30 abril 2007

PLATOS PARA PRINCIPIANTES: TORTILLA DE PATATAS

¿Qué no sabes cómo se hace una tortilla de patatas a estas alturas? Bien, de acuerdo, no sabes cocinar y es normal que no sepas hacer estos preparados, pero en serio, te digo a ti que te apetece que la cocina forme parte de tu vida, o a ti, que estás harto de comer comida basura, o a ti, que te apetece aprender platos fáciles y muy de nuestra tierra,... esto es comer, y tú y yo lo sabemos porque nos chupamos los dedos con estas maravillas fáciles y ricas.


Porque dónde esté una buena tortilla de patatas que se quiten miles de comidas. Porque esa mezcla de huevo con papas, que tostadita en sartén queda tierna y jugosa, y que en bocata, o con mayonesa, o en frío, está siempre como para repetir una vez más y más. ¿No me digáis que no?. En serio, ¿no os apetece aprender los CUATRO pasos a seguir para cocinarla... como los grandes?. Porque que sepas una cosa, los grandes que la saben hacer muy que muy bien, que son los que a la postre ganan los premios de la mejor tortilla de patatas a nivel nacional, son gente como tú y como yo no te creas, son amas de casa, algunos cocineros clásicos o chicos que simplemente les gusta la cocina.


Pues ahí van estos tres simples pasos.

PASO 1.

LA ELECCION DE LOS INGREDIENTES.

Bueno, esto ya es un clásico, probablemente el siempre obligatorio. Hay que ir al super a comprar los ingredientes y empezamos con las mejores patatas que os podáis permitir (o que os den de confianza), una buena patata es en resumen esa que está durita y sana. Que sepáis también que la proporción de patatas por persona va en base a si vamos a comer algo acompañando a la tortilla o no. Si coméis sólo tortilla, dos patatas medianas por persona es una proporción buena (mediana = una manzana). Si queréis que sobre pues pensad que la proporción de huevos y patatas es, 1 huevo cada dos patatas medianas. Si coméis más cosas, mejor una patata mediana por persona conservando la proporción de huevos que ahora os contaré.

Ahora, a elegir los huevos. Los huevos me dejaría de marcas y gaitas y los compraría frescos, es decir, que la fecha de caducidad sea la más larga que haya en vuestro establecimiento. La proporción de huevos suele ser uno grande por persona. A mí me gustan los pequeñitos (dos persona). Por tanto en una tortilla de 4 personas como plato único, una cena, serían 8 patatas medianas y 4 huevos grandes, aunque si sois muy comilones alguna de las patatas medianas la echaría grande.

Ahora falta tener a mano un buen aceite, y que os recomiendo que sea siempre aceite de oliva, ¿por qué? porque da un sabor muy nuestro, aunque si no os gusta el sabor fuerte, os recomiendo que lo compréis pero un aceite de oliva pero refinado tal que Ybarra, Carbonell, La Masía etc (viene escrito en la etiqueta de la botella), si no, por supuesto un aceite de oliva virgen extra de las mismas marcas, o el que haya en tu localidad.


El aceite de girasol no lo suelo recomendar porque no aporta gran sabor a un plato tan mediterráneo como éste, pero podría servir si no hubiera otra cosa. Una vez con esto en la mesa, sólo os falta una sartén grande y poco honda (importante), mirar si tenemos una paleta espumadera (con agujeritos), sal, y media cebolla, que seguro que tendréis por casa, y si no la compráis (yo hecho cebolleta que me da a mí que sale más buena).

¡Ah! el aceite refinado y el virgen cuesta en torno a los tres euros, y el de girasol en torno al euro. Total, las patatas y la docena de huevos frescos os costará unos dos euros. Os saldrá la tortilla por persona a un euro si tenemos en cuenta que tendríamos huevos y aceite para aburrir.

PASO 2

LA PREPARACION DE LAS PATATAS Y HUEVOS

Primro lavaros las manos. Cogeremos la sartén y echaremos las patatas cortadas en rodajas finas, y no hace falta lavarlas ni ponerlas en remojo, simplemente las peláis, las laváis enteras y luego las cortáis una vez bien secas con papel de cocina. Con ellas dentro echad el aceite hasta que las cubráis en casi hasta arriba. Las ponéis al fuego en una vitro que no sea de inducción (si sólo tenéis inducción, habrá que estar muy atentos para que no se quemen) y empezaremos como quién dice 'el baile'.

Una cosa, si tenéis freidora y vuestra madre (o vosotros) sólo la usáis para patatas fritas, os sirve y es más fácil. Las metéis, las freís, las sacáis, las escurrís y las saláis. Punto. La cebolla picadita la freís en una sartén aparte con un chorro de aceite. Una vez transaparente lo mezcláis todo.

Pero en sartén, y una vez que comiencen a cocer, que no freír, echaremos entonces la media cebolla en trocitos pequeñitos y un puñadito de sal ¿cuánto?, a ojo, es decir, calculad que siempre podremos rectificar después, así que echar un puñadito pequeño bien distribuido por todo el pataterío. El fuego debe de estar a la mitad de fuerza.

Cuando veáis que han pasado unos 10 minutos de reloj, las removéis ¡¡ con cuidado de no quemaros !! para que las patatas superiores tengan la oportunidad de dorarse abajo, en el fondo. Una vez hecho esto las dejaremos otros 10 minutos. Si las probamos y están aún duras, daremos un par de vueltas más a las mismas sin importarnos si alguna se quema un poquito.

Una vez acabadas de hacer se escurren en un bol ¿cómo? dos formas, o las sacáis con una paleta con agujeritos (llamada espumadera) y las escurrís bien a cada paletazo que saques de la sartén, o con cuidado las escurrís en un bote metálico o de cristal desde la sartén (mejor cuanto más ancho) pero ¡nunca usad agua!.

Una vez bien escurridas en el bol (no tiene que quedar aceite sobrante, si quedara podemos volcar el bol y con un plato por encima evitando que se escapen las patatas y terminar de escurrir en el bote de aceite.

PASO 3. MEZCLAR LOS HUEVOS BATIDOS Y LAS PATATAS.

Esto en el fondo es muy fácil, lavad un poco la cáscara de los huevos que vais a usar, rompedlos contra un plato por una esquina y con cuidado los echáis. Si no lo habéis hecho bien, probad mejor a estrellarlos contra otro plato con mucho cuidado y así sacarlos y echarlos.

Una vez los huevos en el plato y sin pizcas de cáscara (si las veis sacarlas con los dedos), echar otro puñadito de sal y, ahora viene lo interesante, con un tenedor espachurrarlos y agitarlos bruscamente. El truco que me sé es que si en vez de en un plato los metéis en un tupper grande (o cualquier recipiente cerrado) hermético y los movéis durante un minuto como si fuera un cocktail, lo tendréis hecho. Pero si sois mañosos haced como los grandes, que en un movimiento circular con el tenedor (por encima del plato) dando golpes en el mismo como si fuérais una hélice que rozara, y que el golpe sea lo más largo que podáis, veréis en seguida que los estáis batiendo y que no se sale nada del plato.

Una vez hecho esto se echa el batido de huevos en el bol con las patatas. Se remueve muy bien y se prueba de sal, si esta soso, no dudéis en echar un par de puñaditos más. Si más bien no, echarle uno más por si acaso. Debe de quedar un poco más salada que como creemos.

Una última cosa, si viérais que el mejunje queda algo seco, podéis echar otro huevo batido más.

PASO 4. FINALIZAR LA TORTILLA.

Una vez hecha esta mezcla echad de nuevo un poco de aceite (poco) en la misma sartén (puede ser el usado, y que sepáis que el usado os puede servir para más tortillas), poner el fuego a mitad de potencia y echadlo (el conglomerado), distribuyendo todo muy bien con un tenedor para que quede plano por arriba y que cubra todo el diámetro de la sartén.

Ahora viene lo vital del asunto, ver cuando darle la vuelta, y cómo hacerlo.

Para saber cuando darle la vuelta tiene toda una escuela porque la tortilla gusta a la gente o muy cuajada o no tan cuajada. Yo no me arriesgaría, y menos si estamos en Verano, bajaría el fuego a algo menos de la mitad y la dejaría 10 minutos de reloj por cada lado o, un truco que a veces sale muy bien, hasta que introduzca el tenedor en una esquina y al tirar para arriba la pueda levantar un poco.


Una vez que sepamos que está hecha por dicho lado, viene lo más difícil, darle la vuelta. Cogeremos pues un plato llano que cubra toda la sartén y apretaremos fuerte con una mano dicho plato y con la otra presionaremos (gracias al mango de la sartén) la sartén hacia la vajilla. Una vez fijados los dos como si quisiéramos unirlos, giraremos sin miedo y rápidamente siempre por delante nuestra, y una vez volcada la tortilla en el mismo, la echaremos de nuevo en la sartén empujándola a la misma para que termine de hacerse.

Por este lado estaremos sólo cinco minutos y a fuego medio. Se saca de la sartén al plato dejándola caer sobre el mismo.

Ya sabéis hacer tortilla española de patatas.

Salud.

Print Friendly and PDF

2 comentarios:

  1. HOLA CARLOS, vengo de ver tu TORTILLA CAMPERA, no pude ver el video, dice suprimido por el usuario, cual usuario? :_(

    Con la explicación que das me las arreglaré. SALUDOS!

    ResponderEliminar
  2. Hola Nora. Era algo parecido a esto:

    http://www.youtube.com/watch?v=RsIDWHvI0Gc

    Un saludo.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger