Gazpacho de cilantro, el salto de lo tradicional a lo moderno

El gazpacho de cilantro es un plato más tradicional de lo que mucha gente pudiera creer, ya que se lleva preparando desde hace algunos siglos en muchas localidades de la provincia de Huelva cercanas a Portugal. Huelva, junto con las Islas Canarias, tienen en su haber el único reducto de pequeñas poblaciones que siguen utilizando tradicionalmente el cilantro en la cocina, y esto, aunque pueda parecer que es algo que hemos adoptado de otras culturas, no es así.


El cilantro no un ingrediente importado, en su momento se consumía en España y en toda la Europa mediterránea aderezando platos muy variados. Y es obvio que tuvo una especial importancia en nuestra gastronomía, sobre todo en la popular, centrándose en las zonas más rurales. Pero en la Edad Contemporánea el cilantro se fue poco a poco dejando de utilizar por el acceso a otros muchos alimentos y quizás recordar a la gente a otras épocas de carestía  De hecho tenemos en casa recetarios tradicionales de Extremadura donde el cilantro se usaba en muchos platos, a la par que en muchos sitios del sur del país.

Pues quizás la recta más popular hecha con cilantro dentro de la península, sea este gazpacho humilde que se disfrutaba durante casi todo el año y que lógicamente se hacía a mano, majando el cilantro con el pan, el ajo, la sal y el aceite, suponemos que el vinagre es un añadido más moderno, aunque no lo tenemos claro. No se le llamaría gazpacho, de eso estamos seguros, y la versión que os mostramos hoy se toma muy procesado hasta el punto de convertirse en una crema muy fina.

Ya os adelantamos que las proporciones que os mostramos son para tomar este gazpacho en poca cantidad, ya que tenemos la sensación de que la presencia del aceite en estas proporciones llena bastante. Ingredientes para 4 personas, 1 trozo de pan de calidad del día anterior (70 g), 15 g de cilantro en rama (luego solo se aprovechan las hojas). 1 diente de ajo, 100 ml de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada de vinagre de Jerez y resto vinagre blanco (al gusto), agua y sal. Tiempo de preparación 10 minutos.


Tan sencillo como remojar el pan con el agua y, transcurridos unos 20 minutos, echar las hojas del cilantro bien lavadas, el ajo pelado, la mezcla de vinagres y la sal. Batimos a conciencia. Una vez batido añadimos al hilo el aceite poco a poco y probamos de sal.


Consideramos que es ideal tomarlo frío, pero se puede tomar fresco sin más. A nosotros nos encantó tomarlo junto con hojas de cilantro picadas, así se nota la hoja para que el comensal se cerciore que el cilantro es el verdadero protagonista de esta receta.

Carlos Dube.

3 comentarios:

  1. He seguido la receta paso a paso y me ha salido expectacular.La verdad no me esperaba un resultado así-

    ResponderEliminar
  2. El cilantro tiene una curiosa particularidad. Bueno, más que el cilantro, nosotros. Entre el 4 y el 14% de la población detecta, debido a su configuración genética, un compuesto presente en esta planta cuyo sabor se asemeja al jabón. Por tanto, que el cilantro te sepa delicioso o a Fairy depende de tus genes. ¿No es curioso? El gazpacho tiene una pinta tremenda pero desgraciadamente yo me encuentro entre ese porcentaje de personas. Disfrutadlo por mí :)

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook o twitter accediendo desde los iconos superiores del blog.

Toda la información referente al correo electrónico y nombre y apellidos del comentarista, está amparada por la Política de Privacidad de Blogger, propiedad de Google INC.



Perdonad las molestias.