4 ene. 2011

Restaurante italiano Mamma María en Leganés

Fijaros que hemos ido a restaurantes italianos a lo largo de nuestra vida y, como os habrá pasado a todos vosotros, nos hemos encontrado sitios buenos, normales y algún auténtico desastre. Pues bien, cómo íbamos a imaginar que en Leganés, localidad de Madrid dónde frecuentemente salimos con nuestros amigos, hubiera un local donde se hiciera una cocina italiana modesta pero de tanta calidad. Algunos amigos ya habían ido y teníamos buenas referencias, pero los que no habíamos pisado esta cocina nos quedamos gratamente sorprendidos de su servicio, su horno de leña y su producto. Se trata de Mamma María (Calle de Palomares 1), un restaurante italiano regentado por un matrimonio napolitano ubicado en pleno centro de Leganés, en los aledaños de la zona comercial de esta localidad.


Ya os hemos confesado en varias ocasiones que este tipo de restaurantes nos encantan por sus preparaciones tan variadas y populares, sus pastas, pizzas y sus antipastos, también por ese ambiente informal tan característico y por supuesto, por esos precios asequibles que hacen que la gente de todas las edades opte por ellos para encontrar su sitio de reunión. Y es que italianos hay muchísimos, pero claro, encontrar uno que su calidad sobresalga un poquito más de lo normal, ya no es tan sencillo. Y voilá, lo hemos encontrado a tiro piedra. Fijaros si nos ha gustado que en algo más de un mes ya hemos ido dos veces. Os contamos el primer día y un resumen del segundo.



Os advertimos, el sitio se llena los fines de semana. Si vais a la aventura un sábado por la noche os van a decir que no hay sitio, o que esperéis una hora, es decir os tendréis que dar la vuelta como nos ha pasado a nosotros en más de una ocasión. Esta vez llamamos un par de días antes de la cena para reservar una mesa para cinco, y la pena fue que no caímos en pedir que nos guardaran un sitio en la parte de arriba, porque ya nos advirtieron que te atienden más rápido y además el sitio además es más acogedor con el horno de leña delante tuya y una decoración más cuidada. Así que bueno, nos enviaron abajo, no pasa nada. La segunda vez sí pedimos arriba.


Para empezar pedimos unas cervezas y un par de platos al centro. Como ya os hemos dicho en otra ocasiones, en la primera visita nunca solemos arriesgar mucho, así que pedimos quesos, que además nos encantan. El primer queso que pedimos fue un queso fundido con champiñones y speck. El speck es un jamón italiano ahumado, parecido en aspecto al jamón curado nuestro. El sabor en general fantástico, queso para untar con un suave regusto a champiñón.


Encima en este italiano te sirven un excelente pan hecho por ellos, panes con rellenos de bacon o tocino y también panes blancos.


El otro queso fue el clásico provolone, no nos mojamos mucho más, esta vez era un exquisito provoletta alla brace. Sin duda nos encantan estas preparaciones y pese a ser un plato muy sencillo, aquí lo bordan. Un torrado perfecto, buen sabor y servido en vasija de barro, para que conserve mejor su temperatura fundente.


A mitad de la comida dejamos la cerveza y pasamos al vino, uno de ellos era un tinto de la comarca de Abruzzo, y de la denominación de origen Colline Teramane, que no nos gustó demasiado. Además lo sirvieron un poco caliente y tuvimos que recurrir a la hielera y por ende a estar pendientes de él.


En la segunda ocasión pedimos otro de la denominación de origen Mónica di Sardegna. Del montón también. Era un vino fuerte en boca y muy suave al trago.


También pedimos un fragolino, un fragante vino espumoso de uva fragota con sabor a fresa. Desde luego a los menos golosos este tipo de mostos realmente no nos gusta nada.


Pasamos a los segundos platos, todos los comensales pidieron pizzas, yo no la pedí pero pude probar todas y todas me parecieron buenísimas. Una fue la Mamma María con tomate, mozarella, jamón, alcachofas, parmesano, cebolla y rúcula, estaba de escándalo. Otros dos comensales pidieron una pizza que no estaban en carta, la ofrecían como plato del día y tenía topping de huevo, cebolla, bacon y queso. La masa de ambas crujiente y deliciosa, de las mejores que hemos probado en mucho tiempo.


También pidieron una calzone que estaba soberbia, llevaba ricotta, mozzarella, salami, champiñones y pimienta, sencillamente magistral.


Yo para variar un poco pedí una lasaña de boletus que estaba fantástica. La bechamel deliciosa y el interior auténticas rodajas de boletus con todo su sabor. Era un plato fuera de carta que acerté en pedir, además ponían mucha cantidad y es ideal para compartir.


Hay quién dice que comer bien en un sitio sólo significa comer bien, y no, comer bien en un sitio significa eso y crear un aura mágica disfrutando de las conversaciones, el vino y la buena comida. ¿Existe un placer mayor entre amigos?.


Por último pedimos unos postres para compartir, la tarta de yogur estaba muy buena, pero no era casera.


En cambio, el tiramisú sí que lo preparan ellos, con bizcocho genovés en medio, como muchos bloggers nos han recomendado probar. Sabéis que no puedo opinar, pero quienes lo probaron dijeron que era impresionante.


Al final el precio escandalósamente ajustado, 30€ por barba y llenísimos, las pizzas son muy grandes y encima cayeron unos cuantos limoncellos muy fríos.

Por circunstancias, y desde fuimos la primera y vez hasta hoy que hemos publicado, estuvimos en una segunda ocasión y pudimos degustar algunos platos más, os los enumeramos. Primero una tabla de quesos y embutidos (tavola mista formaggi e salami), mortadela, prosciutto, salami y varios quesos entre ellos la suave mozarella. No os lo recomendamos a no ser que tengáis algún tipo de antojo.


También al centro, pedimos una pizza de prosciutto e funghi, de jamón y champiñones. Buenísima, otra grande dentro de su oferta.


Unos comensales pidieron unos tagliolini con rucola e carabinieros (carabineros). No los probé, pero según los que lo pidieron estaban muy buenos.


También se probaron los tortelloni caseros rellenos de ricota con salsa de boletus, riquísimos, aunque para tener hambre porque la salsa llenaba bastante. Era el plato del día.


Y unos gnocchi ripieni ai quattro formaggi (ñoquis rellenos a los cuatro quesos). Muy ricos, pero como los tortelloni, la salsa también era contundente.


Por último unos pappardelle della Mamma María, con albahaca, tomate, nata y bacon. Realmente deliciosos.


Como postres novedosos pedimos un cannolo siciliano y un pastieri napolitano de Navidad, el primero pese a ser casero, nos resultó muy pesado y el segundo nos encantó. El pastieri sabía a agua de azahar (él dueño le llamó licor de mil flores) y la textura era similar a la de la tarta de santiago (no tenemos la foto). Nos gustó tanto que al llegar a casa buscamos la receta, y aunque hemos encontrado varias propuestas, ¿alguien nos puede mandar una receta fiable?.


Repetiremos en este sitio sin duda, aunque siempre que nos acordemos de reservar.

Luego podéis ir a tomar una copa al nuevo Horus, un sitio del que ya os hablamos hace tiempo y que está a 50 metros del restaurante. Allí podéis probar mojitos de decenas de sabores y ginebras premium. Si os gusta probar cosas nuevas, pedir el mojito de violeta, el de mango o el de fresa.


Salud.

Print Friendly and PDF

14 comentarios:

  1. Me lo comería toooooodo!!! Me encanta la cocina italiana y si encima el lugar es acogedor y con buen ambiente, mucho mejor.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  2. Madre mía a estas horas y ya me está entrando hambre, que pizzas: impresionantes, es lo que más envidia me ha dado.

    Bicos

    ResponderEliminar
  3. ¡Cómo me gusta el sitio Carlos! Me inspira mucha calidez y cercanía. Y qué decir de esa comida casera. Se va a distancia que tiene encanto.
    Gracias por mostrarnos este rinconcito de Madrid.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Señor que pinta!!!!

    Anotado queda por si alguna vez voy a Leganés....
    Un besote chicos!!

    Lauri.

    ResponderEliminar
  5. En mi casa a todos nos gusta la comida italiana, que buena pinta tiene todo. Saludos desde Almería

    ResponderEliminar
  6. Estos rincones tan mágicos valen la pena . Tu recomendación me parece estupenda. Si un dia me dejo caer por Leganés, lo buscaré sin duda.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Que rico Carlos! A nosotros, y en especial a los más pequeños de la familia, nos encanta probar la cocina de los restaurantes italianos, y si encima son del tipo casero mucho mejor.

    Viendo tus fotografías puedo asegurar que habrás disfrutado de lo lindo de la Mamma Maria.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Jeje, si es que Massimo es mucho Massimo, la verdad que somos muy asiduos, les conocemos desde hace más de seis años y nunca han cambiado su esencia.

    No te puedo hablar mal de mi segunda casa.

    El hermano de Belén

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Que bueno todo... !! Solo faltaban tus comentarios para que apetezca todo mucho más

    Besos. Ana

    ResponderEliminar
  10. ummmmmmmmmmmmmmm!!!
    Que bueno.
    El mojito de sabores de lujo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Vaya vaya, cómo os ponéis, eh? jajaja. La verdad es que encontrar uno de estos sitios (modesto, sencillo y de muchísma calidad) es todo un lujo. En Logroño abrieron uno así, pero mucho más cutre. Fue todo un descubrimiento, lo llevaba un napolitano desordenado, tardaban siglos en servirte, no se entendían entre los camareros (eran todos italianos) pero cuando por fin te servían tu plato de pasta todo eso merecía la pena. Siempre estaba lleno y de repente un día, de la noche a la mañana, lo cerraron y nunca más se supo. Mi chico aún no se ha recuperado del disgusto! jajaja. Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Vaya pinta que tiene todo, todo, todo, me encanta la cocina italiana.
    En un principio pensé que se trataba de "Mamma mia" otra delicia de restaurante italiano que está haciendo esquina con Serrano y Lopéz de Hoyos, genial de precio a pesar de la zona.

    ¡Feliz última nochebuenecilla!

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias por poner el comentario. Hoy hemos estado toda la familia. Hemos ido a Parquesur, pero había tantísima gente, que nos hemos cansado pronto. Mi marido ha propuesto comer fuera y de repente me acordé de este post. Nos ha encantado a todos, el servicio, el dueño, un encanto.

    De nuevos gracias y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡El mejor restaurante de todo Madrid!!

    Todo está hecho con mimo y con la mejor materia prima. Lástima que me quede lejos.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger