10 diciembre 2010

Sopas mallorquinas (sopes mallorquines), el gran descubrimiento

Todo el mundo que conoce a Margarida de Acibechería sabe que es una cocinera como la copa de un pino. Nos ha demostrado que no sólo sabe ejecutar a la perfección recetas familiares y recetas de amistades, sino que también las suyas propias destacan de forma especial. ¿Por qué? pues porque nos atreveríamos a decir que Margarida es hoy por hoy la cocinera que mejor sabe improvisar de toda la blogosfera, ya ha demostrado a lo largo de estos años que con unos cuantos restos de la nevera y/o del congelador elabora platos de mucha calidad, mucha originalidad y exquisitos sin duda. Todavía guardamos en la retina lo que hizo con unas sencillas rebanadas de pan de molde, tres recetas para recordar siempre Pensando en Navidad, Pan de Molde relleno y Cesto con tapa de mayonesa, ¿impresionantes verdad?. Pues tampoco os perdáis su sección de aprovechar sobras lo que hace esta mujer tiene un mérito tremendo y una carga inédita de imaginación. Os invitamos a dar una vuelta global por su blog, fijaros cómo le saca partido tanto a ingredientes de andar por casa como a otros de más categoría, como el jamón ibérico o el foie. Tampoco le quitéis ojo a los pintxos, o algunas de esas pequeñas obras de arte difíciles de olvidar como aquellos Mejillones Peregrinos o su reciente propuesta Lomo Tunelado de su amiga Elvira. ¿Qué nos decís?.


Pues aunque en esta introducción hablamos del estilo que creemos más importante dentro de su legado culinario, hoy nos hemos lanzado a hacer un plato totalmente tradicional el cuál nos mostró en su blog hace tiempo. Los que la seguís sabréis que una de las secciones más nostálgicas dentro de su acervo culinario, es la cocina mallorquina de su familia, y en concreto, la cocina y los recuerdos extraídos del cuaderno de su tía Juanita, una persona que ha sido muy importante y que le marcó mucho en su andadura culinaria, así lo ha demostrado en varias recetas publicadas. Intentaremos reproducir lo más fielmente su receta, y esperamos que los que no conozcáis esta preparación os guste, porque a nosotros nos ha encantado.



El origen de las sopes mallorquines es totalmente popular. Qué alguien nos corrija, pero este tipo de menestra con pan de sopas tan particular, era antaño un plato que se oficiaba en los pueblos de esta isla desde invierno a primavera y en el que se echaba a la cazuela todo lo que se recolectaba de la huerta que dependiendo del cambio de temporada de invierno a primavera podía haber variaciones. Si a esto le sumamos como siempre el toque de cada cocinero, existen muchas sopas mallorquinas que pese a seguir la misma filosofía son discretamente diferentes. En este plato el toque cárnico del cerdo y del pimentón tan típico en esta isla desde tiempos inmemoriales, le aporta un toque diferente a un plato repleto de verduras, y las rebanadas de pan en el fondo de la cazuela una untosidad muy especial en la textura final del bocado. Un bocado ligero pero nutritivo, muy recomendable en estas fechas sobre todo para desgrasar tanta comida copiosa. Es sin duda un plato diferente y especial.


Ingredientes para 4 personas, 1/2 coliflor, 1 repollo pequeño (nosotros echamos medio del que veis), 1 kilo de alcachofas, 250gr de judías verdes, 1 manojo de espárragos verdes, 1/2 kilo de tomates colorados, 500gr de lomo o solomillo de cerdo, 1 puerro, 2 dientes de ajo, 1 cebolla grande, 2 cucharadas de pimentón dulce, unas ramitas de perejil, media hogaza de pan 'asentao' (nosotros no teníamos 'pa de sopes'), agua, aceite de oliva virgen extra, manteca de cerdo, pimienta recién molida y sal.


Cortaremos la cebolla, el puerro y los ajos como veis, y la carne en trozos menudos bien desgrasados (nosotros usamos solomillo).


Para estas cantidades echaremos en una cazuela de barro 1 cucharada colmada de manteca de cerdo y 3 de aceite de oliva, si no tenéis manteca echar en total algo menos de medio vaso de aceite de oliva.


Dorar la carne y salpimentarla.


Una vez esté ligeramente dorada, echar la cebolla y rehogar con algo más de sal.


A los minutos echar el ajo picado y el puerro.


Mientras se ruste todo el rehogado, vamos pelando los tomates y cortándolos en trozos.


Y cuando el sofrito tenga este aspecto...


...echaremos los tomates con algo más de sal y de pimienta.


Lo dejamos sofreír, y mientras lavamos, limpiamos y cortamos las verduras como veis. Atención al repollo (2 montones), os recomendamos eliminar las partes muy duras.


Preparamos la coliflor separando las pellitas o ramitos de las ramas. El tronco lo descartáis pero no lo tiréis, ya os enseñaremos hacer algo muy curioso con este tallo que no sea una ensalada.


Echamos el repollo picado a rehogar.


Cuando hayan pasado unos 15 minutos removiendo, echaremos las partes gruesas de los espárragos y las judías en trocitos. Removeremos bien.


Picamos las ramas gruesas de la coliflor, y las echamos también.


Mientras rehoga durante media hora más, pelaremos las alcachofas, y para que no enegrezcan las echaremos en agua con las ramas de perejil (no las hojas) y algo de hielo con un plato por encima para que no salgan a la superficie y se oxiden. Las alcachofas las cortaremos en cuartos.


Después de esos 30 minutos el rehogado general tendrá este aspecto, y curiosamente empezará a oler de maravilla. Nosotros como lo terminamos en el horno, aunque se suele hacer al fuego en la cazuela, lo pusimos a calentar a 180º.


Ahora echaremos el pimentón y removeremos.


Cuando se haya rehogado el mismo lo cubriremos muy bien de agua y esperaremos a que hierva.


Cuando hierva echaremos las alcachofas.


Las yemas de espárrago y los ramitos de coliflor.


Lo metimos al horno durante 1 hora a 180º. Picaremos el perejil y lo reservaremos aunque se podía haber echado antes de meterlo en el horno.


Y también cortaremos rodajas del pan asentado.


Lo podemos ir extendiendo sobre los 2 recipientes que tuvimos que usar para acoger todo el guiso, y lo regáis con un chorretón de aceite de oliva.


Aquí al sacar del horno las sopas, con el espolvoreo de perejil. ¡Qué olor madre mía!.


Aquí ya revuelto todo, veréis que queda caldo. Según Margarida queda genial si con él se hace una sopa.


Pues acabamos el plato, vamos colocando con una paleta la verdura encima del pan sin escurrir mucho.


Y una vez listo dejaremos reposar el preparado unos 5 minutos, y servimos. El pan quedará caladito.


Riquísimo ¡y es muy ligero!.


Gracias Margarida por compartir esta receta tan especial para ti, y desde ahora en adelante para nosotros.


Salud y feliz fin de semana.

Print Friendly and PDF

33 comentarios:

  1. Yo me quito el sombrero ante cocineros como Margarida, q saben mirar la nevera y hacer un pedazo de plato y ante cocineros como vosotros, que sois capaces de hacer un paso a paso tan genial como el de hoy (bueno, los de siempre)

    Viste el roscon, verdad? pues mientras hacia las cuatro fotos del proceso, pensaba en vosotros, en vuestras fotos de cada paso y os ponía un monumento...vaya rollo estar ahi con la camara...y eso q el roscon no lo hice yo...

    La receta, por supuesto, me la llevo, q tampoco la conocia...

    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, para mí es todo un descubrimiento, no conocía esta sopa.Cuando estuvimos en Mallorca, hace siglos, no probamos nada de la gastronomía local,solo comida para turistas,vamos, nada del otro mundo.
    Me encanta ver tus fotos con toda la verdura picadita y preparada.
    Buen fin de semana,
    María José.

    ResponderEliminar
  3. ¡Genial! Totalmente desconocida para mí esta receta.Gracias.Un besote de OLI de ENTREBARRANCOS

    ResponderEliminar
  4. Margarida es un fenómeno y la receta que también habeís plasmado...fantástica!!!!

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto, me uno a las recomendaciones blogueriles. Margarida es no solo una gran cocinera sino un encanto de persona.

    Esta receta, me ha dejado sorprendido, no conocía esas sopas, y me han apetecido muchísimo. Todo un trabajo esa preparación laboriosa, pero la mezcla se ve espectacular.

    No sé si yo secaría el pan un poco en el horno, sin que se tueste, pero sí que quede un poco más tieso, como cuando preparamos la caldereta de langosta menorquina.

    En todo caso, me quedo, una vez más, fascinado con vuestro trabajo, Carlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La primera vez que las comí fue en Sóller , recuerdo que hacia frio y andábamos buscando un lugar donde comer, me metí en el restaurante pensando en una sopa o un cocido o algo así y cuando las vi en el menú me tiré de cabeza , mi cara cuando me las pusieron delante era un poema, yo pedí sopa!! cuando comencé a comer la cosa cambió al completo y las recuerdo como una de las cosas que mas me han sorprendido y gustado.
    Sorprendentes y de mucho gusto como la cocina de la acibecheria , y como este post tan estupendo y completo que has hecho , una maravilla y unas fotografias qeu hablan por si solas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola, soy de Mallorca y sólo un pequeño fallito: el pan. Necesitas "pa de sopes" que ja venden cortado mucho más fino que el que habeis empleado. Por lo demás muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también soy de Mallorca, pero el "pá de sopes" que tenemos aquí dudo mucho que lo vendan en otro sitio. Os diré que es un pan moreno cortado a lonchas muy finas a lo largo. Se deja que se ponga duro, o se puede emplear el pan duro de hace días. Estas lonchas de pan se añaden enteras sobre el caldo para que lo absorba. 1 saludo (pd: es uno de los mejores platos que tenemos en mallorca)

      Eliminar
  8. Yo tb descubri las sopas mallorquinas hace poco y estan muy ricaaas ^^ Un día probaré tu receta :) Este sabado hice el risotto de tres quesos y manzana, con beicon, genial!!!! Un 10 de receta :)) La colgaré supongo la semana que viene :)

    Por cierto, si te quieres pasar por mi blog, y si te gusta, seguirme, seria un gran honor para mi! ^^

    Un besooo!

    ResponderEliminar
  9. Que lujo de ingredientes Carlos.
    Parece un estofado en toda regla...
    Te ha quedao estupendo.

    Me dejaste un comentario en mi blog, de hacer espuma de sifón, que casulaidad que hablando con la persona que hay en mi blog( ves si quieres verla) le decia que me iba a comprar un sifón. jajaja.
    A ver si adivinas quien es...
    Pero te vas a quedar muerto cunando lo sepas. ajajajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Genial la receta de hoy, y toda la información que la acompaña. Tengo un amigo mallorquín enamorado de la gastronomía de su tierra, alguna vez le he oído nombrar las sopes pero no tenía muy claro qué era. Ahora lo sé :)
    Margarida es una cocinera maravillosa, me encanta la creatividad que tiene.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Absolutamente delicioso y tentador. No veas qué ganas me han dado de mordisquear la pantalla... Toda una tentación. Me encanta la receta y como la has presentado.
    Vamos... que dejaba yo el plato limpio ;D

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. me encantan las sopitas asi con verdura, aunq esta debe ser bastante consistente.. q rica :)

    ResponderEliminar
  13. Caramba!! nunca había oído hablar de esta sopa... pero vamos que no me extraña, con el sorteo estoy descubriendo que soy una verdadera inculta con la gastronomía de nuestro país. No veas la de platos que desconozco. Cuando termine todo el tinglao me voy a tener que poner a investigar.

    Oye y que pinta tiene estupenda. Además con vuestro paso a paso inmejorable. Gracias por hacerlo, la verdad cuesta trabajo pero se agradece muchísimo.

    Respecto a Margarida, no podría estar más de acuerdo con vosotros. Yo la conocí el año pasado, a través del concurso AIG y desde ese día hasta hoy, creo que es una cocinera fantástica y una maravillosa persona.

    Un biquiño!!
    Lau.

    ResponderEliminar
  14. Me hago seguidor de Margarida ahora mismo.

    No conocía este plato tradicional de Mallorca. Parece muy contundente y rico.

    Un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  15. Jolin, además de rica sopa, vaya paso a paso que te has marcado. Felicidades.
    SAludos de Orquidea59

    ResponderEliminar
  16. Saludable y muy sabrosa esta sopa mallorquina.
    Un paso a paso perfecto, casi se salen de la pantalla las fotos.
    Iré a visitar el log recomendado.
    Besos y beun fin de semana.

    ResponderEliminar
  17. Decir que estoy abrumada, agradecida, emocionada, que después de leerte es lo mejor que me podía pasar después de un duro, muy duro, día de trabajo, tan solo puedo añadir que... ¡Te han quedado mejor que las mías!

    Mil gracias por ser así, un beso enorme

    Marga

    ResponderEliminar
  18. Verte cocinar un plato tradicional es de una satisfacción tremenda, me imagino que vuestra amiga se sentirá muy orgullosa :-)

    Además siempre que vengo aprendo algo, y hoy me llevo un pan que no conocía, un truco muy curioso para que no se oxiden las verduras (yo uso limón) y una recomendación que voy a visitar ahora mismo!

    La fotografía del pan, permíteme decirte que es preciosa!

    un beso!! ;-)

    ResponderEliminar
  19. Olé ese paso a paso, vamos, es que aunque fuera solo con las fotogafías, se podría seguir. Tengo que probar esta receta y mirar bien detenidamente el blog de Margarida, porque vuestro criterio me vale y este plato avala cualquier cosa.
    Un diez.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Carlos, Margarida es eso que dices y muuuuucho más. Tuve la suerte de conocerla hace un par de año y es una persona encantadora con mucho carisma. Las sopas las había visto en su momento pero ahora me han entrado unas ganas tremendas de prepararlas.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  21. Que rica esta sopa!, me ha encantado el paso a paso, con unas fotografías preciosas y una explicación de 10. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Me he quedado sin palabras, con esta receta y con el blog tan maravilloso que tiene Margaridad, menudo descubrimiento, me da vergüenza pensar que no lo conocía hasta ahora. Llevo más de una hora dando vueltas por él y tengo apuntadas ya un montón de recetas para hacer, jeje. Qué lujo de señora, sí señor.

    ResponderEliminar
  23. Preciosa entrada Carliños, siempre es un placer visitar tu cocina--ojalá tuviera más tiempo libre--, tus sabrosos platos, tus bonitas fotografías y la cultura culinaria que nos permites compartir con el agradable aderezo de tu información.

    Tomo nota de esta sabrosísima receta de sopa mallorquina, y me gustaría comentar que cada día me siento más orgulloso de nuestra cultura y de nuestras tradiciones. España es un país para comérselo--buen título para un delicioso programa de la RTVE-- que aporta al mundo, una riqueza gastronómica y culinaria insuperables.

    Muchas gracias por visitar mi cocina Carlos, ya sabes que A Coruña te espera siempre que desees hacernos una visita.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  24. Loved the story of Margarita! This sopa looks absolutely delicious and love that it is loaded down with vegetables!

    ResponderEliminar
  25. Me ha FASCINADO la receta!
    Primero porque es un descubrimiento para mí, segundo porque debe tener un sabor espectacular con esos ingredientes, y tercero porque es muy nutritivo con todas esas verduras!..
    Esa foto del mice in place se ve como un cuadro.
    Que rico se come en tu casa, si algún día voy a España no olviden invitarme un platito! jiji..
    muchos saludos
    Gaby

    ResponderEliminar
  26. Lo siento, no puedo pasar sin hacer el comentario aunque este no sea el que me gustaria hacer.
    Imposible hacer sopas mallorquinas sin el pan especifico para ello, no quiero decir con esto que esta receta no sea buenisima pero no son sopas mallorquinas en todo caso podemos denominarlo como pan con verduras.
    La presentación perfecta pero la elaboración no es la verdaderamente mallorquina.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo: ya hemos dicho en el post que sopas mallorquinas habrá tantas como cocineros, mira, sin ir más lejos nuestro cocido madrileño no se ciñe al auténtico, y no pasa nada, ¿quién dicta que sea el auténtico?, ¿los libros? verás la gente que ha hecho doctrina sobre el mismo (da igual como se llame ahora la asociación) ha dado recientemente un primer premio al cocido de un restaurante al que hemos ido a degustarlo, y para nuestra sorpresa rompe con uno de los preceptos o premisas fundamentales de su elaboración, que curiosamente ellos advertían que llevarlo a cabo era una aberración. Entonces ¿en qué quedamos?. Pues no lo sé, pero queda claro que todos son válidos.

    Sin enrollarnos, nosotros no somos quienes para rebatirte lo que nos dices, nosotros no somos de allí (creo que ya lo habías comprobado) pero nos encantaría, es más, te pedimos por favor, que nos contaras esa versión verdaderamente mallorquina. Lo hemos dicho muchas veces, aquí hemos venido a aprender y tu explicación será guardada como oro en paño.

    A todos gracias por vuestros comentarios y sugerencias.

    ResponderEliminar
  28. Carlos, toda la familia de mi padre era mallorquina y cuando iba de vacaciones mi abuela solía hacer las sopas, pero en aquel tiempo, como le pasa a la mayoría de los niños, no me hacía ninguna gracia un plato con tantas verduras. Ahora estoy segura de que me encantarían, así que voy a aprovechar tu receta para reconciliarme con ellas.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  29. No quisiera haber molestado con mi comentario. Lo unico que queria aclarar es que las sopas mallorquinas no son tal sin el PAN ESPECIFICO para hacerlas y este no se encuentra mas que en Mallorca y que este se hace con una harina que solo conseguimos en panaderias si en estas quieren venderla, si es verdad que las sopas de ese pan las venden en cualquier horno de la isla. Las sopas no se cocinan en el horno y como mucho se meten al final de su elaboración.
    El aceite crudo se pone cuando el plato esta servido por encima de las sopas.

    ResponderEliminar
  30. Anónimo: no nos ha molestado, gracias a ti por la información y por esos pequeños detalles. Ahora, ya lo dices tú, por aquí es imposible encontrar ese 'pa de sopes'. Pues mal vamos entonces.

    La cocción al horno la hicimos porque sabrás que con el horno se consigue que en el barro el calor se distribuya de forma uniforme y el material sufre menos cambios bruscos de temperatura y no se raja. El horno no aporta sabor, no aporta textura, es prácticamente lo mismo, sólo tuesta ligeramente la superficie, pero es como ese toque final que comentas. No lo hicimos en absoluto por algún efecto diferente al cocido, o para gratinarlo etc. Ya sabíamos que como todo puchero o guiso antiguo va al fuego. Pero de acuerdo, tendría que hacerse al fuego.

    Por último, el echarnos aceite en el plato no lo hicimos, para la siguiente vez lo haremos descuida.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  31. Casi que lo tengo decidido... me voy a tomar un año sabático solo para preparar las recetas que me encantan y que no tengo tiempo de preparar... esa sería una de las primeras.
    Mare de déu!!!!

    ResponderEliminar
  32. Creo que esta sopa es deliciosa, con solo verla en la imagen ya me he convencido para cocinarla.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que solo podrán publicar comentarios personas registradas. Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

Si no estuvieras registrado en las plataformas sugeridas en el momento de publicar el comentario (openid, wordpress, blogger, livejournal, typepad, aim) puedes mandarnos un correo a por la sección de Contacto del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde facebook, google+ o twitter accediendo desde los banner de la columna de la derecha del blog.

Perdona las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger