Recetas de Navidad

Consulta nuestro recetario navideño del blog, tenéis todo tipo de platos, asados, entrantes salados, postres, cocina sencilla... Esperamos que os gusten porque es una de las secciones más visitadas de nuestra web. ¡Pincha en la imagen!.

Cremas de verduras

Ricas cremas de verduras para elaborar en estos meses de frío, para que disfrutéis con los vuestros de unos primeros platos muy sencillos, vitaminizados, mineralizados y muy nutritivos que os saquen de más de un apuro. ¡Pincha en la imagen!.

Sopas

Echar un vistazo a las sopas que tenemos en el blog para que hoy mismo las hagáis en casa, reconstituyentes y con una inmediatez sorprendente ya que todas ellas son muy fáciles de hacer. Ideales para las cenas y para que os saquen del apuro en un primer plato. ¡No os las perdáis! ¡Pincha en la imagen!.. ¡Pincha en la imagen!.

Masas y panes

Hogazas, panes de molde, barras de pan, panecillos, masas de pizza, focaccias el mundo de las masas nos apasiona y aunque no tengamos las habilidades y técnicas de los panaderos de verdad, con el tiempo vamos perfeccionando esta maravillosa técnica de hacer pan en casa. ¡Pincha en la imagen!.

Restaurantes y bares

Restaurantes, bares, chiringuitos, nos encanta contaros cosas de los sitios a los que vamos, decidimos hace tiempo hablaros solamente de los sitios que más nos han gustado intentando siempre hacer una crítica constructiva de todos ellos. ¡Pincha en la imagen!.

Nuestra selección de productos comerciales

Analizamos los productos gastronómicos comerciales que más nos gustan, también productos que nos envían empresas y particulares aunque este tipo de colaboración os la indicamos a pie de artículo. ¡Pincha en la imagen!

Nuestros viajes

Crónicas de nuestros viajes nacionales e internacionales para todos los que queréis tomar nota de algún testimonio de nuestra experiencia particular. Intentamos siempre afrontar los artículos desde el punto de vista culinario, aunque nunca falta una breve descripción del lugar a donde vamos. ¡Pincha en la imagen!.

Aguas minerales

Las aguas minerales siempre nos han llamado la atención, nos gusta probar las aguas minerales de cualquier parte del mundo, independientemente de modas y tendencias, y sacamos nuestras conclusiones en una sección independiente en el blog. ¡Pincha en la imagen!.

Patatas fritas

Las patatas fritas de bolsa son desde siempre nuestra perdición, desde que tenemos el blog nos encanta probar marcas nuevas y aunque las que más nos gustan son las patatas fritas tradicionales, somos muy abiertos de mente y probamos de todo tipo de snack. ¡Pincha en la imagen!.

Aceites de oliva

Normalmente probamos aceites de oliva virgen extra de todas las procedencias y variedades, es otras de nuestras pasiones desde hace muchos años y siempre os mostramos las fichas de los aceites que más nos gustan. ¿Decidirnos por uno en concreto?. Imposible, menuda calidad hay ahí fuera. ¡Pincha en la imagen!.

Repostería

Las recetas dulces que os mostramos en el blog son una selección de las que mas nos han gustado en casa, los que nos conocéis sabéis que no somos muy dados a la repostería pero tenemos claro que existen dulces inolvidables que tenían que tener hueco en nuestro blog. ¡Pincha en la imagen!.

31 marzo 2009

RESTAURANTE MAES DE FLANDES EN LEGANES

Este restaurante franquicia llamada Maes de Flandes ubicada en la calle Sol, 21 en Leganés, es sin duda una de las más firmes referencias gastronómicas de toda esta localidad situada en el sur de la comunidad de Madrid. Nosotros la verdad es que vamos por allí bastante a tapear y a celebrar algunos cumpleaños entre amigos. Lo que si que está claro y en eso coincidimos todos, es que la atención y la oferta culinaria del local es fantástica, y siempre que vamos queda patente que con el paso de los años, en la barra de los hermanos David y Mario, se tapea estupendamente, y en el restaurante, que hemos comido un par de veces, se come muy bien.


La historia de esta franquicia de la cadena Maes de Flandes es la historia dos hermanos que emprendieron este negocio hará unos cinco años con la idea de ofrecer una oferta moderna y creativa dentro de la cocina local, estableciendo por tanto una dura competencia dentro de la zona la cuál se encontraba algo estancada en la tapa tradicional, aunque sin olvidar que a Leganés (en general) se la puede considerar como una zona de tapeo sobresaliente dentro de toda la comunidad de Madrid.


Pues independiente de las cantidades, que para mucha gente este detalle es lo más importante (y no es así), para nosotros el Maes de Flandes no tiene competencia en esta zona. Sus platos, su cocina tradicional española, centroeuropea, su género, sus tapas y por supuesto su ubicación la hacen diferente al resto, aunando cocina actual y cocina tradicional con platos muy variados que siempre ya os decimos que siempre que quedamos con nuestros amigos en Leganés, siempre nos planteamos empezar a tomarla la primera allí, porque sin duda la calidad de su cocina es el principal valor añadido del local. Si desde luego vais pasáis algún fin de semana por esta localidad y queréis alternar con cervezas y pinchos dentro de un bar-restaurante bonito y acogedor, el Maes (como se le llama) es una referencia innegable. Os daréis cuenta que aunque te pongan una tapilla de queso, costillas, callos, sus famosas migas manchegas, su tortilla de patatas, jamón, bacon, croquetas, todas te la presentan estupendamente. No digamos las raciones, que aunque la carta no es aún extensa son todas excepcionales y con tintes creativos.


Y es que todas las veces que vamos por su barra nos encontramos con sorpresas agradables. Es más, desde el primer día que fuimos nos dimos cuenta que el restaurante tiene oferta que no se suele ver en otros sitios, como una gran variedad de cervezas, y un vino que si os somos sinceros nos ha traído de cabeza durante un tiempo, nos referimos al sangre de Judas (Sangue di Giuda). Oye que hace dos años no había manera de encontrarlo en tiendas o Internet y una vez que lo busqué por la red acabé dando con un ex-camarero del Maes que me contestó en un foro que el restaurante lo tenía y no era fácil encontrarlo en España. En fin, aunque esto ha cambiado, y nuestra obsesión también, ya sabemos dónde comprarlo. No sabemos si sabréis que es un vino rosado dulzón y peculiar, que oriundo de la Lombardía, encanta sobre todo a las chicas por lo rico y suave que es.


En definitiva, un sitio dónde las tapas y la comida nos gustan (buenas carnes, codillos y pescados) indudablemente lo tenemos que recomendar. A veces sorprenden los postres, y esas rondas de pinchos que pese a no pedir más consumiciones en barra de repente se pasan a ofrecerte.


Yo de vosotros me pasaba a conocerlo.


Por aquí os dejamos fotos de raciones y pinchos variados del bar.



Una serie de platos nuevos como estos, fondue de queso camembert con costra de brick al aroma de aceite de trufa.


Un solomillo ibérico relleno de provolone, con cuscús a las mil y una hierbas.


Una bruschetta italiana al horno y toque de aceite de albahaca fresca


Unos espaguetis negros con muselina de limón y gambas, y toque de martini blanco.


Una brocheta de langostinos con shiitake a la plancha, sésamo negro y salsa de soja.


Un timbal de espárragos trigueros y setas con huevo campero y virutas de ibérico.


Y algunos postres y cocktailes...


Yo ni me lo pensaba...

Salud.

Print Friendly and PDF

30 marzo 2009

GALLO PINTO

El gallo pinto y para el que no sepa de qué se trata, es un guiso hecho a base de frijoles y arroz, típico de Costa Rica y Nicaragua. Y os preguntaréis así a bote pronto ¿por qué se llama Gallo pinto?, pues vereis, de todas las hipótesis existentes la más creíble para nosotros es la que sugiere que se inventó tras comparar los colores del plato con el plumaje de los gallos bravos chiricanos pintados (manchados) que existían en el centro de Costa Rica hacia principios del siglo XX. Otras hipótesis sugieren que la palabra gallo pinto viene simplemente de gallo, que significa tortilla, ya que al principio se tomaba dentro de éstas. De todas formas la idea es otra historia. Dicen que el gallo pinto lo idearon los esclavos africanos procedentes de Jamaica que llegaron a la zona atlántica de Limón para la recolección del plátano (Costa Rica). En ese momento no lo denominaban de ninguna manera, lo llamarían frijoles con arroz. Pero fue tal el éxito del plato que caló rápidamente entre las gentes que se encontraban allí. Pasados los años los costarricenses y nicaragüenses (que había de ambos) empezaron a construir el ferrocarril del país en la zona, y fue cuando empezaron a llamarlo gallo pinto, supuestamente por la razones explicadas lineas arriba. Realmente esto de las denominaciones, es curioso y apasionante.


Pues nunca lo habíamos hecho chicos, aunque desde hacía tiempo que lo teníamos muy bien apuntado de la red. Pero claro, en cuanto conseguimos algo de salsa Lizano, fuimos a comprar el resto de ingredientes y... ¡qué plato más bueno madre!. Nos ha encantado y repetiremos seguro, aunque dependerá de si alguien nos ayuda a conseguir esta salsa en España, salsa que casi diría yo que es imprescindible en esta receta.

Lógicamente la receta original (la de hace un siglo) difiere de ésta, como es lógico, y a esto se junta que nosotros le echamos más proporción de frijoles que de arroz, y realmente ocurre lo contrario, aunque eso irá en gustos. A todo esto, ¿nunca habéis comprado/cocinado los frijoles?, pues son unas legumbres muy agradables. Y aunque las veces que las hemos usado nos hemos dado cuenta que ninguna ha sido más fina que muchas de las variedades de alubias autóctonas, pero la verdad es que son sabrosas y poseen colores muy atractivos, que ya es suficiente. Los frijoles que más nos gustan son los rojos y los negros (los que veis en la foto).


Y pese a que los frijoles son una denominación generalista hacia las alubias, judías o habichuelas típica de América, las variedades que nos llegan aquí (y que son relativamente diferentes a las españolas) tienen propiedades organolépticas similares o iguales a las alubias españolas, no hay que destacar nada importante que sepamos, a excepción de que su tamaño es normalmente pequeño. Por ejemplo nosotros compramos hace poco esta variedad negra de la que nos seduce el color muchísimo, y que curiosamente algunos llaman a alguna variedad de este tipo paso de oveja haciendo referencia a eso, a lo que os estáis imaginando. Ojo, el gallo pinto os ya advertimos que se hace también con la roja, o también con la canela. Así que realmente no hace falta ir a por frijoles negros que os mostramos, con alubias nuestras de alguna variedad oscura se puede hacer el gallo pinto perfectamente.

Pues mirar, salieron tiernas y con una piel casi inapreciable. Y es que la marca de legumbres El Paleto de Bauco es de las mejores marcas de legumbre seca que se comercializa en España, pese a lo arcaico de su presentación y de su web. Si os interesa, hemos comprado muchos tipos de legumbres de esta marca y sobre todo en casa de mis padres, y ha habido ocasiones en las que hemos alucinado con su calidad, sabor y tersura. Un 10 para esta empresa que vende a nivel nacional en muchos centros comerciales y tiendas especializadas.

Bueno, pues os dejamos ya la receta. Para 3 ó 4 personas, utilizar 150gr de alubias o frijoles, 200gr de arroz, 1 cebolla o puerro, 1/2 pimiento verde, 2 ajos, un puñadito de cilantro fresco (usamos deshidratado y es peor), AOVE, salsa Lizano (es imprescindible), cominos y agua.


Lo primero que habrá que hacer será poner en remojo la legumbre en agua fría durante 8-12 horas. Una vez hidratada, eliminamos el agua, y echaremos la parte verde del puerro, y nosotros echamos los brotes tiernos de una cebolla que teníamos germinada. Podéis echar un puñado extra de ajos y un poco de AOVE.


Una vez empiecen a cocer desespumar bien. Las tuvimos cociendo unas 2 horas sin destapar. Pero en otras ocasiones hasta 2 horas y media a fuego suave (chup chup). A mitad de cocción echamos sal.


Mientras cortamos en trozos menudos la verdura...


Y pochamos en AOVE...


El arroz, al vapor, como ahora nos ha dado por esta técnica, no dudamos en llevarla a cabo. Ya sabréis, remojar en agua 10 minutos, y cocer en el accesorio de vapor con algo de sal y durante 30 minutos sin destapar y a fuego suave.


Podéis cocerlo antes de acabar la legumbre porque con vapor el arroz no se pasa. Una vez cocida la misma, no tiraremos nada y empezaremos el rehogado final... atención.


Echaremos un par de cucharadas grandes de frijoles en la sartén de la verdura y al fuego. Fuego medio-fuerte.


Rehogaremos sin piedad y con cuidado, que aunque recomienden que los frijoles se abran para que salga su carne, guardar un poco las formas. Si falta caldo echar de la cocción. Nosotros echamos casi dos cazos y poco a poco. Mientras majaremos el ajo y el cilantro (en nuestro caso seco).


Rebañaremos el majao con una cucharada sopera (y algo más) de salsa Lizano, pero no recomendamos más (en cocción).


Echaremos el majao dentro y removeremos. Igual un wok es ideal para elaborar bien este preparado.


Una vez se hayan mezclado los ingredientes, echaremos el arroz. Calcular que a los 15 minutos. Veréis que el arroz está enterísimo. Removeremos bien y echaremos más caldo de frijoles si hiciera falta. Así otros 5-10 minutos.


Listo.. Lo comimos con nachos y a cucharadas... buenísimo.


Salud y feliz semana.

Print Friendly and PDF

27 marzo 2009

PALMERAS DE HOJALDRE CON CHOCOLATE

Desde hace un tiempo que vemos por foros y blogs esa sencilla realización de las palmeritas de hojaldre caseras. La verdad es que nos encantan, pero la verdad es que queríamos tocar el techo oficiando una auténticas palmeritas de hojaldre con chocolate, algo que ya no es tan frecuente de ver por las páginas de cocina, y que ya os adelantamos que son muy fáciles y están deliciosas. Y mirar que tontería de realización, una vez hechas las clásicas palmeritas de hojaldre, se mojan en chocolate fondant con mantequilla, y se dejan enfriar en la nevera. No me digáis que tiene mucha complicación, porque ya os decimos que el resultado es excelente, hojaldre crujiente y un topping de chocolate que hará las delicias de muchos de vosotros. Es además barato, fácil, resultón, en fin, no sabemos como deciros que si no lo hacéis, os lo estáis perdiendo pero de verdad.


Y es que la palmera de chocolate es uno de esos bollos que la gente olvida con el paso de los años, sobre todo cuando ya nos hacemos mayores. Es verdad que es un bollo enfocado a los niños, pero no me digáis que no es de vuestros bollos favoritos. Por favor, recordar esa palmera de chocolate rebosante de chocolate para merendar con un vaso grande de leche fresca fría. ¡Guau! tremendo. Ya en otras ocasiones os contamos que éramos devotos de alguna que otra confitería en la que vendían este bollo más bueno que la competencia. Poseía una textura, un grosor y un chocolate únicos. Y eso era un lujo que nos han arrebatado hace poco, y que ya veo que empezamos a intentar remendar desde casa, por ahora sin los mismos resultados claro está, aunque la calidad y el acabado son realmente gratificantes.


¡Ah! compramos la famosa pasta de hojaldre fresca del Lidl. Llevamos oyendo a Su mucho tiempo recomendando este hojaldre marca Belbake, y sin saberlo, mi suegra hace poco nos hizo una quiché de jamón y queso con esta masa y casi la sacamos a hombros, madre mía, que razón tenía Susana. Y es que da exactamente el mismo resultado que un hojaldre comercial de gama media/alta tipo La Cocinera, o Nestlé, pero claro, a 1€ la masa (0,99€), un ahorro considerable. Es curioso pero esta masa preparada una vez abierta huele a mantequilla fresca que da gloria olerla, y su hojaldrado queda fantástico, crujiente, oloroso ¡y sabroso!. No dudaremos en seguir comprándola porque el resultado es espectacular. Quizás la hemos descubierto tarde, pero gracias a Su, este hojaldre nos va a cambiar la vida.

Por otro lado si os atrevéis hacerlo casero, Su tiene la receta perfecta para oficiarlo en casa, no tiene desperdicio que le echéis un ojo porque a nuestro criterio, es uno de los top ten de posts culinarios que tenemos aquí en España.

Bueno, pues vamos a ello. Para unas 20 palmeritas con chocolate necesitaremos, 1 masa de hojaldre, 1 tableta de chocolate para repostería, azúcar blanco, 2 cucharadas soperas de mantequilla y la yema de un huevo.


Veréis que sencillo, si casi es más la coreografía para formar las palmeras que otra cosa. Primero estiraremos la masa de hojaldre con su papel.


Ahora echaremos azúcar, sin cortaros...


La doblaremos ahora por la mitad, como si la cerráramos. En la segunda foto veréis la forma que queda. Echaremos más azúcar.


Ahora la volveremos a doblar en dos... siempre respetando el centro de la misma. Podéis pasar un rodillo suave para aplanar un poco. Echaremos más azúcar.


Ahora, y gracias a la delgadez del centro, doblar toda y hacer un rulo grande. Como si la hubiéramos recogido.


Quitar el papel, y cortar con un cuchillo muy afilado en trocitos de 3 cms de espesor, e ir colocándola en un papel de horno o sulfurizado.


Las iremos colocando separadas unas de otras... y aplanando con un cuchillo o con el rodillo.


Nosotros le echamos más azúcar (y con cuidado) una vez preparamos para el horno. Las metimos en el mismo 15 minutos a 180º, y como iban a llevar chocolate por una cara, sólo le pusimos huevo por una cara qe fue transcurrido ese tiempo. Por último, las metimos 10 minutos más con la cara del huevo para arriba.


Mientras preparamos el fondant, con el chocolate, la mantequilla, dos cucharadas soperas de azúcar y si se desea un poco de leche fresca.


Una vez deshecho reservamos...


Una vez transucurridos los 15 minutos previos, preparamos la yema batida con más azúcar, y untamos las palmeras por un lado.


Una vez horneadas quedaron así de chulas.


Las fuimos mojando en el fondant templado tirando a caliente (no tampoco mucho)...


Y al colocarlas poca arriba, las rellenamos con más chocolate.


Hicimos lo mismo con todas...


Ahora quedaba dejarlas enfriar...


Y a comer...


Salud y buen fin de semana, acordaros del cambio de hora el Sábado.

Print Friendly and PDF
Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger