezamos a preparar en el confinamiento por eso de que no salíamos ni a pasear, no quemábamos nada. Y la preparación nos encanta, y sí, se deberían de hacer con la patata con piel, quedando además más fotogénicas, pero en casa no gustan tanto.

Vamos con la receta de estas patatas con especias para 2-3 personas, las hemos hecho tropecientas veces y quedan genial. Necesitamos 5 patatas medianas, 1 cucharadita de pimentón de La Vera picante, 1 cucharadita de ajo en polvo, 1 cucharadita de cebolla en polvo, 1 cucharadita de tomillo en polvo, 1 cucharadita de romero en polvo, 1 cucharadita sopera de orégano en polvo, pimienta (al gusto) y sal en escamas o sal gorda. A la hora de servir más orégano. Tiempo de preparación 45 minutos.


La preparación no puede ser más sencilla, se lavan las patatas con piel y se cuecen partidas con sal (así se cuecen antes). Intentad que sea una patata ideal para cocción, tipo kennebec, soprano etc, no probéis con patatas con poco almidón porque se os destruirán. Las tendremos 6 minutos en olla rápida y las pondremos a escurrir. Cuando se hayan templado 10 minutos las pelaremos


Ahora tn sencillo como poner 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y saltearlas con las especias a fuego medio-fuerte al principio, y luego suave durante unos 20 minutos, dándoles la vuelta con un par de tenedores para que no se rompan. Una vez formen costra, se podrán girar sin problema. La sal es ideal que sea gorda para que se note en boca, la podéis poner al final porque la cocción ya llevaba sal. A veces le hemos añadido cominos, o una pizca de chipotle en polvo, como gustéis. 


El caso es que quedan deliciosas, se pueden preparar un buen rato antes, no decaen y quedan muy bien. Son muy digestivas y pegan en barbacoas, carnes a la plancha, platos americanos etc.


Carlos Dube.

2 comentarios:

  1. Hola MERCADO CALABAJÍO.
    Vaya rico plato!.
    Hago mucha patata al horno: abres el horno, pones la patata untada con aceite, patida por la mitad y marcada con el cuchillo, añades sal, pimienta y hierbas y están deliciosas.
    Por variar, me llevo la receta.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Pintaza!
    Yo antes las hacía mucho asadas o confitadas, pero como el tiempo siempre nos escasea ya hace mucho que las preparo en el microondas: enteras, sin pelar, bien lavadas, 4 minutos y les doy una vuelta y 3-4 minutos más (depende de lo gordas que sean, si son pequeñas con 5-6 minutos vale). Y ahí ya depende, a veces las parto por la mitad y por la parte sin piel las tuesto en la sarten hasta que hacen costra o directamente con pimentón, ajo y aceite. Es rápido y muy resultón.
    Saludos.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook o twitter accediendo desde los iconos superiores del blog.

Toda la información referente al correo electrónico y nombre y apellidos del comentarista, está amparada por la Política de Privacidad de Blogger, propiedad de Google INC.



Perdonad las molestias.