Recetas de Semana Santa

Nuestras recetas de Semana Santa favoritas, recetas dulces, saladas, platos tradicionales de aquí y de fuera. Y por supuesto un especial tributo al protagonista absoluto de estas fiestas, el bacalao ¡Pincha en la imagen!.

Cremas de verduras

Ricas cremas de verduras para elaborar en estos meses de frío, para que disfrutéis con los vuestros de unos primeros platos muy sencillos, vitaminizados, mineralizados y muy nutritivos que os saquen de más de un apuro. ¡Pincha en la imagen!.

Sopas

Echar un vistazo a las sopas que tenemos en el blog para que hoy mismo las hagáis en casa, reconstituyentes y con una inmediatez sorprendente ya que todas ellas son muy fáciles de hacer. Ideales para las cenas y para que os saquen del apuro en un primer plato. ¡No os las perdáis! ¡Pincha en la imagen!.. ¡Pincha en la imagen!.

Masas y panes

Hogazas, panes de molde, barras de pan, panecillos, masas de pizza, focaccias el mundo de las masas nos apasiona y aunque no tengamos las habilidades y técnicas de los panaderos de verdad, con el tiempo vamos perfeccionando esta maravillosa técnica de hacer pan en casa. ¡Pincha en la imagen!.

Restaurantes y bares

Restaurantes, bares, chiringuitos, nos encanta contaros cosas de los sitios a los que vamos, decidimos hace tiempo hablaros solamente de los sitios que más nos han gustado intentando siempre hacer una crítica constructiva de todos ellos. ¡Pincha en la imagen!.

Nuestra selección de productos comerciales

Analizamos los productos gastronómicos comerciales que más nos gustan, también productos que nos envían empresas y particulares aunque este tipo de colaboración os la indicamos a pie de artículo. ¡Pincha en la imagen!

Nuestros viajes

Crónicas de nuestros viajes nacionales e internacionales para todos los que queréis tomar nota de algún testimonio de nuestra experiencia particular. Intentamos siempre afrontar los artículos desde el punto de vista culinario, aunque nunca falta una breve descripción del lugar a donde vamos. ¡Pincha en la imagen!.

Aguas minerales

Las aguas minerales siempre nos han llamado la atención, nos gusta probar las aguas minerales de cualquier parte del mundo, independientemente de modas y tendencias, y sacamos nuestras conclusiones en una sección independiente en el blog. ¡Pincha en la imagen!.

Patatas fritas

Las patatas fritas de bolsa son desde siempre nuestra perdición, desde que tenemos el blog nos encanta probar marcas nuevas y aunque las que más nos gustan son las patatas fritas tradicionales, somos muy abiertos de mente y probamos de todo tipo de snack. ¡Pincha en la imagen!.

Aceites de oliva

Normalmente probamos aceites de oliva virgen extra de todas las procedencias y variedades, es otras de nuestras pasiones desde hace muchos años y siempre os mostramos las fichas de los aceites que más nos gustan. ¿Decidirnos por uno en concreto?. Imposible, menuda calidad hay ahí fuera. ¡Pincha en la imagen!.

Repostería

Las recetas dulces que os mostramos en el blog son una selección de las que mas nos han gustado en casa, los que nos conocéis sabéis que no somos muy dados a la repostería pero tenemos claro que existen dulces inolvidables que tenían que tener hueco en nuestro blog. ¡Pincha en la imagen!.

29 agosto 2008

SALMOREJO CORDOBES O PORRA ANTEQUERANA

Ya os explicaba en un antiguo post, la receta auténtica del salmorejo cordobés y las sutiles diferencias entre mazamorra, salmorejo o gazpacho. Esta vez he querido mostraros con fotos y textos los sencillos pasos que tenéis que realizar para elaborar una rica y fresquita porra con la que conquistar a toda vuestra familia o amigos.


Y gracias quizás a nuestra amiga Belén, hemos publicado la receta digamos que de nuevo para que ella tomara buena nota de su elaboración. No me acordaba que ya la había publicado hace mucho tiempo, pero quise volver hacer gráfica y detalladamente, para que no haya ningún género de dudas en los pasos a seguir, y veáis si realmente os apetece o no. Y sobre esta última versión que hemos hecho, os tengo que resaltar tres cosas. Primero, dar gracias a mi compañero de trabajo Javi por habernos traído un estupendo pan de tahona directamente de su pueblo El Arenal en Ávila. También dar las gracias a los estupendos y colorados tomates proporcionados por mis suegros, traídos directamente de una huerta particular de Retamal de Llerena en Badajoz, con los que sin ellos este salmorejo no hubiera salido creo yo tan excepcional. Y por último, dar gracias a la divina suerte porque el trozo de jamón ibérico que compramos un poco a ciegas y en el Alcampo, fue casi mejor de toda la experiencia (sí, sí, lo que os digo).


Pues antes de nada os tengo que mencionar que aunque este tipo de comidas hayan nacido de la hambruna y de la gente humilde (bendita imaginación), para hacer una buena sopa fría de productos frescos, es decir cualquier gazpacho, vichyssoise, ajo blanco, rin-ran, tarator, yayik, salmorejo, cremas etc, que duda cabe que hoy por hoy lo más importante es la calidad de ingredientes. Por tanto, para un buen salmorejo tenemos que adquirir un muy buen pan de miga sin escatimar en absoluto y dejarlo que se ponga a ser posible 'gomoso' (se asiente) en una bolsa o saca, o al aire (como gustéis) durante 3 ó 4 días. Luego por supuesto los tomates, los cuáles deben de ser muy bien escogidos, es decir, los mejores y más rojos que encontréis (estamos en plena temporada y deberían de ser un pelín más baratos). Y por último nuestro gran aliado, el eterno aceite de oliva virgen extra, que debe de ser exactamente... nuestro favorito. Yo use un aceite de la variedad picudo de Almedinilla (Córdoba), muy suave (0,2º), fresco y sin filtrar, y con un sabor y aroma increíble.


Bueno pues con estas premisas aprendidas, nos ponemos manos a la obra con esta sencillísima preparación. Mi porra antequerena, que llamamos salmorejo en el resto de España, no lleva pimiento verde. Tampoco lleva una yema de huevo, ni tampoco especias tales como cominos etc. Echar cominos a una sopa 'agazpachada' del tipo que sea es un error, al final, sólo sabe a cominos. Luego está el toque que le da cada uno, y las proporciones. Pues no habrá salmorejos excelentes oficiados de diferente forma pero con la misma base. En fin, bueno, que éste es el nuestro.


Pues escogeremos el equivalente a media barra de pan por persona. Nosotros del pan que veis echamos la mitad y comieron cuatro personas como primer plato. Luego 1/2 kilo de tomates también por persona, aunque dependiendo del agua y la carne de los mismos igual que hay que echar alguno más o alguno menos. Ahora os cuento. Luego AOVE, aproximadamente un vaso de agua lleno de aceite para cada cuatro personas (a lo mejor falta un poco). Por último los condimentos, 1 diente grande ajo para cuatro, un cuarto de vaso de agua con vinagre de jerez, o similar (nosotros usamos un vinagre de Rioja de Louit que se nos antoja excelente para cualquier preparación), sal al gusto y agua. Para la guarnición 3 huevos duros cada cuatro personas, y jamón muy picado al gusto, eso sí, comprarlo siempre curado y con garantías. Lo que veis fue un poco arriesgado, porque nos costó 2,11€ y era muy poca cantidad. Al final tuvimos suerte y sorprendió gratamente.

Bueno, pues para empezar rallaremos los tomates. Mejor hacerlo así que escalfándolos porque con esta (por otro lado) cómoda técnica, lo que haremos será calentarlos, y se enfriarán más tarde, pero si queréis, adelante.


Una vez rallados, tenemos que remojar el pan. Yo utilizo una olla o recipiente con agua fría (de la nevera) e introduzco dicho pan sumergiéndolo gracias a un plato (como pesa) y lo dejo ahí hasta que cale. Esto nos llevará unos veinte minutos o quizás menos.



Mientras, cocemos los huevos en agua y abundante sal. Aunque veáis que cocí bastantes, sólo use unos tres. Y es que ya que cocemos, cocemos alguno más para ensaladas etc.


Una vez remojado del todo el pan, lo estrujaremos con un plato una vez hayamos escurrido todo el agua del recipiente. No debemos llevarnos nada de agua a nuestra porra.


Echaremos ahora el aceite, el ajo, el vinagre y la sal y batiremos a conciencia. Aquí siempre echo de menos un vaso batidora. ¿Cuándo sabremos que está listo? Muy fácil, cuando al mover el recipiente el salmorejo deje rieles densos en las paredes. Ni más claro, ni más espeso. Tiene que tener el espesor exacto de una crema de calabacín (es lo primero que me viene a la cabeza).


Una vez lo tengamos listo, picaremos la guarnición y la reservaremos aparte, nunca la mezclaremos con la porra si no es justo antes de tomarla.


Ahora el huevo duro..


Listo.


Pues así quedaría este rico salmorejo que algunos nos los tomamos con unas gotas extra de AOVE y unos cubitos de melón. Nosotros preferimos tomarlo así, es que la porra con esta guarnición es en verdad una mezcla alucinante ¿quién se la inventaría?.


Buen fin de semana a todos y que te salga bien Belén.

Print Friendly and PDF

28 agosto 2008

POLLO EN ESCABECHE, ENSALADAS ORIGINALES

Quién iba a decir que estas alturas del cuento que íbamos a aportar algo tan fácil y tan novedoso a nuestras ensaladas habituales y más ahora que estamos en plena temporada. Pues sí, acabamos de añadir a nuestro recetario particular un nuevo y exquisito ingrediente, la pechuga de pollo en escabeche. Tengo que convenceros además que aunque parezca mentira, el resultado es impactante a la par de sano, ligero y nutritivo. Y aunque la pechuga de pollo la hemos usado en cientos de ensaladas siempre la habíamos preparado a la plancha o hemos utilizado algunas sobras de pollo asado. Pero la verdad es que hecho en escabeche nunca, y eso que la receta oficial de pollo en escabeche es un auténtico y genuino segundo plato con genes manchegos.


Y ya os podréis imaginar que como nosotros somos amantes del vinagre, un día haciendo zapping por la TV, vimos como lo oficiaban en un restaurante toledano como su famoso segundo plato. El caso es que el cocinero antes de despedirse sugirió presentarlo en una espectacular ensalada. Así que corriendo tomamos nota y no nos hemos podido aguantar a prepararlo en una de estas pasadas tardes de Agosto. Pues efectivamente el cocinero dio en el clavo, y eso que no era la forma de escabechar que solemos hacer en casa. La pechuga de pollo estaba riquísima, y uno desea aprovechar la salsa, pues mejor que mejor, ahora os explicaré como preparar todo y vosotros decidís qué os apetece.


Para empezar, tenemos que decidir cómo presentarlo, si en ensalada o como segundo plato. Si se trata de ensalada os recomiendo hacer poco, más bien lo justo para un par de veces (por ejemplo) y mientras no se consuma dejarlo reposar en el escabeche (nos aguantará dentro de la nevera como unos 3 ó 4 días aunque algunos dicen que más). Si en cambio decidimos presentarlo como segundo plato, entonces pondremos a escabechar bastante más pollo, porque ya os anticipo que la gente seguro que va a repetir y el pollo aguanta en la nevera unos días.

Para elaborarlo correctamente necesitaremos si es posible especias frescas, pero si no las tenéis podéis hacer lo que ahora os voy a mostrar. Es una forma sencilla de elaborar una infusión en toda regla en base a la especias secas de bote (tomillo y romero). Utilizaremos también ajos, cebolla, vino, vinagre blanco, vinagre de jerez (aunque sólo podremos usar jerez), zanahoria (opcional), AOVE, sal, laurel, pimienta negra y el pollo. Ojo, si echamos un pollo entero, le deberemos de quitar toda la piel y los huesos (nos lo puede limpiar el carnicero o pollero).


Pues es tan sencillo como esto. Si tenéis las especias en rama depositarlas en una cazuela sin más a la espera del calor (o encima del pollo, da igual). Si en cambio tenéis especias secas (como yo en este caso), cocer un poquito de las dos en un poquitín del agua (formará parte de la que váis a usar) y así haremos la infusión. No echéis mucha especia porque sabría mucho a reconcentrado. ¿Cuando estarán las especias infusionadas? Pues muy fácil, llevar a hervir y apagar. Ya estará. Quizás os huela un poco fuerte, pero no os preocupéis, es normal.



Una vez hayamos preparado esta primera parte (sólo si lleva la especia en grano), colocar el pollo dentro de la cazuela, echar una hojita de laurel, pimienta negra en grano, la cebolla en juliana, los ajos por mitades o tercios (si os vais a comer la salsa, quitarles la piel), el vino (blanco), el agua y el vinagre (mezcla de dos tipos). La proporción de agua y vinagre ya sabéis que es de 2 proporciones de agua por 1 de vinagre. Os recomiendo que cubra y que uséis al menos un poco de vinagre suave sobre todo si no conocemos los gustos de quién lo vaya a comer.


Una vez estén todos los ingredientes a punto (flotando) echad un poco de aceite de oliva virgen extra. El aceite de oliva sólo sirve si nos vamos a comer la salsa, si no, lo podéis obviar. Algunos comentan que es bueno que haya una película de aceite en la superficie para que el calor rinda más de lo normal (actúa de aislante). Como no molesta mucho, lo echáis.


En el momento que comience a hervir calcular media hora más o menos. Si el pollo es muy grande puede estar unos 45 minutos. Nosotros como veis echamos dos pechugas congeladas sin problema (aunque ya sabéis que el congelado hace que el pollo pierda un mínimo de textura y de ternura aunque totalmente soportable). Coceremos a fuego suave y tapado.


Una vez cocido lo dejaremos templar con su tapa en un sitio fresco.


Una vez templado lo meteremos en la nevera y trincharemos las porciones que necesitemos.

Salud.

Print Friendly and PDF

27 agosto 2008

BERENJENAS RELLENAS DE GAMBAS Y SETAS

Hola a todos. Hace unos días preparamos unas berenjenas rellenas de gambas y setas que nos parecieron sencillamente sensacionales. Y os comento lo de sensacionales porque los ingredientes que tenían eran sencillos y ambos congelados, así que esperábamos algo menos de calidad y de peor sabor o textura que si fueran frescos, y a mi juicio no fue así. Y no me voy andar con rodeos e historias, os voy a contar cómo prepararlas porque podéis hacerlas esta noche mismo. Sólo tenéis que disponer de 1 hora y cuarto de reloj, y de todos los sencillos ingredientes que ahora os voy a citar.


Pero antes de nada una cosita, os tengo que recomendar que hagáis todas las berenjenas que podáis porque ya que os ponéis a hornear y a rellenar, mejor que os cunda más el trabajo. Por que quiero que sepáis que una vez cocinadas (y sin gratinar) podéis congelarlas y comerlas el día que queráis. Es decir, descongeláis, horneáis y listas. Vamos, es una idea que os sugiero para que lo meditéis tranquilamente si esta misma tarde vais a comprarlas.

Bueno, pues al grano. Necesitaréis berenjenas, medio kilo de gambas para cuatro berenjenas, un puñado de setas congeladas (nosotros usamos las del Mercadona) también más o menos para cuatro personas; AOVE, un vaso de tomate frito natural, 1 cebolleta, Maizena o harina, pimienta, nuez moscada (recomiendo como siempre la entera), leche entera y sal. Opcionalmente queso rallado, casi siempre lo rallamos nosotros y casi siempre lo echamos manchego. Podéis echar el queso a la hora de hacer la bechamel.


Bien, pues antes de preparar cualquier cosa tendremos que hornear las berenjenas abiertas por la mitad y en crudo, para ello las marcaremos con un cuchillo como veis en la foto, y luego la meteremos al horno a 190º con sal y AOVE durante 15-20 minutos. No conviene dejarlas mucho más rato porque su continente (la piel) se reblandecería demasiado y ya sabéis que por regla general no se come.


Mientras se hornean, picaremos el relleno (descongelado previamente), teniendo en cuenta que las setas hay que picarlas más.


Una vez picado empezaremos también a pochar la cebolleta en una sartén con un poco más de AOVE. Tenemos que tener en cuenta que el cuarto de cebolleta que quede lo reservaremos para la bechamel.

Una vez saquemos las berenjenas del horno, las vaciaremos con un cuchillo dejando más o menos un poco de carne adherida evitando así romper la piel.


Una vez listas picaremos toda la carne de berenjena con las tijeras en un plato y echaremos a sofreír las setas durante quince minutos con algo más de AOVE. Antes de echar la carne de las berenjenas y las gambas guardaremos algo de ese aceite para la bechamel. Una vez lo hayamos reservado en otra sartén echaremos ahora sí los trocitos de berenjenas. Aproximadamente a los quince minutos las gambas. Remover todo de vez en cuando durante ese tiempo.


Una vez todo rehogado, echaremos el vaso de tomate frito y le daremos alguna vuelta que otra. Apagaremos.


Ahora rellenaramos las berenjenas con cuidado de que el relleno no se desparrame mucho.


Y acto seguido las cubriremos con una bechamel suave en sabor y espesita, hecha con el AOVE ese con sabor a setas que habíamos reservado. Salpimentar la bechamel al gusto, y no os olvidéis de la nuez moscada. Creo que os lo he contado en otro post pero al hacer la bechamel sin grumos, la harina se echa en la grasa caliente fuera del fuego, y la leche que vayamos a utilizar debe de estar del tiempo, nunca fría. Así os saldrán poquísimos grumos o ninguno.


Echaremos ahora queso rallado por encima también con cuidado de que no se desparrame por la bandeja.


Sólo quedarán ya unos 20 minutos de horno y grill para que estén listas. Os recuerdo, en esta preparación, no se come la piel. Si se desea comerse la piel, utilizar sólo horno y durante 45 minutos a media potencia con grill al final.


Salud.

Print Friendly and PDF

26 agosto 2008

ZUCCOTTO, SALMUERAS, MELONA Y ALGUNA CONSERVA

Hola a todos. No sé por qué pero todos los veranos en charlas y reuniones, uno descubre que existen ciertos alimentos o platos que o bien por ubicación geográfica o bien por desconocimiento general, uno no ha visto en la vida. Este año le ha tocado principalmente a tres alimentos o platos todos ellos muy variados, pero que de verdad que han sido los reyes absolutos del 'come come' este verano. Desde que los oímos o probamos se han convertido en todo un reto para nosotros, y esperamos (como no) volver a probarlos o en algunos casos encontrarlos. El número uno absoluto de todas las vacaciones ha sido sin lugar a dudas la tarta-helada italiana Zuccotto. Luego le siguen las anchoas en salmuera o 'salmueras'; luego los berberechos en conserva marca La Vieira (Manuel Vicente Mosquera e Hijos), y por último, las melonas extremeñas. Y ya en puestos inferiores (digámoslo así), la limonada envasada don Simón, y por último el ron oficiado con piña colada marca Sunny Delight, y unas gotas de Angostura.


Bueno pues el zuccotto ha sido todo un descubrimiento. Ya os he comentado que se trata de un postre italiano a base de helado de chocolate y stracciatella todo ello recubierto de una especie de soletillas empapadas de licor Amaretto. Pues la versión que venden en la heladería Los Italianos en Granada os puedo garantizar que es soberbia y única, y es quizás una de las mejores tartas-heladas que hayamos probado jamás. Y mirad que os insisto a mí que no me gusta mucho el dulce, pues esta vez me tomé hasta ¡3 raciones colmadas! de esta super tarta que y después de una gran barbacoa. Un impresionante manjar, que además es ideal para los días de verano en el que sólo te apetece que por la boca entre frío. Bravo por esta gente que a todo esto, y por si no lo sabéis, vende los mejores helados de Granada.

Después, y cambiando radicalmente de alimento, nos enteramos de la existencia de las anchoas en salmuera o "salmueras". Esto nos lo contó, y posteriormente nos lo dio a degustar, nuestro amigo Quique tras su estancia temporal debido a un curso militar en Calatayud (Zaragoza). Al llegar de aquellas tierras nos contaba que a los bares que iba con sus compañeros eran muy típicas las salmueras como aperitivo, y además se pedían así, como 'salmueras'. Después de intentar explicarnos de qué se trataba, nos hicimos al principio una idea un tanto equivocada del asunto, pero tras explicarnos al detalle descubrimos que las salmueras son anchoas en salazón sin más pero con algún que otro detalle que las hace diferentes.

Foto extraída del photoblog encantadisimo

¿Cuáles son por tanto esas diferencias? Pues tres, su aspecto, su guarnición y su toma o ingesta. En cuanto a su aspecto, éstas se caracterizan por poseer un aspecto más rústico y fresco que las anchoas típicas presentándolas abiertas y con su pequeña cola. En cuanto a su guarnición, esta es el clásico aceite de oliva virgen extra pero con ajo picado (en algunas webs he leído que le colocan ajos fritos). Y en cuanto a su toma, ésta es algo peculiar. Se agarra a la anchoa de la cola, y te la zampas como si de un espárrago de la Carretilla se tratara (¡olé la publicidad sin más!), mientras claro está, a uno le esperan unos buenos sorbos de helada cerveza.

Pues lo que más siento es que de estas salmueras no tengo fotos que mostraros a no ser que sea éstas que os muestro prestadas del estupendo fotoblog de encantadisimo. Y es que no pudimos sacar ninguna instantánea porque cuando probamos la única bandeja que nos trajo Quique, no nos las esperábamos y no teníamos cámara a mano. Os podéis imaginar, ricas, perfectas para el aperitivo y muy sabrosas. Eso sí, apuntamos el fabricante (Elias Latorre Punset) y ya las estamos buscando. ¿Sabéis dónde podemos encontrarlas éstas u otras de marca diferente?. A lo mejor el problema es que no he buscado aún mucho.


Bueno, pues ahí queda. Luego descubrimos los berberechos en conserva La Vieira, y os lo diremos en pocas palabras, fueron unos berberechos excepcionales. Los probamos en casa de mis cuñados, y es que estos se los proporcionó el jefe de mi cuñada Raquel, y la verdad es que nos gustaron un montón: nada de tierra, de un tamaño hermoso, muy finos en boca y con un sabor exquisito. Habría que ver el precio final en la calle, pero es que el problema es que no se venden en casi ningún sitio. Para más información y por si nos podéis ayudar, os diré que se trata de Conservas La Vieira en Labasella, S/N - 36620 Vilanova de Arousa - Pontevedra. Si alguien las conoce o sabe dónde las venden por Internet o en Madrid, que me lo haga saber. No obstante seguiremos buscando, pero aquí sí que necesitamos vuestra ayuda.

Y por último os cuento el último reto, las famosas melonas extremeñas. No sé si habrá melonas en otras partes de España (o del mundo), o al menos como éstas, pero desde que conozco a mi chica ésta me cuenta que las melonas se han tomado en el pueblo de su padre en Badajoz desde siempre. Siempre me decía que cuando una de ellas salía dulce, estaba más buena que el melón tradicional. Y la verdad es que aunque me lo lleva comentando desde hace años, siempre las melonas se nos quedaban en el olvido porque ya no se venden como antaño, mis suegros ya no las ven tanto, y apenas vamos por allí.


Hasta que por fin llegó este verano y me puse firme con el tema. Tras la marcha estival de mis suegros al pueblo, intentamos que nos las buscaran y nos las trajeran. Pero al principio, las buscaron y requetebuscaron y nada. Al final, las encontraron en Zalamea, y os confesaré que a duras penas. Quizás este detalle de su escasa existencia comercial, haya hecho que ahora las valoremos aún más, y es que cada vez se vende menos al ser una fruta de menor interés que el melón clásico tipo piel de sapo. Además, la mujer que se las vendió comentó que el próximo año no las va a vender porque la gente no las compra.


Y os preguntaréis, ¿a qué sabe la melona? pues prácticamente igual que el melón, lo que cambia es la textura que es curiosamente más acorchada. También, son de color amarillo verduzco por fuera, y más blanquecinas por dentro. ¿El resultado? Pues los que probamos que estaban dulces, muy agradable en boca y ya os digo que de textura muy original. Hemos guardado las semillas.

Pues nada más, que para cualquier dato, sugerencia o dirección de venta publicar algún comentario, o como siempre, al correo electrónico (recetascaserasarrobagmail.com).

Salud.

Print Friendly and PDF

25 agosto 2008

PATATAS FRITAS SARRIEGUI, LAS MEJORES DE MOMENTO

Haciendo caso a Carmen Rico propietaria del blog Las Recetas de Mamá, nos dispusimos a comprar por segunda vez las patatas fritas Sarriegui en el Club del Gourmet de El Corte Inglés. Mis impresiones finalmente fueron más que positivas, y quizás me atrevería a decir que estas patatas fritas Sarriegui son las mejores patatas fritas embolsadas que yo haya probado nunca. Y es que siempre en una primera vez he tenido catas excelentes de patatas embolsadas, la segunda prueba ha sido casi siempre frustrante y además me ha pasado con casi todas las marcas y no me preguntéis el por qué (idealización, sugestión etc). En cambio, con esta marca ha sido (quizás) la segunda experiencia más maravillosa de todas ¿queréis saber por qué?.


Pues os cuento, antes de nada os reitero que quería esperar a varias catas para saber por fin si unas patatas fritas desbancaban a las anteriores Roll's, y efectivamente creo que así ha sido. Ojo, desde las Roll's no sólo he probado como novedad estas patatas fritas, al revés, he probado como unas marcas nuevas. Y además, en una segunda cata de las Roll's, os aseguro que no me parecieron del nivel de éstas (mi hermano está de testigo del desbancamiento de las toledanas). Por tanto hoy por hoy las Sarriegui me parecen definitivamente las mejores, aunque haya algunas marcas que estén a un nivel parecido.


Son en resumen crujientes, muy sabrosas pero en su punto de sal, algo que veo ideal si es más bien bajo. Y qué más os puedo decir positivo, que si os coméis unas cuantas descubrís al instante que son unas patatas fritas redondas. En cambio (como pequeños contras) percibo un sutil exceso de aceite (pero se nota que es un aceite de calidad) y aunque su sabor es más punzante por contener aceite de oliva virgen extra, es perfectamente asumible. Y por sacarle algún pequeño 'pero' extra, las vi algo rotas, pero vamos, pude tener mala suerte al elegir la bolsa. También son tan inaccesibles y caras como las Roll's, pero vamos, esto no puntúa porque entre las dos hay razones que lo compensan.

Y tengo dudas, ¿su sabor se deberá en parte al aceite picual que emplean para elaborarlas? ¿Serán también la variedad de patatas de las que alardean, pero que no especifican, las culpables de su gran textura?. Pues por ahí irán los tiros, el caso es que ahora mismo son las mejores patatas fritas que yo he probado en años.


Y además, sabemos casi seguro que su calidad no va a cambiar porque al parecer su fábrica y despacho de venta son toda una institución. Son vascas, y pertenecen a una marca tradicional de una tienda muy conocida del casco viejo de San Sebastián, patatas San Jerónimo. Este despacho de patatas fritas (y supongo que de más productos), lleva al parecer vendiendo este género desde hace muchos años y en la web especifican que se comercializan fuera de la misma desde finales del siglo pasado (1998). También explican que ha sido sólo la calidad y su composición la que ha hecho que su éxito prospere solamente por el boca a boca de la gente, que ya sabéis que es la mejor publicidad que existe.

Por último, en esta escueta web concretan textualmente cómo es su elaboración y los pasos que toman para crear un producto muy demandado por el gran público en general como es el snack de patata frita. Curiosamente veo que tiene un enlace al restaurante de Martín Berasategui (¿será uno de sus mejores clientes?), el caso es que en líneas generales, a la página le falta un hervor.


Pues ya sólo me queda advertiros dos cosas, uno, que la empresa oferta fuera de su tienda dos tipos de patatas fritas, unas sin sal y otras con sal, ambas en aceite de oliva virgen extra. Cómo es lógico las cogimos con sal, porque las de sin sal si uno tiene ningún problema de salud creo que es un gran error (además ya os comentado que su salado es suave). Y dos, que el precio a mi juicio es algo caro, aunque si nos ponemos pijoteros y no atendemos a su calidad, que sepáis que la bolsa de 150gr vale 2,55€, por tanto a más de 16€ el kilo. Un capricho que bien merece la pena disfrutar, al menos una vez. ¿Os animáis a probarlas?.


¡Gracias Carmen por tu sugerencia!.

Salud.

Print Friendly and PDF
Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger