20 ene. 2009

HOGAZA DE PAN, AMASADO EN 8 MINUTOS

Hola amigos. En mi reciente incursión por el fascinante mundo de la confección de pan casero, se me ocurrió variar un poquito más el modo de preparación que realizo de la fórmula habitual de los 500gr de harina con 320gr de agua haciendo un pan que fuera más sencillo de oficiar gracias a un nuevo amasado y la nueva y agradecida levadura liofilizada de Maizena. Y para este nuevo proceso confeccioné una clásica torta de pan u hogaza al más estilo tradicional o rústico. El resultando un pan excelente y bien cocido, que nos agradó muchísimo, aunque en su elaboración tuve algún pequeño fallo que ahora os voy a relatar. Como de los fallos uno aprende, os cuento qué pasó y cómo hice este pan, así el post se convierte en algo didáctico.


La historia de este pan comenzó con las recientes noticias de dos panes hechos la pasada Navidad, ambos fueron dos panes que independientemente de los resultados, fueron importantes para la elaboración del mío. Por tanto, la elaboración de este pan debía de cumplir dos objetivos con las consiguientes dudas que siempre le surgen a uno, primero, hacer un pan más fácil que los anteriores, y el otro, probar de nuevo con la levadura fresca. Creo que al final, conseguí un buen resultado.

¿Lo primero que hice? Dejar a un lado el bol de mezcla y primer amasado, y trabajar directamente en la mesa encimera que fue el gran redescubrimiento de esta elaboración. Y es que nada más empezar a amasar todo fue mucho más fácil para mí. Tardé en amasar los ingredientes 8 minutos, es decir, en hacer la bola final. Y esto es un paso importante porque ya solo le quedaría a uno dejar trabajar a las levaduras. Esto lo hice por Jose, que aunque a él le vi la noche que dejé el pan enfriar en mi casa, no sabía si éste había salido bien o no. Así que ahora Jose te lo confirmo y te cuento, que no tires la toalla con el tema, sólo lo has intentado una vez y además se podía comer, así que no te desanimes con el tema y ponte manos a la obra con esta nueva técnica que ya hablamos en su momento.

Y haciendo caso de Diego, que su primer pan sí resultó ser un éxito, me ha convencido para empezar a retomar la levadura fresca. Está claro que la levadura fresca la debo de estar utilizando mal y es una pena dejarla de lado porque es más aromática, natural y gustosa. Además, él me confirmó que su segundo pan continuó con la buena estela del primero, y eso es algo que yo no he podido hacer con un mismo taco de levadura fresca de 25gr en dos veces seguidas. Así que ya me he decidido a compaginar la levadura liofilizada con la fresca, cosa que hace una semana no lo tenía tan claro.

Así que tras estas dos motivaciones y alguna que otra idea, me puse manos a la obra con el mismo.


En el vaso de medida donde calculo los 500gr de harina de fuerza, eché la misma y la mezclé con la levadura (12-14 gramos). Una vez que todo estaba bien removido, y en una encimera resplandeciente (limpiada previamente con agua y jabón), eché esa harina mezclada con la levadura e hice el famoso volcán. Una vez modelado el mismo empecé a echar un poco del agua mezclada con la sal. La proporción de sal es 1 cucharada de postre y media, colmada la primera, y siempre por 500gr de harina. Bueno, pues debe de ser que al echar el agua dentro del volcán, lo hice con tanto ímpetu que entró en erupción varias veces, mojándome casi hasta los pies. Cosas que pasan.

En fin, una vez que la masa se mezcló bien, algo que se hizo muy fácil, me di cuenta que la misma era manejable y limpia, porque despegar esos trozos de harina adiposados a la mesa estaba 'chupao'. No había más que estrujar la masa (la contenida) sobre estas islitas, y listo. Luego la la estiramos, la recogimos, la apretamos, la golpeamos etc hasta que absorbió toda la harina y el agua. Además, si te falta un poco de harina, puedes disponer de la misma a un ladito, para ir añadiendo muy poco a poco a la masa. No manché nada, no ensucié cacharros, y en mi caso no hizo falta más harina. Fue ideal.

Una vez lista, la pusimos sobre una bandeja de horno embadurnada previamente de más harina (elegí integral) y sin rajar. La tapamos con un trapo, y la dejamos levar dentro del horno con la luz encendida (idea tomada del blog ¿Te quedas a cenar? de Iban).


Tardó en levar cerca de 1 hora y 20 minutos. La sacamos del horno (apagado), la rajamos, echamos más harina por encima y empezamos a calentar el horno a 210º con un recipiente pequeño en el suelo del mismo (tupper de cristal) lleno de agua. Primer error, puse mucha agua y fría, y no creo apenas humedad, por lo que la corteza inferior salió algo más dura de lo deseado, también es verdad, que salio 'regular' porque la bandeja de horno (dónde estaba el pan) era sólida y opaca, pero vamos, se podía comer perfectamente. La próxima vez pondré el pan en la rejilla metálica sobre papel sulfurizado.

Lo metimos pues al horno.

Estuvo 40 minutos. Al final, lo dejé 30 minutos a esta temperatura, y 10 minutos más a 180º para asegurarme de que cocía por dentro (algo más) pero sin quemar corteza. El dorado fue el deseado y lo curioso, ya os digo, es que el agua en ningún momento llego a ebullir y por tanto no creo esa humedad que a mí me gusta. Segundo error, la harina integral que eché en la bandeja de horno (como base) se quemó en parte. ¿Por qué se quemó? por algunos granitos de fibra de la propia harina, y eso no me gustó. ¿Por qué puse harina integral? pues porque era la que tenía a mano, para que veáis que los detalles son importantes.

Por fin dejé el pan reposar toda la tarde-noche sobre la rejilla del grill del microondas, y lógicamente fuera del mismo. Salió un pan excelente en algo más de 2 horas (record absoluto). Con un muy buen cocido para un amasado tan breve. Y de muy buen sabor, pese a llevar la misma harina y levadura.

Espero os sirva.

Salud.

Print Friendly and PDF

16 comentarios:

  1. !Eres un artista!!!! El pan tiene una pinta estupenda y esto empezar y no parar. En mi casa el pan de molde ya no nos gusta el industrial y con el pan normal, no quiero hacer tanto, porque me veo teniéndolo que hacer todos los días....que es lo que te va a pasar a ti, si sigues así.Rozas la perfección!!!!
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  2. Mira, después de este pan, he hecho como unos 5 mas, y uno de ellos lo tuvimos que tirar también, así que para que veas que de artista poco jejeje. Pero sí es verdad que como el pan casero, nada, y eso lo sabemos, pero es verdad que estoy cavando mi tumba ¿verdad?. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carlos!!!, lo siento.... acabas de caer en la tentación de panificar... y no vas a parar hasta que consigas el pan perfecto...te recomiendo (si quieres), que busques en internet el video del New York Times del " No Knead Bread" o pan sin amasado....o si quieres mires el tipo de amasado de Richard Bertinet en alguno de los vídeos de sus libros... ya que el amasa de una manera totalmente diferente y con una masa muy húmeda. En fin, mucha suerte con tus panes.... Bea

    ResponderEliminar
  4. Pues claro que nos ayuda. Yo me entiendo bastante bien con la fresca de la levadura, que es bastante señorita, pero he notado que no siempre responde igual.
    Por lo demás todo lo que cuentas me ayuda a mejorar.
    Un besote ¡panadero!

    ResponderEliminar
  5. Lo cuentas de una forma, que parece tan fácil...

    Tengo pendiente ponerme con los panes, pero dos cosas juegan en mi contra: que no me gusta el pan y que no tengo paciencia suficiente como para domar una pandilla de hongos microscópicos.

    Voy a enforcar todos mis esfuerzos en hacer panes salados y/o especiados, a ver si a si me motivo más.

    Seguiré tus consejos.

    Gracias y un beso!

    ResponderEliminar
  6. Carlos, yo de momento solo he hecho el pan en pyrex, lo tengo en mi blog si quieres pasarte a echarle un vistazo, la verdad de sabor estaba muy rico,y de textura también, con una miga compacta muy rica pero bueno, es muy facilín, éste tuyo me ha gustado y mucho!pero no sé que problema tengo con el pan, me da cierta fobia el hacerlo jejeje, siempre me ha parecido muy muy complicado por los tiempos de levado, el amasado, etc...me dan sudores solo de pensarlo!pero la verdad que cuando entro en blogs como el tuyo y veo el pan casero me entran unas ganas irrefrenables de ponerme a amasar!un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ayer por la noche empezé a probar un nuevo tipo de pan, ¿telepatía?
    te cuento, es un pan que se mezclan los ingredientes, no se amasa . No quiero contar más por si acaso, pero te diré que ahora mismo lo he sacado del horno y todo está impregnado de este olor a "casa". Cuando haya hecho 8-10 panes ya publicaré la receta, es que quiero asegurarme de que salen bien, de momento el de hoy, el primero, de fábula.

    Es que esto de hacer pan engancha y además aunque no salga como queremos volvemos a intentarlo, esa persistencia es de admirar!!
    una cosa, no tires el pan, tan mal te quedó? puedes hacer unas migas , rallarlo, ja, ja, ..
    Aprendo un montón contigo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Como estáis con el pan, que complejo me está entrando.... y que ganas de hacerlo también. Carlos transmites tanto con el pan como Su y Velsid y ahora Dolorss etc. etc. que habrá ponerse algún día!!
    Sludos

    ResponderEliminar
  9. Bea: Gracias Bea, por las referencias. Al final me voy a tener que comprar el libro del señor bertinet. Todo el mundo lo tiene como referencia. Lo de la masa húmeda ya me lo dijeron los Velsid.

    Su: le dice la maestra al alumno...

    Garbancita: Garbancita, me encantaría que hiceras pan que seguro que le das la vuelta a la técnica y nos sorprendes con algo adelantado a su tiempo. Esperando estoy tus panes salados.

    Martuki: Hola Martuki, ahora me paso. Creo que en su momento me fijé, pero ahora te digo. Te entiendo, aunque por otro lado, esto que comentas hace que el pan sea muy especial.

    Dolors: Hola Dolors, espero que nos cuentes pronto, porque pinta muy bien. La verdad es que este pan lo hice en Navidades, por lo que desde entonces ha habido algunos cambios en pequeños detalles. Ahora toca ya variar de tipo de pan, probar con multisemillas y variar las formas. A ver que tal se me da en estos meses.

    Sobre lo del pan que tiré, no sé, fue un rechazo provocado por la rabia. Seguro que sí hubiera valido.

    Carmen: Te damos un mes para ponerte hacer pan jejeje. No, en serio... no te arrepentirás y te va a salir genial. Sólo necesitas dos horas y pico libres, y mucha ilusión. Como ya sabéis, yo empecé de cero.

    Un saludo a tod@s.

    ResponderEliminar
  10. De cabo a rabo me he leído el post, para no perderme ningún detalle. Yo, después de un año y cuatro meses haciendo pan, ya puedo decir que he conseguido justo el pan de mis sueños.

    Hacer pan es algo muy complejo, pese a lo que parece a primera vista, y, como tú dices, todos los detalles, por pequeños que sean, son muy importantes.

    Tiene una pinta excepcional, la corteza, la miga, todo.

    Lo que yo no he conseguido nunca es dejarlo enfriar durante toda una noche... ¡Ni durante una hora! No es muy ortodoxo, pero recién salido del horno ya lo tengo en el estómago. ¡Huele y sabe tan bien!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola María, te entiendo jejeje. Es que ese día teníamos comida fuera de casa y lo dejé enfriar, y hasta el día siguiente no lo pude comer porque no volvimos hasta por la noche. Pero vamos, siempre los hemos comido casi recién salidos del horno.

    Y.. una maestra como tú en repostería, porque maestra es poco ¡madre mía que manos tienes para las tartas!, el pan tiene que ser coser y cantar. No nos engañes ;).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta elaborar pan, y todo lo que has ido contando me ha resultado super interesante y el resultado no puede ser mejor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Carlos,
    Tu pan se ve delicioso, que corteza! Seguro que ya no queda nada!
    No he incursionado en el mundo del pan, mi cocina es muy pequeña, me falta espacio para amasar... Ya me tocará.
    Saludos desde Barcelona,

    ResponderEliminar
  14. Hola... buscando una foto de una hogaza de pan tradicional para un articulo en un pequeño blog que tengo, me he encontrado con tu página y ¡¡madre mía, qué hambre!!! son las doce y veinte y veo todas las cosas que tienes aquí y me están dando unas ganas de entrar en la cocina y hacer algo y comer, comer, comer!!!
    Por cierto, te importa si te cojo la foto de la hogaza????

    ResponderEliminar
  15. Hola IRM, tro apasianado por el pan, te delata que entre las recetas elijas esta de la hogaza. Me alegro. Ya samos dos. Cógela claro. Un saludo.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger