3 nov. 2011

Un día por Madrid, mercado de San Antón y Trattoria Pulcinella

Teníamos ya muchas ganas de visitar el reformado mercado de San Antón (C/Augusto Figueroa,24) en pleno barrio de Chueca en Madrid. La verdad es que de un simple vistazo me vino a la memoria lo que hace años este comercio era, y además en su época más deprimente tanto del barrio como del mercado, hablamos de los años 90. Ver lo que en su momento era y ahora es, me deja ojiplático, menudo lavado de imagen que le han pegado, y desde luego para bien. Hace 10 años el mercado de San Antón era un mercado oscuro, viejo, con unos puestos poco refinados, ahora es un mercado de gran categoría, luminoso, limpio, vivo, desde luego ha sido un gran salto cualitativo que no puede pasar desapercibido para cualquier vecino de Madrid. Pues bien por fin fuimos por allí, lo hicimos con nuestros amigos Alex y Tere. Nada más llegar y a grandes rasgos ves que han reunido en un mismo edificio un gran Supercor (parte externa) y el propio mercado (parte interna) y a su vez éste en dos plantas y una terraza. En su primera planta, o planta baja, hay poco más de 25 puestos con una oferta muy variada de calidad, sugerente y bastante tentadora a la vista con cientos de productos frescos y envasados de muy diversas procedencias nacionales e internacionales, a unos precios eso sí algo elevados, algo que ya nos imaginábamos. La segunda planta es la zona principal de restauración, más de una docena de puestos en los que puedes pedir consumiciones y comida y tomarlo en unas barras con sillas que hay alrededor de la balconada. Por último la tercera y última planta, la terraza, aquí se encuentra un restaurante parte interior y parte exterior pero no subimos. Mucha gente nos ha dicho que la oferta no es muy buena, y no hay más que echar un vistazo por la red. Quizás deberían de revisar esto urgentemente.


Y en verdad no os podemos contar mucho más de lo que ya os imaginaréis al ver la foto de abajo, un breve pero seleccionado elenco de puestos de carnes, quesos, panes, pescados, frutas, verduras, conservas, dulces, aves etc. No compramos nada porque no habíamos ido en coche y no íbamos a cargar con cosas debido al plan que teníamos por delante, y además, con la que estaba cayendo fuera un 29 de Octubre con 25º y un sol radiante y calentito. Pero la próxima vez compraremos (¡palabrita!).


Pero en lineas generales todo lo que vimos nos encantó, la disposición y limpieza del género en los puestos, los pescados (madre mía), el puesto Nostra de hamburguesas tan de moda ahora mismo (y no es para menos), algunos panes de una panadería que me gustó, una carnicería con carnes de animales exóticos, diversas aves de grano, un surtido de vinos y foies muy interesante, un marisco alucinante, quesos al peso realmente sugerentes (entre ellos un gorgonzola que servían al peso ¡uff!), también una charcutería amplísima, verduras de locura (al igual que la fruta) etc etc.


Aunque todo esto era digno de ver, nos llamaréis simples pero lo que realmente más nos llamó la atención fue un pequeño stand que había en la primera planta de croquetas caseras. No pedimos ninguna porque nos lo encontramos nada más entrar, y para picar acabamos haciéndolo sólo arriba (aunque en verdad de arriba puedes bajar a por ellas). Yo no soy muy croquetero pero había variedades realmente interesantes que hay que probar (había como una decena de tipos).


Pues una vez visitada la zona de abajo, el sitio se llenaba por momentos. Al subir a la zona de restauración dimos una vuelta breve por los stands y al final nos decantamos por empezar la jornada dándole a la sidra y a alguna tapilla.


A todo esto el stand de platos griegos me gustó, pero como estábamos de antojo y la sidra te la daban fresquita, la verdad es que el precio 4€ la botella nos pareció correcto, al final nos inmovilizamos un poco en en frente de este sitio bebiendo sidra y poniéndonos al día de nuestras cosas. Con la primera botella pedimos unos canapés variados bacalao ahumado, bonito en aceite, ajoarriero...¡viva Asturias! (cada uno 1€).


Una vez que nos calentamos con las dos primeras botellas pedimos un par de raciones, siempre dentro de un picoteo moderado porque luego tocaba ir a comer a algún sitio. Pedimos un extraordinario calamar rebozado (en otro stand) que a mí personalmente me encantó (10€).


Y por último cazón en adobo, rico pero me gustó menos que el calamar (10€).


Al lado de dónde nos sentamos a picotear vimos una pastelería con un Red Velvet Cake que nos estaba llamando a gritos. Pero no podíamos.


Y como era de esperar, cuando salimos de allí y nos fuimos a comer en dirección a la plaza Alonso Martínez, a uno de esos restaurantes fetiche en dónde nuestros amigos han disfrutado tantas y tantas comidas y veladas y que nosotros no conocíamos, se nos quitó un poco el hambre. Fuimos a la gran Trattoria Pulcinella (C/Regueros, 7).


Pulcinella es un restaurante genuinamente italiano situado en las inmediaciones del edificio de la SGAE y que curiosamente deben de frecuentar muchos actores y artistas porque sin ir más lejos en el hall de espera del cuarto de baño me dijo 'hola buenas' la Verbeke. Pues bien, al sentarnos nos colocaron en la que quizás fuera la única mesa libre que tenían en todo el restaurante, pequeña pero con vistas al maestro pizzero (¡impresionante su labor!). Pedimos lógicamente sólo un plato y bebida, y la verdad es que pese a andar con poca hambre, los platos nos encantaron.

Tras decidirnos de entre muchos de los platos de su gran carta de pastas frescas, antipasti, pastas rellenas, platos preparados, pizzas, gelatos caseros, etc ( hasta ¡minestrone!), nos trajeron de entrante un pan con tomate a la italiana.


Y vinieron los platos. Alex pidió Tagliatelle ai porcini. Extraordinarios, una pasta casera magnífica y un bien presente sabor a boletus y tomate.


Yo pedí unos frutto di terra (tagliatelle con setas, trufa y tomates deshidratados), estaban realmente excelsos. Me encantaron. Hacía tiempo que no acertaba de lleno.


Tere pidió unos gnocchi al pomodoro. Básicos pero muy ricos.


Y Lola unos Strozzapreti al pesto. La pasta muy buena y la salsa pesto bien hecha y bien fresca, ninguna pega. ¿No queremos ante todo calidad?, pues en estos platos había de sobra.


Por ponerle un pero a la cita gastronómica, bueno uno, el no haber pedido pizza :). Uff, me entraron ganas mientras venían los platos y es que veíamos al maestro hacerlas y de verdad, qué ricas debían de estar. De postre pedimos un tiramisú para compartir, cafés y un limoncello. Todo muy bueno la verdad, sitio bien atendido, rápido y salimos a 20€ por cabeza.

Al acabar esta comida express nos fuimos a dar un clásico paseo por el animadísimo parque del Retiro. Antes de llegar sacamos las entradas para subir al nuevo mirador del Palacio de Comunicaciones de Madrid (antiguo correos y actual sede del Ayuntamiento) para disfrutar de sus vistas, algo de lo que yo tenía muchísimas ganas de conocer. Por si alguien no lo sabe desde este año abren las puertas al público para impartir jornadas culturales, poder visitar exposiciones y subir al mirador de la torre o terraza del edificio. La entrada es gratuita pero hay que sacar tickets con unas horas de antelación porque los cupos de visitantes son pequeños. Sólo puedes estar en la azotea 15 minutos pero la visita incluye en su recorrido una amplia exposición temática que hay en las plantas 2 a la 8 del edificio.


Lo malo de nuestra visita al mirador fue que a las 6 de la tarde, ahora en invierno, el sol da de frente para sacar buenas fotos, pero eso no quita la vista 360º que se tiene de Madrid. Perdonad pero las fotos no hacen justicia.


Y sobre nuestro paseo por el Retiro fijaros qué día nos hizo el sábado, madre mía qué locura de otoño. Por un lado se están dando las temperaturas ideales, calorcito por el día y fresquete por la noche. Pero por otro lado tengo ganas de cambiar definitivamente de estación, que llegue el frío, el vaho al hablar, los jerseys gordos, la estampa de la nieve, las mantitas para dormir, los días plomizos y nublados mientras yo estoy haciendo pan en la cocina. Me tira mucho todo esto, lo siento.


Cuando terminamos de pasear por toda esta zona nos fuimos a tomar algo a la plaza Santa Ana. Allí nos tomamos unas cervezas, y cuando anocheció dimos por concluído el día.


En fin, siempre acabamos diciendo que los madrileños hacemos poco turismo en nuestra ciudad, esa ciudad que nos ve despertar todo el año y que tanto encandila a todo el viene a visitarla. Cuantos rincones, cuanta belleza, cuanto encanto esconde esta grandísima ciudad, ese municipio que llaman 'la ciudad de todos' y que injustamente muchas veces maldecimos, maltratamos o incluso repudiamos. Nos pongamos como nos pongamos, irnos de aquí dolería en el alma.

De Madrid al cielo... y un agujerito para verlo

Salud.

Print Friendly and PDF

18 comentarios:

  1. Casi me da algo de ver el puesto de croquetas.....

    ResponderEliminar
  2. Yo he estado en el Mercado hace dos semanas, esta fenomenal, me encantó, además es menos turistico que el de San Miguel.
    Es bueno saber lo de la tratoria para el próximo fin de semana que vaya a Madrid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué envidia!!!!
    Todavía no he ido a conocer el Mercado de San Antón. Y tengo unas ganas!!!! Había oído todo tipo de comentarios, mejores y peores, pero con tu criterio me basta para saber que en mi próxima visita, me acerco seguro.
    Iba a ir mañana otra vez a Madrid (al funeral de mi tio), pero no me encuentro muy bien y van a ir mis hermanas. Ya les hecho algún encarguito.... ahora les recomendaré también donde comer. Les encanta la comida italiana.
    Me siguen encantando tus crónicas!!!!
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  4. Viví en Madrid 5 años. Dejé buenos amigos. Me gusta ir de vez en cuando a verlos y disfrutar con ellos en antiguos y nuevos lugares.

    Bonitas fotos. Me ha gustado el puesto de las croquetas caseras.

    ResponderEliminar
  5. Carlos, cuando subimos a Madrid a la kedada, por la noche fuimos al Mercado de San Antón, la verdad es que yo estaba alucinando, el único inconveniente es que un sábado por la noche es una odisea ir allí a tomar algo. Probé una mousse de coliflor junto al puesto de las sidras que me dejó alucinada también, ¡qué cosa más rica!.
    ¡Qué simpática la Verbeke, no?, de los cuatro platos de pasta yo, sin duda, hubiese elegido el tuyo, me fascinan todos sus ingredientes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Carlos me has dejado patidifusa!!
    Me encantas, chico, que lo vamos a hacer. Lola, tranquila que yo ya estoy para el arrastre, jajajajaja..

    Bueno el paseo que nos has dado por Madrid magnífico, tomo nota y en cuanto pueda te lo copio. Las fotos magníficas, espectaculares, ya veremos como me salen a mi el día que vayamos y del restaurante italiano! madre mía!! que delicia, que platos. Son las 12 de la mañana y me había comido cualquiera de ellos, con pantalla y todo pero el que mas me ha gustado ha sido el tuyo. Lleva 3 ingredientes que me encantan y cuando vayamos, lo mismo nos animamos este domingo, es el que me voy a pedir.

    Un besazo y es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  7. Qué coincidencia...cuando fuimos al mercado San Antón en verano, también nos gustó el puesto con las croquetas y probamos unas (entre otros con chipirón en su tinto, si no me acuerdo mal...mmm)...y fuimos a beber algo justo al lado, y qué vimos...este puesto pertenece al filial del bar-restaurante Victor (de Bilbao, allí en la Plaza Nueva)! Y...un amigo nuestro de Portugalete (como mi pareja es de allí) nos contó que también tienen un puesto en el mercado San Miguel...es verdad, un puesto de croquetas! Con más o menos los mismos sabores.
    Nosotros sí subimos al restaurante y había un montón de jovenes pijos tomando cocteles en la terraza. Miramos la carta y no nos gustó...pero sí parece que puedes pedir que te preparen la comida que has comprado en el mercado (lo que me gusta mucho como concepto). En cualquier caso, el plan original que tuvimos (de cenar en el restaurante después) ya no nos pareció tan interesante ;-)
    Durante la semana de la arquitectura se organizó una visita guiada al palacio de Cibeles y era muy interesante! Y claro, las vistas son fantásticas, complementan las desde la azotea del Círculo de Bellas Artes!
    Saludos,
    Ilse

    ResponderEliminar
  8. Vaya paseo bonito! La verdad es que el mercado está fenomenal. La trattoria no la conocía, habrá que probarla.

    ResponderEliminar
  9. Qué buen día, no? quién pudiera!! :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Graaaacias por llevarme de paseo!! que buenísimas fotos, me encantó ese mercado es lindísimo!
    que contenta me voy :)
    besos a ambos
    Gaby

    ResponderEliminar
  11. Menudos reportajes nos haces Carlos!

    Leyendote nos trasladas esas "mismas sensaciones" que tu has vivido.

    Deseando ver el siguiente...

    Por cierto, tanto el mercado como la trattoria, apuntados quedan para la próxima visita a Madrid.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Un reportaje fantástico :)
    Yo aprendí pronto a amar Madrid, cuando aún venía "de turista" (y aún me siento algo así). Mi novio visitó más sitios conmigo que toda su vida de madrileño, jajaja, eso pasa en todas las ciudades, los lugareños a veces conocemos poco nuestra propia casa.
    Tengo ganas de ir al mercado de San Antón, la zona de tapeo me llama mucho la atención (y el hambre). También tomo nota de la Trattoria, tiene todo una pinta fantástica. Qué buen día os hizo! Una jornada de otoño soleado es ideal para pasear por Madrid, y el Retiro es visita casi obligatoria en estas fechas :)

    Espero que la operación de tu madre vaya bien y se recupere pronto; seguro que vais a cuidar muy bien de ella, eso es lo primero ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pucinella es mi restaurante italiano favorito... muchos y grandes momentos he disfrutado allí.

    Saludo,

    ResponderEliminar
  14. Es cierto, Madrid es la "ciudad de todos" y aunque digan que ha cambiado, sigue teniendo esa chispa de hospitalidad, que se ve en cuanto subes a un taxi y el taxista te cuenta toda su vida y te pregunta por la tuya y eso sigue existiendo. Mi cariño por Madrid es enorme. Allí he vivido 20 años, allí está uno de mis hijos y casi toda mi familia, asi que para mi si que de "Madrid al cielo".
    Y en mi próxima visita ya tenía pensado ir al Mercado de San Antón después de leer tu post, aún mas!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Con tu permiso me copio tu día para pasarlo este sábado, si el tiempo lo permite, con mi marido. Me ha encantado todo.... además a él le encanta la fotografía con lo que va a disfrutar. Un beso
    Isabel

    ResponderEliminar
  16. Maravilloso este Madrid que enamora cada día más a esta gallega ;).

    ResponderEliminar
  17. Carlos, me ha encantado la entrada de hoy. En Octubre yo también estuve en el mercado de San Antón y me dejo con la boca abierta ¡¡qué sitio!! Y la trattoria, pena de no saber de su existencia sino para allá que hubiese ido. Eso si... estuve en Mama framboise que es espectacular.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Menudo paseíto rico que os distéis el fin de semana. De oca a oca y como porque me toca, ja ja ja. Nosotros estuvimos en Navarra, y tuvimos un tiempo increíblemente bueno para la época del año en la que estamos.

    Jamás he estado en el mercado de San Antón, pero había oído hablar que el cambio que ha experimentado es bestial, y bueno, vuestras fotos dan fe plena de ello. Seguro que habría muchas cosas que me llamarían la atención, pero el puesto de las croquetas, con lo que me gustan a mi, me dejarían ojiplática, je je je.

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger