3 dic. 2008

EL CAMBIO DE ACTITUD NECESARIO

Ahora recuerdo cuando nada más comenzar nuestro reciente viaje a Galicia estuvimos visitando las Médulas en el Bierzo (León). Al acabar, estuvimos buscando un bar poco turístico y que nos dieran de comer algo rápido y sin grandes pretensiones. Nos faltaba por ver una cueva y no podíamos demorarnos mucho con la luz, que había que dormir a 100kms en una casa rural en las inmediaciones de Monforte de Lemos. Tras buscar por el pequeño pueblo y dar algunas vueltas, nos metimos casi sin querer en esta casa de comidas que yacía detrás de unas casonas dónde una mujer vendía miel mientras veías su leñera llena de tarros llenos y berzas. El cartel del sitio, estaba a la vuelta y es el que veis en las fotos.


Al llegar, la casa era preciosa, en el mínimo hall del sitio divisamos su modesta carta manuscrita con varios platos de primero y de segundo realmente apetecibles, pero queríamos rapidez, y entramos a preguntar. Nada más entrar, nos advierten educadamente que no hay bocadillos pero que sí platos variados. Decidimos entonces entrar y comer lo que sea porque se nos echaba la hora encima, y elegimos entre la poca pero buena oferta que tenían. Esperamos hasta que nos toman nota y nos traen los huevos de corral con patatas fritas, la empanada de la casa, y el caldo berciano. Nos comemos todo frente a una chimenea preciosa que funcionaba a toda mecha.

Así de a gusto veíamos como pasaban los minutos, y nos iban trayendo las cosas. Pedíamos los platos, los recogían, nos cantaban los postres (que ya no tenían leche frita), luego buscábamos a la chica para pagar etc... en total tardamos ¡casi dos horas!. Madre mía, era para que te diera algo. Pero ellos tan tranquilos, y con razón. Vaya prisas que traíamos de Madrid y que prontito se nos iban a quitar. Estos ritmos eran pasmosos aunque por otro lado, nos encontramos conforme transcurrían los días, que eran tan habituales como acertados. ¿Qué prisas teníamos que llevar aquí si podíamos estar disfrutando de una buena sobremesa, una buena chimenea y del principio de unas buenas vacaciones?. Ninguna. Si no podíamos ver la cueva, pues para otra, que al final mira, llegamos a verla.

¿El precio del mesón?, de risa, éramos cuatro y salimos alrededor de los 10€ por barba, con cervezas, cocacolas y un café. Los huevos con patatas mágicos, la empanada buena y el caldo bueno, justo y necesario, estaba todo rico..


En definitiva. Nos encontramos de repente en otro mundo, paz, pocas prisas, hilo musical de fondo, esa chimenea, mesas juntas y cómplices, paredes frías y rústicas, los clientes disfrutando de los chupitos, atención personal de la chica que nos atendió (vestida de calle), carta escasa pero muy casera etc etc. Las vacaciones tenían que ser así, y parece que el destino quiso que cambiáramos drásticamente desde el primer día. Aunque nos siguió costando acostumbrarnos a los nuevos ritmos, lo hicimos, y ya nos hacíamos la idea que para desayunar podíamos tardar 1 hora y media, para comer 2 horas y pico, y para cenar, cenar lo que se terciara.

Teníamos que disfrutarlo, porque en una gran ciudad como Madrid no sabemos hacerlo. Aquí no hice fotos a los platos, ni recuerdo el nombre del sitio, sólo quisimos empaparnos por momentos de ese karma, y cambiar rápido de actitud. Así lo hicimos.

Y una anécdota, para que os hagáis una idea de lo recóndito de esta casa de comidas y de lo humilde de los propietarios, al pedir coca cola light la chica muy simpática nos dijo 'no tenemos cosas raras', oye, ¡qué desconexión! no nos lo podíamos creer. Nos reímos mucho y nos lo guardamos como es lógico para comentarlo en Madrid.

Salud.

Print Friendly and PDF

13 comentarios:

  1. Es verdad, que necesario es cambiar el chip, y que dificil...
    vaya post de lo mas evocador...

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el viaje virtual. Fotazas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un sitio ideal. Qué envidia!!! De vez en cuando hay que desconectar, verdad?
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  4. Encantador, más que por las fotografías, por los comentarios y por el horario de la lectura, que en este día gris de Madrid, dan ganas de coger la "mochila" y echar a correr para ir despacio.
    Por cierto me tienes roto con este cambio de horarios jejejeje.

    ResponderEliminar
  5. No te preocupes, el post de las alcachofas lo publiqué ayer sin querer (doble ración) y por eso adelante éste para hoy. Mañana de nuevo y a primera hora volveremos con un nuevo post, y a la normalidad. Un saludo Ponce.

    ResponderEliminar
  6. Su: me está dando mucha nostalgia el viaje...

    Silvia: me alegro que te guste

    Begoña: ya te digo... desconectar a lo bestia...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Todo me parece un lujo, desde la carta manuscrita del restaurante hasta comer junto a la chimenea esos huevos del corral. Es mejor dejar las prisas aparcadas en Madrid, claro que si.

    Un saludo,
    Anna

    ResponderEliminar
  8. Mira Carlos parar un rato el reloj y dejarse llevar por unos huevos fritos de corral delante de una chimenea es todo un lujo y una gran envidia para los que no hemos estado!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Gracias, me has hecho viajar contigo. Esas vacaciones son de las buenas de verdad

    Ana

    ResponderEliminar
  10. Anna: y tan aparcadas, la primera noche dormimos poco, pero el resto, era un sueño como de bebe. Entre el cansancio físico de patear todos lados, se añadía la bajada de tensión general, y la paz y sosiego que tiene esta Galicia increíble.

    Carmen: desde luego a veces parece que en Madrid no sabemos vivir la vida

    Ana: yo también he pasado mucha nostalgia recordando las cosas snif snif

    Un saludo a todas.

    ResponderEliminar
  11. Hola Carlos, felicitaciones por el blog y por las recetas. Estoy fascinado. Te escribi por alguna parte pero no se si recibiste el mensaje.

    Queria preguntarte con que camara fotografica haces las fotos. Son impecables.

    Saludos,

    Carlos/ Madrid

    ResponderEliminar
  12. Buen post.

    Yo estuve también el año pasado en Galicia, y comí magnificamente.

    Caldo, chuletón de ternero con patatas, jarra de 0,75 de cerveza, flan casero y café por 10 €.

    Eso unido a que cada vez que voy a cádiz también me pongo las botas por unos 15 € por barba o menos, hace que me sienta timado cada vez que como por Madrid...

    Saludos
    Javier

    ResponderEliminar
  13. Javierchu_Cai: está claro que Madrid es bastante más caro que la media, y estoy de acuerdo contigo en que a veces es un atraco, pero tiene sus sitios no te creas, bien de precio y de calidad. Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar

**** A T E N C I O N     S I    D E J A S    U N    C O M E N T A R I O ****

Muchas gracias por dejar un comentario. Puedes preguntar lo que desees y en el menor tiempo posible te daremos una respuesta.

Para evitar comentarios spam y de publicidad no consentida hemos activado un período de forma indefinida en el que los comentarios estarán pendientes de moderación.

Mercado Calabajío se reserva el derecho de publicación de comentarios que contengan nombres de comercios, tiendas, publicidad o cualquier sospecha de indexación en los buscadores. .

También puedes mandarnos un correo a por la sección de 'Contactar' del blog y te contestaremos lo más rápido posible.

También puedes contestar cada post desde las plataformas de facebook, google+ o twitter accediendo desde los botones de la columna de la derecha del blog.

Perdonar las molestias.

Escribe lo que quieras buscar y presiona enter

 
Copyright © Mercado Calabajío | Powered by Blogger