Recetas de Navidad

Consulta nuestro recetario navideño del blog, tenéis todo tipo de platos, asados, entrantes salados, postres, cocina sencilla... Esperamos que os gusten porque es una de las secciones más visitadas de nuestra web. ¡Pincha en la imagen!.

Cremas de verduras

Ricas cremas de verduras para elaborar en estos meses de frío, para que disfrutéis con los vuestros de unos primeros platos muy sencillos, vitaminizados, mineralizados y muy nutritivos que os saquen de más de un apuro. ¡Pincha en la imagen!.

Sopas

Echar un vistazo a las sopas que tenemos en el blog para que hoy mismo las hagáis en casa, reconstituyentes y con una inmediatez sorprendente ya que todas ellas son muy fáciles de hacer. Ideales para las cenas y para que os saquen del apuro en un primer plato. ¡No os las perdáis! ¡Pincha en la imagen!.. ¡Pincha en la imagen!.

Masas y panes

Hogazas, panes de molde, barras de pan, panecillos, masas de pizza, focaccias el mundo de las masas nos apasiona y aunque no tengamos las habilidades y técnicas de los panaderos de verdad, con el tiempo vamos perfeccionando esta maravillosa técnica de hacer pan en casa. ¡Pincha en la imagen!.

Restaurantes y bares

Restaurantes, bares, chiringuitos, nos encanta contaros cosas de los sitios a los que vamos, decidimos hace tiempo hablaros solamente de los sitios que más nos han gustado intentando siempre hacer una crítica constructiva de todos ellos. ¡Pincha en la imagen!.

Nuestra selección de productos comerciales

Analizamos los productos gastronómicos comerciales que más nos gustan, también productos que nos envían empresas y particulares aunque este tipo de colaboración os la indicamos a pie de artículo. ¡Pincha en la imagen!

Nuestros viajes

Crónicas de nuestros viajes nacionales e internacionales para todos los que queréis tomar nota de algún testimonio de nuestra experiencia particular. Intentamos siempre afrontar los artículos desde el punto de vista culinario, aunque nunca falta una breve descripción del lugar a donde vamos. ¡Pincha en la imagen!.

Aguas minerales

Las aguas minerales siempre nos han llamado la atención, nos gusta probar las aguas minerales de cualquier parte del mundo, independientemente de modas y tendencias, y sacamos nuestras conclusiones en una sección independiente en el blog. ¡Pincha en la imagen!.

Patatas fritas

Las patatas fritas de bolsa son desde siempre nuestra perdición, desde que tenemos el blog nos encanta probar marcas nuevas y aunque las que más nos gustan son las patatas fritas tradicionales, somos muy abiertos de mente y probamos de todo tipo de snack. ¡Pincha en la imagen!.

Aceites de oliva

Normalmente probamos aceites de oliva virgen extra de todas las procedencias y variedades, es otras de nuestras pasiones desde hace muchos años y siempre os mostramos las fichas de los aceites que más nos gustan. ¿Decidirnos por uno en concreto?. Imposible, menuda calidad hay ahí fuera. ¡Pincha en la imagen!.

Repostería

Las recetas dulces que os mostramos en el blog son una selección de las que mas nos han gustado en casa, los que nos conocéis sabéis que no somos muy dados a la repostería pero tenemos claro que existen dulces inolvidables que tenían que tener hueco en nuestro blog. ¡Pincha en la imagen!.

31 agosto 2009

MESON EL DEPORTIVO

Todos conocemos bares y restaurantes en nuestras localidades o zonas de veraneo que han nacido con nosotros y que año tras año comprobáis que por ellos no pasa el tiempo. Si fuisteis a estos santuarios gastronómicos en los 80 y vais ahora, os dais cuenta en seguida que apenas el concepto del bar ha cambiado, y no digamos su estética algo vintage la cuál sigue careciendo de las comodidades y tendencias modernas, sin que esto haya afectado a la calidad de su género ni a su fiel clientela. Se trata de bares que quizás sólo por esto siguen estando en pié y porque lógicamente saben lo que hacen y es dar cocina intemporal (y local), calidad y buenos precios. Pues atendiendo a estas premisas nos atrevemos a decir que en Almuñecar (Granada) sólo existen un par de mesones que las cumplen, y uno de ellos es éste, el mesón El Deportivo.


A esta especie de chiringuito 'chamizo' acondicionado recientemente para el suave invierno de la semana santa, por otro lado el único cambio en su estructura en estos últimos 20 años, puedes venir a disfrutar durante las temporadas vacacionales, de sus extraordinarias frituras (de las mejores de Almuñecar), de sus barbacoas nocturnas (mucha calidad), de una serie de pucheros caseros que nosotros no hemos probado pero que sabemos que son excepcionales y que la cocinera sirve sólo los mediodías. También de la preparación de muchas de las verduras cultivadas en sus huertas propias, que de entre ellas destacaríamos dos, el tomate que sirven aliñado (extraordinario), y sus famosas berenjenas con miel de caña, que para nosotros son las mejores berenjenas fritas que hayamos probado jamás. Y mirar que es un plato que pedimos siempre, y oye, aquí lo bordan. Y por último de parrilladas y de una cebolla rebozada que vimos que tenía muy buena pinta y que pediremos otro año. No nos acordamos si tenían arroces.


Pero a lo que vamos, siempre nos hemos preguntado como harán por el sur las berenjenas tan blanquitas, tan poco aceitosas, tan crujientes por fuera y melosas por dentro. Es que son una maravilla. Desde luego creemos que por un lado se consiguen gracias a las buenas freidoras y harinas que tienen por allí abajo, y por otro lado, qué caray, tienen buen género y saben oficiar frituras de calidad. Son unos verdaderos artistas en el arte del rebozado, eso sin duda. Y es que todo, las verduras, los cefalópodos, las frituras etc, desde Almería hasta Cádiz, los rebozados son insuperables.

Nosotros sabemos de buena tinta que en casa no nos salen igual, y eso es porque hemos intentado hacerlos por hache o por be. Sólo conseguimos algo similar, pero las harinas acaban oscureciendo el aceite y el género, y aunque quedan mejor no es igual. Y mirar que hemos tenido buenas harinas, pero insistimos que aparte de esto son sus freidoras, y el género claro. Se trata de esas freidoras que fríen sin suciedad y que constantemente van filtrando y limpiando el poso o residuo, manteniendo además el aceite a una temperatura ideal sin agredir la textura del género. Aceites que en muchas ocasiones son además de oliva, o refinados de calidad. Una maravilla.


Bueno, pues para dos días que estamos en la zona, quisimos ir a tiro hecho. Pedimos su pescado y también lo que más nos gusta, la berenjena. Luego nos animamos con un pincho moruno, porque la barbacoa de verdad que es muy aceptable, y resultó estar sencillamente extraordinario. Pues mirar, quizás el mesón El Deportivo es uno de esos sitios en los que no defrauda nada, carta breve y de buena calidad. No pedimos más que lo que veis, aunque tenemos que reconocer que hemos probado pocas cosas diferentes de su cocina, pero lo dicho, como en esta ocasión éramos sólo nosotros y fuimos a disfrutar, no arriesgamos.

Vamos a ello. Los boquerones, muy frescos, bien fritos y media ración. Aquí es un error pedir raciones enteras, son muy contundentes y es recomendable pedir varias medias raciones aunque a veces no vengan en la carta. Preguntar porque de verdad que todo está bueno.


Las berenjenas. Insuperables, encima con nuestra miel de caña favorita del Ingenio de Nuestra Señora del Carmen. Además a demanda. La venden en el Mercadona.


Pensamos que podía ser poco y pedimos además una ración de calamares a la romana. Teníamos antojo de ellos porque no los habíamos pedido prácticamente en todo el verano, y quisimos hacerlo aquí. No fueron los mejores que hemos comido en nuestra vida, pero llegan al notable alto. Menudos bocatines nos hicimos.


La panorámica prometía ¿verdad?. ¡¡Qué maravilloso es comer!!.


Acabamos y para rematar, con un pincho moruno recién hecho porque tardaron unos 20 minutos en asar esta carne de cerdo de sabor muy agradable, de adobo exquisito t con un toque picante que a mí personalmente me encantó. El próximo año tenemos que sumergirnos en su barbacoa y con amigos, se veía movimiento y buenas caras (las de los clientes claro).


No pedimos ni postre, pero vamos, todos eran caseros y helados. En definitiva, calidad además de buen precio. Creemos sin duda que es un sitio de obligada visita para estancias largas en este litoral, aunque reconocemos que si vais sólo un fin de semana o un puente, antes hay que ir y ver otros sitios, aunque en serio que para disfrutar de un almuerzo informal es único.

El único problema que le vemos al sitio es quizás la ubicación, y la masificación. No está en el centro del pueblo, y no tiene playa en frente, aunque en verdad está a unos 100 metros andando. Esto es debido a que aunque en frente tenga el mar, tiene delante el parque acuático Aquatropic. Entonces, si decidís ir a este lugar de ocio a disfrutar de un día de toboganes y agua, sí que se trataría de una recomendación seria.

Y sobre la gente, ir pronto que se llena muchísimo.

**Apunte verano 2010. Aquí teneís la cebolla rebozada que sirven, excepcional. Pedir sólo media ración (es un consejo).


Salud.

Print Friendly and PDF

28 agosto 2009

LOS MEJILLONES TIGRE DE BELEN

Bueno, aunque nosotros realmente los llamamos mejillones de Belén, esta fácil y deliciosa versión de los clásicos mejillones tigres la oficia su madre Ana María Querencia, que para un cumpleaños de su hija allá por Enero de 2006 los preparó en gran cantidad para todos los que estábamos allí, los cuáles nos quedamos muy sorprendidos de su cremosidad y sabor. Pues bien, aunque no estamos probando mejillones tigre diferentes todos los días, creemos que hemos probado bastantes y desde que los probamos los de Ana no hemos probado unos mejillones rellenos tan ricos. Y como nunca los habíamos preparado en casa, ya era hora de hacerlos porque bien merecía la pena enseñároslos, aunque sólo sea por recordar a qué sabía un plato es fácil de preparar y que además cunde un montón.


Pues al poco de probarlos, Belén nos dio la receta. La teníamos guardada como oro en paño en un viejo foro de cocina para llevarla a ejecución cualquier día de estos. Y aunque han pasado casi 4 años, fue hace un par de fines de semana cuando nos liamos la manta en la cabeza y los hicimos con mayor o menor fortuna. Veréis, no quedaron tan finos como lo que preparó su madre, pero hay que reconocer que estaban excelentes. Y es que como autocrítica en algo fallamos y la culpa por dos detalles. Primero, el langostino, que aunque de verdad que era de los mejores langostinos congelados que hemos comido en estos últimos años, el relleno queda mejor con gambas. Además, los trocitos de los mismos (y los de los mejillones) quedan mejor si son aún más menudos. Así que si queréis triunfar de verdar con estos mejillones tigre habrá que tirar aún más de cuchillo. Fácil solución por otro lado.

Por último añadir que mejor es usar mejillones de calidad. Nosotros usamos unos que vienen vivos en atomósfera protectora y tienen una excelente relación calidad precio. Los venden vivos, son gallegos y del grupo Linamar. Ya en otro post os contamos cosas de ellos. También comentaros que ya teníamos apuntada otra receta de mejillones tigre que hicimos sólo una vez y que yo recuerde nos gustaron. Aquí la tenéis. Pero ya os adelantamos que esta versión aunque parecida, está mejor y es igual de sencilla.

Os daréis cuenta en seguida que los ingredientes son poco rebuscados y los mismos conformarán un segundo plato para dar de comer a 4-6 personas, y si no a congelar, como hacemos nosotros. Primero 1 bandeja de 1 kilo de mejillones, 500gr de gambas o langostinos (si son pelados o peladas unos 250gr), 100gr de tomate frito (aprox.), pimienta (opcional), un poco de tabasco o similar, 2 huevos cocidos, 2 cucharadas soperas de ketchup, 1 cebolla, pan rallado, sal, AOVE. Para la bechamel, y como ingredientes extra, harina y leche entera. Todo lo demás, lo tenemos.


Lo primero será lavar bien los mejillones que en este caso están vivos. Estos mejillones poseían pocas adiposidades en las conchas (suciedad), pero esto no es muy importante, es algo muy habitual. La cuestión es que como las conchas nos las vamos a meter en la boca, lo suyo es limpiarlas bien para que la experiencia sea más agradable. Es el único trabajo engorroso del plato, lo demás es coser y cantar ahora veréis. Para limpiarlas utilizar un cuchillo como raspador, y aunque este paso se puede hacer luego (una vez desprovistas de vivalbos), lo haremos ya.


Una vez raspados y limpios bajo el grifo los echaremos a la olla con un dedo de agua y si se quiere echar una hojita de laurel. A cocer con tapa durante unos 2-3 minutos, o cuando se hayan abierto. No importa que los pequeños se encojan demasiado por darle tiempo a los grandes, van a ser todos picados.


Una vez cocidos reservaremos los mejillones e iremos pochando la cebolla picada con un poco de AOVE y sal en una sartén. Le vamos echar más adelante parte del pochado en la propia bechamel, le da así otro punto.


Mientras picaremos las gambas o langostinos, cuanto más picados mejor. Olivdaros de esta foto y de los grosores. Picarlos mucho más que lo que véis, creemos que el relleno quedará mejor, y recordamos que la madre de nuestra amiga Belén, así lo hacía.


Reservaremos un poco de la cebolla aparte, y echaremos los langostinos con la misma para que tomen color. Será rehogar por un minuto y apagar.


Ahora iremos limpiando bien los mejillones, cortando los bigotes (filibranquios) y eliminando el buche verdoso de algunos, que a nosotros no nos gusta cuando trabajamos con ellos en crudo.


Los picamos (hacerlos más picados).


Y los añadimos a la sartén para removerlos bien con el resto de ingredientes y ya sin fuego.


Esto que os vamos a mostrar es opcional pero a nosotros también nos gusta hervir las conchas dentro de agua con un poco de vinagre para eliminar perfectamente cualquier tipo de arena, residuo o parásito (si lo tuvieran). Luego sacarlas y repasarlas de un vistazo para ver si queda biso (restos de filamentos de sujección a la roca), raspados mal hechos, conchas rotas etc.


Una vez hayamos terminado, depositaremos el relleno en un bol.


Echaremos el tomate frito y el ketchup.


Y luego el huevo cocido y picado.


Removeremos bien y reservaremos a la espera de la algo de bechamel.


Pues eso, le toca el turno a la bechamel. Nosotros la empezamos a hacer en la sartén dónde rehogamos la cebolla, así adquiere algo de sabor. Usamos algo de cebolla del rehogado anterior, y como 2 cucharadas soperas de harina, AOVE y algo más de 1/2 litro de leche. Se puede echar mantequilla. El caso es que quede espesa. Una vez hayamos acabado, echaremos dos cucharadas sopera de la misma en el relleno, y reservaremos el resto con un papel film de cocina por encima para que no se nos reseque la superficie.


Montaremos los mejillones y con la bechamel caliente (importante) empezaremos a rellenar los mismos.


No los rellenéis a rebosar. Faltaría bechamel y rebosaría. Se vierte a modo de napado y moviendo el mejillón, iremos extendiendo la bechamel que hayamos echado.


Así quedarían.


Ahora a rebozarlos. Huevos batidos y pan rallado.


Los iremos emborrizando en el huevo y luego en el pan, e iremos depositando bien separados en platos a esperar a que enfríen.


Y listos. Los podremos freír ya en abundante aceite o congelarlos en los propios platos y bien derechos por espacio de 3 horas. Transcurrido ese tiempo, sacarlos junto con los platos y meterlos ya en una bolsa de congelación. Así quedarán listos para disfrutar cuando estimemos oportuno.


Salud y muy buen fin de semana.

Print Friendly and PDF

27 agosto 2009

ACEITE DE OLIVA CAMPOS DE ULEILA Y EL INFLUJO DEL DESIERTO

Campos de Uleila es un aceite de oliva virgen extra que compramos hace poco en la feria de andalucía anual del Alcampo. No conocíamos por aquel entonces la marca, y ahora descubrimos cosas muy interesantes de esta marca. Campos de Uleila es una empresa joven (2002) y de carácter familiar, con una variedad interesante de aceites de tipo picual, arbequina, hojiblanca y un coupage, envasados en botellas de 25cl, 50cl, 1l y 5l. Nosotros accedimos al formato 250ml a un precio correcto, 3,50€ el cuarto de litro (14€ el litro), ideal para probarlo sin demasiado demasiada implicación y con cierto estilo. Aunque claro, si queréis ahorrar por litro habría que optar por un formato mayor, que siempre será más económico y sostenible y que desde aquí os animamos hacerlo. Habría que estudiar una a una todas las variedades que ofertan, pero si el resto de variedades es como ésta, estaríamos hablando de una excepcional empresa productora y envasadora de aceite de oliva.


Algunos diréis, ¡si todos los aceites son iguales!. Bueno, no estamos de acuerdo. Cada uno tiene su color, textura y sus matices, y creemos que casi todos podríamos diferenciar los importantes, la cuestión es interpretarlos en orden. Veréis, nosotros no entendemos de catas, pero podéis notar el amargo en la parte posterior de la lengua, descubriréis tras varias catas que los arbequina son de los menos amargos que hay, aunque el amargor no sólo tiene que ver con la frescura del fruto, muchas veces con su declive o el prensado de aceituna verde. Luego el picante que es una sensación que se descubre al paso por la garganta, y que a veces es producida por molturar hojas junto a las olivas, o por olivas verdes. Por último el frutado que se descubre en la parte delantera de la lengua, aquí los matices suelen ser variados y complejos (nosotros no los percibimos en la mayor parte de los casos).

Y luego están los gustos generales, por ejemplo, no todos los aceites dulces gustan, quizás los ligeramente picantes y afrutados sean los que tienen mayor éxito, aunque a veces el picante no agrada y sí un aceite verde ligeramente amargo. Para gustos los colores. De verdad que todo esto no es complejo si nos dejamos llevar y atendemos a nuestros gusto y olfato y a algunas normas.


¿Pues qué le hace diferente a este aceite?, pues la respuesta es bien sencilla, la suavidad y equilibrio. ¿Sabéis por qué? por el microclima al que está expuesta la aceituna. Veréis, el fruto nace de una finca de 50 hectáreas propiedad de la familia ‘Cortijo del Aguador’ (s.XVIII), situada entre el famoso desierto de Tabernas, y la ladera sur de la Sierra de los Filabres. Espacios abiertos castigados con un microclima muy especial pero que a la aceituna curiosamente le gusta.

En el caso de Campos de Uleila se trata de una antiquísima plantación de olivos y almendros situada en el término municipal de Uleila del Campo (Almería) que durante muchos años no había tenido uso agrícola y que su potencial hoy por hoy es enorme. A todos nos vienen a la mente otras famosas marcas olivareras del desierto, como Castillo de Tabernas (Olivar del Desierto), marca que desde 1993 se ha ido adentrando en las listas más elitistas del mundo, con su coupage extraordinario de picual, arbequina y hojiblanca. O también Oro del Desierto, desde 1999. Que duda cabe que sus geniales características se las ha proporcionado también el microlima que os comentábamos.

¿Y qué tiene de especial el hecho de que 12.000 olivos vivan bajo estas condiciones climatológicas? pues principalmente tres apuntes, las horas de sol al año (el número mayor de toda Europa), una temperatura sin apenas oscilaciones fuera de contaminaciones ambientales, y por último, el riego por goteo dentro de este marco. Estas premisas de adaptabilidad aportan al aceite unas cualidades innatas al sabor y al olor, totalmente diferentes aportando además una acidez muy baja (0,1º) y mucha suavidad al gusto (ya sabéis que nada que ver con la acidez).


También leemos que en Campos de Uleila se recoge la aceituna “de vuelo” (colgada) y se desecha la de suelo, ya que sus imperfecciones podrían desvirtuar el producto final. Comentan también que el transporte a la almazara se realiza en pequeños envases rígidos para así evitar dañar el fruto, por una posible oxidación del mismo. Luego se moltura durante las primeras 24 horas, evitando así fermentaciones indeseables realizándose además a bajas temperaturas a fin de conservar intactas las cualidades del aceite. Esta empresa en concreto, produce 29.000 litros de aceite al año.

La variedad que compramos fue la Arbequina, si os somos sinceros nos quedamos con las ganas de comprar el coupage, el caso es que esta variedad en boca nos pareció soberbia, muy frutada y dulce, con un picante medio y amargo leve.

La volveríamos a comprar, desde luego, pero las botellas después de la feria han desaparecido. Ahora sólo se puede comprar por Internet pero algo más caro.

No obstante la recordaremos, y la recomendamos.

Salud.

Print Friendly and PDF

26 agosto 2009

COLIFLOR CON SALCHICHAS FRESCAS Y PESTO

Qué maravilla la coliflor ¿verdad?, ideal en todas las estaciones hasta en el verano. Pero qué nos decís ¿qué no os gusta?. De acuerdo, a nosotros hace años nos pasaba lo mismo, era ver la coliflor y echar pestes como cuando cuece. Menos mal que con los años hemos cambiado y ahora no sólo nos gusta, si no que la adoramos. Y claro, es tanta nuestra devoción que siempre que la compramos estamos pensando en hacer platos diferentes, así que esta vez como otras tantas, quisimos hacer uno nuevo. Para crear este plato pensamos precisamente en cómo poder comer coliflor con alguna guarnición cárnica, ya que nunca lo habíamos hecho excepto con bacon, y siempre la hemos preparado con alguna salsa. Así que teníamos que abstraernos pues de todo lo anterior, es decir, del socorrido y clásico aliño de aceite de oliva virgen extra y vinagre (o limón), de hacerla con bechamel, preparación que por otro lado nos parece fantástica, de nuestras nubes de coliflor (que son siempre tentadoras) o de uno de los clásicos, coliflor con pimentón. Así que aunque lo teníamos complicado, vimos la luz.


Aunque teníamos claro que al plato le íbamos aportar algo de carne, nos quedaba pensar en la salsa que fuera a tono con el plato, y diferente. Con la carne pensamos en la Ternera, sólo se nos ocurría ponerle carne picada, y no nos gustaba otra idea que no fuera con bechamel; ¿cerdo? pensamos en algún trozo de tipo ibérico, y se nos ocurrió como base de una crema enriquecida para acompañar a una presa o secreto. Así que como coincidió que habíamos comprado una planta de albahaca, pensamos en el clásico pesto, y claro ¿con qué pega un pesto? pues además de con la pasta, se lleva mucho con verduras y con la misma carne. Así que como la verdura la teníamos, como carne le podría ir bien algo menudo, pequeño, de pincho. Y pensamos entonces en las clásicas salchichas frescas de toda la vida. Por tanto, así nació la coliflor con salchichas y pesto.

Pues mirar, los ingredientes para dos personas son media coliflor hermosa hecha ramitos o pellas, 1 cebolleta, 6 salchichas frescas, 2 patatas medianas (creemos que quedará mejor con alguna más), un vaso de vino blanco, 1 sobre de queso mozzarella (o un queso que funda), AOVE y sal. Para la salsa pesto muy sencillo, 50gr de piñones (esta vez fueron almendras morconas peladas), dos cucharadas de queso parmesano rallado, 1 ajo, una planta de albahaca o dos sobres de albahaca fresca, unas gotas de vinagre (opcional), cuanrto de vaso de AOVE (más o menos) y sal.


La mozzarella que se nos olvidaba sacarla foto...


Lavamos a conciencia la coliflor, y la separamos en pellas. La ponemos a cocer al vapor junto con las patatas partidas por la mitad y con piel, durante unos 40 minutos. Ya sabéis que al vapor la verdura se cuece sin apenas agua, luego es muy interesante que el agua nos arruine el plato. De todas formas si no tenéis vaporera, cocerla como siempre, en agua y en olla a presión. Nosotros al vapor le añadimos sal a mitad de cocción (a los 15-20 minutos), en la olla desde el principio.


Mientras cuece la coliflor, iremos haciendo las salchichas junto con la cebolla a fuego suave con algo de AOVE. Las tuvimos rehogando unos 30 minutos lentamente hasta que llegó el baño de vino, con el que subimos algo el fuego pero eso será después.


Mientras se hacen ambas cosas, es el momento idóneo para empezar hacer la salsa pesto. Arrancaremos las hojas de la albahaca una a una, y las lavaremos bajo el chorro del grifo con cuidado.


Las dejamos secar unos 10 minutos sobre papel absorbente y en un lugar seco y sin aire.


Las dispusimos en un bol con queso rallado, las almendras, el ajo, la sal y parte del aceite de oliva. A nosotros nos gusta echarle un poco de vinagre, pero no es lo habitual.


Trituramos, y vamos añadiendo el resto de aceite de oliva (fijaros que poco cunden las hojas que posee la planta entera). Probamos de sal y de aceite (debe de quedar aceitosilla) y reservamos en la nevera tapada con un papel de aluminio. Nos puede durar así un par de días.


Una vez rehogadas las mismas (no hace falta que sea a conciencia), echaremos el vino blanco en las salchichas y subiremos el fuego a fuerte. Veréis que la cebolla ha pochado muy bien a fuego lento y con la grasa de las mismas.


A los 10 minutos el vino se habrá evaporado y quedará una especie de caramelización sabrosa propia de la cebolla, el vino y la grasilla de las propias salchichas.


Pues esa grasa la utilizaremos para suavizar y engrasar las patatas cocidas. Ya os hemos dicho que empléis más que las que usamos nosotros, le van muy bien y creemos que quedaría mejor con un fondo más abundante y cremoso.


Exprimimos al máximo los jugos de la cebolla.


El puré resultante ya os adelantamos que será ideal. Si deseáis más cremosidad, añadir AOVE al gusto.


Extendemos la fina capa de patata en ambos recipientes gracias a la base de una cuchara. Sólo queríamos una capita que recogiera el aceite del pesto, e insistimos, creemos que con más quedaría más jugoso.


Ponemos ahora una capa de coliflor cocida...


... intercalamos la cebolla pochada..


..y vamos rellenando de salchichas troceadas y coliflor hasta cubrir todo con género.


Al final quedaría así.


Sólo falta ya embadurnar con pesto y luego con queso.


Primero el pesto, aquí distribuiremos homogénea y abundantemente...


Y luego el queso, sin piedad...


Lo meteremos en el horno a 200º durante 10 minutos, y luego unos minutos al grill suave hasta que dore. Que no dore mucho, que no es una bechamel y el queso se endurece.


Salud.

Print Friendly and PDF
Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger