26 abr. 2010

ARROZ CON BOGAVANTE (Y UN GRAVE CONTRATIEMPO)

Si existe un plato que nunca hemos hecho en casa pero que nos encanta ese es el clásico arroz con bogavante. El caso es que aunque guste mucho, hacerlo bien tiene su aquél, porque variaciones de la receta hay unas cuantas, y además pueden surgir errores que pueden convertir el plato en una decpeción, como fue nuestro caso. Nuestra ópera prima fue un desastre mayúsculo de esos que recordaremos durante mucho tiempo, veréis, pasó que la maldita cazuela de barro que véis en las primeras fotos se rompió a mitad de preparación, justo cuando echamos el fumet de pescado hirviendo para empezar a preparar el arroz justo después de nacararlo. Así que imaginaros el percal, el caldo empezó a salirse por toda la vitrocerámica y encimera, y menos mal que lo vimos a tiempo, porque si no... ya podíamos olvidarnos del plato para siempre. Al final lo cambiamos a una olla profunda, y pudimos apañarlo añadiendo a esta nueva olla algo de agua y sal. Y como ya no había tiempo, los comensales estaban terminando el primer plato, el resultado quedó francamente mal y no tuvimos más remedio que sucumbir, ante un infortunio más en nuestra lista de fracasos. ¿Y entonces por qué lo publicamos? pues porque de la experiencia pudimos rescatar varias cosas, la primera y más importante es que el sabor final de este arroz nos pareció delicioso, por tanto habíamos dado con la receta correcta, y la segunda... para preveniros de este error.



Pues nos dio tanta rabia que al final ni fotografiamos el plato porque ya se nos había quedado el amargo sabor de boca de esta jugarreta que nos tenía guardada la cazuela de barro. Pero en seguida se nos pasó, y siendo positivos se puede sacar algo didáctico de este post. Pues mucho cuidado con las dichosas cazuelas de barro ya que sufren mucho con los cambios de temperatura, y en las vitrocerámicas se resquebrajan a la mínima de cambio debido a un excesivo contacto con el calor.

No sabemos si sabréis que las cocinas de gas consumen un 66% menos de energía que las eléctricas, de aquí que haya más calor local, y de esto el nacimiento de la inducción. Por tanto como hay más calor, y éste además es más rápido al ser la resistencia mayor que la llama, si cocinamos, apagamos y le volvemos a meter calorías y rápido, la cazuela se rompe. Habrá calidades pero por regla general el barro es el barro, y la solución es usar otro recipiente o cocinar a temperaturas muy suaves y de seguido, es decir, sin apagarla en ningún momento y dejándola siempre enfriar a temperatura ambiente. Lo malo es que la rotura por ese brusco cambio de temperatura puede ocurrir en una reunión de amigos, de trabajo o en una comida familiar en la que tienes quizás que apagar el fuego para dar margen, o encenderlo rápido para preparar el plato. Esto es lo que nos pasó y claro, pueden quedarse sin comer no sólo 2 personas, si no muchas más. Pues avisados quedáis, nosotros ya nos lo hemos aprendido.



Pues la base de este sencillo plato es un arroz viudo, es decir, un arroz que sólo lleva el sabor y los trozos del bogavante, con un refrito de base que por supuesto le proporciona casi el 30% del sabor, además el del propio molusco y el del fumet, que si os véis muy apurados para hacerlo en casa (como aquí, pero con un añadido de gambas frescas), podéis usar un rico caldo Aneto de pescado a base sólo de rape con el que este tipo de platos salen fabulosos. Y ya está, hay que dejarlo caldosillo y cuidado con la sal, porque los jugos del bogavante son sabrosos. También recordaros que a la hora de servirlo es fundamental tener varios cascanueces por casa para romper las patas y pinzas del bogavante.



La receta para 6 personas es, 2-3 bogavantes (creemos que con 2 hay suficiente, aunque la gente toca a menos cuerpo), 4 tomates medianos maduros, 3 ñoras, 2 cucharadas soperas de pimiento choricero, 1 cebolla hermosa o 2 medianas, 2 sobres de azafrán, colorante alimentario (el mejor que hemos probado es Sabater con azafrán natural), 4-5 dientes de ajo, 2 ramitas de perejil, 4 proporciones de caldo por 1 de arroz bomba (nosotros echamos 2 vasos de arroz colmados y 8 vasos de caldo), AOVE, 1 guindilla pequeña seca (opcional) y sal.



Pues empezamos. Una ñora la dejaremos para el refrito, y las otras 2 les sacaremos la carne después de ablandarlas. El caso es que previamente y a todas ellas les extraeremos semillas, las lavaremos y las 2 que vamos a usar para extraerles la carne las pondremos en agua caliente unos 20 minutos.



Aquí nuestros amigos, los compramos congelados y eran canadienses, bogavantes que dieron la talla sin ser el sumum gallego. Y es que vivos, como que ejem... no nos atrevemos.



Los separaremos de su cabeza con un cuchillo, y partiremos las cabezas longitudinalmente. Es muy sencillo, con el cuchillo es sólo cuestión de aplicarles algo de fuerza. Cuidado con desperdiciar los jugos internos, son vitales para el sabor final.



Preparamos la cazuela o paella con aceite de oliva (como medio vaso).



Y rehogaremos todo muy bien al fuego.



Mientras podemos ir cortando en brunoise las cebollas.



Y una vez rehogadas las cabezas y patas, las reservaremos en un plato aparte. A todo esto, las tendríamos rehogando como unos 10 minutos.



Ahora, en el mismo aceite del rehogado, echaremos la cebolla a pochar muy bien.



También, podemos ir rallando los tomates. Aquí es importante que sean naturales.



Y podemos ir cortando los ajos y lavando/deshojando el perejil.



Pochada la cebolla, echaremos el ajo y el perejil bien majado rebañado con algo de caldo.



A todo esto, los cuerpos los dejaremos reservados dentro de la nevera y recubiertos de papel de aluminio.



Cortaremos las ñoras en mitades, y sacaremos la carne sobre la tabla de trabajo con una cuchara de madera. Lo picaremos a continucación muy bien con un cuchillo.



Echaremos la carne de las ñoras y las cucharas de pimiento choricero, y seguimos estofando.



Echamos también el pimentón dulce (una punta de cuchara sopera), dejaremos que tome color y enseguida refrescaremos con el tomate rallado y el colorante alimentario (una pizca) y algo de sal. Reduciremos unos minutos. Luego, y por último echaremos cuarto de vaso de brandy y flambearemos con un mechero (la pena es que la foto nos salió borrosa, tenemos que practicar más). Esto es parte del espectáculo del preparado y por favor, cuidado con la campana. Tened cerca un trapo amplio.



Lo dejaremos reducir hasta dónde veis, y reservaremos hasta empezar con el arroz. Aquí creemos la cazuela de barro se enfrió, y al darle luego más calor y rápido, se rajó.



Pero minutos antes pusimos el caldo a calentar en una olla aparte, y en la cazuela nacaramos el arroz junto al refrito. Con esto lo que se consigue es sellar el grano para que en la cocción no se rompa.



Aquí el caldo en ebullición. Lo probaremos de sal.



Lo iremos echando poco a poco (aquí veréis el cambio a una olla más grande y os imaginaréis los sudores). Es el momento de echar las cabezas y las patas.



10 minutos antes de acabar de cocer (lo tuvimos unos 30 minutos), echaremos los cuerpos partidos en filetes del grosor de cada pliegue. Al final el arroz salió, pero fue un pequeño desastre, hubo muchos nervios aunque sabía a verdadero arroz con bogavante.



Esperamos que un error nuestro os haya servido a muchos.

16/02/2014. La cazuela la calentamos en el horno desde su estado frío, por tanto no hay posibilidad de rajado. Para 525gr de arroz bomba, echamos 2 litros de caldo hirviendo con su rehogado batido (por un niño). El arroz quedó seco, ya hecho a los 20 minutos y el resultado exquisito. Cantidad justa para 6 personas y un niño. El bogavante rehogado lo incorporamos al arroz a los 10-12 minutos.

El resultado es éste...

CUMPLEAÑOS 2014 CARLOS-8

Salud.

Print Friendly and PDF

49 comentarios:

  1. El sistema de cocina vitroelectríca, por más que sea limpio y elegante no me convenció nunca, no solo por el terrible problema que te ha ocurrido con la cazuela de barro, sino porque no es posible mantener una temperatura estable en sentido estricto, ya que el sistema conecta y desconecta el calor para mantener una temperatura, por lo que hace dos años cuando hice mi reforma en casa me empeñé en mantener el gas y estoy encantado.

    Otro tema a considerar sería el de la "curación" de las cazuelas de barro, y las técnicas para hacer este más resistente a los cambios de temperatura, por inmersión en agua 24 horas, aceite, ajo y mil otros, algunos de lo más pintoresco.

    Por lo demás, la receta parece perfecta, quizás aparenta demasiada coccion para un arroz, dices que 30 minutos, aunque el grano en las fotos, parece entero.

    Lástima del "fracaso" porque la receta parece que iba de lujo.

    ResponderEliminar
  2. !!!Me imagino los nervios!!!!
    Con la rabia que da que se estropee un plato por cualquier motivo, me imagino el rebote, teniendo a los invitados esperando!!!!
    Aunque hay que decir que al final salisteis muy airosos, porque el arroz tiene una pinta deliciosa. Yo me lo hubiera comido con mucho gusto...
    En mi casa no puedo preparar este plato, no somos muy amigos de los mariscos....si, no nos matamos por ellos, pero a mi si me gusta de vez en cuando un plato de este tipo.
    Este año no he ido mucho, pero el año pasado en Eroski siempre estaban en oferta los bogavantes y lo centollos, no se de donde serían, pero creo que para un plato como este, seguro que daban la talla. Voy a ir a mirar, porque se me está antojando...por culpa de las fotos...
    Y en cuanto a las fuentes de barro, yo ya, solo uso las de gres, que son más resistentes, aunque de vez en cuando también te dan algún disgusto...
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  3. Me imagino la rabia infinita, porque realmente la cosa tenía una pinta fantástica.
    Yo de momento este tipo de platos los reservo para comerlos fuera de casa...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Me imagino perfectamente dos cosas: el sabor del arroz y el disgusto con la rotura de la cazuela.
    A mi me pasó hace muchos años en plena "faena" y me dije nunca más.
    Ahora solo uso las cazuelas de barro en el horno de leña, en detrimento del sabor que le da pero gano en seguridad.
    Un arroz que a pesar de los pesares vuestros invitados agradecieron muchísimo.Estoy segura.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Vaya faena!!! nada mas de pensar el follon q se os armó en la cocina....pero el arroz tiene una pinta fantástica....

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  7. Yo sufrí un percance similar con una cazuela de barro en casa de mi padre, pero con un fogón de gas. También fue preparando un arroz, y el desastre fue mayúsculo. Desde entonces les eché la cruz a las cazuelas de barro. Les tengo una tirria infinita, a pesar qu por ejemplo, unas gambas al ajillo, no saben igual en cazuela de barro que sin ella.

    Nunca he preparado arroz con bogavante, pero a pesar del percance sufrido, se ve con una pinta excelente. Yo tampoco tengo...eso de cortar por la mitad al bicho vivo. Me da pena tú, qué le vamos a hacer.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. He leído la entrada Carlos, como si la que estuviese en la cocina fuese yo. A mí se me han roto tres cazuelas de barro y ya he desistido. NO las compro más.En mi casa hay gran tradición de guisos en cazuela de barro y con la vitro es imposible.Hay mucha gente que está contenta pero yo no he tenido esa suerte.
    Me imagino el lio en la cocina...¡ En fin !,Gracias por contárnoslo. El aspecto es maravilloso.
    Hace unas semanas mi padre nos invitó a todos a comer arroz con bogavante.Se gastó un buen dinerito y quedamos muy decepcionados. Nunca se me hubiese ocurrido hacerlo en casa pero la verdad, con tu "paso a paso" tan claro y bien explicado, a lo mejor me animo.
    Un abrazo,
    María José

    ResponderEliminar
  9. Hola Carlos,
    Bufff, esos fracasos me son familiares. A los que nos gusta esto de la cocina tenemos que contar con ello.
    En cuanto a la hornilla, yo soy de esos raros que aún tiene gas, y creo que si tuviera que reformar la cocina o cambiarme de vivienda, la cocina de gas no la cambiaría por nada del mundo.
    En cuanto al arroz, es uno de mis preferidos. Tengo un éxito impresionante con este plato y sigo la receta al pie de la letra de "El Cocinero Fiel". El sabor que le da la guindilla, la nuez moscada y la canela es espectacular. También sustituí un día los bogavantes por gambones (ahí es nada) y salió buenísimo.
    En cuanto al fumet, si me permites un consejo, en Carrefour, en los congelados te compras una bolsa de colas de rape chino que sale por 5 € y tienes para al menos dos fumets. Haces el caldo hirviendo sólo el rape con las cabezas y pieles de las gambas, y el resultado es magnífico. Nada de verduras. Tan solo esto. Las verduras ya se las incorporas en el arroz.
    Pues nada, a intentarlo la próxima vez con un buen perol, que también sale buenísimo.
    Saludos desde Córdoba

    ResponderEliminar
  10. Gracias Carlos por el post.
    Tengo yo un arroz con bogavante en la parrilla de salida. Los omingos somos de arroces de todos los tipos. te debo el de mi bisabuela no se me ha olvidado.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hijo, a quien no le ha pasado una cosa así alguna vez... aunque yo pensaba que las cazuelas de barro simplemente no servían para la vitro. Te diré que yo odio las vitros, serán muy prácticas para limpiar, pero para cocinar son un asco. Yo tengo una placa mixta, con dos vitros y dos fuegos y uso las vitros cuando no tengo más remedio porque los fuegos estén ocupados. Y bueno, ya sabéis que la próxima vez, con usar una cazuela que no se rompa, pues ya está.

    ResponderEliminar
  12. Vaya fastidio lo de la cazuela pero el resultado es de mega chef, personalmente me encanta el arroz de bogavante y el tuyo por la pinta ha de estar buenísimo.
    besos

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos por vuestras aportaciones y experiencias personales. Todo lo que nos contáis nos va a servir de mucho.

    Futuro Bloguero: la verdad es que no lo sabemos con seguridad porque estábamos bloqueados, pero sí, creemos que fueron 30 minutos hasta que el arroz se puso tierno, lo que pasa es que mucho más por abajo que por arriba. Un caos.

    Begoña: en Eroski son canadienses, estos los compramos en una pescadería de barrio.

    Maria José: nosotros como tú, siempre lo pedíamos por ahí.

    Salmorejocordobés, buscaremos lo que nos comentas.

    Y a todos en general os decimos que pese a que la vitro es muy limpia y cómoda, me costó mucho el cambio del gas a la electricidad, y muchas veces lo echo de menos con sus pros y sus contras.

    ResponderEliminar
  14. Carlos, creo que el percance vuestro puede dar para un forum y que vayamos dejando los "accidentes" que nos han ocurrido en la cocina, está claro que eso solo le pasa a los que se meten en la cocina..
    Vuestro arroz pinta fenomenal, además estos arroces donde mejor se comen es en casa. Últimamete en los restaurantes no damos ni una. Ya no lo volvemos a pedir.
    La vuestra es la receta perfecta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Si te sirve de consuelo yo también he pasado por la desagrabable experiencia de rotura de cazuela de barro. Mi experiencia personal con ellas aun asi es muy buena y de hecho les sigo siendo fiel, sobre todo porque aqui en Valencia hay multitud de arroces, como el que habeis preparado, que se elaboran en este recipiente y su sabor y gracia se pierde si lo cambiamos por otro.
    Con tu permiso te cuento lo que he aprendido con los años acerca de este maravilloso cacharro:

    - Hacer una primera curación al comprarla de 24 h. sumergida en agua.

    - Yo no utilizo vitro, sigo con el gas y este sistema concentra el calor en el centro del recipiente por lo tanto lo que yo hago es poner un difusor sobre el fogon y encima la cazuela.

    - El fuego ha de estar siempre muy bajo, para que vaya cogiendo temperatura lentamente por toda la base. El problema del barro es que no soporta los cambios bruscos de temperatura, y cuando se producen se agrita y se rompe.

    - Por tanto el calor debe distribuirse lentamente por toda la base, los ingredientes que se añadan no deben estar a temperaturas opuestas, me explico no podemos poner liquido hirviendo en una cazuela fria y viceversa.

    - Como el barro mantiene el calor, cuando nuestro plato este a punto de terminarse podemos apagar el fuego/horno y con el calor de la cazuela se terminará de hacer.

    En exencia para mi estos son los puntos básico a tener en cuenta cuando cocinas con barro, aclaro que yo no utilizo vitro sino gas y por tanto esto también es una cuestión importante, tomando estas precauciones puedo cocinar con las cazuelas de barro sin temor a desagradables contratiempos

    El arroz con bogavante pese al percance tiene un aspecto delicioso y seguro que estaba muy rico.
    Un beset

    ResponderEliminar
  16. Lástima de cazuela, qué pena... pero veo que salisteis muy bien del desaguisado. Siempre hay que contar y tener un plan b, por si acaso... nunca se sabe.
    El arroz me parece lo más. Todo un acierto de fin de semana, para que comencemos el lunes con las pilas bien pero bien cargaditas.
    Enhorabuena por la receta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. No es ni la una de mediodía, pero me metía un platejo de este maravilloso arroz entre pecho y espalda si decir ni pío. Sea como sea, tiene un aspecto irresistible, soy una arrocera irredenta, creo que no puedo resistirme a ningún arroz.

    ResponderEliminar
  18. Hola Carlos, que coraje dan estas cosas; una lástima, porque tu arroz se ve espectacular.

    En cuanto a las cazuelas de barro, si me lo permitís, aconsejo las de Breda en Girona, son las mejores. Existen cazuelas de barro aptas para vitrocerámicas. Os dejo la página web por si os interesa: http://www.ceramicadebreda.com/esp/index.php

    Tengo que probar tu receta de arroz con bogavante en mi cocina de gas. Yo soy de las que me gusta cocinar con fuego todavía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Pucherete de Mari: gracias por todos tus consejos.

    Anna: gracias por el enlace, echaremos un vistazo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Creo que antes no he dejado bien el enlace, lo intento de nuevo:

    http://www.ceramicadebreda.com/

    ResponderEliminar
  21. Que pena lo de la cazuela y el disgusto que da en ese momento, pero el arroz se ve increible a pesar de todo.
    Yo he preparado varias veces el arroz con bogavante y siempre con ellos congelados (también soy incapaz de matar a los pobres animalitos) y el resultado ha sido muy bueno.

    Bicos

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  23. Carlos!! qué pena! y qué rabia dan estas cosas, lo lamento muchísimo porque además si hay invitados es toda una faena.

    Mira, lo que te han aconsejado, El Pucherete de Mary y Anna, de Buenas Migas, en mi opinión, me parece muy correcto. Las cazuelas de Breda son verdaderas obras de arte.

    Respecto a su tratamiento, además de todo lo que te han comentado, yo siempre hacía el primer hervor con dos dedos de agua y un buen chorro de vinagre. Solo la primera vez. Hay otros trucos de abuela que personalmente pienso que son más de "pata de conejo" así que los obvio :-) Aún así acaban apareciendo pequeñas grietas, que con el tiempo hacen que las acabes sustituyendo. La que nos has enseñado parece muy nueva para que se estropee por un uso normal.

    No tires la toalla, los guisos y arroces en cazuela no tienen comparación, solo es cuestión de andar con cuidado, no es una olla de acero.

    Respecto al arroz de bogavante, que siempre ha sido el preferido de mi padre, me gustaría decirte que os ha quedado superior, EXCELENTE en mayúsculas! aunque, me ha sorprendido la gran cantidad de agua y tiempo de cocción, aún siendo un arroz bomba, pero seguro que si lo hiciste así es porque te queda bien.

    Animo Carlos, y no desistas de utilizar cazuelas. :-)

    un beso.

    ResponderEliminar
  24. Vaya faena lo de la cazuela...por qué será que esas cosas suelen pasar cuando más interés tenemos en que algo nos salga bien?
    Yo la verdad es que nunca le he cogido el truquillo a las cazuelas de barro y ya hace tiempo que desistí, eso sí la de hierro fundido me va genial...y yo SI estoy contenta con la vitro de inducción, cocino en ellas hace ya casi 20 años y me parece una maravilla, que nadie me la toque!
    El arroz con bogavante no lo he hecho nunca, no sé si es que me da un poco de respeto el bicho, a ver si pruebo con uno congelado y desde luego con tu estupenda receta.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  25. Me tranquiliza saber que tambien te pasan cosas de éstas, uno piensa que sólo le pasan a uno mismo, y lo mejor es que lo cuentas. Felicidades !!

    ResponderEliminar
  26. No sé si estáis de acuerdo pero yo prefiero 40 mil veces un arroz con marisco (gambas, cigalas, cangrejos, etc.) que uno de bogavante, me parece aburrido a la hora de comer y el gusto me cansa al minuto de comerlo. Saludos y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  27. qué rabia que se estropease la cazuela de barro...
    el arroz con una pinta estupenda a pesar del percance.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  28. Cocinamos bastante con cazuela de barro sin mas percance que con el uso prolongado de años se agrietan y empiezan a perder con lo que hay que retirarlas. Nunca he celebrado la ceremonia de la curación porque no le veo sentido. Vuestra foto nos muestra una cazuela aparentemente muy nueva y quizás lo que ocurre es que este tipo de encimeras no son las adecuadas o al revés. Estas vitrocerámicas calientan mas por conducción que por radiación, nada que ver con la inducción. El barro es mal conductor del calor, de ahí que tarde en calentarse y en enfriarse creando con ello áreas de gradiente térmico que provocan la dilatación desigual y la consiguiente fractura, cuando se supera la tensión que pueden soportar. Si además la base no se ajusta perfectamente al quemador y el fondo de la cazuela es algo curvado, el riesgo de que se parta es muy alto.
    A mí no me gustan estos quemadores vitrocerámicos porque son peligrosos al mantenerse calientes mucho rato, tienen mucha inercia térmica, gastan mas que el gas como tu dices y limitan las técnicas como en el caso que das como ejemplo. Eso sí, son mas fáciles de limpiar, aunque con el tiempo se rayan. Mas arriba se han dado todos los consejos necesarios para usar el barro, con los que estoy de acuerdo. Por lo demás, cocinar con él es una delicia.
    Para acabar, decir que en la cocina me han pasado muchos desastres, de los que se aprende mucho mas de lo que aparece en los libros, así que gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

    Cuchillero

    ResponderEliminar
  29. Maduixa: esa preparación de la cazuela la hemos hecho en las dos cazuelas de barro que hemos comprado, y nada. Y no desistimos, para nada. Ya hemos mirado la web, y nos gustan algunos modelos.

    Sobre lo del tiempo de cocción, ni yo lo entiendo. El arroz que usé es un habitual en casa, y la verdad es que debe de ser que no supe cogerle el punto al final en la olla gigante. No tenía libertad de movimeinto y había demasiada profundidad. ¿Cambios de temperatura?, ¿cocción mayor por debajo que por encima?, seguro... pero no sabemos que pasó.

    Lolah: la inducción también nos gusta mucho, pero el cambio en su día fue de gas a vitro, y noté que me costó acostumbrarme, pero vamos, todo lo que veis en esta cocina está hecho con placa vitrocerámica mitad inducción mitad vitrocerámica de toda la vida. Y hablando de toda la vida, ¿20 años con inducción?, pues fuiste de las pioneras ¡ole!.

    Julia: no te quito la razón para nada, a nosotros nos gustan los arroces sencillos con altas proporciones de arroz y mucho sabor pero sin usar fumets pesados o sobrecargados.

    A todos mil gracias por escribir, sé que estos posts ayudan a interactuar mucho más entre nosotros, y a dejar claro que errores cometemos ¡¡¡TODOS!!!

    Los que no os atrevéis por estas cosas, no hay que esconderse tras el Whopper y la pizza ¡¡¡animaros a cocinar que es muy divertido!!!.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Cuchillero: nos has escrito mientras contestábamos a otros amigos, lo siento. Bueno, lo sé, todo lo que dices es verdad, y estoy de acuerdo contigo en que es una delicia cocinar en barro pero preferimos arriesgarnos sin visitas, o hacer platos en barro al horno, que jamás hemos tenido desastres con este tipo de cazuelas, y salen platos maravillosos, o ingénuamente eso pensamos.

    Pues con este simple post nos hemos dado cuenta de algo muy interesante, da pie a participar. Eso nos ha encantado y creo que no será el único qe publiquemos, para nada, porque no es por nada pero platos fracaso, tenemos unos pocos.

    Oye ¿y tú que opinas si hacemos una semana monotemática de los desastres entre fogones? o como nos sugiere Carmen ¿un foro para compartir estas experiencias?; eso creo que no lo ha hecho nadie, y puede ser divertido.

    Un saludo y gracias a ti y a todos por escribir.

    ResponderEliminar
  31. Hola! Siento mucho que os sucediera eso justo el día que teníais visita :(
    Este arroz con bogavante es mi preferido podría decir pero apenas lo como porque en casa a J. no le va mucho y si comemos fuera suele ser mínimo un plato para 2, así que me aguanto.
    Lo de la cazuela no sé si la habíais "curado" previamente, eso también hace algo o eso creo!
    Nunca se me ha partido una pero si que algún poro no quedara cerrado y perdiese algo de aceite, así que tiré un par de ellas por si acaso!
    Yo cuando las compro las dejo 24h sumergidas en agua. Luego les froto tanto por dentro como por fuera un ajo y por último pongo a fuego lento a hervir con agua 15'.
    Y para la vitro uso un difusor porque así distribuye mejor el calor y creo que en una vitro sin él sería imposible utilizar recipientes de barro.
    Si te sirve de algo yo compraría el difusor, cuestan algo más de 15 euros pero es algo que tendrás para siempre porque renunciar al barro es una bobada con lo ricos que salen los arroces o calderetas ;)
    Mil besos y ánimos que cosas de estas nos han pasado a todos y también el día que hay invitados(por si vale de consuelo) ;)

    ResponderEliminar
  32. Gracias Unodedos. Lo tendremos en cuenta. Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Carlos esas son experiencias de las cuales hay que ver el lado positivo tal como lo hiciste. La receta excelente y la pinta maravillosa. Voy a prepararla ya que difiere un poco de la mia, pero me ha llamado la atención.
    Un abrazo,
    Polo

    ResponderEliminar
  34. Carlos veo que ya esta todo dicho, pero si callo reviento, tengo que decirlo, donde se ponga el gas que se quite lo bailao...
    El arroz tiene una pinta estupoenda e imagino que si los ingredientes son buenos raro es que salgan las coasa malas a no ser que seas un desastre total y yo no os veo asi.
    Todo lo contrario.
    No soy la mas indicada para dar consejos, en mi casa aun existe el gas para contrariedad de mis vecinos que se ponen tensos cuando ven entrar al "butanero". El barro lo utilizo mucho, en esta parte de andalucia lo encuentras en todas las tiendas, lo suelo tener al menos un par de horas en agua, al menos es lo que me aconsejan los alfareros de Nijar, con el barro no tratado como es el que tu/yo utilizas.
    Es una verdadera lata que un cacharro se te rompa en plena faena, ¡¡es una faena¡¡¡
    ¿Quieres que te mande otra cazuelica de barro??, en una como la tuya hago yo las gambas al pilpil cuando nos juntamos todos y no es una fanfarronada, es que somos muchos, jajjaaa.
    Saludos mañaneros desde Almeria

    ResponderEliminar
  35. Mujer, de todo se aprende, pero, al márgen del infortunio con la cazuela de barro, el arroz quedó exquisito y seguro que tus comensales quedaron muy satisfechos, que es lo importante.
    Felicidades por tu arrocito delicioso y por contarnos lo que a todas nos ha pasado alguna vez en la cocina y que generalmente no contamos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  36. Las cazuelas de barro y los cambios bruscos de temperatura no se llevan muy bien amigo Carlos!

    Solo con pensar lo que tuvisteis que pasar recogiendo todo el caldo y el resto de ingredientes... me imagino como estaríais!

    Si que es cierto que lo que pudisteis recuperar os ha quedado con una pinta deliciosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  37. Ufff ¡¡ a mi también me paso, además con un arroz, yo lo salve pasando a una olla normal, pero fue un desastre la que líe en la cocina, desde entonces no uso cazuelas de barro en la vitro aunque digan que se puede

    Y mira me copio el arroz con bogavante que mencanta pero tampoco lo he hecho nunca en casa

    Feliz finde

    ResponderEliminar
  38. Hola, hace poco que os sigo pero no dejo de sorprenderme cada día con vuestros post. Me vuelve loca el arroz y éste lo voy a hacer en cuanto tenga tiempo. Hace dos veranos comí un arroz con bogavante en Benicarló que estaba buenísimo, pero nada comparado con éste. Me lo sirvieron en una caldero de porcelana negro, de los que se han usado toda la vida. Creo que voy a comprar uno para hacerlo y evitarme el contratiempo de la cazuela de barro. Gracias por esta receta.

    ResponderEliminar
  39. Carlos, lo hice el sábado y salió buenísimo. Muchas gracias por la receta y pot el curro que te pegas.

    ResponderEliminar
  40. Pros, nos sentimos muy orgullosos de que lo hayas hecho y nos alegra mucho que te haya salido bien. A nosotros, a excepción de este fallo, nos quedó muy bueno.

    Además la receta viene de una persona que sabe mucho de esto, pero nos pidió que no la nombráramos porque se gana la vida con este tipo de platos. Lógicamente la adaptamos un poquitín a nuestra cocina.

    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  41. Hola ,muy bueno el arroz,para las cazuelas de barro lo mejor es la llama de fuego o las brasas.Y no solo vale pasarla por el agua el primer día de uso, con los diversos toques de cada cual como el vinagre o darle un poco de aceite o de cocerla, etc..las cazuelas de barro se mojan solo por la parte externa o no barnizada siempre que se use, no es menester tenerla dos horas a remojo, en que le caiga el agua 2 minutos sobra,luego poco a poco se calienta y al final acordarse de dejarla siempre sobre una estera de cuerda.Hasta luego.Capi

    ResponderEliminar
  42. Gracias CAPI!, ya estamos tomando nota de esta precauciones, y fenomenal. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  43. Gracias por la receta. Aportas muchas ideas y muy interesantes porque la forma que tengo yo de preparar el arroz con bogavante no se parece en nada al que has empleado. Probaré el tuyo aunque las recetas que necesitan algún tipo de "caldo" me causan cierta prevención.
    Y, efectivamente, los cambios de temperatura provocan roturas y en cacharros de barro más.

    ResponderEliminar
  44. Ayer compré unos bogavantes, los envolví con un trapo húmedo y los guardé en la nevera. Hoy los cocinaré con la intención de adelantar trabajo para poderlos usar el día de Navidad en un arroz caldoso. La duda que tengo es que no se cómo quedaran si los congelo una vez fritos solo los cuerpos (las cabezas son para el caldo)Perderán en textura, en sabor? Sugieres otra cocción para no perder sus características?
    Otro tema: no se exactamente lo que debo tirar de las cabezas y como distinguir que parte es el coral que debo reservar
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen no te podemos decir, siempre que hemos comprado bogavantes han sido congelados, nunca vivos, por nuestros ritmos de vida así tiene que ser y bueno, como no somos muy de marisco sacrificamos siempre un poco la textura porque casi todo congelado pierde. De todas formas en este plato consideramos lo mas importante el sabor, lo de chupetear las cabezas y comer los cuerpos a nosotros particularmente nos da un poco igual, están buenos pero que la textura sea excelsa nos da lo mismo.
      No te olvides de guardas todos los jugos.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. gracias por tu respuesta tan rápida, me encanta tu blog!!! Eres la inspiración de muchos de mis platos
      Gracias

      Eliminar
  45. Pues por la pinta no me imagino lo sucedido porque se ve de vicio, de vez en cuando hago cosas tuyas, muy ricas. Si tienes tiempo pasaste por mi blog, es muy joven, pero poco a poco iremos llenando, jeje , migasymas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  46. Hola Carlos , me gustaría hacer tu receta pero para 10-11 personas , aparte de poner algún que otro bogavante mas y doblar la cantidad de arroz...¿ debo también poner el doble de tomates , cebollas , ñoras , ajo....ó con las cantidades que pones en la receta es suficiente para dar sabor al arroz ? Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa, hay que doblar siempre todas las cantidades en la misma proporción. No queda otra. Mucha suerte!!

      Eliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger