16 may. 2007

PLATOS PARA PRINCIPIANTES: FACIL ARROZ CON POLLO

Hola a todos de nuevo. Seguimos con esta guía práctica de cocina para gente inexperta o principiantes que han preferido aparcar fáciles conceptos de alimentación, es decir, comida basura, platos precocinados, clásicas pastas con tomate de bote, bocadillos o sandwiches, para optar por mejores y más nutritivos platos que puedan ayudarles a llevar a cabo un mejor y más saludable programa de comidas, y de rebote, un ahorro considerable en su ya trastocada economía.


Es curioso pero al final hoy vamos a saber hacer una cosa nueva y genérica, cocer arroz, algo fundamental en la cocina española y mediterránea y que encima os va ayudar a cocinar cientos de platos diferentes de forma fácil, porque la fama que tiene el arroz de ser un guiso complicado es algo injusto. Os aseguro que para nada lo es porque además, este fue uno de los primeros platos que supe hacer con tan sólo 22 años, con esto os digo todo. Y ojo, aunque haya que reconocer con la experiencia que perfecto sale dos de cada cinco veces (por muchas razones), el resto de veces sale muy bueno. Y es que si se presta atención a las dos cosas que se tienen que tener siempre en cuenta para elaborar un plato de arroz de aupa, no hay cabida para el desastre. Los dos handicaps son el tiempo de cocción y las proporciones de agua. Yo os voy a enseñar una técnica chupada que domina a las dos, y que nunca falla.

En fin, vamos a ello.

Para empezar iremos a comprar ese arroz tan necesario en nuestra despensa. Os diré antes de nada que podríamos comprar un arroz vaporizado de esos que dicen que no se pasa, pero no lo vamos hacer porque es un arroz diferente, y no se nos va a pasar ya veréis. A todo esto ¿sabéis que es esto de 'pasarse'?. Pues si no lo sabéis es muy fácil, si cociéramos mucho el arroz éste se quedaría muy hidratado y por tanto chicloso y muy esponjoso, y os aseguro que no es nada agradable de comer. Además, se nos puede pegar al fondo del recipiente, y nosotros eso no lo queremos.

Foto extraída de www.gastronomiavasca.net

Si os da miedo intentar esta técnica que os voy a enseñar, existe una marca conocida que es una todo terreno, Brillante, que os aseguro que no se os va a pasar nunca. No obstante insisto en que lo compréis normal porque es el arroz que todos usamos y no os vais a arrepentir. Os recomiendo eso sí, que para empezar compréis uno que sea que os ponga en la caja el tiempo de cocción y si es posible la cantidad de agua a usar. Si por el contrario no veis ninguno que lo ponga, no pasa nada, nos arriesgamos. El precio del mismo os rondará el euro. Yo compro la Fallera.


Una vez elegido el arroz necesitaremos su acompañante, el pollo. Pero ojo, si el pollo no os gusta, podéis usar cerdo, salchichas, chorizo u otra cosa, el caso es aportar algo de proteína al preparado. Yo os he puesto la receta con pollo porque es una preparación muy fácil de hacer, y además es sana y a mucha gente le gusta. Bien, pues dicho esto ahora tenéis que pensar en algo muy importante. Cuando coméis paella dónde sea, ¿os gusta sólo el arroz, o también coméis la carne?. Aunque parezca una tontería puede ser importante para ahorrarse una pelillas. Si os gusta mucho la carne, calculad una pechuga (entera) de pollo por persona, si os gusta la carne sólo un poco o nada, una pechuga entera para dos personas sería lo correcto, el caso es que el arroz debe de llevar carne aunque luego no la comáis.


Si os consideráis ya alumnos aventajados y queréis que la paella os salga más buena, ir al carnicero y que os parta (la cantidad que necesitéis) un pollo (normalmente es 1/4 por persona) "para paella". Él lógicamente sabe hacerlo. Esta tontería no es tan tontería ya que el pollo aportará a la cocción huesos y pieles, los cuáles darán un regusto especial al arroz. No lo olvidéis.

Por último necesitaréis los ingredientes restantes para sucumbir ante este maravilloso plato. Primero unos cuantos productos frescos, por ejemplo, 1 pimiento verde (1,80€ el kilo), aunque podéis echarle rojo. Un limón (si os gusta luego echarle limón) (1€ el kilo); perejil fresco (podría servir en especia) (lo regalan) y dos dientes de ajo (seguro que tendréis por casa).

Luego las conservas, un bote de guisantes pequeño (mirad en la sección de conservas) que sea tipo Martínez, Cidacos, Gigante Verde, Rombo D'oro, Hero, Bonduelle, o marca blanca (0,60€), un botecito pequeño de pimientos morrones (de las mismas marcas)(0,40€) y un bote de tomate en crudo cuanto más pequeño mejor (tipo Cidacos etc)(0,30€). Aceite de oliva (lo tendréis por casa, si no uno que os guste), luego algo que habréis visto seguramente en casa de vuestra madre, el colorante alimentario (tipo Carmencita). El colorante son esos polvos naranjas que hacen que el arroz sea más amarillo. Y por último la sal.

Foto extraída de www.delaterra.net

Ahora viene otra cosa muy importante, el caldo. Podemos usar agua sí, pero trabajando con pechugas de pollo (que son más insípidas) os voy a recomendar un caldo de pollo de litro en tetrabrick, recomiendo comprar el de la marca Aneto (Pollo) que es para mí la que sabe más natural de todos (no hace falta el ecológico de la foto). Pero tenéis en el super un montón, Gallina Blanca, Knorr etc los cuáles os pueden servir de sobra.

Por último los recipientes, una olla amplia, un mortero (opcional), un cucharón grande para servir y una paleta, tenedor o cuchara de madera para manejar el guiso.

Con esto nos bastaría. Nada más.

Ahora nos ponemos hacerlo, mirad que fácil. El pollo lo lavamos, y lo vamos colocando en un bol o cuenco bien pasado por el chorro del grifo para lavarlo, sobre todo si es pollo cortado en pedazos (por sus cavidades internas, su sangre o la piel) y no le quitaremos nada, aunque veáis muchas pieles y huesos (esto lo quitaremos en la mesa). Una vez hecho esto, y si son pechugas, las cortaremos en tres trozos o cuatro, tal cuál.

Prepararemos el resto de ingredientes y los dejaremos ya listos en la mesa. El pimiento lo laváis sin más, lo cortáis por la mitad (longitudinalmente) y le quitáis todas las semillas internas. Lo cortáis ahora en trozos transversalmente. La proporción de pimiento es 1/2 pimiento cada dos personas, aunque si os gusta mucho lo que queráis. Los dientes de ajo y el perejil lavado los moléis en un mortero, si no tenéis mortero, los picáis muy finitos y los reserváis. Los pimientos morrones los cortáis en tiras (sin tirar el caldo de la lata).

Ahora lo más importante de todo, el arroz. El arroz debe de medirse a razón de 1 vaso de agua de arroz cada dos personas, por tanto la proporción de agua o caldo, si no nos dice lo contrario la etiqueta del arroz, es de dos porciones y media por vaso de arroz. Así que dejamos todo listo en recipientes de líquidos.

Pondremos pues una olla grande, aquí cuidado, si sois uno o dos comensales probablemente no tendréis problema, pero si sois muchos sí podemos fastidiarla, pero tranquilos, hay un truco infalible. Si sois más de dos personas, coged un recipiente grande y echad 2 vasos de agua por persona, esto vendrá la cantidad de agua que necesitamos con más ingredientes. Si rebasa, malo, el líquido no tiene que pasar de la tercera parte de su capacidad.

Una vez calculado, tirad el agua a las plantas que tengáis por casa y poned la olla a fuego (medio). Dejar que el agua sobrante se evapore, y cuando ya esté evaporada (unos 2 minutos al fuego) echad cuarto de vaso de aceite (cada dos personas). Quitad la olla del fuego un momento (por si acaso) y poned los trozos de pollo con cuidado (aquí os puede salpicar un poco). Una vez hecho esto, volver a poner la olla al fuego, y dejar que se doren 5-7 minutos (de reloj) por cada lado. Cuando los deis la vuelta con una paleta igual se pegan un poco, pero no pasa nada. Echad también los pimientos y un poco de sal.

Ahora hay dos maneras de cocer el arroz, una si lo hacemos con pechuga de pollo y otra con pollo troceado. Si es con pechuga, echad el arroz directamente sobre la carne (¡alguno me mata!) y sin bajar el fuego remover un poco durante unos minutos. Echad ahora el caldo (que hemos apartado) y cuando empiece a hervir, echar los guisantes (sin su líquido), los pimientos morrones, el colorante, su líquido y el majao de ajo y perejil. Remover. Cuando vuelva a hervir bajar el fuego a casi el mínimo y tapado dejar cocer 20 minutos y 5 de reposo sin fuego (tapado).


Si es pollo troceado, es muy parecido, pero hay que tener en cuenta una cosa. Echaremos el caldo y lo dejaremos cocer 20-30 minutos tapado a fuego medio. Antes de empezar a cocer meteremos un cuchillo limpio recto hasta el fondo y veremos que cantidad mancha del mismo. No lo lavaremos y lo dejaremos tal cuál en la mesa o encimera. Cuando acabe de cocer, destaparemos y fuera del fuego lo volveremos a introducir despacio, y miraremos si ha bajado el nivel. Si es así rellenaremos de más caldo. Echaremos el arroz apartado, y los ingredientes como indico arriba. Lo coceremos también igual.

Ya está. Si queréis un consejo, echadle chorizo al guiso, es muy fácil y le da un punto.

¿Ha sido difícil?. Para nada ¿verdad?. Os podréis imaginar que ya para hacer una paella, os faltarían un par de detalles. Si os sale bien, no está nada mal para empezar.

Salud.

Print Friendly and PDF

2 comentarios:

  1. Hola, soy una principiante de cocina, y tenía una duda, ¿qué hago con el tomate crudo que has nombrado en los ingredientes? ¿lo echo en el mismo momento que los guisantes y el pimiento morrón?
    Muchas Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola anónima,

    Antes de nada, mmuchas gracias por escribir.

    Pues verás el tomate debe de freír un poco, es decir, se echará justo antes de echar el vino, o el agua, o ambos, eso va en gustos, pero debe de rehogarse unos minutos para que uego tenga ese regusto a tomate natural frito (y cuando todo lo de antes esté rehogado).

    Date cuenta que si echas el tomate antes que el pimiento verde, el pollo, etc, éstos no se rehogarán por la cantidad de agua que posee el tomate.

    ¡Ah! Los pimientos morrones y los guisantes, echalos cuando hierva el caldo (por ejemplo).

    Cualquier duda que tengas, dímelo.

    Un saludo

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger