3 oct. 2006

RESTAURANTE GALLEGO O'CRUCEIRO

Hola a tod@s de nuevo, hoy os voy hablar de un restaurante gallego de pescados y mariscos frescos sitiado en Madrid en el que tuvimos oportunidad de ir hace bien poco y que disfrutamos largamente de muchos de sus platos y servicios.


El Restaurante se llama O´Cruceiro y se encuentra en pleno barrio de Salamanca. Nació en 1999 fundado por un tal Francisco Antes fundador del conocido restaurante A´Trapallada en el Paseo de las Acacias, y al parecer también por un tal Francisco Rodríguez el cuál parece que fue el socio capitalista o algo así porque apostó fuerte por esta familia.

Hay que reconocer que la ubicación del sitio, el trato del personal y algunos de sus platos son de un sobresaliente en restauración, aunque en este caso de cocina regional tradicional gallega, dónde la calidad prima y es patrimonio de la casa y en este sentido parece que se vuelca por completo.

Para empezar os narraremos que el sitio es muy acogedor, tiene dos plantas con mucha luz, los baños están limpios e hizo un calor moderado. Aunque su especialidad son los pescados y los mariscos, vimos en alguna mesa arroces con un aspecto bárbaro, pero en esto no os puedo decir si realmente son sobresalientes porque ninguno pedimos esta delicia.


Pues bien, pasamos varios grandes momentos sentados en estas mesas, con unas sillas muy cómodas a todo esto, cuestión importante para un restaurante con sobremesa asegurada, además, nos pusieron en una mesa redonda cuestión que agradecimos sinceramente.

La primera gran sensación de esta reunión fue cuando trajeron ese pulpo a feira que aunque yacía en plato a 22€, se presentaba en sus mejores cortes y con una ternura y sabor de esos de aupa, con buenos cachelos aromatizados de caldo e cocción, buen pimentón y buen aceite de oliva. Una puntación y una calidad desde luego altísima si no fuera por el precio, que también lo era.


Otro grandísimo momento fue degustar de segundo plato la merluza a la gallega, grandiosa, para muchos la mejor preparación de la capital sin dudarlo, tierna, jugosa, fresca, riquísima, y la salsa, extraordinaria, una emulsión perfecta de aceite, caldo y pimentón, de un color ajustado a los cánones y de una textura sencillamente colosal. Un placer asegurado si no sabéis que pedir, acertaréis de todas todas a un precio justificado (ojo, os la sirven con piel y espinas).

El servicio, el salón, la temperatura de la bebida y la tapa de entrada (tortilla de la casa) fueron muy aceptables. Las cantidades de los segundos eran buenas, las raciones contundentes, la carne, pese a ser un complemento a la carta era bastante tierna, con una buena guarnición de locura de pimientos de padrón y patatas fritas.

Sobre la carta de vinos no pude verla porque no elegí yo, pero parecía aceptable, pedimos un Martin Codax que estaba en su justa temperatura, ah! y si pedís las filloas de postre, con nata acertaréis, y olvidaros de inflaros a licores que os van a dejar a medias, un chupito por persona y no recuerdo si lo cobraron, creo que no, pero no me parece bien.


Y es aquí dónde hay que reconocer que faltaron también algunos detalles que, aunque realmente no son muy importantes, para evaluar a un sitio como uno de tus favoritos, todo cuenta amig@s. Los voy a comentar de forma constructiva, primero el parking, sinceramente no lo divisamos, no discutimos que esté en frente o que te lleven el coche a algún lugar, pero no hay información in situ y ni si quiera el chico que estaba en la puerta comentó nada al respecto, eso se debería de comentar desde la reserva telefónica sin tenerlo que preguntar en medio de una calle de un sentido y tan confluida.

Lo segundo son los cheques de comida, no nos los cogieron y en su web pone que los admiten, mirad, son conjeturas pero esto me huele a que trabajan con cheques de comida sólo en los menús del día, es decir, los cheques los usan para captar clientes entre semana dando menús del día, algo por otro lado loable, pero no bien explotado, con todo lo que ha subido la hostelería parece mentira que en algunos sitios no los cojan por ser fin de semana que es lo que yo me imagino que pasa, creo que los precios de la carta cubren sobradamente el 4%-7% que cobran las empresas de tickets de comida por cada desembolso. Muy mal.

Otra pequeño detalle, no tienen botellas grandes de agua mineral, esto es algo que particularmente me pone muy nervioso, probablemente ocurra debido a problemas de espacio en las cámaras frigoríficas, no lo voy a discutir porque no lo sé, pero soy de los que piensa que en esto hay más de negocio que de espacio, y eso me lo explicó un buen amigo mío de Lucena (Córdoba). Una botella grande la cobras a 2,50€ y una pequeña a 2,25€, a las dos le sacas 2€, mismo rendimiento menos espacio en las cámaras. Si esto es así me parece muy mal.

También tirarles de las orejas por un plato en concreto que nos recomendó el maître y que finalmente parecía hecho por un principiante, además nos sorprendió la pobre preparación del género, se trataba del Bacalao O’cruceiro. Pocos bacalaos he comido tan fibrosos, tan secos y en definitiva tan bastos como el de allí, y picamos dos personas. Lo digo sin acritud, simplemente para que se den cuenta que un plato así en un restaurante de este nivel no tiene perdón de Dios, y a 20€ euros, se salvaba la salsa de acuerdo, pero no dejaba de ser una salsa de cebolla con verduras.


Y por último, las croquetas de la casa muy del montón, para el precio que valían deberían de esmerarse muchísimo más, no pedimos que pongan más cantidad, pedimos que tengan más calidad. Parece mentira que una abuela sin estudios, ni recetarios, ni ayuda, ni instrumental alguno haga croquetas muchísimo mejores y encima con sobras de otras comidas. El precio desde luego no justificaba el plato ni de coña máxime siendo tan fáciles de hacer y conservar. Muy mal chicos, esto debéis de modificarlo.

La experiencia de cada uno es importante pero una experiencia buena en la restauración sobra decir que vale más que cien normales. Además, el maître debe de conocer al cliente en los dos minutos que tarda en tomar nota, cualidad que no muchos tienen y que finalmente sólo se dedican a preguntar y apuntar. En un sitio de género tan exquisito y con tanta variedad merece la pena esforzarse un poco en defender una carta tan amplia como la del restaurante. No dudo de las aptitudes de muchas de las personas que trabajen en un restaurante, pero todo debe conspirar para que el cliente salga plenamente satisfecho.

Recomendamos ciegamente la merluza a la gallega y el pulpo pero nosotros salimos bastante satisfechos, que no es lo mismo.

Print Friendly and PDF

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger