9 ene. 2007

VINO JEAN LEON, DE HOLLYWOOD AL PENEDES

Si existen historias curiosas en el mundo de la gastronomía que entre cañas y vinos uno se dispone a contar como si de un guión de una película se tratara (que de hecho existe como tal en formato documental realizado por Agustí Vilá en el 2006), una de ellas sin lugar a dudas la historia de Jean Leon, un hombre detrás de una marca muy prestigiosa de vinos de origen francés, capital americano y crianza española (Penedés).


Bueno pues aprovechando que hace unos días descorchamos un exquisito Jean Leon Merlot 2001 de este hombre os empiezo a relatar la historia de su vida, su marca y sus vinos, la cuál se remonta a 1928, cuando Jean Leon, antes llamado Ceferino Carrión, nació en Santander dentro de una familia humilde dedicada a la pesca, y diréis, ¿qué tiene que ver Ceferino Carrión con Jean Leon?, pues es verdad, el cambio a su segundo nombre no tiene tintes comerciales, tiene una explicación más que lógica que no os quiero adelantar aún.

Bueno, pues según su web, en esta primera etapa de vida aquí en España Ceferino tuvo una infancia dura y llena de infortunios. En 1941 ocurrió el trágico incendio de Santander el cuál redujo a cenizas su casa y las posesiones de su familia por ello se vieron forzados a emigrar a Barcelona. Como nunca las desgracias vienen solas, éstas continuaron y el 1 de Julio de ese mismo año el padre de Ceferino y su hermano mayor murieron en alta mar al ser el barco en el que trabajaban torpedeado en plena Segunda Guerra Mundial. Así que a los 19 años cogió su maleta y sin apenas dinero, dejando a sus seis hermanos y su madre, emprendió un largo y difícil viaje que le llevó a Paris y posteriormente a Nueva York viajando como polizón en un barco mercante tras superar moralmente tres intentos fallidos.


Nada más llegar al otro lado del charco ya se encontraba trabajando recogiendo platos por 4 dólares al día en un club del Rockefeller Center (Nueva York). Pero que de nuevo tuvo que volver a viajar ya que sin papeles temía ser detenido y deportado de nuevo a España porque ya le había llegado la carta para ir a filas con Franco (se convirtió en prófugo). Ceferino entonces cruzó los EEUU de Este a Oeste hasta se dejó caer en la ciudad donde todo su vida empezaría a cambiar, la conocida y glamurosa Hollywood.


Foto extraída de www.cellartours.com

Decidido entonces a legalizar su situación, y entusiasmado por todo lo que veía en una ciudad que no dormía, no me queda claro leyendo por Internet si Ceferino se alistó como voluntario en el ejército de los Estados Unidos durante el trascurso de la guerra de Corea o también intentó evadirse de ir a filas escondiéndose en México. Hay informaciones que contradicen lo primero con esto último, pero se se sabe que de esta manera obtuvo la nacionalidad americana cambiándose el nombre por Jean Leon, nombre que según él le iba muy bien a su audacia y a su indomable carácter, aunque en verdad se lo puso como tributo al pintor francés homónimo del siglo XIX por el que él sentía pasión.

* Fotos de elmundo.es


Pues a partir de aquí, todo le fue muy bien, consiguió milagrosamente trabajo como camarero en el Villa Capri, uno de los Restaurantes por aquel entonces más lujosos de Hollywood, propiedad entre otros del actor Frank Sinatra y del mítico jugador de béisbol Joe di Maggio. Aquí se hizo muchos amigos como Natalie Wood, Grace Kelly, Lana Turner, Judy Garland, Debbie Reynolds, las hermanas PierAngeli o James Dean entre otros. Como es lógico aquellos tiempos le dejaron un sinfín de anécdotas y recuerdos que se han publicado en alguna de sus memorias, pero que vienen a decir que aunque durante el día se rodaba, durante la noche se sucedían fiestas en las que el resturante fue testigo y en las que todo el mundo acababa en la casa del compositor oscarizado Jimmy Van Heusen.

Dicen que por una mentira en su testificación a la policía en favor de Frank Sinatra y di Maggio (sobre un apaleamiento por celos por Marilyn Monroe a un hombre equivocado en un hotel), estos se hicieron muy buenos amigos, y de ahí su escalonada fama entre el boca a boca local. Y así fue, intimó con muchos pero la amistad que más destacó fue la que tuvo con el ya desaparecido James Dean, con el que llegó a idear el primer negocio serio que tendría Jean, un restaurante de en sueño y de lujo en Hollywood, al que acabó llamándole “La Scala” (en honor al teatro de Milán).

El propio Jean eligió el barrio de lujo Beverly Hills (Santa Mónica Boulevard) y los dos trabajaron fuerte para sacar la idea adelante. La trágica y repentina muerte de James Dean por su accidente de coche (antes de abrir el restaurante) le afectó mucho al español (el actor iba a ser el padrino de su hijo). A pesar de esta desgracia, Jean decidió continuar sólo el proyecto. Pidió prestados 3.500 dólares y el 1 de Abril de 1956 se inauguró La Scala.



En poco tiempo aquel pequeño restaurante se convirtió en el lugar habitual donde se citaban las celebridades del momento a comer variedades mediaterraneas italianas y españolas, con estupendas paellas en su carta. Actores y directores famosos, poderosos productores, presidentes y políticos influyentes desfilaban por sus mesas. Y de aquí muchas anécdotas, Marilyn venía muy pronto a las 5:30, la hora en que La Scala abría por la tarde. La actriz siempre se sentaba en la mesa Nº14. El célebre actor Paul Newman, llegaba un poco más tarde, a las 7:30. El cliente más pesado, según Jean León, era Humphrey Bogart. Tras la cena siempre acababa despotricando sobre los directores y productores de Hollywood. Warren Beatty preferia comer en la cocina cuando venia sólo. Otros asiduos eran Fred Astaire, Zsa Zsa Gabor, Tony Franciosa, Marlon Brando, Robert Wagner, Gary Cooper o David Janson, a los que siempre les gustaba estar en las mismas mesas; a veces incluso en los rincones más discretos, para no ser vistos.

Foto extraída de beverlyhillspeople.com


Según la web el azar también quiso que Jean fuera posiblemente una de las personas que vio por ultima vez a Marylin Monroe con vida. La noche del 4 de agosto de 1962 Marylin le llamó por teléfono. Le dijo que se sentía indispuesta y le pidió que le trajera algo de comer a su casa de Brentwood. Cuando Jean llegó a la casa vio que Marylin no estaba sola. Al día siguiente apareció muerta. Todo se acalló. Jean León se negó a hablar sobre el suceso, alegando que era un asunto político demasiado grave.

Foto extraída de www.elmundovino.es


Con el tiempo La Scala se convirtió en un clásico de Hollywood. Punto de referencia de la elegancia y el glamour de la meca del cine. Jean León y su restaurante llagaron a traspasar su fama y convertirse en personaje y lugar de ficción de los más celebres Best Sellers de amor y lujo, destacando los escritos por la criticada Jackie Collins o los de Judith Krantz.

¿Y qué tiene que ver todo esto con los vinos?. Bueno pues es que Jean era muy conocido y respetado en todo California porque escogía cuidadosamente el vino a tomar (con todo el dinero que había en las carteras de los clientes, no lo tendría muy complicado). Aún siendo reconocido conocedor de vinos, se lamentaba de que en múltiples ocasiones no le era posible encontrar el vino 'perfecto' para su gusto.

Pues fue aquí que se decidió a crearlo. Para tal aventura fue necesario encontrar la mejor tierra y clima, las mejores cepas y, finalmente, el mejor proceso de elaboración. Viajó pues por todo el mundo en busca de esta terna hasta llegar a Cataluña (recorriéndose previamente toda California o Francia), y allí, en el corazón del Penedés encontró durante año de vacaciones en la Costa Brava, el lugar soñado, el Pla-Torrelavit.

A continuación adquirió, pagando una fortuna, injertos de vides de Cabernet Sauvignon, Merlot y Chardonnay compradas todas ellas a bodegas francesas de reconocido prestigio como Château Lafitte-Rothscild, La Lagune y Corton Charlemagne inéditas por aquel entonces en España. Ante la sorpresa de los viticultores del Penedés, mandó arrancar las cepas locales existentes y plantar aquellas desconocidas variedades.

Finalmente, se construyó la bodega y Jean León dio libertad absoluta a su enólogo Jaume Rovira para dotarla de los últimos avances tecnológicos y trabajar con los más exigentes criterios de calidad (Jaume hoy por hoy sigue supervisando personalmente las operaciones en la viña y en la bodega, ya que los dos hijos de Jean (Jean Antoine y Gigi) se negaron a continuar el negocio).

En 1993, la prestigiosa revista Wines ya elegía su Cabernet Sauvignon del 83 como uno de los mejores vinos del mundo. Actores como Paul Newman y Kirk Douglas fueron desde las primeras botellas fieles seguidores de su vino, aunque fue Ronald Reagan en 1981, en la fiesta de su investidura como el cuadragésimo presidente de Estados Unidos, cuando eligió el vino para la carta de los banquetes. Según elmundo magazine "[..] fue tal el éxito que el presidente autorizó a Leon para que su coche utilizara la matrícula de la Casa Blanca, un privilegio del que sólo goza un selecto número de norteamericanos".

Desde 1995 las bodegas pertenecen al grupo Torres.

Los dos últimos años de la vida de Jean (1996-1997), aquejado de un cáncer de laringe del que no se quiso operar, los pasó navegando en solitario por Tailandia con su barco La Scala d'Amore. Murió in situ y sus cenizas fueron arrojadas al Pacífico por propia decisión. Quiso despidirse sólo para que sólo unas personas le recordaran en el estado terminal en el que desafortunadamente vivió.

¿Os ha gustado?... A mí me ha parecido increíble, que vida más peculiar, bueno, el caso es que su historia y sus vinos quedarán para siempre, que es lo importante.

Y es que este vino en su variedad Merlot me lo dio a descubrir mi viejo amigo G.M.A., el cuál, ya me venía contando desde hacía tiempo que uno de sus vinos preferidos era éste, aunque supongo que tocaría varias variedades. Además desde hace unos años ha empezado a adquirir lo que podríamos denominar coloquialmente una memoria de elefante con los vinos que ha probado en bares, casas y restaurantes. No hace más que darte referencias y además su curiosidad ya ha rebasado fronteras, porque empieza a entender de vinos fuera de aquí. Pues bien, este vino que probamos hace unos días (de una botella que nos regaló en Septiembre) fue sencillamente excepcional, de lo poco que entiendo sobre vinos sé que la uva merlot es de origen francés (Burdeos), es una uva dedicada sólo a vinos tintos, aunque la variedad empleada leo por aquí que es excepcional. Fue uno de los grandes retos que tuvo Jean al querer producir vino de uva merlot al más puro estilo Californiano, pero con la diferencia de utilizar unas de las mejores cepas del mundo.

El vino recuerdo que poseía claros matices a uva fresca pasando por un sabor suave pero dulce en boca con un paso largo en garganta (lo que llaman post gusto). Muy afrutado y con un ligerísimo toque a madera al final. Pues la verdad es que ahora que me acuerdo le tengo que dar a mi amigo mis felicitaciones. Ahora bien, me queda por probar otras variedades tintas como su afamado Jean Leon Cavernet Sauvignon sacado de sus terrenos o viñas 'La Scala', es decir de las primeras viñas en dar vinos Cabernet en España procedentes de cepas francesas, y como no sus chardonnay. Lo compraremos pues.

Y hablando por último de lo que nos podemos encontrar en sus bodegas, existen varias variedades según la uva y la crianza, Jean Leon Cabernet Sauvignon, Jean Leon Chardonnay, Jean Leon Diamant CS, Jean Leon Merlot, Jean Leon Petit Chardonnay y Selección Jean Leon. Los precios de los reserva rondan los 20€, aunque van de entre los 12€ (los Chardonnay sin crianza en roble) hasta los 90€ de los Zemis, tope de gama de la bodega. Y es que la tradición y la artesanía de uno los viñedos menos productivos de España, hacen que el precio pase a un justificado segundo plano.

Bueno, pues eso, que espero que recordéis (como yo) esta magnifica historia, y si alguna vez tenéis oportunidad de ver un ejemplar de esta casta de caldos, compréis este vino y lo degustéis en recuerdo a este luchador, que encontrando el sueño americano nos ha dejado un legado que en calidad es muy aceptable, y en gusto ya se sabe, a mí me gusta ¿pero a ti?.

Salud.

Afueras, s/n. Mas d'en Rovira Torrelavid, 08775 Barcelona
Teléfono: +34 93 8177451 Fax: +34 93 8177463
jeanleon@jeanleon.com

Print Friendly and PDF

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger