19 may. 2009

RESTAURANTE RIO GRANDE DE SEVILLA

Hola a todos. Recientemente estuvimos en Sevilla y acudimos improvisadamente al famoso restaurante Río Grande sito en plena calle Betis, en una envidiable situación junto al río Guadalquivir y frente a la emblemática Torre del Oro, muy cerca del puente que enlaza con la conocida Avenida de la República Argentina. Por si alguno no lo sabe (nosotros no lo sabíamos), este restaurante es una de las cocinas más conocidas de Sevilla, que con un cierto corte taurino en su decoración y clientela, recoge el nombre de la traducción al castellano de la palabra Guadalquivir (wadi al-Kabir) que significa Río Grande.


Pues bien, estos fogones están regentados por un joven chef andaluz llamado Jose Luis López Baena del que con razón piropean en su propia web. Nosotros nos sumamos a este elogio porque ese día dimos fe de su dominio con parte de la cocina tradicional andaluza. Lo vimos no sólo en nuestra mesa, si no en las mesas de alrededor. Aunque os daréis en seguida que la foto de cabecera dónde sale la torre del Oro, no hay nadie, pues no es porque el restaurante no se llene, en absoluto, si no porque fuimos de los primeros en sentarnos ya que comimos sobre las 13:20 ya que sólo tenían una mesa libre para tres, algo que desde luego no nos arrepentimos.

Pedimos además pocas cosas pero viendo sólo estas tres fotos, percibiréis la gran calidad del trabajo de este chef y de su equipo de jóvenes cocineros, que en menos de 6 años han cambiando el origen llano y popular de un local que se erigió en 1956 con una sóla barra (creemos que al lado del actual restaurante), por un compromiso culinario firme y digno de mencionar.


Antes de contaros, destacar que el restaurante recibió el año pasado un premio por parte del Fehr, Federación Española de Hostelería, antigua Federación española de Restauración, premio de gran trascendencia en la cocina a nivel nacional. Además de estar recomendado por la Gourmetour en el 2007 y por la guía de restaurantes y hoteles de España y este mismo año. Simplemente los premios hacen justicia a la cocina de J.L. Baena.


Pues una vez nos sentaron, nos dieron una original carta dónde podías encontrar varios arroces, carnes, pescados, verduras, sopas, gazpachos y algún que otro plato interesante. Todo lo que vimos por las mesas nos gustó mucho, aunque nos llamó mucho la atención una mesa dónde celebraba una comunión. Allí pidieron a espuertas lomos de bacalao al horno con gulas y gambas que servían a cada comensal. ¡Qué buena pinta tenían!, se veía que la gente disfrutaba mucho y eso es porque seguro que estaban para chuparse los dedos.


La pregunta (una vez comidos) es la siguiente ¿os gustaría comeros una fritura de pescado hecha con materia prima de excelente calidad, y como mandan los rigurosos cánones de la buena fritura?. ¿Sí? Pues sin duda este es vuestro sitio. Increíble. Hacía tiempo que no nos comíamos una fritura de pescado con tantísima calidad como ésta, y no sólo lo decimos nosotros, lo decían algunos comensales que estaban a nuestro alrededor. Qué cosa tan fina madre mía, los boquerones, los calamares... muchísima gente la pedía y la verdad es que con razón. Era todo un lujo para el paladar si además se acompañaba de una excelente ensalada de la casa, perfectamente presentada y con sabor, además de un ligero aliño previo. Juntos era una combinación perfecta.


A continuación pedimos un arroz de marisco para compartir entre los tres. Excelente. El grano estaba en su punto (algo complicado si se improvisa, no os creáis) y con un golpe final que horno que nos emocionó. Quizás, y por ponerle un pero, le echan algo más de colorante del deseado, pero ante un arroz en su punto y con muy buen sabor, pocos 'peros' valen. No teníamos ya mucha gana y nos lo acabamos como unos campeones.


¿De beber? tomamos una (creo) inédita agua con gas de Lanjarón llamada Fonteforte, la cuál, fue una muy agradable sorpresa que en boca me gustó mucho con un gas añadido robusto y mucha gordura. La verdad es que aunque creo que nunca la había probado, siempre he jurado que en los extintos supermercados Alonso que había en Madrid traían (hace más de 20 años) un agua con gas de Lanjarón creemos que en botella verde, lo que no sabemos es si se llamaba así o no. En fin, como no debíamos beber mucho alcohol, al pedir unas claras simplemente ojee la carta y me pareció la carta de vinos bastante decente.


¿La relación calidad precio?. Buena, pero no era barato. Es que la calidad se salía del plato, por tanto, aunque salimos a unos treinta y pico euros por barba (sin postre pero con abundantes bebidas y refrescos), lo damos por muy buena relación.

Esta calidad sin duda se paga. Repetiríamos a ciegas.

Salud.

Print Friendly and PDF

15 comentarios:

  1. Te has ido a la calle Betis a comer!! He ido muchas veces,(no al restaurante,a la calle) uno de mis sobrinos tiene en la misma calle una casa, vivió en Sevilla durante unos años y como Sevilla "engancha", acabó comprandose una casa preciosa con las mismas vistas que las de tu foto. Sevilla está ahora de Madrid a "tiro de piedra".
    Muy buena pinta todo lo que comisteis.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No conocía este sitio Carlos pero desde luego que la comida tiene un aspecto buenísimo. Me encanta este tipo de cocina que intenta mantener las bases de la cocina tradicional andaluza pero con toques innovadores.
    Hace unos meses, tuvimos la suerte de ir al Calima, el restaurante de Dani García en Marbella y fue un espectáculo brutal. Combina a la perfección la tradición con las técnicas más vanguardistas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Con tus magníficas reseñas se puede uno ir haciendo una magnífica guía para futuros viajes.
    A mi me da mucho corte hacer fotos a los platos cuando voy a un restaurante!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ya te dije en una ocasión que no estaria mal que alguiente patrocinara para que fueras por esos mundos comentandonos cosas.
    Me repito.
    Excelente cronica
    y eso no se hace poner esas fotos-me refiero- yo sigo con mi hambre,...

    ResponderEliminar
  5. Carmen: y tanto, esto del AVE es el invento del siglo pasado.

    Marta: el de Dani Garcia en Marbella es una asignatura pendiente. En un futuro.

    Lolah: más que a mí, a alguno que ha venido conmigo jejeje. Te entiendo.

    Su: el handicap sería convertir todo esto en trabajo y a su vez disfrutar, no sé yo si me gustaría, en serio, además estoy seguro que no sería objetivo, viviría de ello.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Que buena vida os pegais!!! Que sitio tan increible, que vistas ... y la comida insuperable... que apetecible! ahora mismo me comía un pescadito frito!! Que rico!! Un saludo, Montse.

    ResponderEliminar
  7. Ay esos fritos y ese arroz, ¡que buenos!
    Comer con esas vistas también es muy agradable.
    Gracias por la recomendación.

    Saludos,
    Anna

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno. Con la de tiempo que yo viví en Sevilla y no fui nunca... Y ahora me lo traes tú para hacerme mirar atrás, ¿eh? :-)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Menudo festín!!, así da gusto. Excelente post, y comida, por lo que se ve.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Desde la primera vez que fui a Sevilla (hace más de treinta años....) me fijé en ese restaurante. No he ido nunca, pero no dudes que en cuanto vaya por allí, lo voy a intentar. que delicias!!!!
    Sigo insistiendo : qué bien os cuidais...
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  11. ¡¡Hala!! qué bien has comido... me encanta tu menú

    ResponderEliminar
  12. Carlos, muy interesante la reseña, con información muy completa. Si hubiese sabido me habría acercado en mi viaje del pasado mes de abril, por la ubicación le tuve que haber pasado muy cerca, aunque me confunde la foto con la Torre del Oro al fondo, pareciese que quedara ubicado en el Barrio de Triana. Ese día no tuvimos tiempo de almorzar, nos conformamos con unas tapas en un restaurante que hace esquina en todo el frente a la Torre del Oro. Ya lo anotamos para conocerlo en un próximo viaje
    Un abrazo
    Polo

    ResponderEliminar
  13. Hola Carlos, que lujo poder comer ahí con esas vistas...
    De lujo la comida, como toda Sevilla.
    Y la foto de la botella de agua... parece que la tengo encima de mi mesa.. magnífica.
    Besos
    Margot

    ResponderEliminar
  14. Que envidia más sana, por dios, con lo que me gusta a mi ir por ahí para hacer turismo cultural y dentro de este, evidentemente el gastronómico.
    Tengo que contentarme con tus crónicas excepcionales. Sigue informando que yo iré acumulando saber que también es cultura pero sin la práctica.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos por vuestros comentarios y nos alegramos mucho que os haya gustado el post, ya sabréis que siempre que veamos un restaurante bueno os lo publicaremos por aquí. Un saludo.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger