Ensaladas y gazpachos

Tenemos muchas recetas de ensaladas de pasta, de lechugas, de legumbres también sopas frías como salmorejos y gazpachos de varios tipos. No os podéis perder nuestras propuestas para este verano. ¡Pincha en la imagen!.

Helados

Consulta nuestro modesto repertorio de helados que año tras año vamos aumentando, y que cada vez estamos más convencidos que los helados hechos en casa son los mejores que uno se puede llevar a la boca, y no sólo por la selección personal de ingredientes, sino por su sabor ¡no os los perdáis! ¡Pincha en la imagen!.

Cremas de verduras

Ricas cremas de verduras para elaborar en estos meses de frío, para que disfrutéis con los vuestros de unos primeros platos muy sencillos, vitaminizados, mineralizados y muy nutritivos que os saquen de más de un apuro. ¡Pincha en la imagen!.

Sopas

Echar un vistazo a las sopas que tenemos en el blog para que hoy mismo las hagáis en casa, reconstituyentes y con una inmediatez sorprendente ya que todas ellas son muy fáciles de hacer. Ideales para las cenas y para que os saquen del apuro en un primer plato. ¡No os las perdáis! ¡Pincha en la imagen!.. ¡Pincha en la imagen!.

Masas y panes

Hogazas, panes de molde, barras de pan, panecillos, masas de pizza, focaccias el mundo de las masas nos apasiona y aunque no tengamos las habilidades y técnicas de los panaderos de verdad, con el tiempo vamos perfeccionando esta maravillosa técnica de hacer pan en casa. ¡Pincha en la imagen!.

Restaurantes y bares

Restaurantes, bares, chiringuitos, nos encanta contaros cosas de los sitios a los que vamos, decidimos hace tiempo hablaros solamente de los sitios que más nos han gustado intentando siempre hacer una crítica constructiva de todos ellos. ¡Pincha en la imagen!.

Nuestra selección de productos comerciales

Analizamos los productos gastronómicos comerciales que más nos gustan, también productos que nos envían empresas y particulares aunque este tipo de colaboración os la indicamos a pie de artículo. ¡Pincha en la imagen!

Nuestros viajes

Crónicas de nuestros viajes nacionales e internacionales para todos los que queréis tomar nota de algún testimonio de nuestra experiencia particular. Intentamos siempre afrontar los artículos desde el punto de vista culinario, aunque nunca falta una breve descripción del lugar a donde vamos. ¡Pincha en la imagen!.

Aguas minerales

Las aguas minerales siempre nos han llamado la atención, nos gusta probar las aguas minerales de cualquier parte del mundo, independientemente de modas y tendencias, y sacamos nuestras conclusiones en una sección independiente en el blog. ¡Pincha en la imagen!.

Patatas fritas

Las patatas fritas de bolsa son desde siempre nuestra perdición, desde que tenemos el blog nos encanta probar marcas nuevas y aunque las que más nos gustan son las patatas fritas tradicionales, somos muy abiertos de mente y probamos de todo tipo de snack. ¡Pincha en la imagen!.

Aceites de oliva

Normalmente probamos aceites de oliva virgen extra de todas las procedencias y variedades, es otras de nuestras pasiones desde hace muchos años y siempre os mostramos las fichas de los aceites que más nos gustan. ¿Decidirnos por uno en concreto?. Imposible, menuda calidad hay ahí fuera. ¡Pincha en la imagen!.

Repostería

Las recetas dulces que os mostramos en el blog son una selección de las que mas nos han gustado en casa, los que nos conocéis sabéis que no somos muy dados a la repostería pero tenemos claro que existen dulces inolvidables que tenían que tener hueco en nuestro blog. ¡Pincha en la imagen!.

24 septiembre 2010

Nos tomamos unos días de descanso

Por fin llegó el momento. Nos vamos a descansar unos días a la montaña, nos apetece muchísimo volver a desconectar de la rutina y del mundanal ruido y qué mejor manera que escaparnos a Girona y Pirineos. Paisaje, carretera, gastronomía y aire puro.


Os invitamos a ver la cocina que más nos gusta de la red en los blogs de nuestro blogroll (a la derecha del blog).

Un saludo y hasta el 6 de Octubre.

Print Friendly and PDF

Carrot Cake, bizcocho de zanahoria (y algunas anécdotas)

De nuevo otro post susceptible de mejorar pero que queríamos compartir con todos vosotros porque de nuevo nos surgen dudas ycomo no, muchas preguntas. La primera y más importante ¿por qué este carrot cake no nos supo a zanahoria?, mirad que nos extrañó, nos olió francamente bien pero a zanahoria nada de nada. Creemos que es por las zanahorias, que compramos en una oferta, o quizás nos equivocamos y esperábamos un olor más profundo. El caso es que hemos visto en otras webs carrot cakes impresionantes como el de Bea de El Rincón de Bea, el de Akane de Albahaca y canela, o el de Auro de La cocina de Auro. Éste nos supo muy rico, con un leve aroma a jengibre y canela, pero poco más. A ver si nos podéis ayudar con este tema porque ya sabéis que nos falta mucha culturilla repostera. El caso es que quisimos hacer un bizcocho de zanahoria y, aunque no salió como esperábamos, el resultado fue muy decente.


Quisimos hacer el cake redondo y plano a modo de tarta y al final hicimos esta primera prueba en un molde rectangular y alto. Si hubiera salido bien hubiéramos hecho el frosting de queso ya que teníamos todo comprado, pero como nos pareció mejorable, lo hemos dejado para otra ocasión. Que sepáis que para este bollo se hace una mezcla de queso untable, mantequilla, azúcar, esencia de vainilla y leche.


Por último deciros que hay gente que le añade parte de harina integral, es una buena idea porque un color más oscuro en el interior hace que el bizcocho quede más interesante.


Ingredientes para un molde de 20cm, 250gr de harina floja, 220gr de zanahoria fresca, 210gr de azúcar moreno, 130ml de aceite de girasol o mantequilla, 3 huevos medianos, 1/2 sobre de levadura Royal, 1 cucharada de canela molida, 1 poco de jengibre fresco o en polvo, 1/2 cucharadita de sal, 1 sobre pequeño de bicarbonato (1 cucharadita de café), 60gr de nueces de macadamia (podéis ponerle nueces, avellanas, pasas, nueces pecanas etc todas ellas troceadas).


Primero pelar las zanahorias.


Luego rallarlas.


Añadimos en un recipiente amplio el aceite y el azúcar moreno.


Los huevos y a batir.


Mezclaremos la harina, la sal, la levadura, la canela y el bicarbonato.


Tamizaremos la mezcla de harina en el recipiente.


Iremos removiendo hasta homogeneizar todo.


Echaremos ahora la zanahoria y el jengibre rallado, en polvo quedaría mucho más homogéneo, y removeremos.


Una vez removido echaremos las nueces golpeadas o picadas levemente.


Al final queda una masa muy aromática pero no destaca el aroma a zanahoria. Con lo que apestan algunas cremas de sol...


Prepararemos un molde rociado con Bake Easy o con aceite y harina.


Pondremos las tiras de papel sulfurizado como nos recomienda Su en este post tan genial.


Echamos la masa dentro y 50 minutos en el horno a 180º.


El resultado...


Todo perfecto menos el aroma.


El corte veréis que es cuanto menos correcto.


Listo para los desayunos de una semana.


Salud y muy feliz viernes.

Print Friendly and PDF

23 septiembre 2010

Quesitos en porciones Quesilete, ¿es lo mismo que El Caserío?

Reconocemos una vez más que somos unos románticos empedernidos. ¿Os acordáis de aquel artículo que os mostramos sobre la historia de los quesitos El Caserío?. Pues bien, durante todo este tiempo hemos estado observando desde los medios de comunicación toda la actividad acontecida en esta histórica cooperativa láctea de Mahón y que ahora mismo os vamos a intentar resumir.


Ya en ese viejo post os mencionábamos que los quesitos El Caserío han sido un fijo en las neveras de todas las casas españolas y han marcado época con sus quesitos siendo un alimento habitual en las casas. Merendar ese legendario pan con quesito era algo habitual entre los chavales como yo, y muchos de nosotros no lo vamos a olvidar jamás porque, además de traernos recuerdos muy dulces de nuestra infancia, los quesitos estaban muy ricos. Ahora existen decenas de marcas que sacan porciones de queso en triángulos, y aunque siempre ha existido competencia a quién inventó este formato, es decir La Vaca que Ríe, ahora el mercado está lleno. Y pese a que esta marca hace unos quesos en porciones extraordinarios, nosotros nos decantamos por El Caserío que sabréis que ha usado el queso de Mahón como bouquet de sus quesitos, no como único queso ojo (si queréis un recorte extraído de la hemeroteca del periódico ABC dónde entrevistan a Pedro Montañés antes de su fallecimiento en 1996, hacérnoslo saber y os lo enviamos por correo).



Pues os contamos las novedades, ya sabéis que Kraft Foods compró esta marca en 1992 por 180 millones de euros a la familia Montañés, la cuál nunca tenía haber vendido la empresa. Pues en el lote iba toda la Quesería Menorquina S.A que comprendía 300 personas y un concierto con más de 150 ganaderías, dónde se producía quesos fundidos y rallados tan conocidos como El Caserío, Santé o Tranchettes, ambos ligados a la misma quesería. Pues bien, en el 2008 la gente de Kraft Food decide trasladar su negocio a Bélgica desligándose de la quesería por su gran excendente productivo en Europa y decide desde allí hacer los mismos quesitos. Esto lógicamente cayó como una bomba y la noticia saltó a los medios de comunicación. La empresa dejaba en la calle a muchos puestos de trabajo españoles, no belgas (por aquel entonces 180) y El Caserío se marchaba a Namur (Bélgica) con otras materias primas y a una planta de producción que ya existía.


Y esta es toda la historia, trasfondo que tampoco nos sorprende porque viene sucediendo en muchos sectores de producción en nuestro país, país que nunca se ha caracterizado por poseer un tejido industrial nacional importante. La historia es la misma, surge un empresario o empresa nacional que hace rentable un producto, llega un grupo o multinacional y lo vende por un pastón. La nueva empresa lo explota durante unos años (siempre años de bonanza económica) y en tiempos de recesión recoge y se marcha a producirla a otro lado más rentable, o sencillamente la vende. En este caso a Kraft sólo le interesaba la marca El Caserío porque hemos leído que estuvo intentando venderla durante unos años antes de la marcha y no pudo.


Así que anunciada la marcha entra en juego el señor Ruiz Mateos con su Nueva Rumasa, el cuál compra parte de la empresa en el año 2009 a través de su filial Carcesa (grupo Apis) adquiriendo todos los derechos de explotación sobre todas las marcas de quesos fundidos de la quesería menos, curiosamente, la de El Caserío (leer aquí). Kraft foods miró por lo suyo y sabía perfectamente al comprar la empresa que El Caserío era la marca realmente más rentable.

Estaréis de acuerdo con nosotros que saben que acabarán devolviendo la marca a manos nuestras, es más, la gente de Rumasa ya ha acordado con ellos que ellos tienen preferencia sobre el resto, y no tardarán en hacerlo.


Y en medio de todo este follón, resurge Quesilete. Un quesito que inventó Kraft antes de la compra para competir con El Caserío y que ahora reedita la nueva Quesería Menorquina del grupo Rumasa en exclusiva para Mercadona. Este quesito con nombre de muñeco o mascota tuvo muy poca trascendencia.


Y os preguntaréis por qué sigue apareciendo en en la caja que están fabricados por Kraft Food. Pues por excendente de cajas y permiso de Kraft foods, y porque Rumasa llegó a un acuerdo con esta empresa de co-manufactura que durará 3 años, es decir, ni Kraft ni Rumasa producen en exclusividad desde el 1 de Enero de este año, así que hasta el 2013, si no nos equivocamos, estos quesitos y el resto de productos seguirán ligados a Kraft de alguna manera.


¿Dónde se vende los quesiletes?, lo dicho, en Mercadona, y no busquéis en otros lados. ¿Precio?, de risa, 1'30€, vamos... yo ni me lo pensaba. También tenéis la versión light, versión que no hemos probado.

Entonces, ¿Quesilete es como El Caserío?, no, igual no será, pero está buenísimo. Hay que partir de la base de que los quesitos no son como antaño, ¿os acordáis cuando se quedaban duros pasado un tiempo después de abrirlos?. Quizás los quesitos El Caserío conserven prácticamente la misma fórmula, pero la matería prima no es española. Por contra, no sabemos la fórmula de los Quesilletes, pero lo que es seguro es que utlizan queso de la tierra. Vosotros elegís.

Y antes de despedirnos un comentario. Después de haber leído la entrevista que le hicieron a Pedro Montañés fundador de la empresa en Enero de 1989, no entendemos por qué daba tantas lecciones de esfuerzo, trabajo e ilusión cuando teniendo hijos metidos en el negocio van y venden la empresa. Le debemos mucho por todo lo que erigió, pero tenían que haber seguido.

Salud.

Print Friendly and PDF

22 septiembre 2010

Pan Candeal, la auténtica receta (primer intento fallido)

Teníamos muchas ganas de hacer un buen pan candeal en casa, aunque os tenemos que reconocer que los panes candeales junto con algunos de semillas/centeno quizás sean los panes que más nos gusta comprar en las panaderías y no era una necesidad. Estos panes en su versión comercial superan en oficio a las clásicas barras, chapatas, baguettes, payés que solemos comprar, quizás porque contienen menos mejorante, y por tanto son menos gomosos, aguachinados y en general artificiales, y su envejecimiento en casa es menos espantoso. De todas formas se sigue notando esa evolución sorprendente hacia la dureza en una buena conservación y no hacia el moho. Pues estos panes candeales los intentamos hacer una vez hace tiempo, vez que no os hemos querido relatar ya que el pan resultante no se pareció al pan candeal ni en pintura, además, tampoco nos molestamos en conocer al detalle su elaboración. Por tanto os ya os adelantamos que sin técnica y algunos conocimientos previos es imposible oficiar un auténtico pan candeal como el que encontramos en las panaderías o ese de cuadros tan famoso de Valladolid. Y creemos que es imposible porque los que hacemos pan estamos viciados con la realización clásica de otras piezas y éste es muy diferente. Pues ahora vereis, la receta la copiamos de un estupendo blog que seguramente todos conoceréis pero que nosotros hemos descubierto hace relativamente poco, se trata del blog Mis Recetas Favoritas de Hilmar Arévalo, una estupenda cocinera venezolana afincada en Taiwan que cocina a la mil maravillas, los que no la conozcáis os invitamos a descubrir su mundo culinario.


Pues su receta de pan candeal nos emocionó, y una vez tuvimos todo apuntado e incluso preparada la biga (masa madre), cometimos un grave error preparando la masa principal y que creemos que ha sido el culpable de que el pan que veis no sea tan candeal. El error es que echamos sin querer el resto de sobre de levadura liofilizada que nos quedaba después de emplear una pequeña parte para la masa madre, es decir, en vez de los 1,6gr que especificaba Hilmar en su receta echamos más del doble (3,4gr). Este detalle por muy tonto que parezca es uno de los detalles que marcan la diferencia con otros panes ya que en éste en concreto no existe un alveolado grueso, es una miga compacta y más bien seca. Pues cuando vimos la metedura de pata nos llevamos las manos a la cabeza porque no teníamos más levadura; una solución hubiera sido haber tirado todo empezando de nuevo, pero no pudo ser.

De todas formas una vez hecha la bola o masa principal nos engañamos un poco y continuamos adelante al leer en Internet que las dosificaciones empleadas en hornos industriales es que por cada 100kg de harina había que echar 2kg de levadura, es decir 2gr para cada 100gr, algo que se parecía a nuestro error pero que por otro lado nos descuadraba un poco (podéis verlo aquí). Y a las pruebas nos remitimos, estaba claro que la página que ojeamos nos llevó a autoengañarnos porque hacía referencia a levadura fresca o prensada, y ya sabéis 1gr de seca equivale a 4gr fresca. Una pena.


Y menos mal que utilizamos harina candeal, una harina rozando la media fuerza con poco gluten (9gr de proteína) y con menos fuerza de leudado que la harina de fuerza, que si no... no sabemos que podría haber pasado. Otro contratiempo o sorpresa fue encontrarnos que la harina candeal era una harina poco refinada y presentada 'a la antigua', es decir, fruto de la molturación de los granos de trigo como se haría tradicionalmente. Por tanto no era una harina blanca como esperábamos, y llegamos a la conclusión que como ahora las harinas se refinan más con ellas harán los panes de este tipo, es más, pese a que íbamos a hacer un pan candeal genuino a priori este detalle nos seducía algo menos. Ya nos empezamos a dar cuenta que en la biga o masa madre se acentuaba esta característica y quedaba una masa amarillenta y quizás menos apetecible para un candeal que pretendíamos hacer, aunque por otro lado es muy probable que no hayamos probado un pan candeal de verdad. Hilmar por ejemplo utilizó harina de fuerza en casi todo su proceso, así le quedó de bien, blanco y apetecible.


Por último hablaros del amasado y el reposo del pan, el primero debe de ser importante, nosotros acometimos a rajatabla lo que Hilmar contaba en su artículo, y el amasado se convirtió en una experiencia nueva para nosotros. Formamos numerosos pliegues y amasábamos con rodillo intentado imitar lo que nos contaba en su blog. Aquí ninguna sorpresa, aunque en el tiempo de reposo que en este pan es pequeño, es decir, media hora dentro del horno a 24º para que la masa leudara lo justo, nosotros cometimos el error de sacar la masa y esperar a poner el horno. Total 45 minutos. La próxima vez haremos un reposo dentro del horno de sólo 20 minutos, o fuera del mismo.


Desde luego hemos pecado de ingenuos y al final uno recoge lo que siembra. Pero como son errores pequeños, y facilmente solucionables, esperamos que el post os sirva para remediarlo y obtener un pan candeal impresionante. Vamos con la elaboración, para la biga 70gr de harina candeal, aunque para una masa fría usaremos mejor harina de fuerza como Hilmar, también 35gr de agua (nosotros para esta harina usamos 45gr) y la punta de un cuchillo de levadura seca (0,5gr) o 2gr de prensada. Esta masa madre la dejaremos reposar 24 horas dentro de la nevera, pero ahora vereis.


El pesado de la harina.


La mezcla total.


Y la masa, dentro del cuenco que cerraremos con papel filmado y que dejaremos reposar 45 minutos a temperatura ambiente antes de introducirlo en la nevera.


Aquí antes del reposo...


...y después.


Al día siguiente vamos con el pan. Necesitamos la biga (por supuesto), 500gr de harina candeal, 225 grs de agua (utilizamos 280gr y erramos de nuevo, el agua no debe de superar el 45%), 10gr de sal y 1,6gr de levadura seca instantánea.


Algo curioso que vimos a Hilmar, cortamos la biga en trozos con un cuchillo y la dejamos en remojo con el agua y la levadura bien disuelta, mientras pesamos la harina y preparamos la encimera.


Mezclamos pues todo con la harina y la sal.


El amasado fue el normal, hacer una bola después de mezclar todo bien. Nosotros rectificamos aún más de agua y la fastidiamos, a la postre comprobamos que el pan llevaba mucha humedad. No añadáis nada de agua, la masa debe de quedar algo desfragmentable (un poquitín). Tardamos unos 10 minutos en mezclar todo bien.


Ahora el amasado o 'refinado' peculiar de este pan. Primero haremos una bola.


La aplastaremos con un rodillo enharinado.


La estiraremos.


Y la doblaremos sobre sí misma.


Volvemos a aplastar con el rodillo.


Y así sucesivamente, para no aburriros ir aplastando por otro lados etc. Así lo hicimos las 20 veces que indicaba Hilmar.


Al final haremos con la masa una nueva pelota y la aplastaremos como si fuera una moneda. La colocaremos sobre el papel sulfurizado que revestirá la bandeja definitiva del horno.


Marcamos la misma con un bisturí o una cuchilla de panadero (siempre antes del reposo).


Ahora bien, dejaremos los agujeritos para luego. Así que cubriremos la masa con papel film (evitar corrientes y las consiguientes resequedades) y lo dejaremos reposar dentro del horno apagado 20 minutos.


Lo sacamos y encendemos el horno a 200º. Veremos que ha habido una leve actividad.


Romperemos el plástico y ahora sí la pincharemos (vosotros tendréis más arte).


Un buen rociado de vapor de agua...


Y por fin al horno 50 minutos a 210º. Otro fallo que tuvimos es que nos descuidamos un poco y el pan se nos tostó demasiado, no doró, esto es una característica importante en este pan, y el descuido nos gustó muy poco aunque no interfirió en la elaboración.


Aquí el corte, vereis que hay demasiados agujeros y ese pequeño exceso de humedad.


De todas formas qué buena es la panadería casera... Nos lo comimos tan a gusto pero recordando todos estos pequeños grandes detalles que esperamos os sirvan.


Salud, y gracias a ti Hilmar por orientarnos.

Print Friendly and PDF
Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger