15 marzo 2011

Gachas 2011, nuevas patatas Vicente Vidal y limonada La Mortuacienne

Muchos que nos seguís ya sabréis que todos los años celebramos en mi familia el día de las gachas. La celebración siempre tiene lugar en fechas invernales, más adecuadas para meterse entre pecho y espalda un plato como éste, que aunque sea muy especial y muy tradicional, calóricamente es una bomba. Muchos también sabréis por otros posts que hemos publicado, que este plato ha sufrido desde siempre una demonización exagerada porque en su composición lleva la famosa harina de almortas (guijas/titos). Por un lado tiene una explicación clara, antiguamente se comían gachas todas las semanas y en los pueblos de casi toda España (sobre todo zona centro), además lo más grave es que era casi todos los días de la semana, algo lógicamente nefasto para el organismo. Esto era debido a la gran pandemia de hambre que asolaba el país y la intoxicación por la ingesta de almortas (llamada latirismo) estaba a la orden del día. Esta grave enfermedad provoca parálisis muscular parcial, calambres y daña el sistema óseo afectando principalmente al crecimiento en los niños, que también eran consumidores a la fuerza de este plato.


Todo esto lógicamente ya es historia, y hoy por hoy apenas se consume harina de almortas, es más, ya no se vende en estado puro porque suele estar mezclada con harina de maíz, y las almortas son muy seleccionadas, por lo que son evidentemente inocuas al organismo si se consumen puntualmente. Desde luego quién piense que tomadas un par de veces al año son dañinas está totalmente equivocado. Muchos diréis que no somos quienes para afirmar esto con total contundencia, pero aparte de tener su lógica hemos preguntado a quién sabe y esto es así. Lo más curioso de todo es lo hipócrita que es la sociedad, los niños y la gente en general tienen al año innumerables jornadas llenas de bollería industrial y fast food, no digamos que de tabaco, y pasan del tema. Normal, cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero de estos muchos son los que arremeten contra ellas privada o públicamente.

Bueno, estamos hoy picajosos, vamos con el plato. De verdad os lo decimos, si nunca las habéis probado las gachas de almortas son una delicia gastronómica con mayúsculas. Podéis acercaros por La Mancha por ejemplo y degustarlas en muchos sitios en temporada por encargo, y nos contáis qué os parecen. Pues bien, este año no iba a ser menos, las gachas han sido igual de especiales que otros años pasados, y os podemos asegurar para quién se anime a hacerlas en su casa que el resultado de oficiar unas gachas en un piso, aunque se hagan en una vitro pero con cazuela de hierro y carmela, realmente es muy satisfactorio. Ya os comentamos en aquel serial de 4 entregas sobre las El día de las gachas manchegas en mi familia o Las gachas edición 2009 que en mi familia hacemos una receta de gachas mucho más historiada que la receta original, se trata de una receta que tomó mi madre de la mujer de un primo de mi padre, bueno, no me enrollo, que desde entonces la hemos hecho siempre que toda la familia ha fijado un fin de semana libre, y siempre muy pasadas las fiestas de Navidad.

Aquí os traemos un nuevo super resumen de los platos y de la preparación de estas gachas 2011. Estas son las carnes, es lo primero que freímos, las cuáles se mantienen calientes en el horno. Luego vienen las gachas.


Aquí echando la harina, grasa y diversas especias y condimentos cárnicos.


Podemos estar removiendo cerca de 30 minutos para que espesen correctamente y no se agarren demasiado al fondo.


Aquí ya listas cociendo despacio por unos minutos, o lo que tradicionalmente se llama 'follando'.


Y mientras cuecen un poquito y previo a la comida, nuestro tradicional vermut casero con algunos encurtidos, aunque este año mi hermano y mi cuñada nos prometieron que iba a ser un pisco sour, y al final no pudo ser. Nos quedamos con las ganas.


Por último añadir que a esta gran jornada culinaria tan especial y familiar se tiene que surtir con productos desengrasantes, por ello siempre compramos un amplio surtido de encurtidos en la maravillosa tienda del Charlie, una ensalada picada de col y comino, y por supuesto buenas aguas minerales bicarbonatadas y buenos vinos. Y lo mejor de todo, antes del postre 'oficial', algo que resulta ideal para digerir semejante cúmulo de grasas y proteínas, una mezcla de papaya, naranja y piña fresca.


¡Cómo disfrutamos!, lo malo de degustarla cada año es que de nuevo queda otro año para la próxima vez ¡qué rabia!.

Ya en otro orden nos advirtieron hace tiempo de la presencia en los lineales de snacks de los hiper una nueva revisión de las famosas patatas fritas Vicente Vidal, como él es un experto en patatas fritas no dudamos en ir a comprarlas porque ya nos llevaba diciendo un tiempo que estaban de muerte.


Ya os publicamos hace unos años un pequeño artículo sobre las mismas (Patatas fritas Vicente Vidal Gran Selección) por aquel entonces eran unas patatas snacks más bien del montón e ingenuamente le recomendamos al fabricante que cambiara su elaboración porque con toda la trayectoria que tenía esta empresa y con las buenas materias primas que hay en nuestro país, era cuestión de investigar y sobre todo de invertir un poco (creemos). Pues bien, después de probar esta nueva revisión nos atrevemos a decir que Vicente Vidal tiene una de las patatas fritas mejores del mercado. Nos parecieron buenísimas batiendo por vapuleo a marcas de patatas fritas tan consagradas como Lay's Gourmet o Las Patatas del abuelo.

Sin duda, y por lo fácil que son de encontrar ¡y por su precio! (1,35€), nosotros ya compraremos siempre Vicente Vidal. Esperemos que no varíen la fritura y materia prima en un futuro, como al parecer ha pasado con otras marcas, y apuesten fuerte por erigirse como los número 1 de las patatas fritas tipo snack españolas de venta regular en cualquier establecimiento. Cien por cien recomendables.


Por último deciros que su ficha es 100% fritas en aceite de girasol. En cata son muy crujientes, bien fritas, con un punto de sal excelente y aunque en algunas bolsas que hemos comprado venían patatas rotas, en la mayor parte no. La empresa para evitar en la medida de lo posible las roturas las ha puesto a la venta en un envase de cartón protector, aunque esto ya lo hacía antes. Éstas que os enseñamos ahora han salido muy bien.


Y por último os hablaremos del refresco de limón de la marca La Mortuacienne, una creación artesanal de un tal Marcel Alcide Rième elaborada y envasada desde 1921, al igual que otros sabores muy conocidos de granadina o de menta, pero que no hemos probado.


Pues fue mi hermano el que nos sorprendió con ella en casa, resultó ser una bebida extraordinaria de limón con gas, bastante natural y en contra de las corrientes actuales anti azúcar. En su composición sólo contiene dos colorantes, uno es la luteína, un colorante natural vegetal, y otro que es el clásico caramelo. ¿Su sabor? dulce y logrado, con poco regusto a oxidación por su contenido en ácido cítrico. Posee zumo natural de limón y bastante gas.


Se puede comprar en El Corte Inglés al precio (creemos recordar) de 3€.


Salud.

Print Friendly and PDF

27 comentarios:

  1. Gachas, migas, cocido, estofados...

    ¡Que grandes son los días de celebración!!

    Mira que después del fin de semana tengo el cuerpo del revés, pero a unas gachas a la hora de comer no les hacía asco

    ResponderEliminar
  2. Se que es imperdonable, pero nunca he probado las gachas....Y fíjate que todos los ingredientes me gustan. Será que no he tenido ocasión, para todo hay una primera vez y a mi en esto, no me ha llegado!! Que pinta an fabulosa.
    Tomo nota de las patatas Vidal, Las Lays están a un precio... además si tu dices que éstas son mejores, pues no se hable mas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que te voy a decir, si me parecía estar viendo la mesa de casa de mi madre, oye que me emocionao

    ResponderEliminar
  4. Qué buenas Carlos. Las hago prácticamente igual, lo único que nunca he echado los higaditos. La próxima vez probaré con ellos. Las quiero hacer ya mismo. Este año todavia no ha habido ocasión.

    ResponderEliminar
  5. Qué casualidad, justo ayer comprobé la fecha de caducidad de una harina de almortas que tengo en la despensa, a ver cuándo me animo. Ya recuerdo haber leído el año pasado tu crónica de las gachas, con ese añadido del hígado...

    ResponderEliminar
  6. Sabeis que yo nunca he probado las gachas? Para el año que viene avisadme que me anoto!!! ;)

    Bicos.

    Lau.

    ResponderEliminar
  7. Migas si que hago y me gustan mucho, las gachas no las he probado nunca, quiza por el tipo de harina que tiene que ser especial no me haya puesto con ellas, pero solo se dicen cosas ricas de este plato tan típico que como bien dices se debe comer con moderación.
    Vaya una sartenada de impresión y con ese pan que se deja ver super crujiente.
    Tomo nota del consejo sobre esta patatillas, está bien ir sobre seguro, mira que hay malas, malisimas...


    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  8. Tiene que estar riquísimo todo. En casa hacemos sémola pero con harina normal, queda algo parecido, pero no pienso que estas comidas de vez en cuando sean dañinas con la dieta tan variada que llevamos

    ResponderEliminar
  9. Un dia es un dia. Estas costumbres nunca se deben dejar de hacer para que después nuestros hijos hagan lo mismo. Genial Carlos.

    ResponderEliminar
  10. No quiero verlas, no quiero verlas, no quiero ver esas patatas en ninguna de las tiendas que frecuento o acabaré con el lineal entero. Soy adicta a "don Vicente" (Vidal). Sus patatas me pierden.

    Y yo que nunca he probado las gachas...

    ResponderEliminar
  11. una entrada espectacular! nunca he comido gachas, pero cuando visite la MAncha será receta obligada a probar! No sabía lo de la harina de almorta, pero tienes toda la razón del mundo, no hace falta coger bollería industrial, simplemente cualquier precocinado, las pastillas para caldo, etc etc tienen más ingredientes dañinos... Un saludo, y muchas gracias por ilustrarnos con estos pedazo de post!

    ResponderEliminar
  12. Que espectacular, en mi familia cuando nos reunimos en verano, intentamos coincidir a finales de Agosto para San Agustin, que es el patron del pueblo en la provincia de Cuanca, hacemos lo mismo, es decir nos ponemos literalmente morados, ademas de las gachas que a mi tia le sales magnidicas, servidora se da unas "jartas" a panceta que luego paso una tarde horrorosa. Gracias por traerme el recuerdo del verano, y por cierto creo que las hacemos igual
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. por dios..que ricas!!

    mi madre es manchega..aunque yo naci en alicante que es donde vivo...
    la de gachas que habre comido yo.......
    me ha gustado mucho la informacion por que no tenia ni idea,,
    pero bueno...con moderacion todo se puede comer.....
    soy una fan ..vuestra..o tuya....
    por que realmente no se quienes administran el blog..
    pero es chulisimo..
    seguid asi..
    un abarzo!!

    ResponderEliminar
  14. Las gachas de mi pueblo( Almería),se comen en verano. Sólo llevan un caldo de pimentón ( riquísimo), y la harina es de trigo. Hidratos puede que tengan; pero grasa, ninguna. Jamás he visto la harina de almortas. Me llama la atención.¿ es una legumbre?.Me parece muy bien apostar a que no desaparezcan las comidas de toda la vida...

    ResponderEliminar
  15. Morgana: ¿están buenas eh?

    NUT: Qué curioso, siempore decimos en mi familia que las gachas nunca sientan mal, nos hacen pasar peor tarde unas alubias blancas con verduras, ¡¡pero son una bomba de calorías!!. Qué envidia, verano está más cerca que el próximo Febrero (nuestra próxima vez) jejeje.

    Patri: somos Lola y yo los administradores, encantados de tenerte por aquí.

    Pilar: las almortas son una legumbre, y estoy de acuerdo contigo.

    Un saludo y gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  16. ¡¡¡ Buenísimas !!!

    Mi abuela era de Cuenca y las hacía de lujo. Después oí también que la harina de almortas no era muy sana, pero hace poco tuve la oportunidad de volverlas a comer y he de decir que es un plato riquísimo y que comido con moderación es un lujo de nuestra gastronomía tradicional.
    Hay que reivindicar estos platos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Que ricas, yo las hacía, pero ni comparación con éstas. He ido leyendo todos los enlaces, y es una maravilla poder leer una receta así. Muchísimas gracias!!
    Yo hacía en casa una vez al mes (porque sino se enfadaban) el "día del colesterol"... con tocino, panceta, chorizo, salchichas...pero voy a cambiarlo por el "día de las gachas", me ha encantado.
    Un saludo.
    Rosa.

    ResponderEliminar
  18. Bueno Carlos:
    Menudo menú nos has preparado.
    Lamento no haber pasado por tu blog, con la frecuencia con la que quiero, pero no dispongo de mucho tiempo libre y ya sabemos...no es mi mejor momento.

    Pero hoy en un ratito, he leído tus últimas entradas y vaya si me había perdido cosas interesantes ya lo creo que sí.
    Espero poco a poco ir retomando mi actividad de siempre, aunque para ello me falten muchos meses, pero en ello estoy.
    no dejaré de pasar por aquí, me encantan tus entradas.

    bicos

    ResponderEliminar
  19. Me quedo con la carne con un trocito de pan y las patatas fritas jeje.

    ResponderEliminar
  20. Menudo festín. Qué bueno.


    Te agradezco la revisión de las patatas Vidal. Las anteriores como bien dices eran del montón tirando a malas. Probaré sin duda esta nueva receta, ya que soy el tonto de las "papafrita" y no encontraba ninguna que me convenciese y lo peor, si encontraba alguna que destacase, al poco su calidad caía empicado: Lays, Mercadona selección...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Carlos me tiens sorprendida ¿ como puedes publicar tan a menudo?? a mi no me da tiempo n ia visitar, jajaa
    debe de ser que soy lenta....nunca he comido esas gachas, ni las he cocinado, si he oído hablar de ellas.
    Lo que veo es que te pones las botas con la familia ¡¡ que bien lo pasas¡¡¡¡ son estupendas las reuniones familiares cuando hay armonía en ellas, a mi me encantan.
    saludos desde la soleada Almeria.

    ResponderEliminar
  22. Hace siglos que no como gachas.En Almería ya te ha dicho Pilar que son distintas pero el recuerdo de encuentro familiar y de gran fiesta gastronómica, es el mismo.
    Fíjate que lo que más me ha gustado de la entrada de hoy ha sido la foto de los vasiots de Vermut...¡ Qué buenos , Carlos ! Lo malo es que yo con uno no tengo ni para empezar y claro, luego pasa lo que pasa...ja,ja.
    Un abrazo grande,
    María José.

    ResponderEliminar
  23. Desde que te leo a diario ¡¡¡estoy engordando SOLO de entrar en tu blog...¡¡hombre,no hay derecho!!

    ResponderEliminar
  24. Desde luego que os ponéis como "el KIKO". En mi casa las hace mi padre que es el especialista en almortas y las prepara como vosotros, desde luego que resultan súper contundentes pero yo creo que se disfruta del plato sobre todo por la compañía. Nosotros también hacemos una reunión de primos al año y nuestra comida singular son los caracoles aunque no le hacemos ascos ni al "ajo mortero" ni a los gazpachos. Un saludo

    ResponderEliminar
  25. Carlos, tienes razón... Todo hay que comerlo con moderación. Hay quienes critican determinadas cosas y luego son fumadores empedernidos... Contradictorio, no?.
    Yo nunca he probado esas gachas. Aquí en las Islas no han sido nunca usuales; de hecho, ni conocía que se hacía con una harina distinta. Gracias por contarlo... Y ese pedazo de caldero tuyo... jejejejej. Yo no le diría que no!
    Un besote

    ResponderEliminar
  26. Carlos, menudo postt¡¡¡, en casa te diré que las gachas son toda una institución y más que una tradición, ha pasado de madres a hijas desde siempre y su preparación para nosotros es más que una fiesta ... estas recetas tienen tanto cariño y tantos recuerdos que siempre me emociona ver como en otras casas sucede igual.

    Estoy contigo, tomarlas en ocasiones contadas no hace daño en absoluto, como ocurre con todo, nada en exceso es malo ... aunque si que soy de las que opinan que la bollería industrial como otras muchas comidas rápidas que sí que muchos consumen a diario, son una bomba, y no sólo me refiero a un MacDonald, nooo, a muchas otros platos preparados o rebozados que son tremendos, en fin ...

    Por cierto, buscaré esa limonada, soy una enamorada de esta bebida, la suelo preparar mucho en casa, especialmente en verano, y nos encanta, el año pasado experimenté nuevos sabores que nos gustaron mucho.

    Besotes

    ResponderEliminar
  27. Las patatas de Vicente Vidal gran selección, han superado el test en casa. Están riquísimas, son lo mas parecidas a las de freiduria.
    Y de precio se distancian bastante de las Lays Gourmet.
    Nada dale las gracias a tu hermano, por tu post las he comprado.
    Saludos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que solo podrán publicar comentarios personas registradas. Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

Si no estuvieras registrado en las plataformas sugeridas en el momento de publicar el comentario (openid, wordpress, blogger, livejournal, typepad, aim) puedes mandarnos un correo a por la sección de Contacto del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde facebook, google+ o twitter accediendo desde los banner de la columna de la derecha del blog.

Perdona las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger